San Jorge conjura demonios y dragones

DENYS SAN JORGE Foto de Cayo La Rosa, Bauta. 1958 (2)Debo admitir que nunca había conocido un joven creador con tantos bríos en su entrega laboriosa en favor del arte y la cultura. Su espíritu renovador, a veces osado, se hace sentir desde su adolescencia para instituirse ya como uno de los más prolíficos exponentes de la plástica insular contemporánea a través de la fotografía, el dibujo, la pintura, la escultura y las instalaciones, además de sus excepcionales dotes como escritor de cuentos, novelas y ensayos, de los cuales ya tiene publicados varios libros por diversas editoras nacionales y extranjeras, amén de su sensible condición de promotor cultural, en el que se destaca como conductor de la Peña Mezcla, auspiciada por la sección de literatura de la Dirección Provincial de Cultura en Artemisa.

Por Jorge Rivas Rodríguez

Debo admitir que nunca había conocido un joven creador con tantos bríos en su entrega laboriosa en favor del arte y la cultura. Su espíritu renovador, a veces osado, se hace sentir desde su adolescencia para instituirse ya como uno de los más prolíficos exponentes de la plástica insular contemporánea a través de la fotografía, el dibujo, la pintura, la escultura y las instalaciones, además de sus excepcionales dotes como escritor de cuentos, novelas y ensayos, de los cuales ya tiene publicados varios libros por diversas editoras nacionales y extranjeras, amén de su sensible condición de promotor cultural, en el que se destaca como conductor de la Peña Mezcla, auspiciada por la sección de literatura de la Dirección Provincial de Cultura en Artemisa.

Con tales señas, muchos sabrán que me refiero a Denys San Jorge Rodríguez (Bauta, 1984), un promisorio artífice, también profesor de la enseñanza artística, quien —por su abultado currículo— ocupa el cargo de vicepresidente primero de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en la occidental provincia de Artemisa.

Su infinito imaginario se encuentra anclado a sus vivencias personales, entre las que se entretejen el amor, el dolor, la alegría y su sublime apego a sus raíces, a su condición de cubano de a pie, nacido y crecido en una de las zonas más laceradas por las inclementes lluvias, cuyas aguas inundan el Callejón de los Perros para anegar las pobres viviendas existentes en esa zona, donde el intranquilo muchacho ingenuamente jugaba, junto a los chicos del barrio, en medio de tal adversidad, en tanto ayudaba al padre en el resguardo de los útiles que solía utilizar en su desempeño como uno de los más solicitados chapistas y soldadores de Bauta.

Un mal día, Denys sufrió un estremecedor golpe. La parca — repentina y brutal— le arrebató a su padre, en tiempos en que más prescindía de su aliento. Sin embargo, ese infortunio incentivó al joven a proyectar su arte a través de una acción humanística sin precedentes. Tomó las llaves, taladros, tuercas, pinzas, serruchos, láminas de metal… empleados por su predecesor e ideó un universo artístico iluminado por quien lo vio crecer y tanto lo amó.

El trabajador que no pudo vencer la implacable muerte que le impidió disfrutar, en un futuro casi mediato, del fruto de su desmedida entrega en beneficio de la formación artística de su único hijo, devino paradigma para el artífice. Surgió así su primera serie titulada Desarme (2007), seguida de Cambio de estado (México, 2009) y Con todos los yerros (2010), conjunto de fotografías tomadas a las disimiles composiciones que con aquellos rudos instrumentos todavía suele realizar sobre soportes de metal o cartulina.

De fecundo ideario, bajo el estímulo de la madre, la abuela y de algunos amigos, germinó su enaltecedor homenaje. De los hierros que fueron asidos por su padre y que parecían haber quedado obsoletos en el taller donde también se apagó intempestivamente el ruido de las sierras, los taladros y las pulidoras surgen, se mutan y transfiguran disímiles universos inventados en torno al tema bélico, conjunción en la que igualmente este creador se vale de tuercas, arandelas y tornillos y de la que emergen diabólicos armamentos, unas veces pasibles como esperando la orden de batalla y otras como endemoniados artefactos de cruentos escenarios de guerra.

Tanto en sus fotos captadas al armónico bordado con estos herrajes, como en las instalaciones con similar técnica, Denys asimismo recrea los credos del hogar: La Virgen de papá y mis sueños con el cobre (2011), —alusiva a la Patrona de Cuba—, es el más emblemático. En tiempos beligerantes el hombre también suele refugiarse en los dioses sobre los que fundó su vida.

Se trata de un arte conceptual y crítico, comprometido con magnánimos anhelos humanos. Sus armas tampoco tienen que ver con caprichosas remembranzas de la infancia, aunque quizás aquellos juguetes alusivos a aviones de guerra, pistolas, ametralladoras, tanques y soldaditos de plomo lo hayan incentivado, además, a reflexionar sobre las nefastas consecuencias de cualquier contingencia bélica; amén de erigirse en símbolos de amor y fe.

San Jorge no especula de hazañas heroicas para destruir al dragón, ni a los demonios que le asechan, sino que trata de persuadir a los monstruos que proclaman el odio y la destrucción. Su arte es por la paz e intenta revelar el lado más oscuro del hombre. Esta serie, como las demás con similar técnica, igualmente aluden a la ambición, a las ansias de poder y al uso de la tecnología con maléficos fines. Su fértil polisemia, también pueden remitir a otras guerras de la existencia humana, desde las profundas adversidades y hostilidades de la personalidad individual, hasta los más absurdos o insólitos desentendimientos domésticos. Tal lectura implicaría un giro diferente en la simbología de sus narraciones iconográficas sin precedentes.

Vale destacar que no es este el único quehacer plástico de Denys San Jorge, solo me he referido a un segmento de su exuberante producción artística. Esta serie como sus pinturas y dibujos trascienden las fronteras de la Isla, donde también resuenan, como alabanzas al amor y la esperanza en un futuro mejor, las nobles enseñanzas del padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s