Archivo de la etiqueta: arte

Reinando el silencio la piedra bruta se moldea

Reinando el silencio la piedra bruta se moldea[1]

POR Denys San Jorge Rodríguez

La Masonería Universal ha sabido de la importancia del silencio y con esteresguardóla importancia sagrada del simbolismo del Arte Real. El símbolo ha sido cómplice del silencio y desde tiempos prehistóricos el símbolo ha transformado a quien lo entiende, con mensajes y significados misteriosos[2].

El silencio constituiríadesde sus inicios para la Hermandad, un gran peso dentro de la arquitectura y la geometría,siendo uno de sus más preciados pilares, desde sus mismos cimientos morales, asumido con gran fuerza entre un grupo decanteros medievales, que supieron que la piedra que se conspiraba a golpe de cincel en estas artes ocultas, siempre estaría unida al destino de la Humanidad, desdelos misterios de constructores en aquellas pirámides de Egipto y las célebres tablas de piedra del pueblo hebreo enla Antigüedad, estaban enfrascados estos constructores en la búsqueda de Luz y la Esperanza en lo divino.

Arte Real, significaría entonces la construcción de edificios en piedras, donde la arquitectura y geometría iríanunidas en elipsis de la mano, enfocada en la Libertad de lo eterno. Durante siglos, el albañil en su obrar silencioso moldeó lo bruto y dio formas sublimes en obra de arte, que se expandieron en el mundo antiguo, en secretos bien resguardados de generaciones a otras. Bien lo apreciaba el arquitecto Hiram Abif quien era el idóneo en estos secretos, siendo un maestro de estas Artes, sin la cual ningún gran edificio podría ser concebido, ya que este arquitecto estaba preparado para tallar la piedra bruta, mejor que cualquier otro de los expertos artesanos[3].

El secreto del albañil en la práctica del Arte Real, con el uso ágil de sus instrumentos sobre la piedra bruta yde su inspiración creativa dieron un resultado increíble con sus expertas intenciones, que solo se pasó de uno a otro de estos expertos constructores por siglos, mostrándose en templos, columnas, obeliscos, catedrales, pirámides, castillos y grandes obras que mostraban un hábil manejo del dominio técnico con simbologías desconocidas para el mundo profano, siendo codiciado y perseguido desde la antigüedad.

El propósito del albañil al moldear la piedra bruta, es la búsqueda perfecta de lo divino, bien lo supo el escultor Frédéric A. Bartholdi, autor de La Estatua de la Libertad, un destacado artista y masón universal, que dio forma a diferentes materiales para lograr esta, su obra cumbre, con mucho simbolismodentro del Arte Real en la Historia de la Humanidad.El simbolismo del Arte Real ha estado también presentedentro del silencio que juraron y resguardaron cuando edificaronestos ingeniosos albañiles su accionar, sobre las más ordinarias piedras. Ese silencio en la creación y la búsqueda de la Luz sin dudas, posee un valor incalculable en el destino de la Hermandad.

Bien lo sabía el Q:.H:. y Héroe Nacional de Cuba José Martí, que sabía de la importancia del silencio y de los símbolos. En el libro Martí ciñó el mandil[4],su autor nos muestra que: “Anahuac fue el nombre simbólico de Martí en la masonería y que, con posterioridad, extendió su uso, ya como seudónimo, a sus actividades revolucionarias”, sería sin dudas de mucha importancia dentro del simbolismo masónico el silencio con que se asumió este “alias”, dentro de la búsqueda igualmente de la Luz y haciéndose referencia en este libro que “Anahuac”, era empleado ya como nombre simbólico por aquel joven intelectual cubano, que buscaba la Luz dentro de la masonería en el lejano 1871.

En Cuba, se supo claramente sobre el silencio en la búsqueda de la Luz, al confeccionarse porun grupo de cubanos la bandera cubana y ondearla por primera vez, inspiradabajo los preceptos masónicos, estos fueron intelectuales como Cirilo Villaverde, y del también masón y poeta TeurbeTolón, junto a otros cubanos como Narciso López, quién era igualmente masón y partidarios de la causa separatista, que crearon nuestra enseña nacional. Surgiría con ellos así y dentro del simbolismo del silencio, la enseña a la que debemos respeto y lealtad. Para el color rojo, estos masones decidieron en el silencio conspirativo el triángulo equilátero simbolizando la grandeza del G:.A:.D:.U:.y todos sus lados con las mismas dimensionesaludirían a la divisa masónica de Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Su estrella de cinco puntas simbolizaría la perfección del Maestro Masón, con la Fuerza, la Belleza, la Sabiduría, la Virtud y la Caridad. Comprendiendo en su integración los tres números simbólicos, donde elsimbólico tres, de sus tres franjas azules representa la armonía ideal y las tres regiones en que se dividía Cuba; el cinco comoderivación de la suma de todas las franjas, significa el espíritu vivificador, que perpetúa la naturaleza; y el siete que se obtiene al sumar el triángulo y la estrella,sería un número considerado divino por los judíos y los griegos[5].

Si la bandera que ondeó primeramente en Matanzas y luego por la campiña cubana de las manos de los mambises, ondulandomuy vigorosamente al estruendo de trepitosos sonidos de guerra, de cornetas que tocaban sonidos de a degüello, de diana y a bota-sillas, tendría sin dudas su simbolismo masónico, lo tendría igualmente Perucho Figueredo al inmortalizar el Himno Nacional y Carlos Manuel de Céspedes al crear en plena manigua la Logia Independencia, sin dudas ellos sabían del Arte Real y del simbolismo del silencio, que ha estado también presente en los objetivos que resguardaron a otrosluchadores independentistas como Simón Bolívar, George Washington, Román de la Luz, Máximo Gómez y Agramonte, que estaban como mismo lo estuvo “Anahuac”, como mismo desde la perfección del arte lo sintieron los compositores Wolfgang Amadeus Mozart o Ludwig van Beethoven, en la búsqueda insaciable de la Esperanza y la Libertad de la Luz.

Eso lo han podido presenciar y sentir los masones bautenses de la Respetable Logia Perfecto Lacoste durante 59 años. Fundada en 1958, esta Logia posee una piedra bruta muy singular que a todos nos enorgullece. Mística. Simbólica. Cargada del peso y con la energía de la historia de un rincón olvidado del territorio artemiseño en Cuba. Es un peñasco traído según el estimado bautense Eduardito, el hijo del Q:.H:.fundador de este T:. Eduardo Ordáz, quien también por aquellos días fundacionales en que era ajefista de la institución, fue junto a su padre y el hermanoErnesto San Román, en el Jeep de Barroso, con otrosH.H:.fundadores de este T:.Que inspirarían con su accionarentonces al Arte Real, del propio terreno donde Perfecto Lacoste tenía su ingenio Santa Lucía y se nombraba para ese entonces como Central Habana, cerca de la trocha de Mariel a Majana, donde traerían ese día según Eduardito, aquella piedra bruta en que se levantaría el simbolismo sagrado masónico y otra para pulir.

Mejor inicio no pudo tener el Arte Real para esta institución bautense, donde sus masones venidos de las R.R:.L.L:.“Verdad y Pureza”, “Fraternidad y Constancia” y “Acacia” decidieron fundar un nuevo T:. que abriría sus puertas en Corralillo, pero que se inició en Salvador Cisneros No. 256, con una piedra simbólica de suelo cubano, cargadadel silencio patrio de esa complicidad dentro de la historia, donde descansaría aquella Orden masónicaque se gestaría por iniciativa de aquellos primeros quince Maestros Masones Libres y Aceptados, que guiarían a los nuevos aprendices del Taller de Bauta en la faena de desbastar aquella piedra bruta, que se convertiría en una obra de arte moral y social durante décadas, donde arquitectura y geometría edificarían una gloriosa obra en lo profundo de su discreción.

Estos Masones bautenses que iniciaron aquel Tallerbajo los postulados de la Hermandad y que solo duró varios meses en Salvador Cisneros No. 256, pues se mudaría ese mismo año hasta su sede actual, necesitaban nombrar su institución y quien mejor que un patriota que había dado mucho a la causa de la soberanía. Ellos sabían que Pedro Perfecto Pascual Lacoste y Grave de Peralta (Holguín, 1858) fue “Hijo Ilustre” de Bauta en la República[6], como que también en su homenaje durante esta en Bauta, la calle 156 fue nombrada en su honor y en la década del cuarenta se fundó la Escuela Superior de Bauta Perfecto Lacoste[7]. Hubo en estas inauguraciones de seguro mucho simbolismo y gratitud, hubo de seguro mucho honor y patriotismo bajo un profundo respeto y silencio hacia aquel, que hizo un elevado aporte a la emancipación dentro de la historia.

El simbolismo del silencio en la historia, bien lo pudo asegurarnuestro Apóstol, quien sabía acerca del secreto del albañil en la práctica del Arte Realy fue partícipe, de la importancia del silencio en la que conspiró por la Independencia de Cuba en aquel Anahuac. En el libro Los silencios quebrados de San Lorenzo, su autor Rafael Acosta de Arriba, también nos muestra la importancia del simbolismo en la vida y últimos días de silencio del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes; y el Historiador de la Ciudad de La Habana Eusebio Leal en su libro: El Diario Perdidode Carlos Manuel de Céspedes, nos muestra ese mismo silencio que resguardaron esas trascendentales páginas de dolor y traición que sufrió el Padre de la Patria, y que se codiciaron por su importancia en la historia.

El simbolismo del silencio sin dudas ha estado presente y lo sintió desde niñoPerfecto Lacoste, que tenía diez años, cuando sus tíos ingresaron a la lucha por la Independencia de Cuba, aunque no era masón, bien sabía de la importancia de la discreción, como mismo los antiguos albañiles, pues tuvo que guardar silencio y durante su vida, fue un portador de este en sus acciones conspirativas ayudando a masones cubanos, en pos del beneficio de la Libertad.

En aquel 1958, la naciente LogiaPerfecto Lacoste haría honor aquel patriota cubano, conspirador astuto, valeroso, que en los Estados Unidos estudiaraen la Universidad de Pensilvania y que en medio de la guerra él y su esposa le proporcionaran al bautense Baldomero Acosta caballos para encontrarse con Maceo[8], donde finalizada la guerra,las autoridades norteamericanas lo nombraríanel 14 de enero de 1899 como el primer Alcalde de La Habana[9], fundando La Banda de Música y un año después el 1ro de marzo de 1900 pediría una licencia de su cargo como Alcalde.Quizás en aquellos días de enero de 1896, el Q:.H:. y general Antonio Maceo y Grajales estuvo cerca de la piedra bruta aquella del ingenio Lucía y que hoy tenemos en nuestro Taller, quizás también estuvo el bautense Baldomero Acosta, muy cerca de aquella piedra que fue cómplice y guardó silencio del apoyo prestado por Lacoste a la independencia cubana. Con sus acciones independentistas Perfecto Lacoste, sabía que el hombre puede liberarse de la ignorancia que lo mantiene en el estado bruto, buscando con sus obras Esperanza y la Libertad de la Luz.

Se designaría entonces en este nuevo taller bautense como Venerable Maestro a Ernesto San Román;1er Vigilante a Eduardo Ordáz; 2do Vigilante a Juan B. Delgado; secretario a Felipe Wenceslao Pérez; Maestro de Ceremonias a José F. Morales; Primer Diácono a Francisco Gutiérrez; Segundo Diácono a Ramiro Pastoriza; Tesorero a Domingo Rodríguez y Hospitalario a Secundino Fabelo. También estarían los Maestros Masones, Rafael A. Reyes López, Isidro Echevarría, Pablo Gutiérrez Hernández, Dionisio Morales, Bernardo García Coro y Olegario León Rodríguez.

Sería un inicio glorioso de una institución que hoy está de festejos y eso lo supieroncon mucho orgullo losQ:.H:. Juan Bautista, Alfredo Díaz, Laudelino Abreu, Orlando Piedra, José Antonio Prieto, Jorge Rojas, Eladio Rivero, Witman Lago, Julio Cesar Dorta, y muchos otros que en su momento han guiado de frente a la piedra bruta los destinos de la Logia, como todos los H.H:.que han pasado por este Tallery han sentido quizás la energía que emana del simbolismo del Arte Real que un día estuvo cerca entre independentistas y Perfecto Lacoste.

Ha concluido un año más de andar masónico y hoy junto a esa piedra bruta estamos reunidos, celebrando el 59 aniversario de este humilde Taller, donde tenemos un año provisorio por delante de mucho trabajo, que nos llevará a recibir un 60 aniversariode orgullo, realizando la obra de la masonería y honrar a nuestros antecesores,bajo la máxima masónica del salmo 133, el mismo que se postularon los fundadores de este Tallery en esta comunidad, que inmortaliza:“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía”.

Reinando el silencio y a partir de ahí,el alma de la piedra bruta se ha mantenido despierta y lo que se gestaría en un lugar profano, se convirtió en sagrado, donde por décadas en sus distintas direcciones los masones bautenses de la R:.L:.Perfecto Lacoste han buscado la Esperanza y la Libertad de la Luz en el Oriente, mostrando esa máxima imprescindible para esta Instituciónde nuestro Q:.H:. José Martí cuando expresó: “Obrar irreprochablemente, perfeccionar el ejercicio de la libertad, preparar a los ciudadanos a la vida pública, ayudar al logro de toda noble idea…”, fue este el axioma de “Anahuac” en que se basaron también y donde trabajaron inspirados en los baluartes de la arquitectura y la geometríaideal,sobre la piedra bruta traída de aquel real y simbólico Ingenio Lucía, desaparecido ya en el tiempo, moldeando y desbastando la imperfección más agreste, creando una obra Moral e incansablemente en lograr una piedra pulida, para alcanzar la Virtud dentro de la sociedad bautense y cubana, defendiendo la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad de los hombres.

Venerable Maestro, He cumplido, Muchas Gracias.

Denys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Madrugada de 28 de enero/2017.

[1] Trabajo Central, leído en el Aniversario de la R:.L:. Perfecto Lacoste, en Bauta, el 6 de febrero de 2017, a las 8 PM. 

[2]Musquera, Xavier: “Ocultismo medieval. El mensaje secreto de los constructores”.

[3] En “Los Hijos de la luz” de Raymond François.

[4] Sánchez Gálvez, Samuel: “Martí ciñó el mandil. Prueba documental de su filiación masónica”, Biblioteca Nacional José Martí, Ediciones Bachiller, 2007, Cuba.

[5]http://www.diariomasonico.com/

[6] En Catauro Bautense, libro inédito de Omar Ríos y Eduardo Ordáz, sin publicar. 2008.

[7] Hoy ESBU Camilo Torres.

[8] Documento inédito dela colección de Emilio Cueto, en Washington D.C., EE.UU.

[9] Del Portillo, Lorenzo G.: “Sr. Perfecto Lacoste”, en “Cuba y América”, p. 16, octubre 1899. 

Anuncios

Cogito ergo sum… o como Descartes aprecia la geometría en una obra de arte

Cogito ergo sum… o como Descartes aprecia la geometría en una obra de arte

img_3148-large

POR Denys San Jorge

¿A dónde nos lleva el arte? Quizás se preguntan muchos y el quinto Salón de Artes Visuales de la UNEAC en Artemisa “Creo, luego existo”; ha aglutinado una vez más a un grupo de creadores de la provincia, resultando premiada en esta edición Dania Fleites con su obra Frágiles dominios y con mención a Jorge Lucas Pereda.

Participan en este evento 18 artistas, entre ellos Gerlys Álvarez Chacón, Juan Carlos Muñoz Alfonso, Arletis Casasnovas, Osvaldo Froilán Miranda, Orestes Espinosa, José Ramón Rodríguez, Jesús Gastell Soto, Denys San Jorge y Ezequiel Sánchez Silva, entre otros… que proponen su identidad existencial, como uno de los propósitos conceptuales, a donde enfoca este proyecto curatorial, que busca algo concreto y justificado en lo cual se base la razón.

Inaugurado en el Centro Provincial de Artes Visuales “Eduardo Abela” de San Antonio de los Baños, la muestra con obras de diferentes visualidades y fundamentos teóricos, refleja dentro del formato tradicional excelentes manejos de conceptos y razonamientos, como de inquietudes que muestran toda una pluralidad de códigos visuales, con la intención de hacerse identificar desde la periferia con el “localismo del arte” frente al espectador, al sentirse abrumado o “aislado” del establishment contemporáneo del arte de intramuros. Donde muchos se cuestionan con duda ¿A dónde nos lleva el arte acá afuera… si acaso nos lleva a algún lado?

Cuando el filósofo francés Descartes dijo «Pienso, por lo tanto existo», sabía de la importancia de la geometría como del sentido del arte renacentista y no estaba comiéndose una croqueta a la espera de un Camión pá Marianao. Quizás el filósofo Francisco Sánchez, el Escéptico, sabía que nunca montaría un Open Studio en Europa cuando aseguró mucho antes: «Haciendo de ello el inicio de la contemplación, cuanto más pienso más dudo …». Ambos sabían en las circunstancias en que estaban enfrascados y del simbolismo de la geometría, que analizaba las propiedades y medidas de las figuras en el espacio.

Este Salón es un nuevo desafío con formas precisas sobre el espacio creativo, donde se perciben los reflejos, utopías y las circunstancias actuales de los artistas artemiseños, quizás en una encrucijada que como en el propio Descartes o el Escéptico, aprecian el duro camino para llegar a conocer y dominar nuevos métodos o propósitos conceptuales que unirían de una vez por todas, el simbolismo del saber dentro del arte.

img_3213-large

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros, Bauta

Diciembre, 2016

 

Un libro concreto para una isla abstracta

Un libro concreto para una isla abstracta

1 Portada tomo I - copiaPor Denys San Jorge

Los proyectos de Luis García Peraza (Sagua la Grande, 1940), en el presente se materializan en Cuba, y se comenta de ellos en todos los puntos cardinales a gran velocidad, al tiempo que se distribuyen los libros por Amazon y se promocionan en Facebook, Linkedin y Twitter, nos seducen y enorgullece contra toda marea posible, que bien podría ser abstracta (a veces), en esta isla tan real… tan maravillosa, tan enigmática, de rumores que caen simulando manchas, o que impactan como visualidades ajenas que se enfrentan unas a otras sin sentido, como colores estridentes, o como complementarios que se enfrascan, a veces en un contrapunteo con los colores primarios diluyendo, o huyendo de los mejores sabores abstractos, para disimular así dentro de supuestas apariencias, con sus raras y escurridizas figuraciones, tratando de opacar o desaparecer esas abstractas y encantadoras provocaciones.

García Peraza, es un veterano amigo y un gran cubano que tuve el privilegio de conocer un buen día ya hace unos años, autor y amante de las artes visuales, como a su esposa, la editora Ana Victoria Fon, ahí en su casa de la calle G, en el vedado habanero. Peraza, un apasionado increíble del arte cubano y en especial del arte abstracto, comenzaba a gestar por aquel entonces varios proyectos ambiciosos de temáticas interesantes, ausentes de la literatura del arte cubano: uno era su proyecto de investigación sobre la pintura abstracta en Cuba, la cual complementaba con entrevistas a los pintores abstractos, otro era su proyecto sobre el muralismo en Cuba, cuyas muestras estaba rastreando por toda la Isla; y el tercero, surgido del anterior, se trataba de un proyecto de investigación sobre los siete murales de caricaturas en cerámica, al parecer únicos en el país, existentes en una casa del balneario de Guanabo.

En el libro sobre el arte abstracto García Peraza, tenía el propósito de recopilar información de artistas de varias generaciones, empecinados en continuar con pasión (y contra todas las adversidades) dentro del universo de la abstracción, y de llenar con información ese vacío en la historia abstracta existente en el silencio íntimo de la insularidad cubana. Para orgullo mío, él me seleccionó para el mencionado proyecto, que comenzaba sobre la pintura abstracta, con varias obras de mi autoría realizadas en técnica mixta sobre metal, y también con unos grabados sobre papel. Igualmente he sido partícipe de la exposición colectiva en la Casa del Alba, en mayo-junio del 2014, bajo el título de Cien abstractos. Una colosal muestra curada por la especialista en arte de esa Casa, Evelyn Pérez Gálvez, exposición que se presentó de mayo a junio del 2014, con obras de 82 pintores abstractos cubanos, muchos de los cuales nunca habían expuesto sus obras en La Habana.

Recientemente, la Editorial Arista Publishing Co, de Florida, EEUU, ha publicado interesantes libros de este investigador de la historia del arte cubano. Así hace dos años publicó en soporte de papel el libro El mural cerámico de caricaturas en Guanabo, una investigación sobre el tema antes mencionado. Ahora se publica por ese mismo sello editorial, en marzo 2016: La abstracción en la pintura cubana, libro necesario y de impacto, pues ha sido bien acogido por coleccionistas de arte, críticos, galeristas, museólogos y artistas plásticos en él reunidos, ya que nos muestra el latido y el sentir de generaciones de disímiles artistas cubanos, que siguen creando sus atractivas composiciones entre manchas, chorreados, collages y grandes empastes. O sea, obras de inspiración, ajenas a cualquier escenario mercantil o social que se imponga en los nuevos tiempos, de finales del siglo XX y comienzos del nuevo milenio. Este libro en soporte de papel y dos tomos es una nueva edición revisada, corregida y aumentada, del libro original publicado en febrero 2015 por la Editorial Boloña, de la Oficina del Historiador de La Habana, bajo el título de La pintura abstracta en Cuba. Además, cuenta con dos nuevos trabajos de investigación, y -según informa su autor en Facebook y Linkedin- veintiséis nuevas entrevistas a pintores abstractos. Es decir, en total aglutina a 126 artistas de todo el territorio nacional, con 630 impactantes imágenes de sus obras a todo color. Además, la cronología se actualizó, que fue elaborada por Pedro de Oráa y Elsa Vega, la cual abarca desde 1930 hasta el 2015, y también cuenta con un nuevo prólogo del Dr, Avelino Couceiro.

En sus palabras de presentación del libro digital La pintura abstracta en Cuba, en el Palacio de los Capitanes Generales, editado por Boloña aquel 14 Febrero 2015, Peraza nos informó que había reunido en el mismo entrevistas a cien artistas abstractos, y afirmó: “El resultado de mi investigación lo pueden leer bajo el título de La pintura abstracta, los pintores y su circunstancia, en el que cuento la historia y describo el contexto nacional e internacional en que han desarrollado su obra los pintores abstractos cubanos”.

Sin duda, Peraza sabe de las experiencias de los artistas que han cultivado el diapasón abstracto, y siendo un apasionado de la pintura abstracta (que cultiva, además) aclaró: “…hay pintores reconocidos, conocidos, menos conocidos y desconocidos. Uno de mis objetivos fue hacer un libro inclusivo que tomara en cuenta no solo a los consagrados por la crítica y buscados por coleccionistas, sino también a los menos conocidos y desconocidos, de ciudades del interior, desventura que –generosamente- algunos atribuyen al fatalismo geográfico”.

En el caso del texto de Pedro de Oraá a esta nueva edición publicada por la Editorial Arista Publishing Co., de Florida, y en su texto original en la edición cubana, titulado: El arte abstracto cubano. Otra visión de contemporaneidad, el Premio Nacional de Artes Plásticas 2015, añade en un estudio magistral: “Sabido es que la realidad en torno guarda o descubre asombrosas similitudes con lo abstracto; y sólo al pensamiento humano cabe relevarlas en su capacidad de recreación artística”.

Peraza, tiene publicados, además: El muralismo y los muralistas en Cuba, por la Editorial Boloña, en 2016. Publicó también un trabajo titulado Alemania y los Alemanes en la obra de José Martí, que forma parte del libro en edición bilingüe alemán-español, Marti Heute/Martí hoy, de la Editorial Welt Kreis Verlag, Alemania Federal, posteriormente reproducido en la revista de la Biblioteca Nacional. Este libro recopila ensayos de varios autores alemanes y cubanos sobre José Martí, los cuales fueron presentados en el Simposio acerca de la vida y obra de José Martí, celebrado en Wuppertal en 1983.

Sin duda García Peraza, ahora nos regala trabajos de investigación convertidos en libros para el público que se interesa en conocer nuevas facetas de la historia del arte cubano. Por eso, considero que tienen validez las palabras con las que él terminó la presentación de su libro aquella tarde en el portal de los Capitanes Generales, cuando concluyó: “…a quien tenga algo que decir a que lo escriba para ampliar los horizontes de nuestra memoria histórica, que junto a la identidad nacional constituyen pilares del patrimonio cultural de la nación”.

En fin, me parece que La abstracción en la pintura cubana es un libro necesario, concreto e impactante, para esta isla tan abstracta en medio de sus circunstancias actuales, a las que por cierto el arte no está ajeno, aunque a veces también nos enajenamos, a veces ni dormimos y nos dejamos llevar hasta desaparecer entre maravillosos gestos y manchas. Quizás para muchos sin sentido de la cotidianidad abrumadora, pero para otros con mucho sentido, como una necesidad de nuevos sueños y soluciones. Aunque esos gestos, esas abstractas composiciones siempre seducirán haciéndonos pensar, y a otros que miran anonadados, los harán cuestionarse o dudar, de las manchas de su propia realidad, tan necesaria, tan abstracta y cotidiana.

2 Portada libro pintura abstracta bOLOÑA (Large) denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros, Bauta

Julio, 2016