Archivo de la etiqueta: bautense

Con Ezequiel un muralito discreto para Bauta

Con Ezequiel un muralito discreto para Bauta

POR Denys San Jorge

A Ezequiel, q sabe qué extraño de corazón

 verlo pintar como un Dios y tomar su café. 

Hace unos días atrás me regocijó mucho como en el periódico artemiseño mencionaban a dos colegas caricaturistas, que residen en el extranjero, uno es Ángel Boligán y el otro Alen Lauzán (un bautense), ambos ganadores de incontables premios sobre el humor gráfico.

Bauta, sin dudas ha tenido sus buenos humoristas como Roberto Hernández Guerrero, otro destacado intelectual cubano y eso lo sabía muy bien el caricaturista René de la Nuez, quien se asentó en Playa Baracoa y pertenecía igualmente a esta tierra. De la Nuez, también fue un destacado humorista y un Premio Nacional de Artes Plásticas. En Playa Baracoa, debe existir alguna tarja o cierto monumento en su homenaje, que lo recuerden en la mente de sus pobladores, como el buen cubano y artista que fue.

Otro que llegó e impulsó el humorismo gráfico en los años más duros del Período Especial, lo fue un “oriental” venido de Antillas en Holguín. Es un tipo que he admirado en mi vida y ha sido Ezequiel Sánchez Silva. La ironía que lo caracteriza, el buen humor, su sobredimensión del arte…. ¿Quién no lo conoce en Bauta? También en Miami, lo sabe Emilio Ichikawa, quien lo menciona en muchos de sus textos y sabe que no se puede hablar de la cultura municipal sin mencionar a Ezequiel Sánchez”, pues este ha sido una cantera para muchos de nosotros, ha sido el motor impulsor, como lo fue para Alen Lauzán, el Peco o Karoll, y ahí comenzamos juntos también un día Idania del Río y yo.

Como también lo admira Miguel Terry Valdespino desde las páginas del artemiseño o Francisco García González desde Montreal, para nuestro buen amigo Carlos Jesús Cabrera que falleció hace unos años atrás, como para todos nosotros, Sánchez Silva es un “artista de respetar”.

Al llamado de su persona, uno no puede negarse, el tipo tiene poder de convocatoria y es lo sabemos todos acá en Bauta, que hemos compartido su amistad y muchos trabajos juntos. Lo supe desde el primer día que le estreché la mano en 1990 yo pequeño y medio “cabezón” (como siempre me decía irónico…), en la Casa de Cultura Mirta Cerra de Bauta.Él sin dudas, sabe que lo estimo, como también sabe que le agradezco mucho y no creo en enemigos rumores que laceren esa complicidad plástica, entre empastes o pigmentos dentro de una obra de arte. He ahí su larga obra kilométrica y abstracta, sin ruidos que corten esa finalidad. Sin intencionada plasticidad que irrumpa, distanciando dentro el arte.

Hace poco en mi casa una muy buena amiga a la que aprecio mucho, “sobre las doce de la noche” me preguntó sobre el arte impaciente de Sánchez Silva, de este holguinero natural de Antillas que un buen día decidió amar a Bauta hasta el delirio. A lo que le pude decir: “Ezequiel es un genio, como él no hay otro”.

Cuando hace meses atrás me llamó y me dijo: ¡Denys tenemos que pintar un Muralito ahí discreto que nos pide el municipio y sus autoridades, vamos a pintar ambos un “Muralito” ahí de Lauzán en la pared del Cine Suárez de Bauta! No lo dude y sin vacilar él sabe que le pregunté: ¿De día o de noche? Pues con Ezequiel, necesitamos 48 horas diarias para crear. Sánchez Silva sonrió y le repetí:¡Vamos a meterle mano! El diseño, era toda una panorámica de una Bauta satelital que seducía con su buen humor, donde nuestro amigo Alen Lauzán (el caricaturista bautense) había dibujado muy “infantilmente” desde la loma del Pueblo Textil, pasando por el Cayo de la Rosa con su extinta Textilera, toda Bauta con su iglesia, entre barrios, sacó además mi barrio y su zanja, hizo potreros, puentes, ríos, embalses, la costa de Playa Baracoa y 90 millas más allá, donde también hay “un buen puñadito de bautenses”.

Ese día y en el fin de semana siguiente, bajo el implacable sol mientras Sánchez Silva y yo pintamos el mural, recordamos las palabras de inauguración y publicadas en el semanario provincial bajo el título: “Los hombres que no perdieron el tiempo”, muy latentes en nosotros y de nuestro buen amigo Carlos Jesús Cabrera un día en la exposición “El metal encubierto”, donde unimos fuerzas ambos en la Galería de la UNEAC de la provincia de Artemisa, tiempo atrás.

La complicidad y la ironía estaban presentes. Tanto en las obras de Sánchez como en las mías, eran evidentes. Digamos que de buen profe lo aprendí o de “Tal Palo tál astilla”. Recuerdo que Carlos Jesús Cabrera, allí nos nombró como el Maestro y el Aprendiz, en aquella exposición donde se unían las gestuales y fastuosas composiciones abstractas de Sánchez, con mi andamiaje de hierros que simulaban toda una artillería pesada y con su carácter peculiar, Carlos nos insinuó irónicamente: ¿Quién ahí entre ustedes es Skywalker o quién es el Darth Vader?

Carlos, sabía de nuestras intenciones, al vernos retratarnos con unas elucubraciones hechas por mí a partir de herramientas de mecánica, donde decíamos entre nosotros que uno era un M16 y el otro una ametralladora de la mafia siciliana. Ironía y arte. Yo llevaba el M16, Sánchez la elucubración mafiosa. La foto quedó bárbara y “pá la historia” y junto a Sánchez Silva salí retratado en el periódico provincial, con aquellos hierros oxidados en mano.

Ese día pintando el olvidado Cine Suárez,o al menos resguardando unos metros del mismo con una obra de arte… hablamos del querido amigo Carlos y de aquella exposición. Pensamos que el mural con la panorámica satelital de Bauta, “mirada desde los cielos” hasta desaparecería… “quizás por la pintura que estábamos usando y la obra que enfrentaría el fuerte sol y el sereno a diario”. Muchos pasaban y nos agradecían, otros en cambio decían con mucha razón: ¡Lo que tienen que hacer es arreglar el Cine, no pintar tanta m…! También tenían razón. Teóricamente, la obra quedaría fabulosa, pero en lo técnico el tiempo haría de las suyas como estaba haciendo del Cine Suárez. La intención plástica estaba fabulosa, como la complicidad y la ironía seducían a los transeúntes, hasta el limpiar un poco el asco que ya surgíaen esa pared o que sigue emanando.

A los días, el Muralito lejos de ser discreto o disimulado tenía sus colores radiantes y centellantes… ya los bautenses iban y posaban con la colorida obra, los jóvenes con sus IPhone y Samsung Galaxy después iban y lanzaban sus imágenes a la Wifi, los más ancianos como Charles el Sastre iba y se detenía contemplando aquello y hoy sobre el viejo Cine Suárez tan olvidado y destruido por la desidia humana, sigue pasando y vienen los bautenses aún del extranjero y también se retratan, hasta un día vi a un fotógrafo particular retratando a una “quinceañera” frente al fastuoso mural que un día plasmamos gracias a la inspiración del amigo caricaturista bautense Alen Lauzán. Sin dudas, el objetivo estaba cumplidoy ya los bautenses tenían su muralito alegórico al pueblo que salía de foto en foto, por facebook, twitter y en todas las redes sociales.

Con nuestro querido y buen amigo Carlos Jesús Cabrera (fallecido), el periodista Miguel Terry Valdespino y Ezequiel en su Taller en Bauta.

En la exposición “El metal encubierto”, Galería de la UNEAC, Artemisa.

Ezequiel, Terry y Osvaldo de la Caridad en complicidad en un asalto años atras celebrando mi cumpleaños.

Denys San Jorge Rodríguez

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Marzo/2017

¿A quién le importa?

¿A quién le importa?

1-001-copia-large

POR Denys San Jorge

Bauta u Hoyo Colorado esun pueblo con una herencia obrera increíble, situado en el kilómetro 30 de la Carretera Central a Vuelta Abajo. En su tiempo fue nombrada “Ciudad de Futuro”…donde todavía hoy la añoran sus hijos o visitantes desde diversos confines del mundo, y la sueñan aún con su sempiterno Tanque, como la “aldea”, esa de la que siempre he estado muy orgulloso por su rica historia local. Años atrás el filósofo y escritor bautense Emilio Ichikawa, escribió: Para mi orgullo, Bauta es un pueblo cosmopolita. Incluso promiscuo. Es campo y costa. Criollez y extranjería…”.

Este pueblo de muchos, es ahora llevado al mundo del arte nuevamente. No por un artista graduado de la Escuela de Músicao por un pintor de la Academia San Alejandro, ni mucho menos por un cineasta de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, sino por un bautense apegado a su pueblo, autodidacta, que anda cada día por sus calles, buscando ese instante glorioso del flash que produce el obturador de su cámara y que le permite develar el retroceso de aquel aventurado lar, devenido en un lugar con calles rotas, con aguas pestilentes y “huertos sobre el pavimento”…Pero esa cámara también capta ciertas apatías sociales e infinitas, hacia bustos de ilustres, como el de Antonio Maceo, pero igual pudiese captar el mancillado busto deJosé Martí, cuyo escudo nacional en su base fue a parar hace años, quién sabe dónde.

Este artista vive acechando con su lente, las aceras intervenidas por indiferencias humanas, tanques de agua y escaleras que obstruyen el pasode ciudadanos, vertederos con aguas albañales en medio de avenidas, basureros sin limpiar en todos lados, terrenos de fútbol convertidos en potreros, obras constructivas sin terminar y otras esculturas destruidas a poco tiempo de ser inauguradas, entre otros golpes al rostro de quien nació en estas tierras.

Aparecen así otras incomprensiones aprovechando sus cotidianos recorridos, como el instante en que con su cámara fotográfica develó una bandera cubana que estuvo varios días colgando al revés en una institución estatal, descubriendo la más completa desidia, provocando que muchos se pregunten frente a estas indolencias: ¿Cuándo arreglarán esto? ¿Quiénes son los responsables? ¿¡Hasta cuándo!?… Pero no se escucha ni el eco de una respuesta, de nadie ni de ninguna índole…

Son en estos tópicos fotografiados, donde se pueden apreciar las desgarradoras imágenes “cotidianas” y planteamientos conceptuales de la exposición personal “¿A quién le importa?”, del bautense Rayce Cosculluela, trabajador del INDER en Bauta y un aficionado de las instantáneas, cuya obra ha impactado en el municipio sobre todo a quienes les molesta la depauperación de la Patria Chica. Su expo personal de fotografía, fue inaugurada el pasado 17 de noviembre en la Galería “Guerrero” del municipio.

Cuentan que el fotógrafo norteamericano Robert Capa comentaba a menudo: “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente”. El bautense Cosculluela, se aproxima bastante al epicentro del tema y va más allá de rozar el problema… Lo cuestiona y promueve posibilidades éticas y lógicas de solución, abriendo todo un abanico coherente de razonamientos, como el enfrentamiento a lo mal hecho, y la ejemplaridad para hacerlo; porque sabe que cuando enfoca un objetivo y aprieta el disparador mitiga su sufrimiento en la esperanza de alguna solución, que lamentablemente nunca llega de dónde debe venir.

De esta forma atrapa el instante idóneo donde la indiferencia ataca, donde la erosión sofoca temores, donde todos son… o somos culpables. En las palabras al catálogo, la Lic. Miriam Vázquez planteó: “Convencidos de que los pueblos pueden guardar sus memorias para así no repetir sus errores, Cosculluela ha hecho esta colección de fotos realidades para el olvido y la indolencia no continúen teniendo un espacio entre los bautenses”. Esa es la intención del artista, crear consciencia en el violador y la autoridad que debe enfrentarlo, y archivar el presente demoledor para no volver a él.

Analizar esta exposición me hace recordar aquella colectiva en la que fui partícipe: “Las formas de las cosas que vendrán”… Bien aparatosa y agresiva en cuanto a planteamientos estéticos o conceptuales, donde se unieron pintores, escultores, músicos y escritores como Karoll W. Pérez Zambrano, Ezequiel Sánchez Silva, Adrián Infante, Orlando Rodríguez y Francisco García González, entre otros… Todos con un mismo objetivo formal y conceptual, enmascarado de detonante: cuestionar la actual situación social “en aquel entonces”, pero que aún hoy predomina, o peor, se ha acrecentado…Eso lo sabe el bautense Cosculluela, quien ha sabido andar cada rincón de este pedazo de Cuba para acercarse y captar la indisciplina en el momento justo, en el día a día bautense de estos últimos meses.

Ver estas imágenes y las intenciones estéticas del fotógrafo que documenta cada ángulo de su pueblo y su gente más común, me hace recordar los libros“La gente del abismo” de Jack London sobre aquella vida en el Londres del 1902, y “Cómo vive la otra mitad”, publicado en 1890, de Jacob August Riis, aquel foto-periodista que creó fastuosas imágenes críticas, cuyo propósito era ayudar con su arte a la mejor comprensión de los procesos sociales, a todas las clases de entonces.

Todo esto bien lo sabe de seguro el bautense Cosculluela, quien mantiene su cámara al hombro, como herramienta y vehículo para inmortalizar ese arte documental donde lo retrata todo, cada herida en suelo patrio y hasta el recorte del periódico “el artemiseño”, cuando en su primera plana salió editado: “El 26 es para Bauta”, en letras de gran porte rojas y más abajo, otro artículo con letras negras de similar altura “o parecidas” al anterior, con el titular… “Aunque ella no lo sepa”.

¿Quién no sabe qué? ¿Qué entendió este fotógrafo? Nos preguntamos todos. Se interpretaba la clara alusión a una crítica que el pueblo no aprobó en sus comentarios, por no sentirse merecedores de tan alta distinción por tener un pueblo en condiciones tales que no soportaría una visita de inspección, amén de los problemas de mal uso en presupuestos estatales utilizados en construcciones hoy sin terminar o “destruidas”, que adolecían de importancia social, ante otras, que sí merecían un aporte para beneplácito de los bautenses. Al final, no se escuchó más nada en torno a tan ingenua “pifia” que hoy muchos bautenses conservan en sus casas…y en torno a la “pifia” si lo fuera, porque era un satírico choteo a la localidad y que este artista del lente retoma una vez más en esta, su exposición personal con este “documento” documentado.

En esta exposición de fotos muy tradicionales, el autor deja intencionadamente la fecha y hora del instante gráfico, aparece también la defensa del sentido de pertenencia del autor, expuesto claramente al espectador, pues a él sí le interesa Bauta, y cómo mismo Cosculluela lo percibió en su lente, lo entendieron muchos que asistieron a verla, con un sentido lógico, como mismo admiramos sus fotos en pequeño formato y entendemos la cotidianidad que nos abruma, la que no entendemos, la que a veces nos concibe sentados una tarde, a disfrutar muy poéticamente, frente a un “basurero” intencionado, y queeste artista del lente mostró sabiamente a través de una pareja en similar situación. La costumbre de vivir en lo malo, lo feo, lo sucio, lo fétido nos ha permeado de tal forma, que una brisa de algo bueno, nos parece la gloria misma.

Cuando dejaba una nota en el libro de firmas de la Galería, pude percibir como una bautense bien dolida y con mucho sentido de pertenencia, dejó constancia con su letra de algo que debe llamar la atención: “¡Necesitamos un ejército de Rayce!”. Ojo con esto… Más parecía una súplica que una opinión sobre la expo-foto…Puede que sea cierto y la bautense sepa, qué al problema hay que tirarle de frente y en el arte críticocomo en la vida, hay que saber tirar y tirar bien, y el fotógrafo Cosculluela, cuál francotirador, ha acertado con los disparos de su arma, “la cámara”, en esta propuesta curatorial donde todo está linealmente expuesto frente al espectador.

¿Puede que hasta somos parte de “La gente del abismo” en nuestro “Hoyo Colorado”?, o sus intenciones artísticas, sean útiles para que “otros” vean “Cómo vive la otra mitad”… y actúen detrás de la evidencia de estas buenas fotos. He ahí lo paradójico dentro del arte, donde quizás no deban existir cuestionamientos hacia este arte que tanto necesitamos, sino se debe ir más allá de la imagen documentada por un artista, prestándole atención y hostigando al verdadero problema en su núcleo, que ha producido esta actitud ciudadana, sin castigo, impune, que el artista está reclamando para el bien de la sociedad.

Creo sin dudas que el bautense Rayce Cosculluela no se lava las manos… asume el reto y sabe que “el Arte es un arma de lucha” y conoce, sin importarle, del fatídico boomerang que puede ocasionarle una exposición fotográfica cuando planteó:“¿A quién le importa?”

Hay que ver a la larga, a quienes les atañen estos problemas “fotográficos”, que al final son de todos ya que están bien documentados. Pero como al fotógrafo Rayce Cosculluela, a todos nos duele y nos es cara Bauta… Si no actuamos así a través del arte, si no nos arriesgamos y criticamos educando a la sociedad, sobre estas indolencias de todo tipo, el mundo se nos derrumbará perdiendo toda una nación con su identidad… y dejaríamos de ser cubanos.

1-002-large1-001-largedsc00207-largeimg_6456-large-largeDenys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Enero/2017

FOTOS 1, 2, 3, 4: Exposición ¿A quién le importa? de Rayce.

FOTO 5: Con el fotografo Rayce Cosculluela a la izquierda.

El día masónico y bautense de Eusebio Leal

El día masónico y bautense de Eusebio Leal

EUSEBIO LEAL en Bauta (22) (Large)POR Denys San Jorge

Al Q.:H.: Humberto Reinoso

que le duele ver

el busto deshonrado.

 A mi amigo el escultor Juan Quintanilla,

por tan gloriosa obra para el pueblo de Bauta.

En Bauta, cada día cuando paso por su parque municipal y veo el busto en bronce a Antonio Maceo, con sus tres simbólicas estrellas… y a menudo, lo veo sucio en su pedestal de cemento por la desidia ciudadana, como por el abandono estatal que no vela por estas actitudes irresponsables, me duele intensamente y recuerdo mis emociones sentidas, como el orgullo cuando escuché al Historiador de La Habana, el Dr. Eusebio Leal, al inaugurar ahí mismo, ese busto al Lugar Teniente General Antonio Maceo y Grajales, cuando habló con mucha pasión y respeto, acerca del papel que jugó la masonería en nuestras luchas independentistas.

Casi una década después, el 7 de diciembre del 2013, sentí las mismas y raras sensaciones cuando documenté junto a mi colega la cineasta Yessi Lezcano, toda la procesión masónica realizada desde mi Madre Logia Perfecto Lacoste, hasta el Parque Municipal de Bauta, al busto de este gran patriota y masón cubano. Una procesión de respeto de los masones bautenses al prócer de la Independencia cubana por toda la calle Martí, portando una ofrenda floral, banderas cubanas y estandartes masónicos. Era una peregrinación patriótica de la Hermandad masónica hacía el Monumento al Titán de Bronce que murió en los mismos territorios y valles bautenses, en San Pedro, en el lejano año de 1896 bajo la metralla española.

Aquel era una recorrido, como hacía tiempo no se realizaba en Bauta. Nunca en mi caso había visto uno. Era una marcha de respeto y honor al Hermano libertador, donde escuché a muchos masones hablar ahí, mientras tiraba una foto tras otra, como evocaban el día que los visitó aquel gran cubano y entró después con mucho respeto y orgullo a nuestra Centenaria Logia Salvador Cisneros, y que sin ser masón ofreció un discurso magistral sobre la Patria y la Fraternidad en la manigua, sobre héroes, sobre masones, sobre libertadores, sobre cubanos y revolucionarios, mostrando así la importancia indiscutible de la masonería para Cuba.

Los hermanos, allí reunidos aquel diciembre de 2013, lo decían con orgullo hacia aquel semejante al que todos aprecian y respetan, que publicó además el Diario Perdido de Carlos Manuel de Céspedes, y muchos Hermanos bautenses de Bauta, aún recuerdan con satisfacción el día que Eusebio Leal estuvo junto a ellos y acudió al llamado de la Hermandad, como un deber y se reunió junto a los masones en el parque municipal y el pueblo de Bauta, y cuando después fue y se sentó junto a ellos en el interior de la Logia Salvador Cisneros.

Mi amigo el escultor cubano Juan Quintanilla, artista quien vive en la Playa Baracoa de Bauta y autor de este busto, recuerdo cuando me comentó recientemente con mucha satisfacción: “…para mí es un honor y gran orgullo tener una escultura del mayor general Antonio Maceo y Grajales en tan prestigioso lugar, en primer lugar, porque fue una petición de la Masonería de Bauta a Eusebio Leal, y de Leal a mí, y en segundo lugar porque la personalidad de Maceo, sus ideales, su lucha, su vida, representan el humanismo, la hermandad y la solidaridad por los que sabemos están unidos y trabajan todos sus miembros. El día de la develación fue un acto inolvidable, acudieron muchas personas, niños con flores, masones y pueblo en general, muy sabias las palabras de inauguración de Eusebio que habló en el acto inaugural y asombró a muchos por sus profundos conocimientos, como cuando habló dentro de la Logia Salvador Cisneros de Bauta sobre la Masonería en Cuba”.

Aquel 6 de enero de 2004, se celebraba un aniversario más de cuando la Invasión mambisa entró a Bauta en 1896 liderada por Máximo Gómez y el propio Antonio Maceo. Yo estaba como un bautense muy deseoso de ver la develación del busto como de oír a Eusebio Leal y todo el pueblo de Bauta estaba detenido con mucho orgullo. Había una intensa brisa y se recibían los rayos de sol en esas horas de la mañana, donde el Historiador comenzó hablar frente a una multitud congregada, con la pasión que lo caracteriza, comentaba de la Patria y sobre ese busto a ese gran cubano y masón, por iniciativa de las logias masónicas locales (Resp. Logia Salvador Cisneros y Resp. Logia Perfecto Lacoste), donde él mismo obsequió ese busto para Bauta y sus masones, y yo desde la acera del frente como un profano más… escuchaba sus palabras quedando cautivado donde el Historiador mostraba el amor a la Patria y a la figura de Antonio Maceo.

Al final, Eusebio Leal bajaba aquel fino tejido blanco dejando al descubierto el rostro heroico de nuestro Maceo, bajo los fuertes aplausos del pueblo bautense.

Quedaba así, el busto en bronce del escultor Juan Quintanilla develado con las palabras del propio Historiador, frente a la amplia multitud reunida allí de pioneros, masones de todas las logias municipales y de pueblos cercanos como el Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, también estaban las autoridades locales y el pueblo reunido, que le rendían honores a uno de los cubanos más grandes y trascendentales que ha dado la historia nacional en las luchas por su Independencia, que enorgulleció a la Hermandad y supo del simbolismo de la escuadra y el compás, defendiendo así cómo un ejemplar masón la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad de los hombres en la manigua, y caía entonces en la lejanía del pasado, a la inmortalidad gloriosa dentro de los propios valles bautenses.
EUSEBIO LEAL en Bauta (13) (Large)denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Agosto/2016

 

Un bautense por Grecia…Another Walk Around

Un bautense por Grecia…Another Walk Around

poster (Large)POR Denys San Jorge

Aun recuerdo con afecto a mi buen amigo el escritor bautense Luis Delgado Alfonso (Tito), haciéndome “trizas” mis primeros cuentos en aquella laptop de la era Jurásica regalado por nuestro amigo Franky, ahí en la barriada de Santa Emilia, muy en lo profundo de Bauta y a un costado del estadio de béisbol Severino Méndez, mientras oíamos los gritos y aullidos de la fanaticada local.

También recuerdo con “afecto” a su mascota canina que no me dejaba entrar en esos días y a diario por el portón de acero a un costado de su casa, e igualmente guardo con celo sus palabras críticas a mi serie HABANA TOMADA, expuesta en la exposición colectiva I like America does america like me, en el espaiZERO1, del Instituto de Cultura de la Ciudad de Olot, en la Cataluña española, curada por Zurizaday Viera.

Ahora mi amigo bautense, nos vislumbra desde Europa como director de cine y su corto Another Walk Around, nos seduce como esos clásicos del séptimo arte donde la genialidad y el buen gusto imperan en todo su esplendor, mientras el protagónico anda por la ciudad de Tesalónica bajo sus trágicas circunstancias.

Interpretado por los actores Giannis Taxiarchou, Anastasis Christou, Kostas Karagianis y Ioanna Botani, es una idea original de Kyriakos Ramolis, con guión a dos manos con el propio director cubano y fotografía de Giorgos Elianos, con producción de Kostas Barbatsis y la música de Vangelis Paschalides.

La sinopsis del mismo nos muestra: Un hombre se fuma un cigarrillo y sale a dar una vuelta. Desciende las calles de la ciudad de Tesalónica arrastrando una cadena que araña el adoquín o el asfalto. A su paso se tiende la crisis: negocios cerrados con carteles que anuncian se alquila o se vende, vallas publicitarias en decadencia, grafitis anarquistas y fundamentalistas en los muros, gente que pasa a su lado ignorándolo. Sólo el desahuciado parece establecer contacto con él, demasiado poco para salvarlo.

Luis Delgado Alfonso, alias Tito… es un buen amigo y narrador bautense graduado en filología de la Universidad de La Habana, cuentos suyos aparecen publicados en revistas cubanas y extranjeras, su cuento El prospecto apareció publicado en la antología Escribas en el estadio de Francisco García González y Miguel Terry Valdespino. Desde hace varios años reside en Europa.

DSCN0456 (Large)DSCN0565 (Large)DSC00917 (Large) (Large)

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Julio/2016

FOTOS 1: Cartel del Documental.

FOTOS  2 y 3: Imágenes de la filmación.

FOTO 4: Con Luis Delgado, en una última visita a Bauta. 2016

 

¿Tanquecito, Sputnick soviético… o una balita de gas?

¿Tanquecito, Sputnick soviético… o una balita de gas?

Por Denys San Jorge

MAYO 2016 (Large)

En Bauta, hace unos días escuché en el parque local como un grupo de veteranos que lucharon contra la tiranía y en Girón, y a los que aprecio mucho, comentaban muy indignados de la cantidad de funcionarios corruptos y tronados en distintos municipios de la provincia de Artemisa, esas nuevas generaciones que nunca dispararon ni un tiro (no como mis amigos veteranos y como nuestros verdaderos héroes y mártires),que ahora recientemente parte de esas “nuevas generaciones”en cada municipio (no todos) fueron apareciendo en el periódico provincial el artemiseño, bien tronados y destituidos por corrupción. ¡Todo un asco! Toda una verdadera deshonra para mis amigos veteranos de guerra.

Aún recuerdo como mis amigos veteranosde guerra rumoreaban con alarde y con tremendo orgullo aún de pertenecer a fuerzas secretas, y como habían detectado la cifra y costo para poner aquel engendro de acero llamado Tanquede de la Conaca en Bauta, que ahora “para colmo” están colocando. ¿Cómo detectaron esa cifra? Yo no quise escuchar, pero por casualidad oí… Entonces uno le dijo al otro refiriéndose al nuevo prospecto de lataen miniatura que ponían:¡En este pueblo de un tiempo acá las Victorias nunca son completas! ¡Eso es un circo! ¡Eso se parece a un satélite Sputnick en vez de un tanque del Acueducto! Uno de ellos, había escuchado que Bauta era un posible Jardín… o un balcón de Artemisa, y entre ellos todos reían de ese concepto y de la nueva réplica que se elevaba, en nombre del pueblo.Donde todos ellos y de paso yo, nos preguntamos: ¿Qué pueblo?

Quizás era cierto. Nunca las segundas partes nos buenas. Nunca superan al original si de imitar se trata, menos nunca se recuerdan como esas primeras partes que impactan y anteceden. Cuando un artista, un aprendiz o el mejor pintor de academias ha querido imitar por ejemplo a un maestro debe prepararse bien, para no hacer papelazos y quedar en ese vacío que igual desaparecerá de la memoria museable y del propio olvido, más cuando después alguien inteligente y con raciocinio desaparezca el propio ridículo que otros, han querido imitar o hacer prevalecer como lo verdaderamente bueno o… “correcto”. Si vamos a imitar, entonces vamos a superarlo y hacer olvidar nuestro antecesor.

El Tanque, ese símbolo del acueducto de Bauta capitalista se veía desde mi barrio, elevado a la entrada desde Punta Brava sobre el horizonte al este, a la capital,siempre ha estado en la mente de los bautenses, como algo tan latente en el propio pueblo, como un símbolo que nunca desapareció. Fue construido por la Frederick Snare Corporation, e inaugurado en 1946 por el alcalde Emilio Sorondo y con apoyo total del empresario norteamericano Dayton Hedges, dueño este último de la Compañía Textilera Ariguanabo quien construyera aquel célebre Acueducto después de tantas epidemias por inundaciones y ciclones de la década del 40, donde siempre estuvo en el horizonte del pueblo.. “bombeando agua”. En la capital muchos aún hoy, cuando les digo que soy de Bauta al instante, me preguntan con orgullo: ¿y el Tanque? Y nosotros al llegar al límite del pueblo, al mismo horizonte donde se imponía aquel coloso en la curva, exclamábamos con ese sentido extraordinario de pertenencia y tranquilidad, con mucho orgullo. ¡Ya estoy en casa! ¡En Bauta! Era el éxtasis, las emociones más hermosas. También los que un día han partido y se han ido al pasar por la curva le han dicho ese adiós tan desgarrador para siempre, para toda la eternidad y aún aquel Tanque está ahí… en sus recuerdos más hermosos.

Aquel Tanque… está ahí en el subconscientetambién de capitalinos que pasaron un día por el pueblo, que trabajaron en la antigua Textilera Ariguanabo, que venían a ver una novia amada hasta este pueblo o que iban de tránsito hasta pueblos cercanos como Artemisa,o bien lejos a Pinar del Río y al pasar veían al coloso local, que evocaba quizás aquella maravilla antigua que simulaba al propio Coloso de Rodas y está aún hoy como símboloidentitario, que ya pertenece por completo a muchos y a este pueblo en su imaginario popular.

En Bauta, su principal gestora después que, al otro Tanque, un huracán lo derribara“sin contar con nosotros”, fue un día nuestra amiga la artesana Zoila, donde creó un espacio-paladar-centro cultural en Homenaje a Mongo P, que igualmente recibió sus críticas y envidias. Aún recuerdo la pasión de Zoila, a tal punto que cuando aquel ciclón infame destruyó nuestro símbolo bautense, elladecidió fundar un paladar teniendo la primicia y nombrándolo como“El Tanque”, con ese símbolo a pequeña escala en la entrada de su casa, con luces, todo un monumento local, donde por su patio pasaron y siguen pasando incontables intelectuales cubanos como Fina García Marruz, Lina de Feria, Guillermo Rodríguez Rivera, Jorge Rivas Rodríguez, Nelson Herrera Ysla, René de la Nuez, figuras internacionales como Andrés Vasques de Sola, cineastas como Jorge Molina, el caricaturista Ares, el escritor Eduardo del Llano, el músico Pedrito Calvo, el grupo Buena Fé, el historiador Ciro Bianchi y hasta el coleccionista cubanoamericano Emilio Cueto, y otros muchos que harían numerosas estas palabras.

Después Zoila, increíblemente y para mi orgullo y el de muchos… gestó la posibilidad real de traer una réplica idéntica (hermano gemelo del Tanque de acero bautense) y en buen estado de conservación que estaba en la capital, en el Hospital La Dependiente, en el municipio del Cerro al lado del Cuerpo de Guardia de este centro médico(donde aún está hoy). Zoila, nos comentaba, que solo pedían un documento que dijera: “CONDUCE” y aquellos entregaban el Tanque de la Dependiente, un simple documento con la autorización local para entregarlo al gobierno del Cerro, donde ya ella tenía garantizadouna rastra y unas buenas grúas para traerlo a Bauta, pero la respuesta en ese momento(no mucho tiempo atrás) fue tajante a esa actitud de ella tan independiente o con ese sentido “increíble” de pertenencia al pueblo, y solo dijeron según Zoila: ¡No eres más bautense por querer traer el Tanque!  Y el clásico: ¡Quién te dio esa tarea! ¿Cómo es posible? ¿Por qué segregamos una real y maravillosa idea? ¿Por qué se le ocurrió a Zoila y no a un Jefe? Por qué Zoila, como muchos no pueden sacrificarse y batallar por este pueblo.

Aún recuerdo la última vez que tuvimos el privilegio de tener en Bauta, en mi peña MEZCLA al gran caricaturista y Premio Nacional de Artes Plásticas René de la Nuez. Uno de esos motivos que propiciaron su visita en una de esas ocasiones y la última, fue sin dudas: El Tanque. Unos días antes y en su casa en Playa Baracoa, el célebre caricaturista me terminaba un dibujo hermoso del Tanque bautense del Acueducto. Un dibujo, que junto a otra docena de obras formarían parte de la exposición que sería el motivo de aquella peña. Para mi asombro y orgullo, llegó aquella tarde con el caricaturista europeo Andrés Vásquez de Sola y también con el amigo Adán, caricaturista del DDT, donde expusimos obras inteligentes y también las tristes y desoladoras fotografías de la caída del coloso capitalista abatido por aquel ciclón, queamerizaron aquella peña, donde no faltó el buen humor y la ironía en obras como la de Yerandy Pozo.

Nunca las segundas partes nos buenas. Nunca superan al original, pero cuando se trata de tomar el pasado y superarlo con ideas post-modernas y avanzadas, puede resultar inteligente y novedoso, tal es el caso de mi amigo el artista de la plástica Ezequiel Sánchez Silva, que me obsequió en un momento los bocetos originales que hizo para levantar un Tanque a la altura de nuestros tiempos, un Tanque que de seguro revolucionaria Bauta y que sin dudas se convertiría en el “verdadero balcón de Artemisa”. La idea aplaudida en un momento y apartada a un lado después… fue igualmente como la de Zoila, desmantelada, arrinconaday abolida rápidamente, y era una obra hermosa, inteligente y digna de Bauta, que al menos tuvimos el privilegio de exponerla en aquella muestra humorística en que estaba René de la Nuez y el caricaturista europeo, donde de seguro a muchos no les gustó el chiste de aquella exposición en mi peña.

En Bauta, nuestro Tanque… apareció en la década del cincuenta en el filme Frente al pecado de ayer, que tuvo escenas filmadas en la localidad, donde aparece una imagen en un plano lejano de la cinta, del desaparecido ya, Tanque del acueducto, que muchos lo recuerdan con un profundo orgullo. Posteriormente ha surgido en llaveros, en carteles, en exposiciones plásticas, en esculturas que se colocan en los techos de las casas, en la misma portada del libro de historia local llamado Catauro bautense, en restaurantes como el Pica Pica, y en poemas como este del laudista Edwin Vichot, que indignado me recitó un día al ver el disparate que se imponía en el pueblo, a vista de todos:

“Sé que Bauta no da más
Un tanque de agua se puso
Que creo es un Sputnick ruso
O una balita de gas
Por delante y por detrás
Lo miro y no se parece
Desproporcionado crece
La construcción que da risa
Desde el balcón de Artemisa
Pero yo sé que no es ese”

Y hasta ha surgido para mi asombro en gráficas políticasy últimamente hasta ha surgido en consignas como un Tanque en 26 en las paredes del pueblo, y en desfiles municipales. Un Tanque legalizado en los últimos años, diría yo. ¿Cómo es posible? ¿Ahora el Tanque ya no alude al pasado capitalista del pueblo como se rumoreaba?, El Tanque después de unos años acá Post-Zoila, ha tenido hasta de seguro… una historia épica. ¡Quién lo diría! ¡Qué bien! Un Tanque que ahora últimamente desde la Florida, nosllegaigualmente impreso en las camisetas que traendesdeMiami los bautenses con su equipo de baseball allá que evocan nostalgias, o en el Restaurante La Mina del amigo Godínez en Hialeah donde allí mismo, el bautense Pacolo hizo uno genial (una réplica verdadera en miniatura) y con mucho orgullo, y ya muchos bautenses van allá y se retratan junto a él.

La genial idea de Zoila fue al olvido. Sus buenas intenciones, no fueron aplaudidas en su momento por los funcionarios locales, que seguro pensaron que era una idea aberrante, oque quizás imaginaron ellos lo harían de seguro en un futuro para ganarse los puntos o un presupuesto que pensaron Zoila quería atribuirse, una cosa cierta… a Zoila no le hace falta ganarse puntos, menos ningún “billete”. Es alguien chévere. Sin embargo, felicito a las autoridades locales, que al menos sobrepasaron aquellos desaires infernales que le profesaron un día a la querida amiga Zoila con sus buenas y maravillosas intenciones y… para nada lucrativas, más cuando quiso traer un “Tanque verdadero” desde la capital “donado para Bauta”, y le aclararon en el municipio que olvidara esa idea.

Solo una cosa me preocupa, ahora se rumorea en Bauta, en cada cuadra y barrios el nuevo chiste que el nuevo Símbolo localse queda muy corto frente al otro, y queda claro con esta nueva versión como dicen mis muchos veteranos de guerra local… como que no podemos más que los antiguos que fundieron el otro Tanque. ¿Cómo es posible? ¡Quedarnos cortos frente al pasado!, y otros rumorean que fue idea de Barack Obama, pues él sabía que necesitábamos balitas de gas para cocinar y penetraron la idea en el pueblo. En fin… Obama, no sabe nada de nuestro Tanque, de nuestra identidad, mejor que se quede quieto en base y a Bauta ni lo intente con esa idea de esa balita de gas que ya rumorean algunos para enmascarar el asunto, pero por si acaso no pondrá un pie de seguro nunca en este pueblo.

En fin, primero que un Tanque infuncional que no bombeará agua y disparatero necesitamos calles, una buena higiene en el pueblo y quitar sus calles rotas y llenas de aguas albañales que andan como Juana por su casa, terminar el hospital para este pueblo que lleva años detenido y no construir solo parques con bancos, lámparas y aceras en el pueblo, que ya están destruidos… o un parque imitación a lo Miramar de un Monte Barreto en Bauta. ¿Para qué?, ¿para picnic?, o ver la aberración de un parqueo millonario (también infuncional) sin terminar al lado del cementerio llenándose de una selva, y ampliar el cementerio que ya los familiares se llevan sus muertos hasta Caimito de Guayabal o al mismo Cementerio de Colón, y lo más importante una Funeraria que hace poco fue al piso (desde hacía tiempo derrumbándose) sobre un velorio y estuvo para mi indignación unos meses en el Teatro Municipal, y ahora está para enfurecimiento de mis amigos veteranos de guerra, en su sede de los Combatientes Municipales. ¿Cómo es posible? No hay respeto por este pueblo, por los combatientes que lucharon contra la tiranía junto a los líderes de esta Revolución, oacaso la opinión de pueblo… no vale. ¿Qué es más importante? ¿Un Tanque infuncional y de bonito con rumores de cifras millonarias que rumorean mis amigos veteranos de guerra… o una Funeraria? En fin… ¿Cuáles ingenieros autorizaron semejante Tanque tan desproporcionado? ¿Qué comisión de ingeniería está chequeando esta obra desde sus inicios? Me preocupa que el nuevo prospecto y engendro de Tanque caiga sobre nosotros un día e inmortalice a los bautenses. Entonces… ¿Quién pagará semejante accidente? ¿Qué cimientos están usando? Como me dijeron muy indignados mis amigos veteranos de guerra… ¡No fueron capaces de fundir y hacer nuevos cimientos, usaron los antiguos del otro Tanque! ¡Eso se parece a un Sputnick soviético!

Solo pienso en Zoila, en el que ella pudo traer y… no dejaron, en el propio Ezequiel y su gran proyecto que todos veíamos realizado y fue a ese abismo tan misterioso… o en ese grupo de veteranos que lucharon en Girón y también piensan en el otro Tanque, que quizás estén en lo cierto cuando tiran chistes sobre la corrupción y los rumores de cifras millonarias para poner un pedazo de lata con alusión a un Sputnick soviético que simboliza ahora, esas tres cuartas partes “muy fallidas” del original fabricado en la Frederick Snare Corporation de la década del cuarenta. Como que comienzan a elevar un Tanquecito, que aún no es de nadie, y esperemos que sea del pueblo y que este se identifique con esa lata, donde mismo un día estuvo nuestro glorioso Tanquede la Conaca, o como irónicamente llaman en el pueblo a este nuevo engendro como: una balita de gas.

¿Entonces para qué coño se hizo este nuevo engendro? Para el ridículo… ¿Por qué no convocaron públicamente un concurso? ¿Por qué no pidieron un apoyo por cada barrio? De seguro cada habitante hubiese dado un apoyo por casa para poner el otro… el verdadero Tanque. ¡Quizás Zoila, de seguro hubiese traído el que está aún en el Cerro esperando por nosotros y gratis! ¿Cómo es posible no crear un simple papel con una firma? ¿Por qué se dan el lujo de segregar una real y maravillosa idea que no le costaría al Estado Cubano? Simplemente… ¿Por qué se le ocurrió a Zoila y no a un Jefe? Si al final… este Tanque nuevo, es el mismo que alude al pasado, pero mal hecho y de seguro si Wikileaks se entera de la nueva balita de gas bautense, ¡Dios nos libre confesados! hasta sale en los Panampapers, con un todo paraíso fiscal… a lo Tanque, bien en lo profundo y oscuro de un Tanque cualquiera.

Pero algo cierto… mi Tanque, aquel original con el que crecí, no me lo quita nadie de mi recuerdo. Miraré este que comienzan a imponernos en el horizonte con el presupuesto local que no nos convence y que se parece a un Sputnick soviético, por culpa de los ingeniosos que “han tenido la ingenua creatividad o la burda iniciativa” de tronchar tajantemente un día la idea gratis de nuestra amiga Zoila, y poner ahora ellos algo inferior al pasado, y una cosa muy cierta, como miles de bautenses que ya rumorean en cada cuadra y en cada comité… pensaremos siempre en el otro como mismo lo inmortalizara mi amigo el fotógrafo Pedro Cecilia con su lentetantas veces y cómo mismo lo evoca el laudista Edwin Vichot, en sus excelentes composiciones musicalizadas con el laúd, y aseguramos sin miedo ya todo este pueblo muy unido, que ya Bauta no da más… con esa balita de gas.

EZEQUIEL SANCHEZ SILVA (2) (Large) (Large)Proyecto en acuarela del artista de la plástica Ezequiel Sánchez Silva, que quedó en el olvido local.

TANQUE de la CONACA BAUTA 1946 (Large)                               Foto de inauguracion del TANQUE de la CONACA en BAUTA 1946

TAN (2) (Large) (Large)Foto de Pedro Cecilia de 1999

S8000094 (Large) (Large)

S8000095 (Large) (Large)

Con nuestra querida amiga Zoila en su paladar EL TANQUE

Denys San Jorge

Callejón de los Perros/Bauta

Mayo/2016

 

 

El sufrimiento de mi Delegado o nuestra Zanja en su Laberinto

El sufrimiento de mi Delegado o nuestra Zanja en su Laberinto                                    DELEGADO (1) POR Denys San Jorge                                                                                          denyssanjorge@gmail.com

El principal problema que afecta a un barrio cubano que lo atraviesa una Zanja como el Callejón de los Perros en Bauta, son las inundaciones. Recuerdo cuando niño y junto a Ediel, Eduardito, el Pirri y Arielito corríamos por esa Zanja, como mataperros, como niños sanos que jugábamos sanamente libremente por nuestro barrio, del cual siempre he estado orgulloso.

Recuerdo de cómo antes se podía caminar por dentro de la misma, y veíamos como en ella solo corría agua, una fina y delgada línea de agua en su fondo. Pero en el periodo especial fueron desapareciendo por fechorías humanas, las lozas para pisos y corrales de puercos. Ahora al llover y estar la Zanja sin limpiarse desde hace tiempo, no cumple así su debida función. Menos alberga la capacidad de agua, al estar tan llena de hierbas y árboles, que cada día crecen más sus matorrales, avivándose una tupida selva y basurero. Los vecinos esperan una vez más que por parte de los organismos de comunales y alcantarillados del municipio, lleguen a limpiar a su debido tiempo todo lo que debe ser limpiado por ellos. No que lleguen al barrio y deleguen sobre los vecinos la culpa, convocándolos a que se introduzcan sin los equipos idóneos, sin guantes, sin botas incluso a limpiar con su cuerpo metido en la maleza con machete en mano aclarándoles qué, la Zanja nos afecta a nosotros, en fin… entre el agua sucia y todas las clarias posibles. ¿Por qué un vecino debe hacer esta labor cuando el Estado Cubano después de tanto sacrificio, destina un presupuesto para acueducto y alcantarillado en cada municipio?

Su nombre es Ariel Santana Borrego, y es mi Delegado del Consejo Popular no. 2, de la circunscripción no. 13, en Bauta, provincia de Artemisa. El vecino que elegí cuando levanté la mano en varias ocasiones, para que me representara como elector de mi circunscripción, a todas las instancias dentro de nuestro municipio y la sociedad. En varias ocasiones, pues un día decidió renunciar cuando el municipio, no respondió a los intereses del barrio con su Zanja, de no poder preservar aquel presupuesto que nos da las instituciones estatales, para el desarrollo de nuestra circunscripción y el municipio … y el barrio metió su grito en elecciones parciales que se produjeron: ¡Queremos a Ariel! ¡Solo a él! Fue un grito masivo y democrático frente al vendaval de funcionarios haciéndole la guerra a mi Delegado por “quejoso”. ¿Quejoso? Después pude presenciar apoteósicamente como en tres reuniones la mayoría de la masa, lo reelegimos en toda la circunscripción y para mi asombro, el hombre con orgullo de su condición de revolucionario, de patriota y buen vecino con la verdad en la mano, llega hasta donde haya que llegar para nuestro bien y eso me enorgullece.

Hace poco, a raíz de tener un Delegado tan “quejoso”, cuestionador y que le interesa de verdad el barrio, ha removido cielo y tierra a instancias superiores y dice que hasta la Luna no para más cuando vio “cosas raras en Bauta” con el presupuesto destinado a la Zanja en Bauta.

Recuerdo como en cierta ocasión llegaron a limpiar un día, a escavar apresuradamente cuando el ciclón estaba entrando por los límites del pueblo, arrasando… Quizás piensen que sea un chiste, pero no. Como el pasado evento Meteoro, que llegaron y limpiaron con motivo a tan importante fecha el día antes, mientras se auto-filmaban con cámaras y celulares. ¿Qué estaban filmando? ¿Acaso este gesto es una burla frente a los vecinos?, pero igual puede ser asumido si se mira desde la óptica del vecino, hasta una burla para lograr la tarea, o una burla que es peor en todas sus dimensiones, al evento Meteoro en sí, y eso si es grave, y el delito es de ellos. En conclusión, el “habitual” cumplir, cumplir, cumplir. Pero… ¿y el resto del año cuando no hay eventos? Cuando no hay Meteoro, cuando no hay nada. ¿Por qué no la limpian? Qué hacer cuando ves que no limpian la Zanja como se debe y en algunos casos cuando la limpian, dejan la basura al borde de la misma, para que después esta vuelva al fondo con el próximo aguacero. Ahí uno dice… ¡Que brutos! O lo inaudito, que lleguen y limpien solo a ambos lados del puente que pasa sobre esta, un hueco cada vez más profundo, a tal punto que ya hay una poceta olímpica, y no limpien al interior de la misma, solo a la profundidad más íntima del hueco, a su interior oculto como si de llegar al interior del hueco o el centro de la tierra, pensasen en solucionar el problema del barrio. En fin, el problema me toca de cerca, más cuando oigo que aclaran habitualmente que depende de un “súper presupuesto nacional”. Uno piensa entonces y el presupuesto recaudado en el municipio, tal parece que se dedica a otros “fines”. Quizás sea muy cierto.

Ahí me viene a la mente otras “necesidades”, nuevos parques en Bauta, un Tanque (de adorno) del Acueducto sin sistemas de alcantarillados (de Bonito) a precios estratosféricos, la Funeraria destruida con la sabia idea de ponerla en un Teatro, y después en la sede de los Combatientes en Bauta, por no tener presupuesto planificado. Perforaron cuatro huecos al manto freático para que se fueran las aguas albañales y de alcantarillas del pueblo, para después sellarlo porque el CITMA mandó a cerrarlos. ¿A quién se le ocurre perforar dentro de un pueblo? ¡Qué horror! Y cuándo te hablan el mismo teque que no convence en un barrio con una detonante Zanja, oyes que te dicen: “Estamos trabajando muy duro, estamos haciendo lo posible e imposible, estamos teniendo logros, estamos combatiendo…” ¿Combatiendo qué? ¡Están destruyendo! Recuerdo que así le dije hace poco a un funcionario frente a la Zanja junto a mi Delegado, cuando trataba de seducir del tema y de las proezas para limpiarla, aclarándole yo que los que combatíamos éramos nosotros contra las ratas, mosquitos, cucarachas y después contra el agua con sus clarias putrefactas.

Por otra parte, el pueblo entero está con salideros, fosas por las calles que bajan desde el reparto la Cubalina, y hasta detrás del Teatro municipal, se está avivando una nueva laguna de aguas residuales y putrefactas, justo a dos cuadras de la Asamblea Municipal. Los residuos al final vierten en un solo objetivo: la Zanja, una Zanja u otra Zanja en otro lugar, pero es una Zanja como la de muchos, con vecinos incluidos, y muchos dicen con su razón: Bauta se fue al ocaso…

La evidencia está ahí, bien clara. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Quizás enfermos o ahogados en temporada ciclónica entre raras especies de peces, como las clarias, o mosquitos que fomenten crías como el Zika. Ya hay algunos escépticos que comentan orgullosos acerca de la misma Zanja, como la casa del Zika o el pulmón del pueblo de Bauta, y nada de eso me da gracia. Quizás hasta sea cierto. Creo que se debe analizar y no solo “maquillar la piel de mi Zanja”, a raíz de algún evento importante, reunión o la visita de algún político… menos dejar las lomas de sedimentos sacados de la misma Zanja a un borde de esta, para que florezca una pradera. ¡Hasta cuando!

Hace ya como un mes atrás a raíz de tener un Delegado tan “quejoso”, llegaron y tiraron dos camiones de polvo, con el fin de sellar la Zanja, para reparar o silenciar al Delegado. Asegurando que iban a meterse adentro a cavar, sacar árboles, suciedades, sedimentos y no han hecho nada, de nada, nadita. Ya ha pasado un mes y el agua de un lado sube, sube, requetesube y uno piensa en otras cosas… ¿Los mosquitos de la familia del Dengue o el Zika, ahí no dan crías? ¿Cuándo arreglaran la Zanja? ¿Para qué vertieron esos dos camiones de polvo ahí sin sentido y objetivo? ¿Quién responde por eso? Al paso que va, todo ese polvo vertido, se irá con las aguas. ¡Ah claro! Todo es de Liborio y del Estado, no son de ellos.

Mi Zanja anda en un laberinto donde no entra ese presupuesto del estado que viene desde arriba y se desvía… y mi Delegado sufre con nuestras incesantes quejas ya para la próxima reunión del delegado a sus vecinos, como del tema del mosquito en nuestras casas y en la Zanja no. ¿Acaso no hay presupuesto del Estado? ¿Dónde estaba el que prometieron en la pasada reunión en el barrio a los vecinos? A ya recuerdo, disculpen… la misma respuesta de siempre hacia el pueblo y por el pueblo para el que trabajan. Mientras tanto, que el Delegado haga como le dijo una vecina hace unos días con su razón asegurándole que aquí abajo todos se protegían las espaldas y le comentó: ¿¡Hasta el Comité Central no pares, no pares que aquí no nos responden, no nos respetan!? ¿¡Sigue removiendo el tema de la Zanja para que vean allá arriba como está esto aquí abajo!? Quizás sea cierto.

Esperamos ahora el segundo proceso donde rinde mi Delegado, y debe darnos una respuesta concreta y que nos convenza… ¿Llegará la respuesta después del presupuesto prometido que dijeron frente a la masa, los funcionarios de la Asamblea Municipal de Bauta, que estaba para colmo en una gaveta? Presupuesto que dijeron se vencía de no ejecutarlo en el tiempo comprometido. Será como esa canción de Buena Fé, donde parafraseo: la Zanja que pasa por el patio de mi casa no aparece en el mapa de mi ciudad…

Esperamos entonces en el barrio a mi Delegado, que nos debe responder a todos, al anciano, al pionero, a la federada, al obrero, hacia mi familia… entendemos al final al Delegado que elegimos nosotros por mayoría, por ser un vecino honesto que nos habla claro y no nos miente, como apreciamos su gestión en este laberinto burocrático en que él tampoco tiene nuestra solución, y ya hasta tengo pena con mi Delegado, con su esfuerzo en vano, con las respuestas y el peloteo municipal o provincial con mi Zanja. Pero todos les gradecemos que nos siga defendiendo como lo hace. Que yo sé, que él… tiene la razón y ver si gana la batalla, la nuestra contra la de ellos y sus respuestas que no convencen, ni nos convencerán al paso que van en este pueblillo de Bauta con sus historias que andan como rumores de boca en boca… y mientras tanto que no llueva, que la próxima crónica será en muchos botes salvavidas por el dique de polvo que vertió un funcionario inteligente, porque del barrio, de seguro que no nos vamos… nos ahogamos.

DELEGADO (4)DELEGADO (3)DELEGADOCallejón de los Perros/Bauta                                                                                                                    Abril 2016

FOTOS: Ariel Santana Borrego, Delegado del Consejo Popular no. 2, de la circunscripción no. 13, en Bauta, provincia de Artemisa.

El síndrome de Babilonia

El sindrome de Babilonia (6)

Por Denys San Jorge Rodríguez

Yo me indigno cuando algo no me convence, y me enorgullezco cuando veo a otros que actúan con ese sentido increíble de pertenencia, con mucha identidad y con el patriotismo necesario para batallar contra lo mal hecho. Hace unos días llegó el amigo Tito Pepín a mi casa, un bautense con un gran sentido de identidad y nieto del viejo Prudencio Quintana, otro amigo campesino muy orgulloso de su Finca. Una finca hermosa nombrada La Lealtad y muy llena de frutales, mangos, mameyes, guanábanas, hasta peras y duraznos. Una finca que las veces que he ido he podido presenciar, que ahí sí saben proteger y amar la tierra.

Tito Pepín, llegó igualmente muy indignado y me hizo recordar ese día dos cosas, a un amigo bautense y veterano combatiente muy indignado por los árboles que crecían encima de lo que fuera la UJC Municipal de Bauta. La otra, me hizo recordar aquellas diferentes obras y muy geniales de artistas cubanos contemporáneos, donde de pronto comenzaron aparecer en instalaciones, fotografías y pinturas, una céntrica fachada en la Habana Vieja que trascendió con su arquitectura y un viejo cartel, que nos vislumbraba en todo su esplendor donde decía: LA MARAVILLA, y que encima crecía un árbol, que se hizo inmenso a través de las obras que inspiró y de los años que estuvo ahí. Qué ironía. Fue este lugar punto de enfoque del obturador de disímiles artistas posmodernos, pintores de feria que reproducían en serigrafía “pál inglés” y turistas extranjeros muy curiosos que inmortalizaron aquella escena en que maravillosamente se convertía la sociedad desquebrajada por las raíces demoledoras, y todos documentaban la destrucción natural sobre la mano inteligente del hombre cubano y tan capitalino.

Entonces Tito Pepín, me hizo recordar esto… cuando muy orgulloso en una memoria flash me mostró aquel documental sobre los Jardínes Colgantes de Babilonia, una de las Maravillas del Mundo Antiguo, aclarándome que lo sacó del dichoso Paquete. Fue un documental apabullante cuando lo vi. Creo sin dudas que El Paquete, contra algunos escépticos que puedan herirse si puede resultar, muy interesante. No todo ahí es malo… Es sin dudas un producto muy inteligente y Tito Pepín, a pesar de ser muy joven lo sabe, y sabe además cuidarse de su contenido, como buen joven revolucionario de este país.

Mientras conversábamos del documental que circulaba pude percatarme que Tito Pepín, es un joven que siente y padece por su pueblo y me comentó de pronto muy pensativo: “La escultura que está a la entrada del pueblo no tiene nada que ver con los Jardínes Colgantes de Babilonia, pero le está creciendo una matica… creo que es una mata de laurel en la misma puntica… y son destructivas”.

   Cuando un joven cubano piensa, puede resultar conmovedor e inteligente. Tito Pepín, sabía en su condición de Guajiro al igual que su ancestro, de la calidad destructiva y de las características de la mata que crecía como de la magnitud del problema en ese sitio, en “la puntica”. Sabía que esa rama u otras que crecían por diferentes techos en Bauta desde hacía ya, nada tenía que ver con los fascinantes Jardínes de Babilonia, menos con los que él y su abuelo promovían en su extraordinaria finca, pero si sabía que podía provocar algo muy demoledor. Era verdad y también algo muy parecido a lo que en Bauta crecía desde hacía ya años a un costado del Teatro, en la hermosa casa que fue un día de la UJC Municipal y que ya tiene hoy un bosque completo encima, que crece, crece, crece… y van lo cortan y vuelve a crecer, y mientras crece destruye la edificación, solo cortan y sale a la luz nuevamente, y que empezó igual por una ramita, como las mismas que están creciendo y se pueden ver encima de diferentes organismos estatales en Artemisa, en Güira de Melena, en el Tribunal de Caimito y otros en Guanajay… y digamos que en Cuba entera.

Recordé como hacía tan solo unos días atrás junto a Ezequiel Sánchez Silva y Álvaro Pérez, dos grandes amigos artistas, hablábamos sobre este tema allí frente a la escultura bautense. Debatimos en ese momento sobre el futuro de las obras emplazadas en la naciente provincia de Artemisa, sobre su variedad de estilos, “su calidad” y sacamos a tono, la que se encontraba a la entrada de Bauta y frente a nosotros. Una verdadera escultura, aprobada en su momento por CODEMA, donde “La Matica de laurel”, ahora crecía. Esta obra fue realizada junto a otras a pocos metros de ahí, por dos grandes artistas valencianos y amigos de Cuba a finales del siglo pasado en esta localidad. Dos esculturas colosales que nos seducen por su fascinante minimalismo, dos obras que pasan inadvertidas para muchos, pero son dos obras que se integran respetuosamente a su entorno y que al verlas podemos respirar un verdadero ejemplo de la escultura ambiental, que se ha realizado en esta provincia y mi amigo Juan Quintanilla, sabe a qué me refiero cuando de escultura se trata. Según Ezequiel y Álvaro, sus autores son Julian Abril y Vicente Ortiz, dos escultores valencianos que un buen día llegaron a este pueblo y esculpieron estas piezas donándolas para Bauta y este país.

Tito Pepín, si bien me comentaba muy herido de “La Mata que crecía en la escultura del artista español…”, quedó prendido de lo que vió y solo me hablaba de aquellos jardínes de Babilonia con su grandiosa y enigmática flora, que construyó aquel rey Nabucodonosor II, que se convirtió en una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, que han sido sin dudas algo fastuoso que trascendió como un obsequio histórico a la memoria de la Humanidad. Según Tito Pepín, él quisiese hacer eso en la Finca de su abuelo tan llena de frutales, de mangos, con mameyes y guanábanas sobre un césped tan hermoso que quizás no tengan nada que envidiarles a los jardínes del rey persa. Por mi parte sabía que era verdad.

Pero, jardín y maleza, son dos conceptos muy diferentes, y eso lo sabe mi amigo el veterano combatiente muy indignado que estaba orgulloso de su sede de la UJC en Bauta que un día se dejó perder, un hombre digno que luchó en Angola, que cree en Cuba y en su Revolución, asegurándome que tenía hasta ganas de ir “pá arriba” a dar la queja en La Habana, ya que aquí no hacía efecto. Pero la azotea de la otrora UJC en Bauta, no es el jardín que embellece, es la maleza que destruye. Menos lo que Tito Pepín, vio en el documental del Discovery, tiene que ver con los techos donde crece la maleza, el olvido y abraza el abandono con sus raíces al lado del Teatro de Bauta, y a las que yo he nombrado como El síndrome de Babilonia… desde hace un buen tiempo después de que vengo presenciando en diferentes instituciones estatales, el deterioro de algunas de las mismas y como padecen igualmente del síndrome que las abraza, que las consume. ¡La hierba crece y no la cortan! Así dicen muchos, y además mi amigo de los combatientes de Bauta muy colérico… ¿Qué está pasando? Si bien no es una maravilla, es nuestro patrimonio, y es un raro fenómeno de abandono a la vista de todos que viene acrecentándose en el país, es sin dudas el abandono por parte de diferentes organismos y funcionarios locales. Es síntoma del olvido y la desidia, como si la ramita que crece, no hiciera daño al país, o no importase… o fuese necesario, crear un desglosado presupuesto con años de antelación, armar una súper brigada capacitada, planificar grúas o importar un veneno mortal traído de la propia Amazona, o lo peor… destruir la edificación para eliminar el problema de “cuestionadores e indignados” en torno al problema. ¿Quién es el responsable? Pero tampoco son los jardínes que quisiese ver Tito Pepín en su finca, es la pérdida de sensibilidad de muchos que, si bien ven esta crítica, se escuden en justificaciones. Pero… ¿con la maleza, con la hierba y árboles que ha crecido ya durante meses, años… que excusa pondrán? ¿Acaso hace falta un cálculo para ejercer esta noble labor? Pero cortar maleza, árboles en los tejados y las raíces que se disipan en las paredes de fachadas o en “verdaderas esculturas” a ojos vista de todos, no es un trabajo sobrenatural.

Tito Pepín, a pesar de ser un joven guajiro, y de ver El Paquete, tiene una gran sensibilidad por su pueblo, por esta isla y una gran fe en su proceso revolucionario y deseamos que nuestra Cuba supere muchos obstáculos institucionales, burocráticos y “mentales”, como asegura el profesor Calviño, que dejan al menos que la hierba crezca en distintas fachadas como la antigua casa que fue de la UJC en Bauta, donde mi amigo el veterano combatiente se encuentra indignado con razón. Pero… ¿Qué pasaría si los escultores españoles Julian Abril y Vicente Ortiz vieran sus obras consumidas al ocaso por la maleza? Unas esculturas donadas un día como símbolo de la solidaridad con la isla cubana y a Bauta.

Creo que, si al paso que van estas matas con todas sus malezas, no lograran convertirse en una maravilla de la Humanidad, convertidas en El síndrome de Babilonia… si de seguro borrarán de la faz de la tierra y de la memoria de sus habitantes edificaciones y monumentos como lo hermoso que fueron, antes que dejaran que la maleza con sus raíces exterminadoras la consumieran y la vertieran al olvido entre los escombros, como La Maravilla que un día fueron, o la idea es borrar el ayer y una cosa cierta es por la culpa de los que aún… no se indignan ni se indignarán.

El sindrome de Babilonia. DENYS SAN JORGE (2)

Callejón de los Perros/Bauta

Abril/2016

FOTO1 y 2: Escultura en Bauta de los artistas españoles Julian Abril y Vicente Ortiz.