Archivo de la etiqueta: Carlos Manuel de Céspedes

Reinando el silencio la piedra bruta se moldea

Reinando el silencio la piedra bruta se moldea[1]

POR Denys San Jorge Rodríguez

La Masonería Universal ha sabido de la importancia del silencio y con esteresguardóla importancia sagrada del simbolismo del Arte Real. El símbolo ha sido cómplice del silencio y desde tiempos prehistóricos el símbolo ha transformado a quien lo entiende, con mensajes y significados misteriosos[2].

El silencio constituiríadesde sus inicios para la Hermandad, un gran peso dentro de la arquitectura y la geometría,siendo uno de sus más preciados pilares, desde sus mismos cimientos morales, asumido con gran fuerza entre un grupo decanteros medievales, que supieron que la piedra que se conspiraba a golpe de cincel en estas artes ocultas, siempre estaría unida al destino de la Humanidad, desdelos misterios de constructores en aquellas pirámides de Egipto y las célebres tablas de piedra del pueblo hebreo enla Antigüedad, estaban enfrascados estos constructores en la búsqueda de Luz y la Esperanza en lo divino.

Arte Real, significaría entonces la construcción de edificios en piedras, donde la arquitectura y geometría iríanunidas en elipsis de la mano, enfocada en la Libertad de lo eterno. Durante siglos, el albañil en su obrar silencioso moldeó lo bruto y dio formas sublimes en obra de arte, que se expandieron en el mundo antiguo, en secretos bien resguardados de generaciones a otras. Bien lo apreciaba el arquitecto Hiram Abif quien era el idóneo en estos secretos, siendo un maestro de estas Artes, sin la cual ningún gran edificio podría ser concebido, ya que este arquitecto estaba preparado para tallar la piedra bruta, mejor que cualquier otro de los expertos artesanos[3].

El secreto del albañil en la práctica del Arte Real, con el uso ágil de sus instrumentos sobre la piedra bruta yde su inspiración creativa dieron un resultado increíble con sus expertas intenciones, que solo se pasó de uno a otro de estos expertos constructores por siglos, mostrándose en templos, columnas, obeliscos, catedrales, pirámides, castillos y grandes obras que mostraban un hábil manejo del dominio técnico con simbologías desconocidas para el mundo profano, siendo codiciado y perseguido desde la antigüedad.

El propósito del albañil al moldear la piedra bruta, es la búsqueda perfecta de lo divino, bien lo supo el escultor Frédéric A. Bartholdi, autor de La Estatua de la Libertad, un destacado artista y masón universal, que dio forma a diferentes materiales para lograr esta, su obra cumbre, con mucho simbolismodentro del Arte Real en la Historia de la Humanidad.El simbolismo del Arte Real ha estado también presentedentro del silencio que juraron y resguardaron cuando edificaronestos ingeniosos albañiles su accionar, sobre las más ordinarias piedras. Ese silencio en la creación y la búsqueda de la Luz sin dudas, posee un valor incalculable en el destino de la Hermandad.

Bien lo sabía el Q:.H:. y Héroe Nacional de Cuba José Martí, que sabía de la importancia del silencio y de los símbolos. En el libro Martí ciñó el mandil[4],su autor nos muestra que: “Anahuac fue el nombre simbólico de Martí en la masonería y que, con posterioridad, extendió su uso, ya como seudónimo, a sus actividades revolucionarias”, sería sin dudas de mucha importancia dentro del simbolismo masónico el silencio con que se asumió este “alias”, dentro de la búsqueda igualmente de la Luz y haciéndose referencia en este libro que “Anahuac”, era empleado ya como nombre simbólico por aquel joven intelectual cubano, que buscaba la Luz dentro de la masonería en el lejano 1871.

En Cuba, se supo claramente sobre el silencio en la búsqueda de la Luz, al confeccionarse porun grupo de cubanos la bandera cubana y ondearla por primera vez, inspiradabajo los preceptos masónicos, estos fueron intelectuales como Cirilo Villaverde, y del también masón y poeta TeurbeTolón, junto a otros cubanos como Narciso López, quién era igualmente masón y partidarios de la causa separatista, que crearon nuestra enseña nacional. Surgiría con ellos así y dentro del simbolismo del silencio, la enseña a la que debemos respeto y lealtad. Para el color rojo, estos masones decidieron en el silencio conspirativo el triángulo equilátero simbolizando la grandeza del G:.A:.D:.U:.y todos sus lados con las mismas dimensionesaludirían a la divisa masónica de Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Su estrella de cinco puntas simbolizaría la perfección del Maestro Masón, con la Fuerza, la Belleza, la Sabiduría, la Virtud y la Caridad. Comprendiendo en su integración los tres números simbólicos, donde elsimbólico tres, de sus tres franjas azules representa la armonía ideal y las tres regiones en que se dividía Cuba; el cinco comoderivación de la suma de todas las franjas, significa el espíritu vivificador, que perpetúa la naturaleza; y el siete que se obtiene al sumar el triángulo y la estrella,sería un número considerado divino por los judíos y los griegos[5].

Si la bandera que ondeó primeramente en Matanzas y luego por la campiña cubana de las manos de los mambises, ondulandomuy vigorosamente al estruendo de trepitosos sonidos de guerra, de cornetas que tocaban sonidos de a degüello, de diana y a bota-sillas, tendría sin dudas su simbolismo masónico, lo tendría igualmente Perucho Figueredo al inmortalizar el Himno Nacional y Carlos Manuel de Céspedes al crear en plena manigua la Logia Independencia, sin dudas ellos sabían del Arte Real y del simbolismo del silencio, que ha estado también presente en los objetivos que resguardaron a otrosluchadores independentistas como Simón Bolívar, George Washington, Román de la Luz, Máximo Gómez y Agramonte, que estaban como mismo lo estuvo “Anahuac”, como mismo desde la perfección del arte lo sintieron los compositores Wolfgang Amadeus Mozart o Ludwig van Beethoven, en la búsqueda insaciable de la Esperanza y la Libertad de la Luz.

Eso lo han podido presenciar y sentir los masones bautenses de la Respetable Logia Perfecto Lacoste durante 59 años. Fundada en 1958, esta Logia posee una piedra bruta muy singular que a todos nos enorgullece. Mística. Simbólica. Cargada del peso y con la energía de la historia de un rincón olvidado del territorio artemiseño en Cuba. Es un peñasco traído según el estimado bautense Eduardito, el hijo del Q:.H:.fundador de este T:. Eduardo Ordáz, quien también por aquellos días fundacionales en que era ajefista de la institución, fue junto a su padre y el hermanoErnesto San Román, en el Jeep de Barroso, con otrosH.H:.fundadores de este T:.Que inspirarían con su accionarentonces al Arte Real, del propio terreno donde Perfecto Lacoste tenía su ingenio Santa Lucía y se nombraba para ese entonces como Central Habana, cerca de la trocha de Mariel a Majana, donde traerían ese día según Eduardito, aquella piedra bruta en que se levantaría el simbolismo sagrado masónico y otra para pulir.

Mejor inicio no pudo tener el Arte Real para esta institución bautense, donde sus masones venidos de las R.R:.L.L:.“Verdad y Pureza”, “Fraternidad y Constancia” y “Acacia” decidieron fundar un nuevo T:. que abriría sus puertas en Corralillo, pero que se inició en Salvador Cisneros No. 256, con una piedra simbólica de suelo cubano, cargadadel silencio patrio de esa complicidad dentro de la historia, donde descansaría aquella Orden masónicaque se gestaría por iniciativa de aquellos primeros quince Maestros Masones Libres y Aceptados, que guiarían a los nuevos aprendices del Taller de Bauta en la faena de desbastar aquella piedra bruta, que se convertiría en una obra de arte moral y social durante décadas, donde arquitectura y geometría edificarían una gloriosa obra en lo profundo de su discreción.

Estos Masones bautenses que iniciaron aquel Tallerbajo los postulados de la Hermandad y que solo duró varios meses en Salvador Cisneros No. 256, pues se mudaría ese mismo año hasta su sede actual, necesitaban nombrar su institución y quien mejor que un patriota que había dado mucho a la causa de la soberanía. Ellos sabían que Pedro Perfecto Pascual Lacoste y Grave de Peralta (Holguín, 1858) fue “Hijo Ilustre” de Bauta en la República[6], como que también en su homenaje durante esta en Bauta, la calle 156 fue nombrada en su honor y en la década del cuarenta se fundó la Escuela Superior de Bauta Perfecto Lacoste[7]. Hubo en estas inauguraciones de seguro mucho simbolismo y gratitud, hubo de seguro mucho honor y patriotismo bajo un profundo respeto y silencio hacia aquel, que hizo un elevado aporte a la emancipación dentro de la historia.

El simbolismo del silencio en la historia, bien lo pudo asegurarnuestro Apóstol, quien sabía acerca del secreto del albañil en la práctica del Arte Realy fue partícipe, de la importancia del silencio en la que conspiró por la Independencia de Cuba en aquel Anahuac. En el libro Los silencios quebrados de San Lorenzo, su autor Rafael Acosta de Arriba, también nos muestra la importancia del simbolismo en la vida y últimos días de silencio del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes; y el Historiador de la Ciudad de La Habana Eusebio Leal en su libro: El Diario Perdidode Carlos Manuel de Céspedes, nos muestra ese mismo silencio que resguardaron esas trascendentales páginas de dolor y traición que sufrió el Padre de la Patria, y que se codiciaron por su importancia en la historia.

El simbolismo del silencio sin dudas ha estado presente y lo sintió desde niñoPerfecto Lacoste, que tenía diez años, cuando sus tíos ingresaron a la lucha por la Independencia de Cuba, aunque no era masón, bien sabía de la importancia de la discreción, como mismo los antiguos albañiles, pues tuvo que guardar silencio y durante su vida, fue un portador de este en sus acciones conspirativas ayudando a masones cubanos, en pos del beneficio de la Libertad.

En aquel 1958, la naciente LogiaPerfecto Lacoste haría honor aquel patriota cubano, conspirador astuto, valeroso, que en los Estados Unidos estudiaraen la Universidad de Pensilvania y que en medio de la guerra él y su esposa le proporcionaran al bautense Baldomero Acosta caballos para encontrarse con Maceo[8], donde finalizada la guerra,las autoridades norteamericanas lo nombraríanel 14 de enero de 1899 como el primer Alcalde de La Habana[9], fundando La Banda de Música y un año después el 1ro de marzo de 1900 pediría una licencia de su cargo como Alcalde.Quizás en aquellos días de enero de 1896, el Q:.H:. y general Antonio Maceo y Grajales estuvo cerca de la piedra bruta aquella del ingenio Lucía y que hoy tenemos en nuestro Taller, quizás también estuvo el bautense Baldomero Acosta, muy cerca de aquella piedra que fue cómplice y guardó silencio del apoyo prestado por Lacoste a la independencia cubana. Con sus acciones independentistas Perfecto Lacoste, sabía que el hombre puede liberarse de la ignorancia que lo mantiene en el estado bruto, buscando con sus obras Esperanza y la Libertad de la Luz.

Se designaría entonces en este nuevo taller bautense como Venerable Maestro a Ernesto San Román;1er Vigilante a Eduardo Ordáz; 2do Vigilante a Juan B. Delgado; secretario a Felipe Wenceslao Pérez; Maestro de Ceremonias a José F. Morales; Primer Diácono a Francisco Gutiérrez; Segundo Diácono a Ramiro Pastoriza; Tesorero a Domingo Rodríguez y Hospitalario a Secundino Fabelo. También estarían los Maestros Masones, Rafael A. Reyes López, Isidro Echevarría, Pablo Gutiérrez Hernández, Dionisio Morales, Bernardo García Coro y Olegario León Rodríguez.

Sería un inicio glorioso de una institución que hoy está de festejos y eso lo supieroncon mucho orgullo losQ:.H:. Juan Bautista, Alfredo Díaz, Laudelino Abreu, Orlando Piedra, José Antonio Prieto, Jorge Rojas, Eladio Rivero, Witman Lago, Julio Cesar Dorta, y muchos otros que en su momento han guiado de frente a la piedra bruta los destinos de la Logia, como todos los H.H:.que han pasado por este Tallery han sentido quizás la energía que emana del simbolismo del Arte Real que un día estuvo cerca entre independentistas y Perfecto Lacoste.

Ha concluido un año más de andar masónico y hoy junto a esa piedra bruta estamos reunidos, celebrando el 59 aniversario de este humilde Taller, donde tenemos un año provisorio por delante de mucho trabajo, que nos llevará a recibir un 60 aniversariode orgullo, realizando la obra de la masonería y honrar a nuestros antecesores,bajo la máxima masónica del salmo 133, el mismo que se postularon los fundadores de este Tallery en esta comunidad, que inmortaliza:“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía”.

Reinando el silencio y a partir de ahí,el alma de la piedra bruta se ha mantenido despierta y lo que se gestaría en un lugar profano, se convirtió en sagrado, donde por décadas en sus distintas direcciones los masones bautenses de la R:.L:.Perfecto Lacoste han buscado la Esperanza y la Libertad de la Luz en el Oriente, mostrando esa máxima imprescindible para esta Instituciónde nuestro Q:.H:. José Martí cuando expresó: “Obrar irreprochablemente, perfeccionar el ejercicio de la libertad, preparar a los ciudadanos a la vida pública, ayudar al logro de toda noble idea…”, fue este el axioma de “Anahuac” en que se basaron también y donde trabajaron inspirados en los baluartes de la arquitectura y la geometríaideal,sobre la piedra bruta traída de aquel real y simbólico Ingenio Lucía, desaparecido ya en el tiempo, moldeando y desbastando la imperfección más agreste, creando una obra Moral e incansablemente en lograr una piedra pulida, para alcanzar la Virtud dentro de la sociedad bautense y cubana, defendiendo la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad de los hombres.

Venerable Maestro, He cumplido, Muchas Gracias.

Denys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Madrugada de 28 de enero/2017.

[1] Trabajo Central, leído en el Aniversario de la R:.L:. Perfecto Lacoste, en Bauta, el 6 de febrero de 2017, a las 8 PM. 

[2]Musquera, Xavier: “Ocultismo medieval. El mensaje secreto de los constructores”.

[3] En “Los Hijos de la luz” de Raymond François.

[4] Sánchez Gálvez, Samuel: “Martí ciñó el mandil. Prueba documental de su filiación masónica”, Biblioteca Nacional José Martí, Ediciones Bachiller, 2007, Cuba.

[5]http://www.diariomasonico.com/

[6] En Catauro Bautense, libro inédito de Omar Ríos y Eduardo Ordáz, sin publicar. 2008.

[7] Hoy ESBU Camilo Torres.

[8] Documento inédito dela colección de Emilio Cueto, en Washington D.C., EE.UU.

[9] Del Portillo, Lorenzo G.: “Sr. Perfecto Lacoste”, en “Cuba y América”, p. 16, octubre 1899. 

Anuncios

El día masónico y bautense de Eusebio Leal

El día masónico y bautense de Eusebio Leal

EUSEBIO LEAL en Bauta (22) (Large)POR Denys San Jorge

Al Q.:H.: Humberto Reinoso

que le duele ver

el busto deshonrado.

 A mi amigo el escultor Juan Quintanilla,

por tan gloriosa obra para el pueblo de Bauta.

En Bauta, cada día cuando paso por su parque municipal y veo el busto en bronce a Antonio Maceo, con sus tres simbólicas estrellas… y a menudo, lo veo sucio en su pedestal de cemento por la desidia ciudadana, como por el abandono estatal que no vela por estas actitudes irresponsables, me duele intensamente y recuerdo mis emociones sentidas, como el orgullo cuando escuché al Historiador de La Habana, el Dr. Eusebio Leal, al inaugurar ahí mismo, ese busto al Lugar Teniente General Antonio Maceo y Grajales, cuando habló con mucha pasión y respeto, acerca del papel que jugó la masonería en nuestras luchas independentistas.

Casi una década después, el 7 de diciembre del 2013, sentí las mismas y raras sensaciones cuando documenté junto a mi colega la cineasta Yessi Lezcano, toda la procesión masónica realizada desde mi Madre Logia Perfecto Lacoste, hasta el Parque Municipal de Bauta, al busto de este gran patriota y masón cubano. Una procesión de respeto de los masones bautenses al prócer de la Independencia cubana por toda la calle Martí, portando una ofrenda floral, banderas cubanas y estandartes masónicos. Era una peregrinación patriótica de la Hermandad masónica hacía el Monumento al Titán de Bronce que murió en los mismos territorios y valles bautenses, en San Pedro, en el lejano año de 1896 bajo la metralla española.

Aquel era una recorrido, como hacía tiempo no se realizaba en Bauta. Nunca en mi caso había visto uno. Era una marcha de respeto y honor al Hermano libertador, donde escuché a muchos masones hablar ahí, mientras tiraba una foto tras otra, como evocaban el día que los visitó aquel gran cubano y entró después con mucho respeto y orgullo a nuestra Centenaria Logia Salvador Cisneros, y que sin ser masón ofreció un discurso magistral sobre la Patria y la Fraternidad en la manigua, sobre héroes, sobre masones, sobre libertadores, sobre cubanos y revolucionarios, mostrando así la importancia indiscutible de la masonería para Cuba.

Los hermanos, allí reunidos aquel diciembre de 2013, lo decían con orgullo hacia aquel semejante al que todos aprecian y respetan, que publicó además el Diario Perdido de Carlos Manuel de Céspedes, y muchos Hermanos bautenses de Bauta, aún recuerdan con satisfacción el día que Eusebio Leal estuvo junto a ellos y acudió al llamado de la Hermandad, como un deber y se reunió junto a los masones en el parque municipal y el pueblo de Bauta, y cuando después fue y se sentó junto a ellos en el interior de la Logia Salvador Cisneros.

Mi amigo el escultor cubano Juan Quintanilla, artista quien vive en la Playa Baracoa de Bauta y autor de este busto, recuerdo cuando me comentó recientemente con mucha satisfacción: “…para mí es un honor y gran orgullo tener una escultura del mayor general Antonio Maceo y Grajales en tan prestigioso lugar, en primer lugar, porque fue una petición de la Masonería de Bauta a Eusebio Leal, y de Leal a mí, y en segundo lugar porque la personalidad de Maceo, sus ideales, su lucha, su vida, representan el humanismo, la hermandad y la solidaridad por los que sabemos están unidos y trabajan todos sus miembros. El día de la develación fue un acto inolvidable, acudieron muchas personas, niños con flores, masones y pueblo en general, muy sabias las palabras de inauguración de Eusebio que habló en el acto inaugural y asombró a muchos por sus profundos conocimientos, como cuando habló dentro de la Logia Salvador Cisneros de Bauta sobre la Masonería en Cuba”.

Aquel 6 de enero de 2004, se celebraba un aniversario más de cuando la Invasión mambisa entró a Bauta en 1896 liderada por Máximo Gómez y el propio Antonio Maceo. Yo estaba como un bautense muy deseoso de ver la develación del busto como de oír a Eusebio Leal y todo el pueblo de Bauta estaba detenido con mucho orgullo. Había una intensa brisa y se recibían los rayos de sol en esas horas de la mañana, donde el Historiador comenzó hablar frente a una multitud congregada, con la pasión que lo caracteriza, comentaba de la Patria y sobre ese busto a ese gran cubano y masón, por iniciativa de las logias masónicas locales (Resp. Logia Salvador Cisneros y Resp. Logia Perfecto Lacoste), donde él mismo obsequió ese busto para Bauta y sus masones, y yo desde la acera del frente como un profano más… escuchaba sus palabras quedando cautivado donde el Historiador mostraba el amor a la Patria y a la figura de Antonio Maceo.

Al final, Eusebio Leal bajaba aquel fino tejido blanco dejando al descubierto el rostro heroico de nuestro Maceo, bajo los fuertes aplausos del pueblo bautense.

Quedaba así, el busto en bronce del escultor Juan Quintanilla develado con las palabras del propio Historiador, frente a la amplia multitud reunida allí de pioneros, masones de todas las logias municipales y de pueblos cercanos como el Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, también estaban las autoridades locales y el pueblo reunido, que le rendían honores a uno de los cubanos más grandes y trascendentales que ha dado la historia nacional en las luchas por su Independencia, que enorgulleció a la Hermandad y supo del simbolismo de la escuadra y el compás, defendiendo así cómo un ejemplar masón la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad de los hombres en la manigua, y caía entonces en la lejanía del pasado, a la inmortalidad gloriosa dentro de los propios valles bautenses.
EUSEBIO LEAL en Bauta (13) (Large)denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Agosto/2016

 

En San Lorenzo… con Rafael Acosta de Arriba

En San Lorenzo… con Rafael Acosta de Arriba

DSC01096POR Denys San Jorge

Hay libro que se agradecen su lectura y si vienen dedicados de obsequio mucho más, hay libros prodigiosos que te seducen y te llevan al mismo pasado de manera mágica y uno sin saber de pronto cómo llega, pero está ahí, entre montañas, entre balas, entre heridas… Son libros tan necesarios que debieran reimprimirse una vez tras otra, más cuando hablan y evocan la Patria nuestra.

Uno que agradezco tenerlo es Los silencios quebrados de San Lorenzo. Su autor es un gran cubano que siempre admiré desde que era un estudiante de la Academia San Alejandro, y que es sin dudas Rafael Acosta de Arriba. En Bauta, y en mi peña Mezcla, he tenido el privilegio en varias ocasiones de contar con la presencia de este gran ensayista, crítico de arte y poeta increíble de incalculable valía.

La primera vez en Bauta… presentó su fastuoso libro de fotografía La seducción de la mirada (Editorial Polymita), un excelente proyecto bien acogido por la crítica y la intelectualidad cubana como por coleccionistas internacionales y público en general, que muestra el tránsito de la fotografía del desnudo en Cuba desde mediados del siglo XIX hasta el 2013. La segunda ocasión ahí mismo en la biblioteca bautense, fue junto al coleccionista cubanoamericano Emilio Cueto, otro amigo en común.

Recuerdo que, en esa primera visita a Bauta y en mi casa, me obsequió su libro de Los silencios quebrados de San Lorenzo, sobre la figura de nuestro Padre de la Patria, quién siempre he admirado y quién además era masón y Venerable Maestro de la Logia Buena Fé en Manzanillo.

En Los silencios quebrados… pude apreciar muchos detalles de la vida del ex-presidente de la República Carlos Manuel de Céspedes, donde con su lectura quedaba estupefacto y pude hasta sufrir en aquellos sitios montañosos y de grandes despeñaderos mientras leía, imaginando sus últimos pasos y su caída al abismo errante del martirio. Es sin dudas un libro magnífico, que he disfrutado de sobremanera en los últimos tiempos y que ya más de una veintena de amigos bautense me lo han pedido para disfrutar sobre aquel lejano lugar donde Céspedes, pasó sus últimos días y que Acosta de Arriba disertó en torno a este lugar de una forma magistral, con un elevado sentido de identidad y de patriotismo.

En torno a este libro el Dr. Eusebio Leal, planteó: «Después de concluir la lectura meditada del precioso libro Los silencios quebrados de San Lorenzo, mi espíritu ha quedado como sobrecogido por la misma emoción que se percibe al caminar por aquel paraje de la sierra oriental… El autor ha estudiado todo, absolutamente todo lo que hasta hoy se ha escrito sobre el hombre del 10 de octubre. Esta obra es como una lámpara encendida, de aquellos que se colocaban en el paraninfo de los templos en la antigüedad clásica».

Es muy cierto. Una de las anécdotas que recuerdo de Acosta de Arriba, es cuando me comentó fascinado que fue al mismo lugar de San Lorenzo a presenciar por que le era muy necesario la escena cuando el Padre de la Patria se sintió rodeado y amenazado a muerte, para ver igualmente por donde caminó, donde se sintió también amado y sintió la brisa fresca, o ver donde se sintió desterrado y traicionado, o estuvo así sus últimas horas aquel iniciador de las guerras independentistas del 10 de octubre contra aquel batallón español que provocó su muerte el 27 de febrero de 1874 y sin escolta alguna, y era mágico oírlo ahí en mi casa en el Callejón de los Perros, en Bauta contar sobre su experiencia allá en aquellas olvidadas lomas con tanta épica.

Agradezco a Rafael Acosta de Arriba su regalo, con el cual también me he sentido increíblemente apasionado y seducido a caer frente al mismo abismo en San Lorenzo, no importa, más con este libro tan patriótico y necesario, tan cubano.

FOTO Alejandro Avila En mi peña MEZCLA presentando La seducción de la mirada

 denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros, Bauta

Julio, 2016

 

En libros desenterrados… los misterios descubiertos

Corbea.. ARIGUANABO REVISTA febrero 1948 007

POR Denys San Jorge Rodríguez

Un libro, un recorte de prensa (aunque sean minúsculos), un periódico de décadas atrás, un diario personal o un folleto cualquiera de la serie de: “Raros y Valiosos” de una posible biblioteca o un archivo personal; y con ellos un vestigio de la propia historia rescatada del olvido, del ostracismo o restaurados con el noble propósito de que no quede en la desidia o el abandono, es un tesoro valiosísimo.

Su legado y la importancia dentro del patrimonio local, nacional o universal para generaciones que preceden a contemporáneos y esa historia encontradas se convierte en un hecho trascendente y de por sí… muy misterioso.

Cuando comencé por los predios de Cayo de la Rosa y por callejuelas de Bauta inspirado en hacer “algo” con la historia local, decidí desde el inicio, registrar en esa gaveta que es la memoria y el olvido, sin saber quizás las sorpresas con aquella frase del poeta español: Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Para mi asombro surgieron fotos, documentos, páginas rasgadas, recortes amarillentos de imágenes y disímiles objetos que sin dudas hicieron crecer mi interés aun mas por esa cultura local que para muchos a quedado en el pasado y para mi cada objeto o documento encontrado se convertía en mi fiesta innombrable.

Mi amigo el periodista Miguel Terry Valdespino escribía con un excelente título Soñador en la Avenida Dayton Hedges una reseña crítica al verme apasionado sobre mi novela en torno a Cayo de la Rosa y yo tocando puertas, entrevistando viejos veteranos textiles, esos hombres y mujeres que vivieron la República y que también fueron obreros vanguardias dejando plasmado: “Bauta entera guardaba, de manera cómplice, una historia que se negaba a morir entre la abulia y el desgano del depredador y el “bostezador” contemporáneo de la Isla de Cuba”. Era verdad.

En este andar, caminando por Bauta y por su pueblo textilero en medio de su laguna seca y borrada del mapa, surgieron libros importantes y folletos con extintas ediciones y en ellos para mi asombro un día encontré un libro valioso y extinto, Con la Kodak del recuerdo, que también hablaba de aquel Batey textil en una reseña nombrada: Un Callo que no duele ni molesta, ahí su autor el historiador René Valdés Acosta, un intelectual y ejemplar masón que siendo bautense además e hijo de aquel noble e inmenso maestro Carlo Valdés Rosas al cuál yo con mi mirada acariciaba desde niño su busto en el parque municipal de Bauta y nombrado un día Parque Barreda, veía como entonces el historiador había sido consecuente en las circunstancias que le tocó vivir de inicios del siglo xx y agrupó la historia en torno a Bauta y su progreso, donde hoy muchos no saben su legado, sus letras y libros grandiosos, como esta Kodak del recuerdo… extinta y que un día el intelectual cubano y bautense amigo Abilio Estévez desde España me subrayaba comentándome que él tenía con orgullo una Kodak del historiador bautense que celosamente guardaba en su habitación en Barcelona, Abilio sabía bien la importancia de este documento, su legado.

Con la Kodak del recuerdo… mostraba la Bauta que emergía en los nuevos cimientos restaurados con el tesón y la voluntad de buenos hombres y mujeres criollos y otros emigrantes de pueblos cercanos y de otras naciones que fueron llegando a la comunidad durante la primera mitad del siglo xx nucleándose en torno a sus sueños, quienes fueron fundadores de un nuevo pueblo, con sus Logias, asociaciones fraternales y de distintas sociedades. Mostraba entonces Con la Kodakla Bauta después de una cruenta guerra contra España, un pueblo sufrido de desolación e incendios, de exterminio weyleriano y de la valentía de sus próceres locales .

Seguí una pista tras otra de la historia local, con la constante fe de que …se hace camino al andar, encontrando esas viejas revistas Ariguanabo de la etapa republicana en Bauta donde se mostraban en todas sus ediciones los aportes de todas las Logias locales en la población y colegios, de Becas que ofertaban, y hace tan solo unos días de este febrero ya después de haber terminado mi novela y ahora en la faena de filmación del documental Cayo de la Rosa, un Paraíso Textil, surgió una nueva pista y muy interesante en una revista Ariguanabo de aquellos obreros y empleados de la otrora Compañía Textilera Ariguanabo S.A. del viejo Dayton Hedges, una hermosa revista de febrero 1948, que para mi asombro en sus páginas perfectamente conservadas surgió en una fotografía un nombre y un gran bautense que un día conocí estrechándole la mano a finales del 2006, y me dijo con orgullo que era masón mientras me mostraba una sonrisa, después supe que lo nombraban con afecto: El Masón de las bolitas blancas y en esa revista lo premiaban por no haber faltado un solo día en el año 1947 a esa fábrica textil de los dueños americanos, hecho que repitió toda su vida hasta retirarse. El amigo Luis Corbea. Un obrero vanguardia, un ciudadano y masón ejemplar que hace tan solo dos días de este febrero cumple dos años de fallecer y de que lo vi por última vez esa noche en la Logia Salvador Cisneros de Bauta, En esa misma Logia creada el domingo 27 de febrero de 1915, en que ingresó igual un día el historiador René Valdés Acosta, en la misma que también formaba parte el poeta Julio Carrasco Herrera, y ahora lo veía retratado en una fotografía perdida de una revista desenterrada que un amigo me hizo llegar ahora en todo su esplendor, feliz y con un premio que recibía a su ejemplaridad y al verlo ahí en Ariguanabo… y recordar aquella vez primera vez que le estreché la mano tuve mis más profundas alegrías.

Hoy 27 de febrero, en que escribo estas líneas donde evoco de mi localidad libros extintos y grandes masones que por las coincidencias del destino han reaparecido así de pronto… sé que el rescate de la historia es una fiesta innombrable, me viene a la mente un libro fascinante de Eusebio Leal Spengler, el Historiador de la Ciudad de La Habana y es su libro: El Diario Perdido de Carlos Manuel de Céspedes, quien ha sido una de las figuras más importantes de la historia cubana y el iniciador de las Guerras de Independencia y este Diario Perdido…nos rescata ese patrimonio incalculable. Hoy en este febrero a los 142 años de su muerte en San Lorenzo ese Diario Perdido… como para mí lo es esa última revista Ariguanabo donde aparece inmortalizado ahí el amigo masón Luis Corbea, es ese Diario Perdido… una joya inmensa que muestra esas íntimas líneas de patriotismo, de valentía y de hermandades en los valles cubanos, como también de temores y sufrimiento. Se bien porque mi amigo el intelectual cubano Rafael Acosta de Arriba se ha cautivado tanto con la historia y la figura del Masón y Padre de la Patria que se alzó un día en La Demajagua, y en su libro: Los silencios quebrados de San Lorenzo, uno queda hechizado al leerlo y también quiebra al andar con la historia desenterrada y descubre que camina quizás por las mismas laderas de aquella sierra en el oriente y recuerdo cuando Acosta de Arriba me comentó que se le erizó la piel cuando hizo un estudio de campo y estuvo en el mismo lugar de San Lorenzo donde el Padre de la Patria que un día sacrificó a su hijo Oscar tuvo sus últimos días, semanas y horas… y me dijo que solo miró al despeñadero en aquellos valles misteriosos por donde un día caía a la inmortalidad aquel glorioso cubano y ejemplar masón que defendió la libertad, la igualdad y la fraternidad de los hombres.

Callejón de los Perros/Bauta

Febrero 27/2016

FOTO: El empresario Burke Hedges entrega al obrero bautense Luis Corbea (derecha) Premio a la Constancia en Cayo de la Rosa en 1948. (Revista Ariguanabo 1948)

Sin huir de la Maruca… ¿Por qué huir acaso de semejante hembra?

(…en torno a la cuentística de Francisco García González)

Por Denys San Jorge Rodríguez

¿Qué quieren las mujeres? Leí riendo al contemplar el libro con la portada en mis manos; una foto de Manuel Piña, muy sugerente, y yo pensando en aquel proverbio popular… donde se incluía: “virilidad y maltrato”, con sudor, tranca y gemidos por todos lados, al ver la mano con el cuchillo afilado. Miré a mi amigo escritor mientras nos tomábamos un té negro, aquella tarde en Bauta comentando de qué estaba de moda la depilación en hombres y el ya, en primera línea. La máquina de pelar Daytron, a medias cumplía la misión en el cuentista, mutilándole la piel. Pero no importaba… todo era por la causa. ¿Quieres que te la preste? Me dijo al verme observarlo como le desbastaba la Daytron los pelos en sus manos, e hice una mueca, muy voraz imaginándome afeitado completo. Tú te lo pierdes. Ya eso no se usa, eres todo un oso. Respondió a mi mueca y sugerí que vertiera a mi té, dos cucharadas de azúcar. Dos, o si quieres… otra. Le dije y quedó serio. ¿Cómo qué dos? Al instante me aconsejó: «Vas a morir diabético, no sigas con ese vicio y… depílate».

Y pues sí, Francisco García González, un escritor cubano, natural de Caimito, también de Bauta y de toda Cuba… ¿Por qué no?, ahora radicado en Canadá. ¿Canadiense? Un verdadero amigo, colega y hermano. Un amigo que siempre se tiene presente acá en el Trópico de Cáncer, y en momentos difíciles siempre da un buen consejo (aún… desde Canadá) y uno abatido en aquel momento por una separación, una pérdida frente a todas esas heroínas literarias de mi amigo… con ese libro en mis manos en el año 2004.

Abrí y vi la dedicatoria escrita, muy personal. ¿Qué coño podrían querer las mujeres en Bauta, en Caimito o en Cuba? Sino aquel proverbio popular… o que más que el éxtasis global del sexo masculino dentro de ellas, sentirse abatidas, inmoladas, del deleite de hembra vs macho, muy corrompidas y yo que nunca había leído literatura de la buena y de eso trataba aquel libro. Tremendo. Primer cuaderno… como el primer orgasmo. Único e inolvidable aún hoy. Un goce literario entre sexo y la mujer [escrita ahí] con voz de mando. Y estaba feliz, con la dedicatoria y el gesto de ese gran amigo y en mis manos mi primer libro firmado, por un escritor local… y universal.

Lo abrí y lo primero que leí fue: Con la Maruca… y ahí, al capitán Bermúdez con su mocho de tabaco, un típico cojonudo en todo su esplendor, ¿Por qué no? Tan imparable frente a una puta típica, con labios rojos muy típicos, un pelo negro y muy colosal, eso sí, una hembra sin igual de cualquier punto de la isla: El barbudo, sacrificado por la causa, el extraño guerrillero devenido héroe en un pueblo local y bajando de un jeep en ese momento de 1959, trayendo la libertad a todos… a la Maruca (también… porque no). No se me olvida, la escena: Bermúdez vs. la prostituta Maruca, el otro sin tener sexo en las lomas en meses, la puta una experta seductora, en un rincón de la habitación su palangana para lavarse ella al final de su batalla, o la navaja de afeitar (en función de la Daytron) muy afilada y agreste, con que la puta eliminaría los pendejos del cuerpo del otro, exterminando las ladillas y piojos, en el cuerpo del héroe guerrillero: La barba de Bermúdez. Al final el héroe penetrado, mutilado…afeitado. ¿Cómo era posible escribir así? Exterminando todo vestigio de pelos, y de la barba tremenda… todo era por la causa. Penetrando al macho, al héroe a cambio de la satisfacción sexual. Gozando con la historia sin miedo y con tacto, con los dedos de la Maruca, con una buena literatura. Cuando le pregunté del cuento, mi amigo me decía del deleite entre lo mejor de una relación entre un hombre y una mujer. Entre ambos cualquier cosa puede pasar. Macho vs hembra. Bermúdez vs. Maruca. Dedo vs. culo. Ahí se basa la cuentística de Franky, lo erótico y el humor como arma de combate.

Las federadas… es otro ejemplo de heroínas, de la mujer con voz de mando a pesar de la derrota femenina. Ciclo menstrual y sufrimiento al por mayor. Mucha sangre, coágulos y eroticidad mirando una chimenea en el horizonte, la chimenea de la fábrica de íntimas, expulsando humo, mucho y muy negro. Como un gran miembro en la planicie y ahí la hembra excitada, sin íntimas posibles y su marido, inmolado e identificado también por el ciclo de su heroína, tan desgarrador. Emprende este un viaje en bicicleta buscando íntimas y un encuentro cercano con el Pontífice [de casualidad] en una guarapera cubana, local y la inverosimilitud de ver al Papa Juan Pablo II, tomándose un guarapo… con mucha azúcar. ¿Por qué no?, Colosal, como el ciclo de la otra. Un derroche de guarapo por la sangre de la otra, una escena encantadora. Pontífice y guarapo cubano. Religión y realismo mágico. Como el té con varias cucharadas de azúcar. Bien rico.

En otro momento, contemplé otro cuaderno, publicado anteriormente por la editorial extramuros: Color local, un libro premiado “…y espinoso”. Un libro agotado editorialmente, todo un éxito popular. Donde aún hoy me pregunto: como era posible la sinceridad de los textos, en una historia de homosexualismo y yo me sentía preocupado. Franky, me comentó que buscaba testimonios, vivencias en otros y en un homosexual en su natal Caimito, que le narró una experiencia y le sirvió de inspiración para el personaje principal. ¿Cómo era posible? La Maruca había hecho daño, fisuras a costa del dedo… imaginé. Sería ahora ese protagónico lo que le deparó al capitán Bermúdez el juego con la Maruca, su destino.

En Historia sexual de la nación… publicada por la editorial Unicornio, se satiriza, juega a su antojo y goza entre la historia nacional y el sexo. Es única y muy atrevida. El cuento La Columbina… pasa de generación en generación y hasta el pintor Carlos Enríquez, pinta los campesinos felices en ella. Abatido en la misma, semimuerto, dueño del destino retrata a los guajiros, su miseria. Trascienden. Y ahí el valor de Franky en sus cuentos que trasmuta hechos históricos al cuento, con una maestría sin igual. Parodiando, como en Fahrenheit 68… donde una distinguida carta es enviada por el cuerpo de bomberos de Bayamo, a nuestro Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes. Humillados los protagónicos en la narración, por el histórico incendio, y que lo hayan iniciado [además] justo al lado del cuerpo de bomberos locales, y ahí estaba Tula, gozando en ese momento de incineración, de tanto fuego sobre el colchón: “el cuarto de Tula que cogió candela…” [Quizás como otra Maruca].

La cosa humana… ese libro premiado con el Premio Rafael Soler de 2008, por la editorial Oriente y publicado por la misma, donde Franky nos pone al descubierto los cuentos: El olor de la manteca, Madre Coraje, Las gordas no van al cielo, Sancocho, Te va a doler, Enfisema pulmonar y La cosa humana. Todos de un valor sin igual. De este volumen el cuento: La cosa humana, es a mi gusto el de mayor fuerza. Es un cuento fascinante. Vierte Franky aquí una historia real, y muy personal de un trágico robo en su casa [su casa]. Muy traumático donde desvalijan el televisor Atec-Panda [recién otorgado a un pariente familiar por méritos] y más doloroso aún, una novela impresa y finalizada sin copia, hechos que traslada así al mundo literario y artístico con suelta voluptuosidad. Una historia de sufrimiento e irreverencia. Los personajes negativos y sugerentes que aparecen en él como: Sandokan [que trasciende a otras historias], Maikel, Justo Morales… [Alter ego del autor] como el del perro Genocida [brutal]. Solo salen de la genial creatividad del escritor, con grandes pizcas de humor.

Letras cubanas publicó posteriormente su cuaderno de cuentos Todos los cuentos de amor… para nada cursi este cuaderno, donde el autor agrupó antiguos e inéditos textos como: Black State, Cisnes en el humo, Color local, El día que perdió José Ibar, Un osito de peluche, ¿Te acuerdas de Cirilo Villaverde?, Salvando al soldado Lázaro, Reactor I, Me la llorastes tú y Todos los cuentos de amor, de este último cuento; Eduardo Heras León hace un tiempo atrás me comentó que él, había premiado ese cuento de amor y para nada cursi, donde trataba un tema muy difícil, el tema erótico, del amor y quedó maravillado al saber que era Francisco, en como había manejado los distintos elementos en él. «Un cuento genial» Así afirmó.

En el kilometro 36… juega con un hecho real de cuando la Crisis de los Misiles de 1962, un minicuento donde un misil caído [orgullo del autor de que fuese el hecho en su pueblo natal, Caimito del Guayabal] inspiró a la película Lisanka dirigida por el cineasta Daniel Díaz Torres con guión propio del, y ahí está la frescura de Fito Pimpollo, un personaje atrevido que el autor recrea y esboza así, su nombre encima del misil nuclear, un misil que tiene también de erótico y violento, que quizás puede cambiar los destinos. Orgásmico. ¿Porque no?

En 2011, con residencia en Kingston, Ontario. Obtiene en el concurso Nuestra Palabra, el primer lugar en el evento literario de los hispanos en ese país de Norteamérica. Con el cuento, Remember Clifford. Un cuento que leí con mucho agrado cuando me lo envió, pues se veía evidente una vez más su realismo mágico, el mismo que habitualmente mostraba en sus narraciones anteriores en la isla, con un desenfado tremendo, transitando con los textos de una forma magistral por su cotidianidad, ahora en su posición de inmigrante.

La obra cuentística de Francisco García González, es fuerte y sumamente contemporánea dentro de las letras cubanas, son como los dedos de la Maruca, atrevidos o experimentales, únicos. Son como un cuchillo afilado, incisivo e irreverente. Sus cuentos nos seducen dentro de lo erótico. Atrapan e inspiran. Nos incitan quizás contra otra Maruca a inmolarnos, contra una Mamona junta a una india Guanaroca. El goce seria elevadísimo. Colosal y eso, mi amigo el escritor lo sabe.

Un día le pedí la máquina de pelar Daytron, media rota ya, de tanto cumplir su función. El objetivo era depilarme completo, sin un rastro de pelo en todo mi cuerpo, para estar a la moda según el consejo del escritor y ya yo no quería ser un “osito”. La experiencia fue única, desgarradora contra la piel, tan mortal. Me imaginé como el capitán Bermúdez, con el mocho de tabaco con ganas de templarse a la puta y la Daytron, era la misma Maruca contra mí, creando fisuras. Podando mis pelos, sin dejar rastro de vellos y yo con temor a un corte eléctrico entre los ellos y la piel. No importaba perder pelos. Pero había miedo a la Maruca, a su dedo. Al devolvérsela se lo comenté y comenzamos a reír. El solo carcajeaba y yo le preguntaba sobre ese vicio: ¿A qué se debe tanto dolor contra la Daytron? Tanto depilamiento semanalmente, tanto gimnasio, tanto músculo sin vellos. Solo reía. ¿Cómo es la Maruca? ¿Quién era semejante hembra que acabó con un guerrillero? ¿Que hizo que desapareciera su barba? ¿Qué te inspiró a escribir un genial cuento? Pregunté sabiendo que el arte parte siempre de la realidad, de experiencias vividas propias o de otros. Eran preguntas mías y Franky solo sonreía aclarándome que ella simplemente, era “colosal” y la propia “cosa humana”. Venía a mi mente el proverbio popular… donde se incluía tanta “virilidad y maltrato”, con sudor, tranca y gemidos por todos lados. El título del libro: ¿Qué quieren las mujeres? y seguido el clásico: “Pinga” y disgusto… Muy machista. Cubano. Bien rico. Pá arriba de la hembra siempre y totalmente depilado [a la moda], constantemente con fuerza como los cuentos de Franky… y sin huir de la Maruca. ¿Por qué huir acaso de semejante hembra? ¿Por el dedo o por el cuchillo?

Callejón de los Perros/Bauta. 2015