Archivo de la etiqueta: Ciro Bianchi

Vivan los cuentapropistas bautenses

Vivan los cuentapropistas bautenses

1-large

POR Denys San Jorge

Bauta, nunca se queda atrás, es un pueblo próspero que emana gratitud y orgullo, es un pueblo que le ha gustado siempre la “competencia”, que ha tratado además de imponerse siempre, sobre duras circunstancias. Es un pueblo que le gusta “el negocio”, que le interesa salir a flote y está intrínseco en la idiosincrasia de los bautenses, desde el ser presumido al pintar hermosa su casa, hasta ese batallar más arduo en la “lucha” diaria.

Es un pueblo que ha heredado esa laboriosidad y un orgullo producto de aquella industria textil Ariguanabo que existió en Bauta, dando vida y prosperidad al pueblo. Pudiéndose ver en su escudo municipal, compuesto por una laboriosa abeja; una casa y un plantío de tabaco, que antes se cosechaba en las fincas alrededor de la municipalidad, también aparece una rueda dentada que simbolizaba estas industrias locales en la época republicana, donde se muestra una frase trascendental en el mismo: “Los pueblos pequeños se hacen grandes por su labor y sus virtudes”, y en el Catauro bautense[1] en torno a este escudo municipal, se afirma con mucho acierto: “La laboriosidad y el espíritu de superación del bautense es loable y conocida”.

Sin dudas, Bauta es un pueblo emprendedor y algo que disfruto en Bauta actualmente, son el variopinto de Trabajadores por Cuenta Propia (TCP) y ciertos negocios cuentapropistas, comoel empeño con que se han creado muchos de estos locales de servicios. Entre ellos me llaman la atención algunos talleres electrónicos bautenses como Electrolab, creados en los últimos tiempos, por la creatividad de mis amigos Ociel y su hermano Eduardo, y más allá de beneficio propio que puedan recibir, se puede apreciar un interesante impacto social y este detalle que es de gran importancia, cuando se percibe el interés en fomentar el aprendizaje de estosjóvenesy futuros técnicos electrónicos, dándole talleres y capacitándolos en este taller.

Hace unos días vi a dos bautenses de a pie discutir con pasión, sobre la calidad en los servicios de muchos establecimientos estatales en la localidad y mientras se comían el helado en el Coppelia Municipal, una le decía a la otra: ¡Tenía que coger la heladería un particular después de tanto tiempo para que hiciera esto tan agradable, para que arreglara esta esquina que ya daba su cosa!

Ambas tenían razón y mucha. Pero quizás, ninguna de estas dos bautenses que discutían fervorosamente, sobre la calidad de muchos establecimientos estatales de Bauta o gozaban sublimemente el helado del cooperativista, sabían que el6 de enero de 1946, el historiador bautense y masónRené Valdés Acosta, un profundo patriota cubano de marcada proyección antimperialista, presentó en ese mismo lugar, en lo que fuera el Bar Club Parocho su trascendental libro, Con la Kodak del recuerdo y los Viejos Cafés bautenses, donde estuvieron veteranos mambises, intelectuales y todo un pueblo ese día con muchos invitados de la Habana, en que se le otorgó una medalla de Hijo Predilecto de Bauta al autor aquel. El Bar Club Parocho, en aquel momento era privado y equivaldría técnicamente hoy, a un buen negocio cuentapropista. Ese espacio actualmente era en el que ellas saboreaban aquel helado, donde igualmente lo administra una Cooperativa que brinda un excelente servicio a la población.

Aún recuerdo hace meses atrás cuando junto a la querida amiga Margarita, quien llegaba desde Alaska de visita, me pidió almorzar con ella en el Restaurante Pica Pica de Bauta. Un almuerzo exquisito, donde el excelente trato y la mejor cultura culinaria, seducían y nos tentaban a una próxima visita, a un lugar donde los precios eran bien módicos. Margarita, quedó seducida por el lugar, por el respeto, por el trato, por los servicios y la estética del sitio, donde me comentó como imaginaba años atrásel paladar de la artesana amiga Zoila Díaz.

Cuando se fundó El Tanque de Zoila, hubo algunos escépticos que cuestionaron aquel magnífico lugar, donde todos emanábamos gratitud hacia Zoila y ella hacia nosotros, donde se unían los mejores menús nacionales con el arte y la cultura cubana. Zoila, comenzó a invitar a cuanto artista e intelectual del patio, como a otros que llegaban al pueblo, e incluso iba a la capital a buscar a un destacado cineasta o un músico cubano ganador de un Grammy, todos pasaron por ese patio y están ahí hoy retratados. Desde los caricaturistas Ares y René de la Nuez, músicos como Pedrito Calvo, Laritza Bacallao y grupos como Buena Fé, a escritores como Eduardo del Llano, Fina García Marruz, Carlos Jesús Cabrera, Miguel Terry Valdespino, Guillermo Rodríguez Rivera, críticos de arte como Jorge Rivas Rodríguez, Nelson Herrera Ysla, el historiador Ciro Bianchi y hasta el coleccionista cubanoamericano Emilio Cueto. La Paladar El Tanque o la casa de Zoila, comenzó a brillar con mucho orgullo en el pueblo, como un buen ejemplo donde se unía cuentapropismo y la cultura cubana.

Para cuando comenzaron a florecerhace poco esta nueva generación de negocios de cuentapropistas, el ingenio creativo de los bautenses comenzó a expandirse e imponiéndose poco a poco, sobre la palestra pública local.

Me da mucho orgullo apreciar como en estos negocios bautenses, hay un interés por estos nuevos “dueños”, por el arte local y su cultura, con la obra de artistas como Ezequiel Sánchez Silva en muchas de estos paladares, como la Taberna Sancho y la Fonda Pikin Chiki. También hace pocounas obras mías de la serie Bauta Long Playing, también han cubierto las paredes del Restaurante Pica Pica y la paladar El Swin, dando muestra del interés de estos pequeños comerciantes por el arte local y el orgullo con el cuál lo coleccionan, donde los bautenses van y se retratan a viejas fotos y con estas obras.

Hoy dirigida por el amigo Dimas Lima su Restaurante Pica Pica es un punto de referencia indudable que rescata la historia local; la Taberna Sancho nos lleva a una cantina medieval poblada de elementos posmodernoscubanos que Alex, el Yoe y la Gallega han sabido proponer; como mismo Alain en la carretera a Playa Baracoa ha edificado un negocio familiar fructífero ensu Bar-RestauranteEl Lugar con un sentido arquitectónico muy interesante, donde unecon un excelente manejo del diseño viejos objetos de la cotidianidad insular que han quedado dentro delos museable y rescatados del olvido; también el estimado amigo bautense Pavel restaura y amplía su paladar El Swin en lo que fuera la antigua Casa de Socorro de Bauta de 1935;la pizzería Donna Pizza del amigo Enrique García González nos brinda lo mejor en pastas y brinda arte popular en su decoración;y mi querido hermano Ovlis Armenteros Pérez hace emprender su Fonda Pikin Chiki, que crece también en la carretera a Playa Baracoa, con obras también de Sánchez Silva en su interior.

Son algunos ejemplos de buen gusto, confort y elegancia en el pueblo de Bauta, con un sentido del diseño en su arquitectura, con un respeto increíble a sus clientes y una añoranza a su identidad local, que se imponen por su elevada calidad en los servicios como en la disciplina laboral y quizás sean la punta del iceberg, para ver poblada Bauta de fastuosos espacios agradables y restaurada en muchas de sus esquinas que se encuentran en la desidia. Eso lo sabe igualmente la bautense Idania del Río, que ahora se muestra como una triunfadora cuentapropista con sus Clandestinas, allá por la capital, pues lleva ese impulso local en lo profundo de sus venas y ahí pudimos verla frente a Barack Obama hablando de su negocio cuentapropista.

Los bautenses lo llevan en el interior, en su cultura popular y aquel6 de enero de 1946, el Bar Club Parocho apoyaría la Cultura y la Patria grandemente, seguro el dueño de “aquel negocio cuentapropista”, apreció la importancia del libro local y brindó su espacio para aquella presentación, y eso lo sabe el amigo y profesor bautense Rafael Cervera Gordillo, quien esta ensimismado en construir un Restaurante Balear que enorgullezca a sus ancestrosibéricos frente al Paseo del Sardiné de Bauta, en más de una ocasión me ha brindado ya su espacio para mostrar arte cubano opara hacer peñas en un futuro y presentar un buen libro donde me asegura que lo llenará de fotografías de toda la historia de Bauta. Es su sueño y su orgullo, como mismo lo refleja el querido Dimas Lima, en la decoración del Pica Pica.

Fue ese día 6 y en un “Bar cuentapropista”, donde decidieron presentar aquel libro, en un día de orgullo y muy especial para aquel pueblo de Hoyo Colorado (Bauta), un día honorable que rememoraba la entrada triunfante de la Columna Invasora guiada por El Titán de Bronce Antonio Maceo y el Generalísimo Máximo Gómez, reuniéndose todo un pueblo para adquirir aquel libro de historia local y el Bar Club Parocho, tuvo la iniciativa de brindar su espacio y presentar aquel escritor, que creció por sus callejuelas y solares como un niño bautense más, convirtiéndose en un futuro en un honorable intelectual. Sin dudas, yo sé que Cervera, si se lo formula lo hace, como todos los bautenses que se lo propongan.

Pero el patriota masón y antimperialista René Valdés Acosta, tuvo el privilegio en 1946, que su libro fuera vendido en los mejores establecimientos “cuentapropistas” de la época,como la Tienda La Aurora, en la Casa Penabad, en la Sastrería América, en la Casa Ruiz, en La Revoltosa, en la Farmacia Sorondo, en la Bodega La Paila, en el Bar La Viña de Bebo Rueda y en la Farmacia de los Hermanos Capote; un libro que se agotó y que quizás sea necesario ver en un futuro no muy lejano, una edición facsimilar, ya que hoy quedan solo algunos ejemplares dispersos en Cuba o en el extranjero, siendo la memoria del pasado de este pueblo que no debiera perderse y eso lo sabe en Barcelona Abilio Estévez, quién conserva un ejemplar celosamente guardado, como bien un día me dijo. Abilio, sabe lo que conserva, la memoria viva.

Como quisiera que, en cada cuadra, en cada barrio y en cada esquina cubana florecieran cuentapropistas cubanos y amigos míos bien emprendedores como estos, que hoy se expanden por Bauta en pleno 2017, que aman a su pueblo, que sienten profundamente la identidad insular o como muchos otros por toda la isla. Que pongan mucho empeño y que exista la competencia entre ellos. ¿Por qué no? eso nos traerá progreso de seguro. Quizás en el futuro florezca algún escritor como aquel historiador bautense y masón antimperialista que un día escribió aquella Con la Kodak del recuerdo y los Viejos Cafés bautenses, que evocó y supo la importancia de aquellos primeros negocios cuentapropistas que fueron trascendentales y dieron vida a este pueblo a finales del siglo XIX, como a principios del XX, con establecimientos como “el café de Manolo”,“el valenciano”, “Gallo loco”y “El Nuevo Mundo”, negocios cuentapropistas que dieron identidad y formaron un pueblo.

Hoysin dudas, todos hablan en Bauta de estos espaciosde cuentapropistas que brindan su servicio con un excelente diseño, con constancia y calidad, con servicio a domicilio y también se habla de los otros que se construyen en la actualidad, en que apreciamos que están proyectados con luz larga. Tendremos que esperar. Pero sin dudas, con la máxima del escudo municipal de que: “Los pueblos pequeños se hacen grandes por su labor y sus virtudes”, el Bar-Restaurante El Lugar, la Taberna Sancho, la Fonda Pikin Chiki, el Restaurante Pica Pica, el paladar El Swin, DonnaPizza o El Tanque de Zoila, quizás un día aparezcan estos antologados en algún libro que muestre como fueronestos a inicios del siglo XXI en Bauta, excelentes ejemplos de cómo un proyecto inteligentemente pensado y llevado a cabo, han dado identidad y vida, no solo económica sino también social y cultural a todo un pueblo.

2-largeCon mi amigo cuentapropista Alain en su Bar-Restaurante El Lugar

sancho-2-large

SONY DSC

sancho-1-large

La Taberna Sancho liderada por el Yoe, La Gallega y Alex, foto interior y Promo.

pica-pica-8-largepica-pica-4-largepica-pica-7-largeRestaurante Pica Pica del bautense Dimas Lima.

5-1-large

5-2-large

La Fonda Pikin Chiki del masón bautense Ovlis Armenteros Pérez

6-2-largeEl bautense Enrique García González en su pizzería Donna Pizza.

8-1-largeEl bautense Pavel restaurando su paladar El Swin en lo que fuera la antigua Casa de Socorro de Bauta de 1935.

7-large

El amigo y profesor bautense Rafael Cervera Gordillo con su hijo y de fondo, su futuro Restaurante Balear que impactará en Bauta.

Denys San Jorge Rodríguez

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

febrero/2017

[1]Libro inédito de Omar Ríos y Eduardo Ordáz, sin publicar. 2008.

FOTO 1: Portada del libro Con la Kodak del recuerdo y los Viejos Cafés bautenses de Rene Valdés Acosta, presentado en Bauta el 6 de enero de 1946.

Anuncios

La cultura de Bauta ayer y hoy

La cultura de Bauta ayer y hoy

1 001 (Large)Por Denys San Jorge Rodríguez

Bauta, en lo cultural tiene mucho que contar, ya que es un lugar que nunca ha estado quieto y es mi deber tratar de hablar de todos sin excepción. Para mi orgullo, Bauta es un municipio que ha creado y que ha respirado buena cultura a través de toda su historia, llevándola muy adentro, en la sangre; y los artistas e intelectuales que la visitan o la “escuchan”, cuando llegan a interactuar con nosotros desde la capital habanera, México o el propio Washington D.C., se sienten impresionados, atraídos y seducidos por la energía cultural que se respira en el terruño cada día. Como me dijo un amigo recientemente, y muy agradecido, con mucho orgullo: en Bauta la “cosa” es distinta, no hay comparación.

Hace ya unos años el escritor y periodista Miguel Terry Valdespino, quien siente a este pueblo muy adentro y a sus amigos artistas, me aseveró que Bauta era algo así a una capital cultural de la antigua provincia de La Habana en toda su extensión. Hoy, dividida en dos, y en la parte que nos tocó estar repartidos, su latido es intenso en esta rama, que repercute incluso en la propia capital, Artemisa, con la mayoría de las obras plásticas y de artistas bautenses en lugares prominentes y privilegiados de dicha ciudad. Es muy cierto. Viene a tono entonces el proverbio popular cuando plantea que uno cosecha lo que siembra, es un hecho que se esparció consecutivamente desde hace décadas. Como también en muchas ocasiones se ha afirmado que los pueblos que tienen memoria y la conservan, o al menos “se atreven” a conservarla, progresan, quizás ahí esté la receta oculta. Aunque sea poco a poco, avanzan a un buen ritmo trascendiendo a lo universal. Así dicen y es verdad.

El despegue cultural se debe en gran parte al Mons. Ángel Gaztelu Gorriti, (Navarra, 1914–Miami, 2003), quien vino a bendecir con toda su bondad esta tierra, en la que ofició desde inicios de la década de 1940 hasta el año 1957. Después, nombres como el del poeta Carlos Jesús Cabrera Enríquez, calificado por Alberto Guerra Naranjo como un poeta del dolor, y que falleciera hace dos años, son inseparables de este terruño. Carlos, gran admirador del Padre Gaztelu, nos enseñó apasionadamente a creer a través de sus ensayos en el fenómeno de Orígenes, fue un gran promotor cultural con su peña Tarde de Pueblo y creó, desde Bauta, obras como el poemario multi-premiado El restaurador anónimo, ensayos que recopiló en Se busca un título, la colección de cuentos Con zarpas de terciopelo y su novela Este era tu deseo.

Para mi orgullo, anteriormente existieron personalidades que tuvieron gran repercusión en la cultura del municipio, como el maestro Carlos Valdés Rosas y ese otro poeta del dolor, el masón Julio Carrasco Herrera, cuyos bustos fueron develados en el parque municipal en la década de 1940. Este último inspiró a sus coterráneos a que le dedicaran una calle, cerca de mi casa, en la primera mitad del siglo XX, que me enorgullece y que bien merece el rescate de su nombre para los transeúntes. Bien lo sabe Abilio Estévez, que desde Barcelona, donde reside, me ha contado anécdotas interesantes de cuando él caminaba por ese mismo trillo asfaltado donde residió su familia, que después dejó de llamarse así y devino en el popular Callejón de los Perros (mi barrio), y hasta lo ha citado en sus novelas publicadas en Europa y en ensayos que vieron la luz en la revista de la Uneac, La Gaceta de Cuba; también lo sabe Emilio Ichikawa, que vivía ahí mismo, muy cerca de mi casa y donde creó sus libros: El pensamiento agónico o La escritura y el límite.

Bauta, ha tenido además intelectuales como el masón René Valdés Acosta, nuestro primer historiador municipal, con una visión muy revolucionaria en toda su dimensión, y que tanto nos legó en ese libro llamado Con la Kodak del Recuerdo y los Viejos Cafés Bautenses, publicado en la década del cuarenta y del que el propio Abilio Estévez guarda un ejemplar con mucho celo.

Volviendo al Padre Gaztelu, autor del poemario Gradual de laudes, que bien sabía de la importancia de la cultura y de su palpitar en su época, se sintió atrapado más que nadie en este otro Edén cubano y convirtió su parroquia en el punto de fuga para que varios creadores, conducidos por José Lezama Lima, expresaran lo más universal y lo mejor de lo cubano. Apareció entonces en el territorio, gracias a él, esa amalgama de intelectuales que después ha trascendido como Grupo Orígenes. Ellos dejaron, para deleite de nosotros, una huella inmortal en las grandes obras que hasta hoy se encuentran en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced, en Bauta, y en la Iglesia de Nuestra Señora de la Caridad, en la Playa de Baracoa. Estos templos recibieron un día al gran Guillermo Cabrera Infante, para bautizar a su querida hija Ana, seguro vino otras veces, como el destacado Guy Pérez Cisneros, igualmente colaborador de Orígenes. Aquí mismo en Bauta Eliseo Diego leyó por primera vez “En la calzada de Jesús del Monte”. También hubo matrimonios tan célebres y trascendentales como los de Eliseo Diego y Bella García Marruz, o las nupcias del destacado Domingo Ravenet con su querida Raquel Ramírez, quienes llegaron al pueblo para unirse bajo la bendición del Padre Gaztelu.

El Premio Nobel de Literatura John Steinbeck, afirmó: Por el grosor del polvo en los lomos de los libros de una biblioteca pública puede medirse la cultura de su pueblo”, y eso no ocurre en la tan activa Biblioteca Municipal, donde no hay polvo y constantemente se hacen eventos, peñas… y en la que un buen día las especialistas María Virginia Pérez y Silvia Amaro fundaron ese proyecto tan maravilloso que no ha tenido fin: “Tras la huella de Orígenes”, en busca de los pasos que comenzaron los origenistas en la localidad en la década del cuarenta del pasado siglo XX. Este evento se ha mantenido con un rigor exquisito en esa biblioteca, ahora en manos de su directora Damaris Camacho, con una serie de eventos anuales en honor al Padre Gaztelu y un grupo maravilloso de tesoreras literarias como Mercedes Rodríguez, una de las más veteranas y activas trabajadoras de la cultura en el municipio.

A estas citas han acudido decenas de personalidades durante todos estos años para honrar a los origenistas, entre ellas: Mons. Carlos Manuel de Céspedes, José María Vitier, Luigi Bonazzi Nuncio Apostólico del Vaticano en Cuba, Ciro Bianchi, Pablo Armando Fernández, Cintio Vitier, Lina de Feria, Fina García Marruz y Guillermo Rodríguez Rivera. También han venido a disímiles espacios culturales de la Biblioteca, para homenajear al Padre Gaztelu y a Orígenes, pues han creído en nuestro pasado, Eduardo Heras León, Senel Paz, Alberto Guerra Naranjo y Luis García Peraza, entre muchos otros.

Pero es esa Biblioteca, tan cercana espacialmente a la Iglesia Católica, el lugar donde hace más de sesenta años el Padre Gaztelu tenía su Academia José Martí para formar ahí seres humanos con una inmensa bondad y mucho patriotismo, enseñar el cultivo a la identidad, a la cultura nacional y local, vinculando la historia con lo religioso. El sitio está hechizado con su buena energía, según nos comentara en el interior de la Iglesia el poeta Roberto Manzano, quien afirmaba estar sintiendo al propio Padre Gaztelu y a los origenistas a su alrededor. Todos quedamos orgullosos y sonreímos. Era esa sensación que solo un poeta e intelectual sabe percibir, más cuando lleva la cultura nacional y su historia tan adentro.

Bauta tiene una paladar en homenaje a Mongo P, creada por la artesana Zoila Díaz. Por este espacio han pasado incontables intelectuales de la cultura cubana de dentro y fuera de la isla.

En el Municipio han nacido o vivido grandes caricaturistas como René de la Nuez y Roberto Hernández Guerrero, decimistas como Homero Montesinos Viñas, actores como Rogelio Blaín y Enrique Molina, periodistas como Fulvio Fuentes y fotorreporteros como Félix Arencibia. Su primer graduado de la Academia San Alejandro, en la década del cincuenta y con Título de Oro, camina hoy por las calles de Bauta y es el escultor Alberto Fernández Perera, con obras emplazadas en la Logia Salvador Cisneros de la localidad y en diferentes lugares de Cuba.

También desde Bauta se han realizado guiones de cine y obras literarias, como las escritas en la calle Martí por el narrador y guionista de cine Francisco García González: ¿Qué quieren las mujeres?, Historia sexual de la nación, y cuentos como En el kilómetro 36, que inspiró la película Lisanka y su relato La cosa humana, llevado al cine recientemente por el cineasta Gerardo Chijona. También en esa misma calle, vivió la joven cineasta Jessi Lezcano cuando hizo su cortometraje de ficción Moscú Rojo, a partir de un cuento de mi autoría.

Para mi orgullo, ingresé en esa Casa de Cultura Municipal, donde un día conocí al caricaturista y pintor Ezequiel Sánchez Silva, al escultor Orlando Rodríguez López y al pintor Domingo Pérez Vidal, tres buenos amigos y tres maestros de las últimas generaciones de artistas en este pueblo. Ezequiel, que después fundó el Grupo Guerrero, en honor a nuestro caricaturista insigne, junto a Yosvany Tejeiro y Alen Lauzán, y que colaboró en aquella publicación nombrada El Puente de la Sección de Literatura del Club UNESCO de Bauta y en pleno Período Especial, del que aún veo hoy mi ejemplar hecho a mano, y me encantan esos textos que ahí aparecen, de Héctor de la Torre Borchardt, Alberto Basabé y Alberto Domingo.

Diferentes intelectuales han enarbolado bien alto el orgullo por la cultura cubana como el escultor Juan Narciso Quintanilla, con su obra al Titán de Bronce, en el parque municipal, que develara Eusebio Leal, y que un día junto a Karoll W. Pérez, realizara el monumento más alto al Che Guevara a nivel mundial, con una altura de 8.73 metros y 26 toneladas de peso, hace unos años atrás en La Coruña, España. También Karoll, se unió en su momento a Humberto Escuela en el grupo Hoyo Colorado, donde entonó aquella canción protesta “Di que noque rodó el mundo, contra la administración de George W. Bush, y también ha realizado diferentes videoclips como el que le hiciera a Pedrito Calvo. De este pueblo son también Joel Cuesta, de la clásica agrupación de los Van Van y Abelito Gutiérrez de Adalberto Álvarez y su Son. También este pueblo, le inspiró mucho a Adalberto Rabeiro, llamado El Niño de Bauta, quien fundó el Grupo Cristal, que mantiene su peña en el Museo Municipal con un buen impacto en la localidad.

Bauta, desde la Cultura, rememora muchas emociones como las sentidas junto a “El Ñengue” Quiala, que cantó en la Orquesta Ritmo Oriental; ha inspirado al laudista Edwin Vichot, a la cantante Mitza Hernández, a Gilberto Morales (Guambím), a la banda de Los Zenith, que aún hoy después de décadas tienen una popular peña; como mismo la tiene el músico Israel García (El Cachy) con su Grupo Cachiván, quien le ha dedicado también canciones a su pueblo.

Diferentes creadores han emigrado hacia acá, asumiendo el terruño muy adentro como los pintores Ezequiel Sánchez Silva, Águedo Alonso, Ángel Silvestre, Adrián Infante y el poeta Jesús Sama Pacheco, otros en cambio, también han partido de ella y la han criticado, la han sufrido y hasta también la han amado o quizás la han añorado, como Alen Lauzán, quién hizo en pleno Período Especial aquellas caricaturas emblemáticas con protagonistas populares del pueblo y que hace poco realizó un dibujo ingenuo y muy fastuoso desde Chile, de una vista aérea en su estilo de toda la geografía bautense, con mucho detalle, un dibujo que para mí es el mejor que ha hecho, sin ironía y sin choteo, con un fascinante colorido y que ahora está en un costado del cine teatro Suárez. También esta Iván de la Nuez, que escribe relatos desde Europa sobre su natal Playa de Baracoa, ahí en la costa bautense. Al igual Yerandy Pozo quién hizo aquí obras de humor gráfico, descontextualizando el Tanque del Acueducto y el Teatro Municipal, devenido este último en un momento trágico en Funeraria; cómo mismo hiciera sus obras Yan Cuan desde el pueblo de Corralillo; o el teatro que soñara Dagoberto Luaces en su momento; y el narrador Luis Delgado Alfonso con aquel cuento El prospecto sobre un pelotero local publicado en la antología de cuentos de pelota Escribas en el Estadio y que ahora desde Grecia, realiza fotografías y estrenó en un festival europeo su primer cortometraje de ficción titulado Another Walk Around.

Otros creadores de la plástica siguen soñándola entre sus calles día a día bajo el fuerte sol y las actuales circunstancias, como el caricaturista Yoemnis Batista, quien a humorizado su pueblo; Rael Capote ha obsequiado mosaicos al Vaticano; Oslier Pérez esculpe en la Cubalina; Javier Trutié funde sus creaciones al rojo vivo del duro bronce; y el maestro Mendiola desde Playa Baracoa se hace sentir con sus pinceles entre el rugir de las olas. Juan José Jordán escribe sus obras de teatro desde la loma de Anafe; también la sueñan en el teatro Isbel García, actual director del grupo Danza Unidos; o el grupo de Teatro al Límite de Jorge Juan Fernández (El Chino); desde aquí la poeta Mireisy García se inspira; un Tomás Delfín Hernández escribe una novela fastuosa que ganó premios sobre las realidades de un pasado desgarrador, como el escritor y editor Osvaldo de la Caridad Padrón Guás, este último con su peña De puño y Letra, es un promotor increíble y por su espacio cultural han transitado intelectuales como Daniel Chavarría, Senel Paz y Omar Felipe Mauri. Esta localidad tiene en su Casa de Cultura su grupo de rumba Obbaniké y mantiene su Brigada de Instructores de Arte José Martí, con creadores como Dianelis González, William González (El Tati), Bárbara, Rosmery y Sandra Fonseca, entre otros.

Para mí pensar en Bauta es recordar otros amigos artistas e intelectuales con los que crecí como la trovadora Ivette Pacheco, Yosvany Tejeiro, Litza Quesada, Vilma Vidal, Aliett Kramer, Inti Abascal, la pintora naif Dionis Arango, Anita y Onil Frade, o el pintor Johan García y su padre Robertico. Es pensar en esa historia local con esos cuadros de Mariano Rodríguez y el vía crucis de René Portocarrero, en la Iglesia Católica, que me sedujeron desde niño. Cuando crecí, traté de aprender esa historia local, tan importante y latente, donde después me motivaron a crear una peña como la creada por mi amigo Osvaldo de la Caridad Padrón De puño y Letra, en honor igualmente al Padre Gaztelu en esa misma Biblioteca Municipal, y que nombré Mezcla que aunque ahora estén ambas detenidas por falta de presupuesto… transitaron destacados intelectuales como René de la Nuez, Andrés Vasques de Sola, Rafael Acosta de Arriba, Jorge Rivas Rodríguez, Arístides Hernández Guerrero (Ares), Nelson Herrera Ysla, Isabel Pérez, Virginia Alberdi, Araceli Carranza, Chrislie Pérez e igualmente los coleccionistas cubanoamericanos Emilio Cueto y Jesús Fernández Torna, y al verse aquí han quedado seducidos con los recuerdos, palpitantes en el pueblo, de Orígenes y la historia local.

Hoy Bauta hereda mucha energía y vibra en la cultura, por los que han dejado su huella de alguna forma, estén o no estén físicamente con nosotros y por aquellos que aman y luchan por la Cultura Cubana aquí dentro, como ese Departamento de Programación y su directora Bárbara Cabrera Brito, que junto a los artistas insisten en los sueños, contra todas las barreras posibles o raras mentalidades.

Decir Bauta es pensar en buenos amigos de la Cultura Cubana que ya no están, como la periodista Maricela Menéndez, el músico Adalberto Rabeiro, el compositor Carlos García y el poeta Carlos Jesús Cabrera, que nos iluminan por el buen camino.

Creo bien claro, como decía Theodor Heuss: Cada pueblo tiene la ingenua convicción de ser la mejor ocurrencia de Dios y los bautenses nunca nos quedamos atrás, nunca nos dormimos, aunque la pelea sea dura sabiendo que muchas cosas no estén bien o se fantasee en difíciles circunstancias y hasta se sufra con pasión por la cultura. Por todo, me viene entonces el encantador verso de José Lezama Lima, pienso en aquel poético Padre Gaztelu, en esa Iglesia Católica con tanta historia y de la que todos estamos orgullosos por el patrimonio que resguarda y a un lado del busto del poeta del dolor, Julio Carrasco, y descontextualizo a mi libre antojo estas líneas en la actualidad para este pueblo con mucho orgullo: porque nacer aquí ha sido una fiesta innombrable.

1. RENE DE LA NUEZ fotos de Juan de Dios (Large)El caricaturista René de la Nuez

Carlos Por JUAN DE DIOS MARIÑO (Large) (Large)

 

 

 

 

El poeta Carlos Jesús Cabrera

DSC08709 (Large) La periodista Maricela Menéndez

ORIGENES BAUTA 2012 (27) (Large) (Large)
El pintor Ezequiel Sanchez Silva

IMG_1819 (Large) El laudista Edwin Vichot

TERTULIA OSVALDO (8) (Large) La artesana Zoila Díaz y fundadora de la Paladar El Tanque

Boletín El Puente-1994 El Puente de la Sección de Literatura del Club UNESCO de Bauta

1. EL RESTAURADOR ANÓNIMO (1) (Large) (Large) Poemario de Carlos Jesus Cabrera

Foto DENYS SAN JOGE 2013 (4) (Large) el músico Israel García (El Cachy) con su Grupo Cachiván

DSC00902 (Large) Biblioteca Municipal

24-9-2014 Rojo (Large) Obra de Yerandy pozo

DSC00899 (Large) Biblioteca Municipal

20160318_143005 (Large) museo municipal

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Junio/2016

FOTO 1: Portada al catálogo del Homenaje a Roberto Hernández Guerrero, Bauta, 1987.

¿Tanquecito, Sputnick soviético… o una balita de gas?

¿Tanquecito, Sputnick soviético… o una balita de gas?

Por Denys San Jorge

MAYO 2016 (Large)

En Bauta, hace unos días escuché en el parque local como un grupo de veteranos que lucharon contra la tiranía y en Girón, y a los que aprecio mucho, comentaban muy indignados de la cantidad de funcionarios corruptos y tronados en distintos municipios de la provincia de Artemisa, esas nuevas generaciones que nunca dispararon ni un tiro (no como mis amigos veteranos y como nuestros verdaderos héroes y mártires),que ahora recientemente parte de esas “nuevas generaciones”en cada municipio (no todos) fueron apareciendo en el periódico provincial el artemiseño, bien tronados y destituidos por corrupción. ¡Todo un asco! Toda una verdadera deshonra para mis amigos veteranos de guerra.

Aún recuerdo como mis amigos veteranosde guerra rumoreaban con alarde y con tremendo orgullo aún de pertenecer a fuerzas secretas, y como habían detectado la cifra y costo para poner aquel engendro de acero llamado Tanquede de la Conaca en Bauta, que ahora “para colmo” están colocando. ¿Cómo detectaron esa cifra? Yo no quise escuchar, pero por casualidad oí… Entonces uno le dijo al otro refiriéndose al nuevo prospecto de lataen miniatura que ponían:¡En este pueblo de un tiempo acá las Victorias nunca son completas! ¡Eso es un circo! ¡Eso se parece a un satélite Sputnick en vez de un tanque del Acueducto! Uno de ellos, había escuchado que Bauta era un posible Jardín… o un balcón de Artemisa, y entre ellos todos reían de ese concepto y de la nueva réplica que se elevaba, en nombre del pueblo.Donde todos ellos y de paso yo, nos preguntamos: ¿Qué pueblo?

Quizás era cierto. Nunca las segundas partes nos buenas. Nunca superan al original si de imitar se trata, menos nunca se recuerdan como esas primeras partes que impactan y anteceden. Cuando un artista, un aprendiz o el mejor pintor de academias ha querido imitar por ejemplo a un maestro debe prepararse bien, para no hacer papelazos y quedar en ese vacío que igual desaparecerá de la memoria museable y del propio olvido, más cuando después alguien inteligente y con raciocinio desaparezca el propio ridículo que otros, han querido imitar o hacer prevalecer como lo verdaderamente bueno o… “correcto”. Si vamos a imitar, entonces vamos a superarlo y hacer olvidar nuestro antecesor.

El Tanque, ese símbolo del acueducto de Bauta capitalista se veía desde mi barrio, elevado a la entrada desde Punta Brava sobre el horizonte al este, a la capital,siempre ha estado en la mente de los bautenses, como algo tan latente en el propio pueblo, como un símbolo que nunca desapareció. Fue construido por la Frederick Snare Corporation, e inaugurado en 1946 por el alcalde Emilio Sorondo y con apoyo total del empresario norteamericano Dayton Hedges, dueño este último de la Compañía Textilera Ariguanabo quien construyera aquel célebre Acueducto después de tantas epidemias por inundaciones y ciclones de la década del 40, donde siempre estuvo en el horizonte del pueblo.. “bombeando agua”. En la capital muchos aún hoy, cuando les digo que soy de Bauta al instante, me preguntan con orgullo: ¿y el Tanque? Y nosotros al llegar al límite del pueblo, al mismo horizonte donde se imponía aquel coloso en la curva, exclamábamos con ese sentido extraordinario de pertenencia y tranquilidad, con mucho orgullo. ¡Ya estoy en casa! ¡En Bauta! Era el éxtasis, las emociones más hermosas. También los que un día han partido y se han ido al pasar por la curva le han dicho ese adiós tan desgarrador para siempre, para toda la eternidad y aún aquel Tanque está ahí… en sus recuerdos más hermosos.

Aquel Tanque… está ahí en el subconscientetambién de capitalinos que pasaron un día por el pueblo, que trabajaron en la antigua Textilera Ariguanabo, que venían a ver una novia amada hasta este pueblo o que iban de tránsito hasta pueblos cercanos como Artemisa,o bien lejos a Pinar del Río y al pasar veían al coloso local, que evocaba quizás aquella maravilla antigua que simulaba al propio Coloso de Rodas y está aún hoy como símboloidentitario, que ya pertenece por completo a muchos y a este pueblo en su imaginario popular.

En Bauta, su principal gestora después que, al otro Tanque, un huracán lo derribara“sin contar con nosotros”, fue un día nuestra amiga la artesana Zoila, donde creó un espacio-paladar-centro cultural en Homenaje a Mongo P, que igualmente recibió sus críticas y envidias. Aún recuerdo la pasión de Zoila, a tal punto que cuando aquel ciclón infame destruyó nuestro símbolo bautense, elladecidió fundar un paladar teniendo la primicia y nombrándolo como“El Tanque”, con ese símbolo a pequeña escala en la entrada de su casa, con luces, todo un monumento local, donde por su patio pasaron y siguen pasando incontables intelectuales cubanos como Fina García Marruz, Lina de Feria, Guillermo Rodríguez Rivera, Jorge Rivas Rodríguez, Nelson Herrera Ysla, René de la Nuez, figuras internacionales como Andrés Vasques de Sola, cineastas como Jorge Molina, el caricaturista Ares, el escritor Eduardo del Llano, el músico Pedrito Calvo, el grupo Buena Fé, el historiador Ciro Bianchi y hasta el coleccionista cubanoamericano Emilio Cueto, y otros muchos que harían numerosas estas palabras.

Después Zoila, increíblemente y para mi orgullo y el de muchos… gestó la posibilidad real de traer una réplica idéntica (hermano gemelo del Tanque de acero bautense) y en buen estado de conservación que estaba en la capital, en el Hospital La Dependiente, en el municipio del Cerro al lado del Cuerpo de Guardia de este centro médico(donde aún está hoy). Zoila, nos comentaba, que solo pedían un documento que dijera: “CONDUCE” y aquellos entregaban el Tanque de la Dependiente, un simple documento con la autorización local para entregarlo al gobierno del Cerro, donde ya ella tenía garantizadouna rastra y unas buenas grúas para traerlo a Bauta, pero la respuesta en ese momento(no mucho tiempo atrás) fue tajante a esa actitud de ella tan independiente o con ese sentido “increíble” de pertenencia al pueblo, y solo dijeron según Zoila: ¡No eres más bautense por querer traer el Tanque!  Y el clásico: ¡Quién te dio esa tarea! ¿Cómo es posible? ¿Por qué segregamos una real y maravillosa idea? ¿Por qué se le ocurrió a Zoila y no a un Jefe? Por qué Zoila, como muchos no pueden sacrificarse y batallar por este pueblo.

Aún recuerdo la última vez que tuvimos el privilegio de tener en Bauta, en mi peña MEZCLA al gran caricaturista y Premio Nacional de Artes Plásticas René de la Nuez. Uno de esos motivos que propiciaron su visita en una de esas ocasiones y la última, fue sin dudas: El Tanque. Unos días antes y en su casa en Playa Baracoa, el célebre caricaturista me terminaba un dibujo hermoso del Tanque bautense del Acueducto. Un dibujo, que junto a otra docena de obras formarían parte de la exposición que sería el motivo de aquella peña. Para mi asombro y orgullo, llegó aquella tarde con el caricaturista europeo Andrés Vásquez de Sola y también con el amigo Adán, caricaturista del DDT, donde expusimos obras inteligentes y también las tristes y desoladoras fotografías de la caída del coloso capitalista abatido por aquel ciclón, queamerizaron aquella peña, donde no faltó el buen humor y la ironía en obras como la de Yerandy Pozo.

Nunca las segundas partes nos buenas. Nunca superan al original, pero cuando se trata de tomar el pasado y superarlo con ideas post-modernas y avanzadas, puede resultar inteligente y novedoso, tal es el caso de mi amigo el artista de la plástica Ezequiel Sánchez Silva, que me obsequió en un momento los bocetos originales que hizo para levantar un Tanque a la altura de nuestros tiempos, un Tanque que de seguro revolucionaria Bauta y que sin dudas se convertiría en el “verdadero balcón de Artemisa”. La idea aplaudida en un momento y apartada a un lado después… fue igualmente como la de Zoila, desmantelada, arrinconaday abolida rápidamente, y era una obra hermosa, inteligente y digna de Bauta, que al menos tuvimos el privilegio de exponerla en aquella muestra humorística en que estaba René de la Nuez y el caricaturista europeo, donde de seguro a muchos no les gustó el chiste de aquella exposición en mi peña.

En Bauta, nuestro Tanque… apareció en la década del cincuenta en el filme Frente al pecado de ayer, que tuvo escenas filmadas en la localidad, donde aparece una imagen en un plano lejano de la cinta, del desaparecido ya, Tanque del acueducto, que muchos lo recuerdan con un profundo orgullo. Posteriormente ha surgido en llaveros, en carteles, en exposiciones plásticas, en esculturas que se colocan en los techos de las casas, en la misma portada del libro de historia local llamado Catauro bautense, en restaurantes como el Pica Pica, y en poemas como este del laudista Edwin Vichot, que indignado me recitó un día al ver el disparate que se imponía en el pueblo, a vista de todos:

“Sé que Bauta no da más
Un tanque de agua se puso
Que creo es un Sputnick ruso
O una balita de gas
Por delante y por detrás
Lo miro y no se parece
Desproporcionado crece
La construcción que da risa
Desde el balcón de Artemisa
Pero yo sé que no es ese”

Y hasta ha surgido para mi asombro en gráficas políticasy últimamente hasta ha surgido en consignas como un Tanque en 26 en las paredes del pueblo, y en desfiles municipales. Un Tanque legalizado en los últimos años, diría yo. ¿Cómo es posible? ¿Ahora el Tanque ya no alude al pasado capitalista del pueblo como se rumoreaba?, El Tanque después de unos años acá Post-Zoila, ha tenido hasta de seguro… una historia épica. ¡Quién lo diría! ¡Qué bien! Un Tanque que ahora últimamente desde la Florida, nosllegaigualmente impreso en las camisetas que traendesdeMiami los bautenses con su equipo de baseball allá que evocan nostalgias, o en el Restaurante La Mina del amigo Godínez en Hialeah donde allí mismo, el bautense Pacolo hizo uno genial (una réplica verdadera en miniatura) y con mucho orgullo, y ya muchos bautenses van allá y se retratan junto a él.

La genial idea de Zoila fue al olvido. Sus buenas intenciones, no fueron aplaudidas en su momento por los funcionarios locales, que seguro pensaron que era una idea aberrante, oque quizás imaginaron ellos lo harían de seguro en un futuro para ganarse los puntos o un presupuesto que pensaron Zoila quería atribuirse, una cosa cierta… a Zoila no le hace falta ganarse puntos, menos ningún “billete”. Es alguien chévere. Sin embargo, felicito a las autoridades locales, que al menos sobrepasaron aquellos desaires infernales que le profesaron un día a la querida amiga Zoila con sus buenas y maravillosas intenciones y… para nada lucrativas, más cuando quiso traer un “Tanque verdadero” desde la capital “donado para Bauta”, y le aclararon en el municipio que olvidara esa idea.

Solo una cosa me preocupa, ahora se rumorea en Bauta, en cada cuadra y barrios el nuevo chiste que el nuevo Símbolo localse queda muy corto frente al otro, y queda claro con esta nueva versión como dicen mis muchos veteranos de guerra local… como que no podemos más que los antiguos que fundieron el otro Tanque. ¿Cómo es posible? ¡Quedarnos cortos frente al pasado!, y otros rumorean que fue idea de Barack Obama, pues él sabía que necesitábamos balitas de gas para cocinar y penetraron la idea en el pueblo. En fin… Obama, no sabe nada de nuestro Tanque, de nuestra identidad, mejor que se quede quieto en base y a Bauta ni lo intente con esa idea de esa balita de gas que ya rumorean algunos para enmascarar el asunto, pero por si acaso no pondrá un pie de seguro nunca en este pueblo.

En fin, primero que un Tanque infuncional que no bombeará agua y disparatero necesitamos calles, una buena higiene en el pueblo y quitar sus calles rotas y llenas de aguas albañales que andan como Juana por su casa, terminar el hospital para este pueblo que lleva años detenido y no construir solo parques con bancos, lámparas y aceras en el pueblo, que ya están destruidos… o un parque imitación a lo Miramar de un Monte Barreto en Bauta. ¿Para qué?, ¿para picnic?, o ver la aberración de un parqueo millonario (también infuncional) sin terminar al lado del cementerio llenándose de una selva, y ampliar el cementerio que ya los familiares se llevan sus muertos hasta Caimito de Guayabal o al mismo Cementerio de Colón, y lo más importante una Funeraria que hace poco fue al piso (desde hacía tiempo derrumbándose) sobre un velorio y estuvo para mi indignación unos meses en el Teatro Municipal, y ahora está para enfurecimiento de mis amigos veteranos de guerra, en su sede de los Combatientes Municipales. ¿Cómo es posible? No hay respeto por este pueblo, por los combatientes que lucharon contra la tiranía junto a los líderes de esta Revolución, oacaso la opinión de pueblo… no vale. ¿Qué es más importante? ¿Un Tanque infuncional y de bonito con rumores de cifras millonarias que rumorean mis amigos veteranos de guerra… o una Funeraria? En fin… ¿Cuáles ingenieros autorizaron semejante Tanque tan desproporcionado? ¿Qué comisión de ingeniería está chequeando esta obra desde sus inicios? Me preocupa que el nuevo prospecto y engendro de Tanque caiga sobre nosotros un día e inmortalice a los bautenses. Entonces… ¿Quién pagará semejante accidente? ¿Qué cimientos están usando? Como me dijeron muy indignados mis amigos veteranos de guerra… ¡No fueron capaces de fundir y hacer nuevos cimientos, usaron los antiguos del otro Tanque! ¡Eso se parece a un Sputnick soviético!

Solo pienso en Zoila, en el que ella pudo traer y… no dejaron, en el propio Ezequiel y su gran proyecto que todos veíamos realizado y fue a ese abismo tan misterioso… o en ese grupo de veteranos que lucharon en Girón y también piensan en el otro Tanque, que quizás estén en lo cierto cuando tiran chistes sobre la corrupción y los rumores de cifras millonarias para poner un pedazo de lata con alusión a un Sputnick soviético que simboliza ahora, esas tres cuartas partes “muy fallidas” del original fabricado en la Frederick Snare Corporation de la década del cuarenta. Como que comienzan a elevar un Tanquecito, que aún no es de nadie, y esperemos que sea del pueblo y que este se identifique con esa lata, donde mismo un día estuvo nuestro glorioso Tanquede la Conaca, o como irónicamente llaman en el pueblo a este nuevo engendro como: una balita de gas.

¿Entonces para qué coño se hizo este nuevo engendro? Para el ridículo… ¿Por qué no convocaron públicamente un concurso? ¿Por qué no pidieron un apoyo por cada barrio? De seguro cada habitante hubiese dado un apoyo por casa para poner el otro… el verdadero Tanque. ¡Quizás Zoila, de seguro hubiese traído el que está aún en el Cerro esperando por nosotros y gratis! ¿Cómo es posible no crear un simple papel con una firma? ¿Por qué se dan el lujo de segregar una real y maravillosa idea que no le costaría al Estado Cubano? Simplemente… ¿Por qué se le ocurrió a Zoila y no a un Jefe? Si al final… este Tanque nuevo, es el mismo que alude al pasado, pero mal hecho y de seguro si Wikileaks se entera de la nueva balita de gas bautense, ¡Dios nos libre confesados! hasta sale en los Panampapers, con un todo paraíso fiscal… a lo Tanque, bien en lo profundo y oscuro de un Tanque cualquiera.

Pero algo cierto… mi Tanque, aquel original con el que crecí, no me lo quita nadie de mi recuerdo. Miraré este que comienzan a imponernos en el horizonte con el presupuesto local que no nos convence y que se parece a un Sputnick soviético, por culpa de los ingeniosos que “han tenido la ingenua creatividad o la burda iniciativa” de tronchar tajantemente un día la idea gratis de nuestra amiga Zoila, y poner ahora ellos algo inferior al pasado, y una cosa muy cierta, como miles de bautenses que ya rumorean en cada cuadra y en cada comité… pensaremos siempre en el otro como mismo lo inmortalizara mi amigo el fotógrafo Pedro Cecilia con su lentetantas veces y cómo mismo lo evoca el laudista Edwin Vichot, en sus excelentes composiciones musicalizadas con el laúd, y aseguramos sin miedo ya todo este pueblo muy unido, que ya Bauta no da más… con esa balita de gas.

EZEQUIEL SANCHEZ SILVA (2) (Large) (Large)Proyecto en acuarela del artista de la plástica Ezequiel Sánchez Silva, que quedó en el olvido local.

TANQUE de la CONACA BAUTA 1946 (Large)                               Foto de inauguracion del TANQUE de la CONACA en BAUTA 1946

TAN (2) (Large) (Large)Foto de Pedro Cecilia de 1999

S8000094 (Large) (Large)

S8000095 (Large) (Large)

Con nuestra querida amiga Zoila en su paladar EL TANQUE

Denys San Jorge

Callejón de los Perros/Bauta

Mayo/2016

 

 

Orígenes de fiesta en Bauta

S8000031 (Large)POR Denys San Jorge

Ayer en Bauta, se cerró la jornada bautense TRAS LA HUELLA DE ORIGENES, fundado hace ya 20 años por las bibliotecarias locales Maria Virginia Perez y Silvia Amaro… En la jornada del miércoles el Lic. Luis García Peraza presentó en la Biblioteca Municipal Antonio Maceo su libro “El muralismo y los muralistas en Cuba“, publicado por la Editorial Boloña.

Ayer, en la Iglesia Católica de Bauta, se recordó al Padre Gaztelu y a los origenistas que llegaron en la decada del cuarenta a este pueblo, y también recordamos con mucho afecto a Fina García Marruz en su cumpleaños. Una maravillosa tarde donde se reconoció a Lina de Feria y Araceli García Carranza. Una tarde donde Lina de Feria quien leyó varios de sus poemas, tambien se encontraba el escritor e historiador Ciro Bianchi quien nos hiciera anécdotas interesantes de Lezama Lima junto a Gaztelu, el poeta Jesús Sama Pacheco uno de los fundadores del evento quien donó libros suyos a la Biblioteca, y tambien nos acompañó el coleccionista cubanoamericano Emilio Cueto quien nos regaló dos piezas musicales al piano y donara copias impresas de una misa del Padre Gaztelu a la Biblioteca Municipal Antonio Maceo y a la Iglesia. Todo un día memorable junto a muchos amigos artistas y escritores bautenses. Evento que en palabras de la amiga Araceli, debe reconocerse a nivel nacional por la hermosa obra que se ha llevado a cabo en el municipio de Bauta, evocando la obra de los origenistas y del Padre Gaztelu en favor de la Cultura Cubana.

También se inauguró el Salón Orígenes en la Galeria de Arte Guerrero y después terminamos en casa de la Paladar de Zoilita en Bauta, con un agradabel brindis, donde la amiga Zoila le obsequió a Emilio Cueto y a Ciro Bianchi la condición de Hijo Ilustre del lugar, al final compartimos en ese TANQUE que tanto queremos, donde nos hemos reunidos en diferentes ocasiones amigos intelectuales en Homenaje a Mongo P, lugar que evoca al otro Tanque bautense que también añoramos.

Callejón de los Perros/Bauta                                                                                                                     Abril/2016                                                                                                                denyssanjorge@gmail.com

DSC00800 (Large)S8000083 (Large)DSC00820 (Large)DSC00824 (Large)S8000084 (Large)S8000050 (Large)