Archivo de la etiqueta: Cuba

Reinando el silencio la piedra bruta se moldea

Reinando el silencio la piedra bruta se moldea[1]

POR Denys San Jorge Rodríguez

La Masonería Universal ha sabido de la importancia del silencio y con esteresguardóla importancia sagrada del simbolismo del Arte Real. El símbolo ha sido cómplice del silencio y desde tiempos prehistóricos el símbolo ha transformado a quien lo entiende, con mensajes y significados misteriosos[2].

El silencio constituiríadesde sus inicios para la Hermandad, un gran peso dentro de la arquitectura y la geometría,siendo uno de sus más preciados pilares, desde sus mismos cimientos morales, asumido con gran fuerza entre un grupo decanteros medievales, que supieron que la piedra que se conspiraba a golpe de cincel en estas artes ocultas, siempre estaría unida al destino de la Humanidad, desdelos misterios de constructores en aquellas pirámides de Egipto y las célebres tablas de piedra del pueblo hebreo enla Antigüedad, estaban enfrascados estos constructores en la búsqueda de Luz y la Esperanza en lo divino.

Arte Real, significaría entonces la construcción de edificios en piedras, donde la arquitectura y geometría iríanunidas en elipsis de la mano, enfocada en la Libertad de lo eterno. Durante siglos, el albañil en su obrar silencioso moldeó lo bruto y dio formas sublimes en obra de arte, que se expandieron en el mundo antiguo, en secretos bien resguardados de generaciones a otras. Bien lo apreciaba el arquitecto Hiram Abif quien era el idóneo en estos secretos, siendo un maestro de estas Artes, sin la cual ningún gran edificio podría ser concebido, ya que este arquitecto estaba preparado para tallar la piedra bruta, mejor que cualquier otro de los expertos artesanos[3].

El secreto del albañil en la práctica del Arte Real, con el uso ágil de sus instrumentos sobre la piedra bruta yde su inspiración creativa dieron un resultado increíble con sus expertas intenciones, que solo se pasó de uno a otro de estos expertos constructores por siglos, mostrándose en templos, columnas, obeliscos, catedrales, pirámides, castillos y grandes obras que mostraban un hábil manejo del dominio técnico con simbologías desconocidas para el mundo profano, siendo codiciado y perseguido desde la antigüedad.

El propósito del albañil al moldear la piedra bruta, es la búsqueda perfecta de lo divino, bien lo supo el escultor Frédéric A. Bartholdi, autor de La Estatua de la Libertad, un destacado artista y masón universal, que dio forma a diferentes materiales para lograr esta, su obra cumbre, con mucho simbolismodentro del Arte Real en la Historia de la Humanidad.El simbolismo del Arte Real ha estado también presentedentro del silencio que juraron y resguardaron cuando edificaronestos ingeniosos albañiles su accionar, sobre las más ordinarias piedras. Ese silencio en la creación y la búsqueda de la Luz sin dudas, posee un valor incalculable en el destino de la Hermandad.

Bien lo sabía el Q:.H:. y Héroe Nacional de Cuba José Martí, que sabía de la importancia del silencio y de los símbolos. En el libro Martí ciñó el mandil[4],su autor nos muestra que: “Anahuac fue el nombre simbólico de Martí en la masonería y que, con posterioridad, extendió su uso, ya como seudónimo, a sus actividades revolucionarias”, sería sin dudas de mucha importancia dentro del simbolismo masónico el silencio con que se asumió este “alias”, dentro de la búsqueda igualmente de la Luz y haciéndose referencia en este libro que “Anahuac”, era empleado ya como nombre simbólico por aquel joven intelectual cubano, que buscaba la Luz dentro de la masonería en el lejano 1871.

En Cuba, se supo claramente sobre el silencio en la búsqueda de la Luz, al confeccionarse porun grupo de cubanos la bandera cubana y ondearla por primera vez, inspiradabajo los preceptos masónicos, estos fueron intelectuales como Cirilo Villaverde, y del también masón y poeta TeurbeTolón, junto a otros cubanos como Narciso López, quién era igualmente masón y partidarios de la causa separatista, que crearon nuestra enseña nacional. Surgiría con ellos así y dentro del simbolismo del silencio, la enseña a la que debemos respeto y lealtad. Para el color rojo, estos masones decidieron en el silencio conspirativo el triángulo equilátero simbolizando la grandeza del G:.A:.D:.U:.y todos sus lados con las mismas dimensionesaludirían a la divisa masónica de Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Su estrella de cinco puntas simbolizaría la perfección del Maestro Masón, con la Fuerza, la Belleza, la Sabiduría, la Virtud y la Caridad. Comprendiendo en su integración los tres números simbólicos, donde elsimbólico tres, de sus tres franjas azules representa la armonía ideal y las tres regiones en que se dividía Cuba; el cinco comoderivación de la suma de todas las franjas, significa el espíritu vivificador, que perpetúa la naturaleza; y el siete que se obtiene al sumar el triángulo y la estrella,sería un número considerado divino por los judíos y los griegos[5].

Si la bandera que ondeó primeramente en Matanzas y luego por la campiña cubana de las manos de los mambises, ondulandomuy vigorosamente al estruendo de trepitosos sonidos de guerra, de cornetas que tocaban sonidos de a degüello, de diana y a bota-sillas, tendría sin dudas su simbolismo masónico, lo tendría igualmente Perucho Figueredo al inmortalizar el Himno Nacional y Carlos Manuel de Céspedes al crear en plena manigua la Logia Independencia, sin dudas ellos sabían del Arte Real y del simbolismo del silencio, que ha estado también presente en los objetivos que resguardaron a otrosluchadores independentistas como Simón Bolívar, George Washington, Román de la Luz, Máximo Gómez y Agramonte, que estaban como mismo lo estuvo “Anahuac”, como mismo desde la perfección del arte lo sintieron los compositores Wolfgang Amadeus Mozart o Ludwig van Beethoven, en la búsqueda insaciable de la Esperanza y la Libertad de la Luz.

Eso lo han podido presenciar y sentir los masones bautenses de la Respetable Logia Perfecto Lacoste durante 59 años. Fundada en 1958, esta Logia posee una piedra bruta muy singular que a todos nos enorgullece. Mística. Simbólica. Cargada del peso y con la energía de la historia de un rincón olvidado del territorio artemiseño en Cuba. Es un peñasco traído según el estimado bautense Eduardito, el hijo del Q:.H:.fundador de este T:. Eduardo Ordáz, quien también por aquellos días fundacionales en que era ajefista de la institución, fue junto a su padre y el hermanoErnesto San Román, en el Jeep de Barroso, con otrosH.H:.fundadores de este T:.Que inspirarían con su accionarentonces al Arte Real, del propio terreno donde Perfecto Lacoste tenía su ingenio Santa Lucía y se nombraba para ese entonces como Central Habana, cerca de la trocha de Mariel a Majana, donde traerían ese día según Eduardito, aquella piedra bruta en que se levantaría el simbolismo sagrado masónico y otra para pulir.

Mejor inicio no pudo tener el Arte Real para esta institución bautense, donde sus masones venidos de las R.R:.L.L:.“Verdad y Pureza”, “Fraternidad y Constancia” y “Acacia” decidieron fundar un nuevo T:. que abriría sus puertas en Corralillo, pero que se inició en Salvador Cisneros No. 256, con una piedra simbólica de suelo cubano, cargadadel silencio patrio de esa complicidad dentro de la historia, donde descansaría aquella Orden masónicaque se gestaría por iniciativa de aquellos primeros quince Maestros Masones Libres y Aceptados, que guiarían a los nuevos aprendices del Taller de Bauta en la faena de desbastar aquella piedra bruta, que se convertiría en una obra de arte moral y social durante décadas, donde arquitectura y geometría edificarían una gloriosa obra en lo profundo de su discreción.

Estos Masones bautenses que iniciaron aquel Tallerbajo los postulados de la Hermandad y que solo duró varios meses en Salvador Cisneros No. 256, pues se mudaría ese mismo año hasta su sede actual, necesitaban nombrar su institución y quien mejor que un patriota que había dado mucho a la causa de la soberanía. Ellos sabían que Pedro Perfecto Pascual Lacoste y Grave de Peralta (Holguín, 1858) fue “Hijo Ilustre” de Bauta en la República[6], como que también en su homenaje durante esta en Bauta, la calle 156 fue nombrada en su honor y en la década del cuarenta se fundó la Escuela Superior de Bauta Perfecto Lacoste[7]. Hubo en estas inauguraciones de seguro mucho simbolismo y gratitud, hubo de seguro mucho honor y patriotismo bajo un profundo respeto y silencio hacia aquel, que hizo un elevado aporte a la emancipación dentro de la historia.

El simbolismo del silencio en la historia, bien lo pudo asegurarnuestro Apóstol, quien sabía acerca del secreto del albañil en la práctica del Arte Realy fue partícipe, de la importancia del silencio en la que conspiró por la Independencia de Cuba en aquel Anahuac. En el libro Los silencios quebrados de San Lorenzo, su autor Rafael Acosta de Arriba, también nos muestra la importancia del simbolismo en la vida y últimos días de silencio del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes; y el Historiador de la Ciudad de La Habana Eusebio Leal en su libro: El Diario Perdidode Carlos Manuel de Céspedes, nos muestra ese mismo silencio que resguardaron esas trascendentales páginas de dolor y traición que sufrió el Padre de la Patria, y que se codiciaron por su importancia en la historia.

El simbolismo del silencio sin dudas ha estado presente y lo sintió desde niñoPerfecto Lacoste, que tenía diez años, cuando sus tíos ingresaron a la lucha por la Independencia de Cuba, aunque no era masón, bien sabía de la importancia de la discreción, como mismo los antiguos albañiles, pues tuvo que guardar silencio y durante su vida, fue un portador de este en sus acciones conspirativas ayudando a masones cubanos, en pos del beneficio de la Libertad.

En aquel 1958, la naciente LogiaPerfecto Lacoste haría honor aquel patriota cubano, conspirador astuto, valeroso, que en los Estados Unidos estudiaraen la Universidad de Pensilvania y que en medio de la guerra él y su esposa le proporcionaran al bautense Baldomero Acosta caballos para encontrarse con Maceo[8], donde finalizada la guerra,las autoridades norteamericanas lo nombraríanel 14 de enero de 1899 como el primer Alcalde de La Habana[9], fundando La Banda de Música y un año después el 1ro de marzo de 1900 pediría una licencia de su cargo como Alcalde.Quizás en aquellos días de enero de 1896, el Q:.H:. y general Antonio Maceo y Grajales estuvo cerca de la piedra bruta aquella del ingenio Lucía y que hoy tenemos en nuestro Taller, quizás también estuvo el bautense Baldomero Acosta, muy cerca de aquella piedra que fue cómplice y guardó silencio del apoyo prestado por Lacoste a la independencia cubana. Con sus acciones independentistas Perfecto Lacoste, sabía que el hombre puede liberarse de la ignorancia que lo mantiene en el estado bruto, buscando con sus obras Esperanza y la Libertad de la Luz.

Se designaría entonces en este nuevo taller bautense como Venerable Maestro a Ernesto San Román;1er Vigilante a Eduardo Ordáz; 2do Vigilante a Juan B. Delgado; secretario a Felipe Wenceslao Pérez; Maestro de Ceremonias a José F. Morales; Primer Diácono a Francisco Gutiérrez; Segundo Diácono a Ramiro Pastoriza; Tesorero a Domingo Rodríguez y Hospitalario a Secundino Fabelo. También estarían los Maestros Masones, Rafael A. Reyes López, Isidro Echevarría, Pablo Gutiérrez Hernández, Dionisio Morales, Bernardo García Coro y Olegario León Rodríguez.

Sería un inicio glorioso de una institución que hoy está de festejos y eso lo supieroncon mucho orgullo losQ:.H:. Juan Bautista, Alfredo Díaz, Laudelino Abreu, Orlando Piedra, José Antonio Prieto, Jorge Rojas, Eladio Rivero, Witman Lago, Julio Cesar Dorta, y muchos otros que en su momento han guiado de frente a la piedra bruta los destinos de la Logia, como todos los H.H:.que han pasado por este Tallery han sentido quizás la energía que emana del simbolismo del Arte Real que un día estuvo cerca entre independentistas y Perfecto Lacoste.

Ha concluido un año más de andar masónico y hoy junto a esa piedra bruta estamos reunidos, celebrando el 59 aniversario de este humilde Taller, donde tenemos un año provisorio por delante de mucho trabajo, que nos llevará a recibir un 60 aniversariode orgullo, realizando la obra de la masonería y honrar a nuestros antecesores,bajo la máxima masónica del salmo 133, el mismo que se postularon los fundadores de este Tallery en esta comunidad, que inmortaliza:“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía”.

Reinando el silencio y a partir de ahí,el alma de la piedra bruta se ha mantenido despierta y lo que se gestaría en un lugar profano, se convirtió en sagrado, donde por décadas en sus distintas direcciones los masones bautenses de la R:.L:.Perfecto Lacoste han buscado la Esperanza y la Libertad de la Luz en el Oriente, mostrando esa máxima imprescindible para esta Instituciónde nuestro Q:.H:. José Martí cuando expresó: “Obrar irreprochablemente, perfeccionar el ejercicio de la libertad, preparar a los ciudadanos a la vida pública, ayudar al logro de toda noble idea…”, fue este el axioma de “Anahuac” en que se basaron también y donde trabajaron inspirados en los baluartes de la arquitectura y la geometríaideal,sobre la piedra bruta traída de aquel real y simbólico Ingenio Lucía, desaparecido ya en el tiempo, moldeando y desbastando la imperfección más agreste, creando una obra Moral e incansablemente en lograr una piedra pulida, para alcanzar la Virtud dentro de la sociedad bautense y cubana, defendiendo la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad de los hombres.

Venerable Maestro, He cumplido, Muchas Gracias.

Denys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Madrugada de 28 de enero/2017.

[1] Trabajo Central, leído en el Aniversario de la R:.L:. Perfecto Lacoste, en Bauta, el 6 de febrero de 2017, a las 8 PM. 

[2]Musquera, Xavier: “Ocultismo medieval. El mensaje secreto de los constructores”.

[3] En “Los Hijos de la luz” de Raymond François.

[4] Sánchez Gálvez, Samuel: “Martí ciñó el mandil. Prueba documental de su filiación masónica”, Biblioteca Nacional José Martí, Ediciones Bachiller, 2007, Cuba.

[5]http://www.diariomasonico.com/

[6] En Catauro Bautense, libro inédito de Omar Ríos y Eduardo Ordáz, sin publicar. 2008.

[7] Hoy ESBU Camilo Torres.

[8] Documento inédito dela colección de Emilio Cueto, en Washington D.C., EE.UU.

[9] Del Portillo, Lorenzo G.: “Sr. Perfecto Lacoste”, en “Cuba y América”, p. 16, octubre 1899. 

¿A quién le importa?

¿A quién le importa?

1-001-copia-large

POR Denys San Jorge

Bauta u Hoyo Colorado esun pueblo con una herencia obrera increíble, situado en el kilómetro 30 de la Carretera Central a Vuelta Abajo. En su tiempo fue nombrada “Ciudad de Futuro”…donde todavía hoy la añoran sus hijos o visitantes desde diversos confines del mundo, y la sueñan aún con su sempiterno Tanque, como la “aldea”, esa de la que siempre he estado muy orgulloso por su rica historia local. Años atrás el filósofo y escritor bautense Emilio Ichikawa, escribió: Para mi orgullo, Bauta es un pueblo cosmopolita. Incluso promiscuo. Es campo y costa. Criollez y extranjería…”.

Este pueblo de muchos, es ahora llevado al mundo del arte nuevamente. No por un artista graduado de la Escuela de Músicao por un pintor de la Academia San Alejandro, ni mucho menos por un cineasta de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, sino por un bautense apegado a su pueblo, autodidacta, que anda cada día por sus calles, buscando ese instante glorioso del flash que produce el obturador de su cámara y que le permite develar el retroceso de aquel aventurado lar, devenido en un lugar con calles rotas, con aguas pestilentes y “huertos sobre el pavimento”…Pero esa cámara también capta ciertas apatías sociales e infinitas, hacia bustos de ilustres, como el de Antonio Maceo, pero igual pudiese captar el mancillado busto deJosé Martí, cuyo escudo nacional en su base fue a parar hace años, quién sabe dónde.

Este artista vive acechando con su lente, las aceras intervenidas por indiferencias humanas, tanques de agua y escaleras que obstruyen el pasode ciudadanos, vertederos con aguas albañales en medio de avenidas, basureros sin limpiar en todos lados, terrenos de fútbol convertidos en potreros, obras constructivas sin terminar y otras esculturas destruidas a poco tiempo de ser inauguradas, entre otros golpes al rostro de quien nació en estas tierras.

Aparecen así otras incomprensiones aprovechando sus cotidianos recorridos, como el instante en que con su cámara fotográfica develó una bandera cubana que estuvo varios días colgando al revés en una institución estatal, descubriendo la más completa desidia, provocando que muchos se pregunten frente a estas indolencias: ¿Cuándo arreglarán esto? ¿Quiénes son los responsables? ¿¡Hasta cuándo!?… Pero no se escucha ni el eco de una respuesta, de nadie ni de ninguna índole…

Son en estos tópicos fotografiados, donde se pueden apreciar las desgarradoras imágenes “cotidianas” y planteamientos conceptuales de la exposición personal “¿A quién le importa?”, del bautense Rayce Cosculluela, trabajador del INDER en Bauta y un aficionado de las instantáneas, cuya obra ha impactado en el municipio sobre todo a quienes les molesta la depauperación de la Patria Chica. Su expo personal de fotografía, fue inaugurada el pasado 17 de noviembre en la Galería “Guerrero” del municipio.

Cuentan que el fotógrafo norteamericano Robert Capa comentaba a menudo: “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente”. El bautense Cosculluela, se aproxima bastante al epicentro del tema y va más allá de rozar el problema… Lo cuestiona y promueve posibilidades éticas y lógicas de solución, abriendo todo un abanico coherente de razonamientos, como el enfrentamiento a lo mal hecho, y la ejemplaridad para hacerlo; porque sabe que cuando enfoca un objetivo y aprieta el disparador mitiga su sufrimiento en la esperanza de alguna solución, que lamentablemente nunca llega de dónde debe venir.

De esta forma atrapa el instante idóneo donde la indiferencia ataca, donde la erosión sofoca temores, donde todos son… o somos culpables. En las palabras al catálogo, la Lic. Miriam Vázquez planteó: “Convencidos de que los pueblos pueden guardar sus memorias para así no repetir sus errores, Cosculluela ha hecho esta colección de fotos realidades para el olvido y la indolencia no continúen teniendo un espacio entre los bautenses”. Esa es la intención del artista, crear consciencia en el violador y la autoridad que debe enfrentarlo, y archivar el presente demoledor para no volver a él.

Analizar esta exposición me hace recordar aquella colectiva en la que fui partícipe: “Las formas de las cosas que vendrán”… Bien aparatosa y agresiva en cuanto a planteamientos estéticos o conceptuales, donde se unieron pintores, escultores, músicos y escritores como Karoll W. Pérez Zambrano, Ezequiel Sánchez Silva, Adrián Infante, Orlando Rodríguez y Francisco García González, entre otros… Todos con un mismo objetivo formal y conceptual, enmascarado de detonante: cuestionar la actual situación social “en aquel entonces”, pero que aún hoy predomina, o peor, se ha acrecentado…Eso lo sabe el bautense Cosculluela, quien ha sabido andar cada rincón de este pedazo de Cuba para acercarse y captar la indisciplina en el momento justo, en el día a día bautense de estos últimos meses.

Ver estas imágenes y las intenciones estéticas del fotógrafo que documenta cada ángulo de su pueblo y su gente más común, me hace recordar los libros“La gente del abismo” de Jack London sobre aquella vida en el Londres del 1902, y “Cómo vive la otra mitad”, publicado en 1890, de Jacob August Riis, aquel foto-periodista que creó fastuosas imágenes críticas, cuyo propósito era ayudar con su arte a la mejor comprensión de los procesos sociales, a todas las clases de entonces.

Todo esto bien lo sabe de seguro el bautense Cosculluela, quien mantiene su cámara al hombro, como herramienta y vehículo para inmortalizar ese arte documental donde lo retrata todo, cada herida en suelo patrio y hasta el recorte del periódico “el artemiseño”, cuando en su primera plana salió editado: “El 26 es para Bauta”, en letras de gran porte rojas y más abajo, otro artículo con letras negras de similar altura “o parecidas” al anterior, con el titular… “Aunque ella no lo sepa”.

¿Quién no sabe qué? ¿Qué entendió este fotógrafo? Nos preguntamos todos. Se interpretaba la clara alusión a una crítica que el pueblo no aprobó en sus comentarios, por no sentirse merecedores de tan alta distinción por tener un pueblo en condiciones tales que no soportaría una visita de inspección, amén de los problemas de mal uso en presupuestos estatales utilizados en construcciones hoy sin terminar o “destruidas”, que adolecían de importancia social, ante otras, que sí merecían un aporte para beneplácito de los bautenses. Al final, no se escuchó más nada en torno a tan ingenua “pifia” que hoy muchos bautenses conservan en sus casas…y en torno a la “pifia” si lo fuera, porque era un satírico choteo a la localidad y que este artista del lente retoma una vez más en esta, su exposición personal con este “documento” documentado.

En esta exposición de fotos muy tradicionales, el autor deja intencionadamente la fecha y hora del instante gráfico, aparece también la defensa del sentido de pertenencia del autor, expuesto claramente al espectador, pues a él sí le interesa Bauta, y cómo mismo Cosculluela lo percibió en su lente, lo entendieron muchos que asistieron a verla, con un sentido lógico, como mismo admiramos sus fotos en pequeño formato y entendemos la cotidianidad que nos abruma, la que no entendemos, la que a veces nos concibe sentados una tarde, a disfrutar muy poéticamente, frente a un “basurero” intencionado, y queeste artista del lente mostró sabiamente a través de una pareja en similar situación. La costumbre de vivir en lo malo, lo feo, lo sucio, lo fétido nos ha permeado de tal forma, que una brisa de algo bueno, nos parece la gloria misma.

Cuando dejaba una nota en el libro de firmas de la Galería, pude percibir como una bautense bien dolida y con mucho sentido de pertenencia, dejó constancia con su letra de algo que debe llamar la atención: “¡Necesitamos un ejército de Rayce!”. Ojo con esto… Más parecía una súplica que una opinión sobre la expo-foto…Puede que sea cierto y la bautense sepa, qué al problema hay que tirarle de frente y en el arte críticocomo en la vida, hay que saber tirar y tirar bien, y el fotógrafo Cosculluela, cuál francotirador, ha acertado con los disparos de su arma, “la cámara”, en esta propuesta curatorial donde todo está linealmente expuesto frente al espectador.

¿Puede que hasta somos parte de “La gente del abismo” en nuestro “Hoyo Colorado”?, o sus intenciones artísticas, sean útiles para que “otros” vean “Cómo vive la otra mitad”… y actúen detrás de la evidencia de estas buenas fotos. He ahí lo paradójico dentro del arte, donde quizás no deban existir cuestionamientos hacia este arte que tanto necesitamos, sino se debe ir más allá de la imagen documentada por un artista, prestándole atención y hostigando al verdadero problema en su núcleo, que ha producido esta actitud ciudadana, sin castigo, impune, que el artista está reclamando para el bien de la sociedad.

Creo sin dudas que el bautense Rayce Cosculluela no se lava las manos… asume el reto y sabe que “el Arte es un arma de lucha” y conoce, sin importarle, del fatídico boomerang que puede ocasionarle una exposición fotográfica cuando planteó:“¿A quién le importa?”

Hay que ver a la larga, a quienes les atañen estos problemas “fotográficos”, que al final son de todos ya que están bien documentados. Pero como al fotógrafo Rayce Cosculluela, a todos nos duele y nos es cara Bauta… Si no actuamos así a través del arte, si no nos arriesgamos y criticamos educando a la sociedad, sobre estas indolencias de todo tipo, el mundo se nos derrumbará perdiendo toda una nación con su identidad… y dejaríamos de ser cubanos.

1-002-large1-001-largedsc00207-largeimg_6456-large-largeDenys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Enero/2017

FOTOS 1, 2, 3, 4: Exposición ¿A quién le importa? de Rayce.

FOTO 5: Con el fotografo Rayce Cosculluela a la izquierda.

Julio César Pérez: un arquitecto ariguanabense en Harvard

Julio César Pérez: un arquitecto ariguanabense en Harvard

1-naples-2011

POR Denys San Jorge Rodríguez

Hace un tiempo atrás en Tecate, México, el crítico de arte Nelson Herrera Ysla me habló una noche sobre el destacado arquitecto ariguanabense, Julio César Pérez Hernández (1957). Hasta ese momento no lo conocía. Después el pintor e ilustrador Roberto Conde Herrera, me habló un día de “su amigo” el arquitecto Julio César y me mostró el libro Inside Cuba, que este le había obsequiado y me comentó con orgullo, como muchos otros me han expresado: ¡Julio Césares un arquitecto ariguanabense en Harvard! Hace unos meses alguien me comentó que Julio Cesar era algo parecido así a un “cuarto bate” dentro de la arquitectura cubana actual. Era verdad.

Inside Cuba, publicado por la Editorial Taschen en 2006 muestra toda una Cuba ecléctica y Julio César al crear este proyecto, sabe que Cuba tiene un eclecticismo increíble y una arquitectura que se debe preservar, tal como hace el ilustrador Conde en sus acuarelas y plumillas.

Sabe que, en sus ciudades y pueblos más remotos, como San Antonio de los Baños, puede aún hoy apreciarse la huella imperecedera de un urbanismo ejemplar de siglos pasados legado por una monarquía criolla y española que antecedió al elevado esplendor arquitectónico alcanzado por la Isla en el Siglo XX, donde perduran hoy viejos muros de mampuestos y ladrillos, con diferentes tipos de arcos y columnas que soportan cubiertas de tejas francesas y criollas de casas e iglesias, de variados estilos: desde el más absoluto vernáculo, pasando por el Barroco y el Neoclásico, hasta el balloomframe de las casas de madera de influencia Norteamericana, y los edificios de estilo Art Déco y Moderno, junto con calles reales y plazas.

Tanto en la capital cubana como en ciertos pueblos como San Antonio de los Baños y parte de aquel famoso Hato del Ariguanabo, sitio de grandes hacendados y villas de Marqueses, y en lugares tan emblemáticos como el Cafetal Taoro en Bauta, o el Angerona en Artemisa, ubicados en la periferia, pero igualmente de un encanto tremendo, cada día contemplo como la desidia más agresiva se apodera de muchas de estas edificaciones.

Con tristeza y pena se observan en estas viejas edificaciones, árboles y raíces que crecen sobre sus tejados y balcones incidiendo en su avanzado deterioro. Este patrimonio arquitectónico atestigua la gloria de épocas pasadas y la persistente memoria de siglos que se obstina en permanecer contra todos los vientos, pero que se arriesga a enviar un adiós desolador al futuro.

En Estampas Antiguas de San Antonio de los Baños, su autor el historiador Julián Vivanco, nos muestra ese esplendor arquitectónico que nacía en la antigua villa de San Antonio Abad. También el doctor en teología y pastor Rev. Abiel Abbot, de Massachusetts, quedó maravillado en su peregrinar por la antigua villa y dejó constancia de su admiración por ella en sus célebres “Cartas” de 1829.

Bien lo sabe Julio César, devenido primer y único Loeb Fellow Cubano de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Harvard en los Estados Unidos en 2002 y luego Catedrático Invitado de esta en 2013, quien se graduó de la Escuela de Arquitectura de La Habana, y es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y quienes autor de “Un Plan Maestro para La Habana del Siglo 21”,además del libro Inside Havana,publicado también por la Editorial Taschen en 2011y merecedor además de disímiles e importantes premios nacionales e internacionales como el Cuban ArtistsFund en 2003 por su proyecto urbano y paisajístico “Paseo Urbano en las Márgenes del Río Ariguanabo” y por su proyecto “Arcadia”, una nueva comunidad en las afueras de San Antonio, en 1987.

Julio Cesar, tú sabes que la Villa de San Antonio de los Baños, fundada en 1794, por el Marques de Monte Hermoso, es un pueblo sui generis con sus edificios de paredes de piedra y barro, con tejados rojizos, que en la actualidad se encuentra bastante maltrecho. ¿No te has propuesto ningún proyecto de rescate sobre la Arquitectura en tu pueblo natal?  

Soy autor de un Plan Maestro para San Antonio de los Baños (1994) que abarca:

Un nuevo aeropuerto internacional con una Terminal Intermodal en el aeródromo militar o Base Aérea de SAB.

La limpieza, preservación y rescate del Río Ariguanabo y su bosque y un Paseo para Las Márgenes del Río Ariguanabo.

La Rehabilitación Urbana del Centro Histórico-Urbano

Una nueva comunidad: ¨Arcadia¨, proyecto urbano premiado en 1987 a nivel nacional e internacional frente a la Laguna Ariguanabo.

A lo largo de 30 años he realizado proyectos para el rescate de San Antonio, de su urbanismo y de su arquitectura: proyectos de Renovación Urbana, de Rehabilitación Urbana, de Restauración (desde 1987) y de nuevas edificaciones que se inspiran en la esencia y el espíritu de la arquitectura tradicional y los rasgos más sobresalientes de esta, aunque expresan de modo contemporáneo la visión artística del autor. Los proyectos sintetizan y expresan, además, la preocupación genuina por salvaguardar el ámbito urbano, el entorno idílico del río y su bosque yde algunas edificaciones relevantes que son hitos a nivel urbano.

Esto, paralelamente con otros proyectos para otros lugares de Cuba, España y Estados Unidos y junto con la enseñanza y la investigación.

La arquitectura cubana es muy rica por su gran eclecticismo, con una historia de grandes arquitectos que vinieron en sus distintas épocas a diseñar y a construir. ¿Cómo ves el futuro de la Arquitectura en Cuba de esas localidades como San Antonio de los Baños?

Yo soy un optimista. El futuro de la Arquitectura en Cuba tiene que ser brillante, con mucho trabajo para los arquitectos por la gran necesidad de restaurar, preservar y edificar que se avizora.

 ¿Cómo impedir que ese patrimonio arquitectónico caiga al ocaso?

Primero es necesario conocer la historia y sensibilizar a todos y, luego, concebir planes a corto, mediano y largo plazo. Elaborar proyectos de diferente escala que tengan en cuenta la historia y geografía del lugar, la idiosincrasia particular de sus habitantes y las tradiciones existentes. Y junto con esto es esencial la voluntad política.

Has publicado importantes libros sobre Arquitectura y fotografía de Cuba. ¿Qué impacto tuvieron Inside Havana e Inside Cuba?

Ambos libros tuvieron tal éxito que sus ediciones se agotaron muy rápido. Actualmente trabajo en dos libros para una editorial diferente.

Hace unos meses atrás impartiste según me comentaste una conferencia en la Biblioteca Nacional del Congreso de Estados Unidos, en Washington DC. ¿Cómo ven desde los Estados Unidos la arquitectura que permanece hoy en Cuba?

Los norteamericanos se deslumbran al conocer la arquitectura y el urbanismo cubano. Lo perciben como algo muy singular, perteneciente a una cultura y tradición de gran valor. Valoran el inmenso patrimonio que atesoramos.

¿Próximos proyectos?

Continuar trabajando en distintos proyectos, impartiendo docencia y conferencias y escribiendo

Con su amistad y al ver la pasión que profesa por la arquitectura, recuerdo aquella noche en Tecate cuando oí por primera vez del arquitecto Julio César Pérez y veo siempre como con orgullo muchos ariguanabenses me hablan de este “estelar y cuarto bate” arquitecto que sabe que la arquitectura de su San Antonio de los Baños perdura sin dudas entre el misterio de los anchos muros de piedra y barro que conforman viejas casas criollas, de los grandes puntales y sus grandes fachadas sin portal con tejas francesas, con esas grandes rejas coloniales y donde sus artistas seguirán preservándolo en su arte,para que la desidia no desplace a la memoria.

También muchos otros amigos de esa tierra del Ariguanabo saben del arquitecto y saben también de gloriosas edificaciones de las que no pueden desprenderse, como el amigo ilustrador Roberto Conde, quien dibuja con total esmero y mucha pasión su pueblo natal, y que resguarda como un divino tesoro el libro Inside Cuba, de su amigo el arquitecto Julio Cesar, único arquitecto Cubano que ostenta el título de Loeb Fellow de la Universidad de Harvard en la historia de Cuba.

2-biblioteca-del-congreso-eeuu-2015

En la Biblioteca del Congreso de EE.UU., 2015

3-4

El arquitecto ariguanabense con el Príncipe Charles de Inglaterra en Londres, 2012.

4-conferencia-en-berlin-2015

El arquitecto dando una Conferencia en Berlín, Alemania, 2015.

parque-maceo-mejores-dibujos-11

Vista Aérea de la zona del parque Maceo en Centro Habana, dentro del “Plan Maestro para La Habana del Siglo 21”.

puerto_-casablanca-y-habanamar-con-light-rail-2010-copia

Plan Maestro para el Puerto y La Habana del Este, otro de los grandes proyectos incluidos y desarrollados dentro del “Plan Maestro para La Habana del Siglo 21”.

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Diciembre/2016

 

FOTO 1: El Julio César Pérez Hernández, impartiendo una conferencia en Nápoles, Italia, sobre el “Plan Maestro para La Habana del Siglo 21”, cuando fue Profesor Invitado en la Universidad Federico II para el Curso de Maestría Erasmus MundusMaClands (sobre Paisajes Culturales de la UNESCO).

 

 

Estoy pál agua…

el-arte-de-flotar-carboncillo-lienzo-73x100cm-largePOR Denys San Jorge

Dice la jerga popular que “el artista flota, es un corcho”. Quizás sea cierto y para muchos sea una diatriba. Como que siempre a los cubanos le han interesado las posibilidades del clásico proverbio insular“flotar o hundirse”y ha estado unido a la vida práctica y en cualquier medio, en esas circunstancias actuales e insulares. Sea en el negocio, en el trabajo, en el día a día o mar adentro… Ha sido sin dudas una detonante y una preocupación matemática el resultado final en la que todos saben que impera el clásico de, dos más dos es igual a cuatro y a veces ni queremos meter un dedo en el agua esa…

Desde niño –y aún hoy– era común escuchar igualmente en el refranero popular: “Estoy pá un bote” y estaba consciente –en aquel momento– que mi tierra era el centro del mundo y no había más. Pero, siempre me llamó la atención la frase a veces lapidaria cuando se pronunciaba a mi lado. No lo niego. Mientras crecía oía cómo iban desapareciendo algunos amigos y vecinos, y tampoco me creía el chiste que la tierra era redonda, menos que giraba. Me agradaba la mística idea antigua, de la tierra sobre la tortuga y los elefantes. Era más gráfica, más a lo cómic.

Con el tiempo comencé a entender que,en Cuba los cubanos armaban una balsa, un bote, un almendrón de los cincuenta, algo que llamaban “artefacto” ypartían al infinito e imaginaba que,al impactar con el borde del horizonte, podrían caerse de la tierra –y de no ser redonda– más debajo de aquellos elefantes y la tortuga al abismo. Siempre me cuestionaba… ¿adónde iban mis vecinos?Con los años escuché un día del Mariel y definitivamente me aclararon que la tierra no era redonda, que había más tierras, más agua… y que nadie se caía más allá de los elefantes y la tortuga, ya que estos no existían, pero sí que “los artefactos” se hundían en un abismo verdadero que era el mar –con mis vecinosincluidos– y entendí que había mucha agua, entre mi barrio y la meta.

La exposición personal “Ilusiones sumergidas” del artista de la plástica Gerlys Álvarez Chacón, expuesta en la Galería CASA 8, está anclada en la calle 8 como un bote, con todas sus ilusiones pueblerinas o globales, ahí en el centro del Vedado capitalino. Nos propone como tema el aislamiento, en todas sus manifestaciones, donde el clásico…“flotar o hundirse”, está presente y el agua es la protagonista de sus sugerentes composiciones.

Ahora, con estas propuestas expuestas en la calle ocho del Vedado y que han marcado a millones de cubanos, han mutado un poco a sus proposiciones formales primarias y se ha dibujado el mismo, sobre el soporte, mirando más allá al infinito del horizonte o “abajo” a donde se hunde su mar en el abismo. Con estas obras solo nos cuestionamos y nos hace pensar: ¿Y después que todos se han ido por esa agua? Quizás nos quedamos en soledad, solo diciendo un triste adiós, hundiéndonos en un mar con todas las ilusiones en soledad como bien plantea el artista.

Cuando comencé a disfrutar hace años de las obras del pintor Gerlys, me hizo recordar la historia épica de un bautense “vecino” y amigo de mi familia, que salió publicada en el periódico chileno The Clinic, escrito por el narrador cubano Francisco García González. Una historia desgarradora, que muchos se pudieran identificar, como mismo nos identificamos todos con estas obras deGerlys. El balsero, el bote, la balsa fecunda, su propio autorretrato, el agua… son los protagonistas.

La exposición “IlusionesSumergidas”, es el reflejo de la sociedad cubana actual con todos sus sueños cotidianosy eso puede apreciarse magistralmente en sus obras como “El via-cruxis de un náufrago”,donde el artista yace crucificado sobre esa agua, y es quizás esa agua foránea, la interna o la realidad circundante que agobia al artista y nos hechiza como espectador a un posible viaje. Mejor viaje elíptico no pudiese ser dentro de la utopía del arte con estas obras.

Cuando me detuve frente a la obra “Cambio”, imaginé una nostalgia a los otros, supuse una partida o un encerramiento, a ese aislamiento que el artista convoca con estas piezas, sin embargo, en otras piezas no hay agua posible pero quizás son el motor impulsor para coquetear con el límite, ese que nos impone las vivencias cotidianas, que nos impulsan o nos detienen, como el tríptico “Autocensura”.

Gerlys, es uno de esosartistasdentro el Arte Cubano que pinta su pueblo de Mariel, su gente y es un cubano de esos que no deja de mirar esos otros horizontes sobre el soporte visual, dónde están reflejados “los otros”, que se han ido y que también pinta, que quizás hasta imaginan como fantasmas desde el soporte al pintor del pueblito de Mariel, como “el otro” que ha quedado rodeado de esa agua que le inspira. El agua tormentosa.

El artista, goza con el dibujo, quizás sean sus sabias intenciones de permanecer sitiado por tanta agua yflotar, menos “hundirse” en esa agua, donde logra un nivel de detalle increíble en sus obras, escenificando magistralmente a través de su discurso poético, eso que Virgilio Piñera llamó “la maldita circunstancia del agua por todas partes”, con esa línea divisoria y agresiva que nos impulsa al riesgo, y en vez de pedir el clásico bote…mirando sus obras exclamamos a los cuatro vientos: ¡Estoy pál agua! ¿Por qué no?

Y quizás sea el agua de un río, una poceta o una cuba de madera, pero sin dudas es el agua pictórica de Gerlys,que, aunque no logremos flotar como un corcho y solo nos hundamos en esascircunstancias del artista que también son nuestras, lo gozaremos cada día con todas nuestras ilusiones posibles que seguirán flotando a la deriva y eso el artista, lo sabe.

el-via-cruxis-de-un-naufrago-carboncillo-lienzo-150x80cm-largeEl via-cruxis de un naúfrago

triptico-autocensura-mutis-carboncillo-lienzo-86x120cm-large

tríptico-Autocensura

1-5-large

De izq a derecha, el artista con camisa a azul.

Denys San Jorge Rodríguez

Callejón de los Perros/Bauta

Diciembre/2016

FOTO 1: El arte de flotar-carboncillo lienzo-73x100cm

 

Los misterios fotográficos de Alejandro Ávila García

img_3980-large-largePOR Denys San Jorge

Güira de Melena, tiene sus encantos… una villa antigua, viejas casas de madera con tejas francesas y de estilo balloom frame, un ferrocarril, mujeres hermosas y campos inmensos que se pierden a la vista en colosales sembrados de malangas, con maquinarias y regadíos, que tiran vertiginosamente y humedecen la tierra, hasta más allá de sofocarla y esta se sienta agradecida.

También en sus calles uno puede apreciar como a diario hombres y mujeres, o emigrantes silenciosos, que van en el ir y venir, muy embarrados de fango con sus herramientas después de cultivar la tierra, y verle así la piel dura por el sudor e implacable sol, que como en una peregrinación crea la duda y el misterio del porvenir, el progreso con el éxtasis y el orgullo, o ese sentido inmortal de pertenencia a la tierra, como también a la felicidad y a su orgullo.

Güira de Melena, tiene entonces lugares privilegiados para captar fotos, escenas con sublimes planos y paisajes con excelentes contrastes, buenos encuadres y colores estridentes, que sugieren posteriormente los más disímiles títulos y los más interesantes cuestionamientos de la realidad.

Recientemente la Editorial Unicornio de la provincia de Artemisa, presentó su antología de cuentos: “Lavar y ser feliz”, en la pasada Feria del Libro. Para mi orgullo, la foto de portada titulada: Tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe ha causado su sensación y pertenece a un rincón de Güira de Melena y su autor, es un buen amigo de estas tierras. Es el fotógrafo Alejandro Ávila García, un amigo de esos de buena garantía y un gran artista del lente, que un día en su serie Los rastrojeros expuesta en su momento en la Galería Provincial de Arte Eduardo Abela, aún sin conocerlo pude apreciar lo de la tierra, el sudor y la gente de Güira de Melena, que labora y sufre con orgullo la tierra.

Fotos como, Que cada hombre aprenda a hacer algo de lo que necesiten los demás, atrapa, sus Retratos nos seducen y su serie, el Desmochador nos muestra lo cubano más allá del peligro del acto de ascender a la cima de una palma real, en su serie Hombres sobre Rieles impresiona el uso estridente de las luces y sombras, y un día frente a su serie Viajando con el Espíritu, quedé estupefacto… y tal parece o nos confunde, a una escena desgarradora, en plena terminal de ferrocarril de Güira de Melena.

En 2015, este impaciente artista guireño, fue el único cubano finalista entre 1.365 fotógrafos procedentes de 39 países participantes, en el Concurso y Exposición del XXI Concurso Latinoamericano de Fotografía documental “Los trabajos y los días”, en la Plazoleta del Centro Administrativo La Alpujarra de Medellín. Anteriormente con su obra Labriegos, en el 2014 obtuvo premio en el concurso fotográfico Miradas Telesur del Canal de Telesur.

Pero no solo es el tema el campo y la criollez, lo es también el mar y la Playa de Cajío es también otra inspiración. En Mayo de 2014, en la XI Bienal de Fotografía convocada por el Centro Provincial de Artes Visuales Eduardo Abela, una obra de su autoría obtuvo Premio de la UNEAC y el Premio del FCBC otorgado por la Filial Artemisa-Mayabeque del Fondo Cubano de Bienes Culturales.

El crítico y periodista Hernán Yglesias Villar afirmó: Este joven fotógrafo logra, desde una propuesta estética bien definida, traducir la realidad en instantáneas de un alto vuelo poético. Allí convergen las combinaciones de colores, el juego con la luz, las transmutaciones de las imágenes hasta recrear en ocasiones una atmósfera surrealista que van arrancando de la cotidianidad esos matices imperceptibles, casi recónditos que develan una emoción inusual.

Alejandro Ávila García, además de un excelente artista que esta hechizado con su buen olfato, al captar esas fotos que nos seducen sobre la faena diaria de su pueblo, de sus campesinos más humildes, que capta la dicha y la felicidad, el trabajo y el sudor, las energías y las tristezas, los agobios y el orgullo, como de los excelentes paisajes cubanos, es un buen amigo de esos de última adquisición.

Recientemente me mostró unas fotos impresionantes de esas que hacen pensar en medio de un pueblo de campo como Güira de Melena, Huachinango o el propio Bauta… pues Alejandro Ávila García, un apasionado a las cosechas y siembras, como a su campo guireño y a los misterios ocultos en los campos cubanos, sabe captar el momento justo, para apretar su obturador y en el lugar adecuado logra herir ahí quizás, donde la mirada nos conmueve, nos saca una lágrima con sus Labriegos, entre cultivos, entre palmas cubanas, entre tierra… bien cerca del paraíso en la Cuba profunda y fascinante, bajo todos los misterios posibles de la tierra que nos da la vida.

labriegos-_-obra-original-largeserie de los Labriegos

libro-unicornio-copia-largetanto-va-el-cantaro-a-la-fuente-hasta-que-se-rompe-largeTanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe”, en portada de publicación artemiseña

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Noviembre/2016

El día masónico y bautense de Eusebio Leal

El día masónico y bautense de Eusebio Leal

EUSEBIO LEAL en Bauta (22) (Large)POR Denys San Jorge

Al Q.:H.: Humberto Reinoso

que le duele ver

el busto deshonrado.

 A mi amigo el escultor Juan Quintanilla,

por tan gloriosa obra para el pueblo de Bauta.

En Bauta, cada día cuando paso por su parque municipal y veo el busto en bronce a Antonio Maceo, con sus tres simbólicas estrellas… y a menudo, lo veo sucio en su pedestal de cemento por la desidia ciudadana, como por el abandono estatal que no vela por estas actitudes irresponsables, me duele intensamente y recuerdo mis emociones sentidas, como el orgullo cuando escuché al Historiador de La Habana, el Dr. Eusebio Leal, al inaugurar ahí mismo, ese busto al Lugar Teniente General Antonio Maceo y Grajales, cuando habló con mucha pasión y respeto, acerca del papel que jugó la masonería en nuestras luchas independentistas.

Casi una década después, el 7 de diciembre del 2013, sentí las mismas y raras sensaciones cuando documenté junto a mi colega la cineasta Yessi Lezcano, toda la procesión masónica realizada desde mi Madre Logia Perfecto Lacoste, hasta el Parque Municipal de Bauta, al busto de este gran patriota y masón cubano. Una procesión de respeto de los masones bautenses al prócer de la Independencia cubana por toda la calle Martí, portando una ofrenda floral, banderas cubanas y estandartes masónicos. Era una peregrinación patriótica de la Hermandad masónica hacía el Monumento al Titán de Bronce que murió en los mismos territorios y valles bautenses, en San Pedro, en el lejano año de 1896 bajo la metralla española.

Aquel era una recorrido, como hacía tiempo no se realizaba en Bauta. Nunca en mi caso había visto uno. Era una marcha de respeto y honor al Hermano libertador, donde escuché a muchos masones hablar ahí, mientras tiraba una foto tras otra, como evocaban el día que los visitó aquel gran cubano y entró después con mucho respeto y orgullo a nuestra Centenaria Logia Salvador Cisneros, y que sin ser masón ofreció un discurso magistral sobre la Patria y la Fraternidad en la manigua, sobre héroes, sobre masones, sobre libertadores, sobre cubanos y revolucionarios, mostrando así la importancia indiscutible de la masonería para Cuba.

Los hermanos, allí reunidos aquel diciembre de 2013, lo decían con orgullo hacia aquel semejante al que todos aprecian y respetan, que publicó además el Diario Perdido de Carlos Manuel de Céspedes, y muchos Hermanos bautenses de Bauta, aún recuerdan con satisfacción el día que Eusebio Leal estuvo junto a ellos y acudió al llamado de la Hermandad, como un deber y se reunió junto a los masones en el parque municipal y el pueblo de Bauta, y cuando después fue y se sentó junto a ellos en el interior de la Logia Salvador Cisneros.

Mi amigo el escultor cubano Juan Quintanilla, artista quien vive en la Playa Baracoa de Bauta y autor de este busto, recuerdo cuando me comentó recientemente con mucha satisfacción: “…para mí es un honor y gran orgullo tener una escultura del mayor general Antonio Maceo y Grajales en tan prestigioso lugar, en primer lugar, porque fue una petición de la Masonería de Bauta a Eusebio Leal, y de Leal a mí, y en segundo lugar porque la personalidad de Maceo, sus ideales, su lucha, su vida, representan el humanismo, la hermandad y la solidaridad por los que sabemos están unidos y trabajan todos sus miembros. El día de la develación fue un acto inolvidable, acudieron muchas personas, niños con flores, masones y pueblo en general, muy sabias las palabras de inauguración de Eusebio que habló en el acto inaugural y asombró a muchos por sus profundos conocimientos, como cuando habló dentro de la Logia Salvador Cisneros de Bauta sobre la Masonería en Cuba”.

Aquel 6 de enero de 2004, se celebraba un aniversario más de cuando la Invasión mambisa entró a Bauta en 1896 liderada por Máximo Gómez y el propio Antonio Maceo. Yo estaba como un bautense muy deseoso de ver la develación del busto como de oír a Eusebio Leal y todo el pueblo de Bauta estaba detenido con mucho orgullo. Había una intensa brisa y se recibían los rayos de sol en esas horas de la mañana, donde el Historiador comenzó hablar frente a una multitud congregada, con la pasión que lo caracteriza, comentaba de la Patria y sobre ese busto a ese gran cubano y masón, por iniciativa de las logias masónicas locales (Resp. Logia Salvador Cisneros y Resp. Logia Perfecto Lacoste), donde él mismo obsequió ese busto para Bauta y sus masones, y yo desde la acera del frente como un profano más… escuchaba sus palabras quedando cautivado donde el Historiador mostraba el amor a la Patria y a la figura de Antonio Maceo.

Al final, Eusebio Leal bajaba aquel fino tejido blanco dejando al descubierto el rostro heroico de nuestro Maceo, bajo los fuertes aplausos del pueblo bautense.

Quedaba así, el busto en bronce del escultor Juan Quintanilla develado con las palabras del propio Historiador, frente a la amplia multitud reunida allí de pioneros, masones de todas las logias municipales y de pueblos cercanos como el Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, también estaban las autoridades locales y el pueblo reunido, que le rendían honores a uno de los cubanos más grandes y trascendentales que ha dado la historia nacional en las luchas por su Independencia, que enorgulleció a la Hermandad y supo del simbolismo de la escuadra y el compás, defendiendo así cómo un ejemplar masón la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad de los hombres en la manigua, y caía entonces en la lejanía del pasado, a la inmortalidad gloriosa dentro de los propios valles bautenses.
EUSEBIO LEAL en Bauta (13) (Large)denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Agosto/2016

 

Un libro concreto para una isla abstracta

Un libro concreto para una isla abstracta

1 Portada tomo I - copiaPor Denys San Jorge

Los proyectos de Luis García Peraza (Sagua la Grande, 1940), en el presente se materializan en Cuba, y se comenta de ellos en todos los puntos cardinales a gran velocidad, al tiempo que se distribuyen los libros por Amazon y se promocionan en Facebook, Linkedin y Twitter, nos seducen y enorgullece contra toda marea posible, que bien podría ser abstracta (a veces), en esta isla tan real… tan maravillosa, tan enigmática, de rumores que caen simulando manchas, o que impactan como visualidades ajenas que se enfrentan unas a otras sin sentido, como colores estridentes, o como complementarios que se enfrascan, a veces en un contrapunteo con los colores primarios diluyendo, o huyendo de los mejores sabores abstractos, para disimular así dentro de supuestas apariencias, con sus raras y escurridizas figuraciones, tratando de opacar o desaparecer esas abstractas y encantadoras provocaciones.

García Peraza, es un veterano amigo y un gran cubano que tuve el privilegio de conocer un buen día ya hace unos años, autor y amante de las artes visuales, como a su esposa, la editora Ana Victoria Fon, ahí en su casa de la calle G, en el vedado habanero. Peraza, un apasionado increíble del arte cubano y en especial del arte abstracto, comenzaba a gestar por aquel entonces varios proyectos ambiciosos de temáticas interesantes, ausentes de la literatura del arte cubano: uno era su proyecto de investigación sobre la pintura abstracta en Cuba, la cual complementaba con entrevistas a los pintores abstractos, otro era su proyecto sobre el muralismo en Cuba, cuyas muestras estaba rastreando por toda la Isla; y el tercero, surgido del anterior, se trataba de un proyecto de investigación sobre los siete murales de caricaturas en cerámica, al parecer únicos en el país, existentes en una casa del balneario de Guanabo.

En el libro sobre el arte abstracto García Peraza, tenía el propósito de recopilar información de artistas de varias generaciones, empecinados en continuar con pasión (y contra todas las adversidades) dentro del universo de la abstracción, y de llenar con información ese vacío en la historia abstracta existente en el silencio íntimo de la insularidad cubana. Para orgullo mío, él me seleccionó para el mencionado proyecto, que comenzaba sobre la pintura abstracta, con varias obras de mi autoría realizadas en técnica mixta sobre metal, y también con unos grabados sobre papel. Igualmente he sido partícipe de la exposición colectiva en la Casa del Alba, en mayo-junio del 2014, bajo el título de Cien abstractos. Una colosal muestra curada por la especialista en arte de esa Casa, Evelyn Pérez Gálvez, exposición que se presentó de mayo a junio del 2014, con obras de 82 pintores abstractos cubanos, muchos de los cuales nunca habían expuesto sus obras en La Habana.

Recientemente, la Editorial Arista Publishing Co, de Florida, EEUU, ha publicado interesantes libros de este investigador de la historia del arte cubano. Así hace dos años publicó en soporte de papel el libro El mural cerámico de caricaturas en Guanabo, una investigación sobre el tema antes mencionado. Ahora se publica por ese mismo sello editorial, en marzo 2016: La abstracción en la pintura cubana, libro necesario y de impacto, pues ha sido bien acogido por coleccionistas de arte, críticos, galeristas, museólogos y artistas plásticos en él reunidos, ya que nos muestra el latido y el sentir de generaciones de disímiles artistas cubanos, que siguen creando sus atractivas composiciones entre manchas, chorreados, collages y grandes empastes. O sea, obras de inspiración, ajenas a cualquier escenario mercantil o social que se imponga en los nuevos tiempos, de finales del siglo XX y comienzos del nuevo milenio. Este libro en soporte de papel y dos tomos es una nueva edición revisada, corregida y aumentada, del libro original publicado en febrero 2015 por la Editorial Boloña, de la Oficina del Historiador de La Habana, bajo el título de La pintura abstracta en Cuba. Además, cuenta con dos nuevos trabajos de investigación, y -según informa su autor en Facebook y Linkedin- veintiséis nuevas entrevistas a pintores abstractos. Es decir, en total aglutina a 126 artistas de todo el territorio nacional, con 630 impactantes imágenes de sus obras a todo color. Además, la cronología se actualizó, que fue elaborada por Pedro de Oráa y Elsa Vega, la cual abarca desde 1930 hasta el 2015, y también cuenta con un nuevo prólogo del Dr, Avelino Couceiro.

En sus palabras de presentación del libro digital La pintura abstracta en Cuba, en el Palacio de los Capitanes Generales, editado por Boloña aquel 14 Febrero 2015, Peraza nos informó que había reunido en el mismo entrevistas a cien artistas abstractos, y afirmó: “El resultado de mi investigación lo pueden leer bajo el título de La pintura abstracta, los pintores y su circunstancia, en el que cuento la historia y describo el contexto nacional e internacional en que han desarrollado su obra los pintores abstractos cubanos”.

Sin duda, Peraza sabe de las experiencias de los artistas que han cultivado el diapasón abstracto, y siendo un apasionado de la pintura abstracta (que cultiva, además) aclaró: “…hay pintores reconocidos, conocidos, menos conocidos y desconocidos. Uno de mis objetivos fue hacer un libro inclusivo que tomara en cuenta no solo a los consagrados por la crítica y buscados por coleccionistas, sino también a los menos conocidos y desconocidos, de ciudades del interior, desventura que –generosamente- algunos atribuyen al fatalismo geográfico”.

En el caso del texto de Pedro de Oraá a esta nueva edición publicada por la Editorial Arista Publishing Co., de Florida, y en su texto original en la edición cubana, titulado: El arte abstracto cubano. Otra visión de contemporaneidad, el Premio Nacional de Artes Plásticas 2015, añade en un estudio magistral: “Sabido es que la realidad en torno guarda o descubre asombrosas similitudes con lo abstracto; y sólo al pensamiento humano cabe relevarlas en su capacidad de recreación artística”.

Peraza, tiene publicados, además: El muralismo y los muralistas en Cuba, por la Editorial Boloña, en 2016. Publicó también un trabajo titulado Alemania y los Alemanes en la obra de José Martí, que forma parte del libro en edición bilingüe alemán-español, Marti Heute/Martí hoy, de la Editorial Welt Kreis Verlag, Alemania Federal, posteriormente reproducido en la revista de la Biblioteca Nacional. Este libro recopila ensayos de varios autores alemanes y cubanos sobre José Martí, los cuales fueron presentados en el Simposio acerca de la vida y obra de José Martí, celebrado en Wuppertal en 1983.

Sin duda García Peraza, ahora nos regala trabajos de investigación convertidos en libros para el público que se interesa en conocer nuevas facetas de la historia del arte cubano. Por eso, considero que tienen validez las palabras con las que él terminó la presentación de su libro aquella tarde en el portal de los Capitanes Generales, cuando concluyó: “…a quien tenga algo que decir a que lo escriba para ampliar los horizontes de nuestra memoria histórica, que junto a la identidad nacional constituyen pilares del patrimonio cultural de la nación”.

En fin, me parece que La abstracción en la pintura cubana es un libro necesario, concreto e impactante, para esta isla tan abstracta en medio de sus circunstancias actuales, a las que por cierto el arte no está ajeno, aunque a veces también nos enajenamos, a veces ni dormimos y nos dejamos llevar hasta desaparecer entre maravillosos gestos y manchas. Quizás para muchos sin sentido de la cotidianidad abrumadora, pero para otros con mucho sentido, como una necesidad de nuevos sueños y soluciones. Aunque esos gestos, esas abstractas composiciones siempre seducirán haciéndonos pensar, y a otros que miran anonadados, los harán cuestionarse o dudar, de las manchas de su propia realidad, tan necesaria, tan abstracta y cotidiana.

2 Portada libro pintura abstracta bOLOÑA (Large) denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros, Bauta

Julio, 2016