Archivo de la etiqueta: Denys San Jorge

Nuestro Ángel Gaztelu

Expo “Nuestro Ángel Gaztelu”, collages sobre discos de vinilo (Long Playing). Inaugurada semanas atrás en la Biblioteca Municipal de Bauta, con fotografías inéditas que fui rescatando en toda Bauta, donde aparecía el Padre Ángel Gaztelu en bautizos, bodas, peregrinaciones, reuniones familiares, entre otras como fotografías de bandas de música, recortes de prensa igualmente con esta huella católica en Bauta y de niños vinculados al Colegio Academia José Martí, dirigido por el párroco, en lo que hoy es la Biblioteca Municipal, fotos del paso por este pueblo y la memoria del cura español durante toda su estancia aquí en Bauta desde 1940-1957.

Denys San Jorge


Con Ezequiel un muralito discreto para Bauta

Con Ezequiel un muralito discreto para Bauta

POR Denys San Jorge

A Ezequiel, q sabe qué extraño de corazón

 verlo pintar como un Dios y tomar su café. 

Hace unos días atrás me regocijó mucho como en el periódico artemiseño mencionaban a dos colegas caricaturistas, que residen en el extranjero, uno es Ángel Boligán y el otro Alen Lauzán (un bautense), ambos ganadores de incontables premios sobre el humor gráfico.

Bauta, sin dudas ha tenido sus buenos humoristas como Roberto Hernández Guerrero, otro destacado intelectual cubano y eso lo sabía muy bien el caricaturista René de la Nuez, quien se asentó en Playa Baracoa y pertenecía igualmente a esta tierra. De la Nuez, también fue un destacado humorista y un Premio Nacional de Artes Plásticas. En Playa Baracoa, debe existir alguna tarja o cierto monumento en su homenaje, que lo recuerden en la mente de sus pobladores, como el buen cubano y artista que fue.

Otro que llegó e impulsó el humorismo gráfico en los años más duros del Período Especial, lo fue un “oriental” venido de Antillas en Holguín. Es un tipo que he admirado en mi vida y ha sido Ezequiel Sánchez Silva. La ironía que lo caracteriza, el buen humor, su sobredimensión del arte…. ¿Quién no lo conoce en Bauta? También en Miami, lo sabe Emilio Ichikawa, quien lo menciona en muchos de sus textos y sabe que no se puede hablar de la cultura municipal sin mencionar a Ezequiel Sánchez”, pues este ha sido una cantera para muchos de nosotros, ha sido el motor impulsor, como lo fue para Alen Lauzán, el Peco o Karoll, y ahí comenzamos juntos también un día Idania del Río y yo.

Como también lo admira Miguel Terry Valdespino desde las páginas del artemiseño o Francisco García González desde Montreal, para nuestro buen amigo Carlos Jesús Cabrera que falleció hace unos años atrás, como para todos nosotros, Sánchez Silva es un “artista de respetar”.

Al llamado de su persona, uno no puede negarse, el tipo tiene poder de convocatoria y es lo sabemos todos acá en Bauta, que hemos compartido su amistad y muchos trabajos juntos. Lo supe desde el primer día que le estreché la mano en 1990 yo pequeño y medio “cabezón” (como siempre me decía irónico…), en la Casa de Cultura Mirta Cerra de Bauta.Él sin dudas, sabe que lo estimo, como también sabe que le agradezco mucho y no creo en enemigos rumores que laceren esa complicidad plástica, entre empastes o pigmentos dentro de una obra de arte. He ahí su larga obra kilométrica y abstracta, sin ruidos que corten esa finalidad. Sin intencionada plasticidad que irrumpa, distanciando dentro el arte.

Hace poco en mi casa una muy buena amiga a la que aprecio mucho, “sobre las doce de la noche” me preguntó sobre el arte impaciente de Sánchez Silva, de este holguinero natural de Antillas que un buen día decidió amar a Bauta hasta el delirio. A lo que le pude decir: “Ezequiel es un genio, como él no hay otro”.

Cuando hace meses atrás me llamó y me dijo: ¡Denys tenemos que pintar un Muralito ahí discreto que nos pide el municipio y sus autoridades, vamos a pintar ambos un “Muralito” ahí de Lauzán en la pared del Cine Suárez de Bauta! No lo dude y sin vacilar él sabe que le pregunté: ¿De día o de noche? Pues con Ezequiel, necesitamos 48 horas diarias para crear. Sánchez Silva sonrió y le repetí:¡Vamos a meterle mano! El diseño, era toda una panorámica de una Bauta satelital que seducía con su buen humor, donde nuestro amigo Alen Lauzán (el caricaturista bautense) había dibujado muy “infantilmente” desde la loma del Pueblo Textil, pasando por el Cayo de la Rosa con su extinta Textilera, toda Bauta con su iglesia, entre barrios, sacó además mi barrio y su zanja, hizo potreros, puentes, ríos, embalses, la costa de Playa Baracoa y 90 millas más allá, donde también hay “un buen puñadito de bautenses”.

Ese día y en el fin de semana siguiente, bajo el implacable sol mientras Sánchez Silva y yo pintamos el mural, recordamos las palabras de inauguración y publicadas en el semanario provincial bajo el título: “Los hombres que no perdieron el tiempo”, muy latentes en nosotros y de nuestro buen amigo Carlos Jesús Cabrera un día en la exposición “El metal encubierto”, donde unimos fuerzas ambos en la Galería de la UNEAC de la provincia de Artemisa, tiempo atrás.

La complicidad y la ironía estaban presentes. Tanto en las obras de Sánchez como en las mías, eran evidentes. Digamos que de buen profe lo aprendí o de “Tal Palo tál astilla”. Recuerdo que Carlos Jesús Cabrera, allí nos nombró como el Maestro y el Aprendiz, en aquella exposición donde se unían las gestuales y fastuosas composiciones abstractas de Sánchez, con mi andamiaje de hierros que simulaban toda una artillería pesada y con su carácter peculiar, Carlos nos insinuó irónicamente: ¿Quién ahí entre ustedes es Skywalker o quién es el Darth Vader?

Carlos, sabía de nuestras intenciones, al vernos retratarnos con unas elucubraciones hechas por mí a partir de herramientas de mecánica, donde decíamos entre nosotros que uno era un M16 y el otro una ametralladora de la mafia siciliana. Ironía y arte. Yo llevaba el M16, Sánchez la elucubración mafiosa. La foto quedó bárbara y “pá la historia” y junto a Sánchez Silva salí retratado en el periódico provincial, con aquellos hierros oxidados en mano.

Ese día pintando el olvidado Cine Suárez,o al menos resguardando unos metros del mismo con una obra de arte… hablamos del querido amigo Carlos y de aquella exposición. Pensamos que el mural con la panorámica satelital de Bauta, “mirada desde los cielos” hasta desaparecería… “quizás por la pintura que estábamos usando y la obra que enfrentaría el fuerte sol y el sereno a diario”. Muchos pasaban y nos agradecían, otros en cambio decían con mucha razón: ¡Lo que tienen que hacer es arreglar el Cine, no pintar tanta m…! También tenían razón. Teóricamente, la obra quedaría fabulosa, pero en lo técnico el tiempo haría de las suyas como estaba haciendo del Cine Suárez. La intención plástica estaba fabulosa, como la complicidad y la ironía seducían a los transeúntes, hasta el limpiar un poco el asco que ya surgíaen esa pared o que sigue emanando.

A los días, el Muralito lejos de ser discreto o disimulado tenía sus colores radiantes y centellantes… ya los bautenses iban y posaban con la colorida obra, los jóvenes con sus IPhone y Samsung Galaxy después iban y lanzaban sus imágenes a la Wifi, los más ancianos como Charles el Sastre iba y se detenía contemplando aquello y hoy sobre el viejo Cine Suárez tan olvidado y destruido por la desidia humana, sigue pasando y vienen los bautenses aún del extranjero y también se retratan, hasta un día vi a un fotógrafo particular retratando a una “quinceañera” frente al fastuoso mural que un día plasmamos gracias a la inspiración del amigo caricaturista bautense Alen Lauzán. Sin dudas, el objetivo estaba cumplidoy ya los bautenses tenían su muralito alegórico al pueblo que salía de foto en foto, por facebook, twitter y en todas las redes sociales.

Con nuestro querido y buen amigo Carlos Jesús Cabrera (fallecido), el periodista Miguel Terry Valdespino y Ezequiel en su Taller en Bauta.

En la exposición “El metal encubierto”, Galería de la UNEAC, Artemisa.

Ezequiel, Terry y Osvaldo de la Caridad en complicidad en un asalto años atras celebrando mi cumpleaños.

Denys San Jorge Rodríguez

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Marzo/2017

Reinando el silencio la piedra bruta se moldea

Reinando el silencio la piedra bruta se moldea[1]

POR Denys San Jorge Rodríguez

La Masonería Universal ha sabido de la importancia del silencio y con esteresguardóla importancia sagrada del simbolismo del Arte Real. El símbolo ha sido cómplice del silencio y desde tiempos prehistóricos el símbolo ha transformado a quien lo entiende, con mensajes y significados misteriosos[2].

El silencio constituiríadesde sus inicios para la Hermandad, un gran peso dentro de la arquitectura y la geometría,siendo uno de sus más preciados pilares, desde sus mismos cimientos morales, asumido con gran fuerza entre un grupo decanteros medievales, que supieron que la piedra que se conspiraba a golpe de cincel en estas artes ocultas, siempre estaría unida al destino de la Humanidad, desdelos misterios de constructores en aquellas pirámides de Egipto y las célebres tablas de piedra del pueblo hebreo enla Antigüedad, estaban enfrascados estos constructores en la búsqueda de Luz y la Esperanza en lo divino.

Arte Real, significaría entonces la construcción de edificios en piedras, donde la arquitectura y geometría iríanunidas en elipsis de la mano, enfocada en la Libertad de lo eterno. Durante siglos, el albañil en su obrar silencioso moldeó lo bruto y dio formas sublimes en obra de arte, que se expandieron en el mundo antiguo, en secretos bien resguardados de generaciones a otras. Bien lo apreciaba el arquitecto Hiram Abif quien era el idóneo en estos secretos, siendo un maestro de estas Artes, sin la cual ningún gran edificio podría ser concebido, ya que este arquitecto estaba preparado para tallar la piedra bruta, mejor que cualquier otro de los expertos artesanos[3].

El secreto del albañil en la práctica del Arte Real, con el uso ágil de sus instrumentos sobre la piedra bruta yde su inspiración creativa dieron un resultado increíble con sus expertas intenciones, que solo se pasó de uno a otro de estos expertos constructores por siglos, mostrándose en templos, columnas, obeliscos, catedrales, pirámides, castillos y grandes obras que mostraban un hábil manejo del dominio técnico con simbologías desconocidas para el mundo profano, siendo codiciado y perseguido desde la antigüedad.

El propósito del albañil al moldear la piedra bruta, es la búsqueda perfecta de lo divino, bien lo supo el escultor Frédéric A. Bartholdi, autor de La Estatua de la Libertad, un destacado artista y masón universal, que dio forma a diferentes materiales para lograr esta, su obra cumbre, con mucho simbolismodentro del Arte Real en la Historia de la Humanidad.El simbolismo del Arte Real ha estado también presentedentro del silencio que juraron y resguardaron cuando edificaronestos ingeniosos albañiles su accionar, sobre las más ordinarias piedras. Ese silencio en la creación y la búsqueda de la Luz sin dudas, posee un valor incalculable en el destino de la Hermandad.

Bien lo sabía el Q:.H:. y Héroe Nacional de Cuba José Martí, que sabía de la importancia del silencio y de los símbolos. En el libro Martí ciñó el mandil[4],su autor nos muestra que: “Anahuac fue el nombre simbólico de Martí en la masonería y que, con posterioridad, extendió su uso, ya como seudónimo, a sus actividades revolucionarias”, sería sin dudas de mucha importancia dentro del simbolismo masónico el silencio con que se asumió este “alias”, dentro de la búsqueda igualmente de la Luz y haciéndose referencia en este libro que “Anahuac”, era empleado ya como nombre simbólico por aquel joven intelectual cubano, que buscaba la Luz dentro de la masonería en el lejano 1871.

En Cuba, se supo claramente sobre el silencio en la búsqueda de la Luz, al confeccionarse porun grupo de cubanos la bandera cubana y ondearla por primera vez, inspiradabajo los preceptos masónicos, estos fueron intelectuales como Cirilo Villaverde, y del también masón y poeta TeurbeTolón, junto a otros cubanos como Narciso López, quién era igualmente masón y partidarios de la causa separatista, que crearon nuestra enseña nacional. Surgiría con ellos así y dentro del simbolismo del silencio, la enseña a la que debemos respeto y lealtad. Para el color rojo, estos masones decidieron en el silencio conspirativo el triángulo equilátero simbolizando la grandeza del G:.A:.D:.U:.y todos sus lados con las mismas dimensionesaludirían a la divisa masónica de Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Su estrella de cinco puntas simbolizaría la perfección del Maestro Masón, con la Fuerza, la Belleza, la Sabiduría, la Virtud y la Caridad. Comprendiendo en su integración los tres números simbólicos, donde elsimbólico tres, de sus tres franjas azules representa la armonía ideal y las tres regiones en que se dividía Cuba; el cinco comoderivación de la suma de todas las franjas, significa el espíritu vivificador, que perpetúa la naturaleza; y el siete que se obtiene al sumar el triángulo y la estrella,sería un número considerado divino por los judíos y los griegos[5].

Si la bandera que ondeó primeramente en Matanzas y luego por la campiña cubana de las manos de los mambises, ondulandomuy vigorosamente al estruendo de trepitosos sonidos de guerra, de cornetas que tocaban sonidos de a degüello, de diana y a bota-sillas, tendría sin dudas su simbolismo masónico, lo tendría igualmente Perucho Figueredo al inmortalizar el Himno Nacional y Carlos Manuel de Céspedes al crear en plena manigua la Logia Independencia, sin dudas ellos sabían del Arte Real y del simbolismo del silencio, que ha estado también presente en los objetivos que resguardaron a otrosluchadores independentistas como Simón Bolívar, George Washington, Román de la Luz, Máximo Gómez y Agramonte, que estaban como mismo lo estuvo “Anahuac”, como mismo desde la perfección del arte lo sintieron los compositores Wolfgang Amadeus Mozart o Ludwig van Beethoven, en la búsqueda insaciable de la Esperanza y la Libertad de la Luz.

Eso lo han podido presenciar y sentir los masones bautenses de la Respetable Logia Perfecto Lacoste durante 59 años. Fundada en 1958, esta Logia posee una piedra bruta muy singular que a todos nos enorgullece. Mística. Simbólica. Cargada del peso y con la energía de la historia de un rincón olvidado del territorio artemiseño en Cuba. Es un peñasco traído según el estimado bautense Eduardito, el hijo del Q:.H:.fundador de este T:. Eduardo Ordáz, quien también por aquellos días fundacionales en que era ajefista de la institución, fue junto a su padre y el hermanoErnesto San Román, en el Jeep de Barroso, con otrosH.H:.fundadores de este T:.Que inspirarían con su accionarentonces al Arte Real, del propio terreno donde Perfecto Lacoste tenía su ingenio Santa Lucía y se nombraba para ese entonces como Central Habana, cerca de la trocha de Mariel a Majana, donde traerían ese día según Eduardito, aquella piedra bruta en que se levantaría el simbolismo sagrado masónico y otra para pulir.

Mejor inicio no pudo tener el Arte Real para esta institución bautense, donde sus masones venidos de las R.R:.L.L:.“Verdad y Pureza”, “Fraternidad y Constancia” y “Acacia” decidieron fundar un nuevo T:. que abriría sus puertas en Corralillo, pero que se inició en Salvador Cisneros No. 256, con una piedra simbólica de suelo cubano, cargadadel silencio patrio de esa complicidad dentro de la historia, donde descansaría aquella Orden masónicaque se gestaría por iniciativa de aquellos primeros quince Maestros Masones Libres y Aceptados, que guiarían a los nuevos aprendices del Taller de Bauta en la faena de desbastar aquella piedra bruta, que se convertiría en una obra de arte moral y social durante décadas, donde arquitectura y geometría edificarían una gloriosa obra en lo profundo de su discreción.

Estos Masones bautenses que iniciaron aquel Tallerbajo los postulados de la Hermandad y que solo duró varios meses en Salvador Cisneros No. 256, pues se mudaría ese mismo año hasta su sede actual, necesitaban nombrar su institución y quien mejor que un patriota que había dado mucho a la causa de la soberanía. Ellos sabían que Pedro Perfecto Pascual Lacoste y Grave de Peralta (Holguín, 1858) fue “Hijo Ilustre” de Bauta en la República[6], como que también en su homenaje durante esta en Bauta, la calle 156 fue nombrada en su honor y en la década del cuarenta se fundó la Escuela Superior de Bauta Perfecto Lacoste[7]. Hubo en estas inauguraciones de seguro mucho simbolismo y gratitud, hubo de seguro mucho honor y patriotismo bajo un profundo respeto y silencio hacia aquel, que hizo un elevado aporte a la emancipación dentro de la historia.

El simbolismo del silencio en la historia, bien lo pudo asegurarnuestro Apóstol, quien sabía acerca del secreto del albañil en la práctica del Arte Realy fue partícipe, de la importancia del silencio en la que conspiró por la Independencia de Cuba en aquel Anahuac. En el libro Los silencios quebrados de San Lorenzo, su autor Rafael Acosta de Arriba, también nos muestra la importancia del simbolismo en la vida y últimos días de silencio del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes; y el Historiador de la Ciudad de La Habana Eusebio Leal en su libro: El Diario Perdidode Carlos Manuel de Céspedes, nos muestra ese mismo silencio que resguardaron esas trascendentales páginas de dolor y traición que sufrió el Padre de la Patria, y que se codiciaron por su importancia en la historia.

El simbolismo del silencio sin dudas ha estado presente y lo sintió desde niñoPerfecto Lacoste, que tenía diez años, cuando sus tíos ingresaron a la lucha por la Independencia de Cuba, aunque no era masón, bien sabía de la importancia de la discreción, como mismo los antiguos albañiles, pues tuvo que guardar silencio y durante su vida, fue un portador de este en sus acciones conspirativas ayudando a masones cubanos, en pos del beneficio de la Libertad.

En aquel 1958, la naciente LogiaPerfecto Lacoste haría honor aquel patriota cubano, conspirador astuto, valeroso, que en los Estados Unidos estudiaraen la Universidad de Pensilvania y que en medio de la guerra él y su esposa le proporcionaran al bautense Baldomero Acosta caballos para encontrarse con Maceo[8], donde finalizada la guerra,las autoridades norteamericanas lo nombraríanel 14 de enero de 1899 como el primer Alcalde de La Habana[9], fundando La Banda de Música y un año después el 1ro de marzo de 1900 pediría una licencia de su cargo como Alcalde.Quizás en aquellos días de enero de 1896, el Q:.H:. y general Antonio Maceo y Grajales estuvo cerca de la piedra bruta aquella del ingenio Lucía y que hoy tenemos en nuestro Taller, quizás también estuvo el bautense Baldomero Acosta, muy cerca de aquella piedra que fue cómplice y guardó silencio del apoyo prestado por Lacoste a la independencia cubana. Con sus acciones independentistas Perfecto Lacoste, sabía que el hombre puede liberarse de la ignorancia que lo mantiene en el estado bruto, buscando con sus obras Esperanza y la Libertad de la Luz.

Se designaría entonces en este nuevo taller bautense como Venerable Maestro a Ernesto San Román;1er Vigilante a Eduardo Ordáz; 2do Vigilante a Juan B. Delgado; secretario a Felipe Wenceslao Pérez; Maestro de Ceremonias a José F. Morales; Primer Diácono a Francisco Gutiérrez; Segundo Diácono a Ramiro Pastoriza; Tesorero a Domingo Rodríguez y Hospitalario a Secundino Fabelo. También estarían los Maestros Masones, Rafael A. Reyes López, Isidro Echevarría, Pablo Gutiérrez Hernández, Dionisio Morales, Bernardo García Coro y Olegario León Rodríguez.

Sería un inicio glorioso de una institución que hoy está de festejos y eso lo supieroncon mucho orgullo losQ:.H:. Juan Bautista, Alfredo Díaz, Laudelino Abreu, Orlando Piedra, José Antonio Prieto, Jorge Rojas, Eladio Rivero, Witman Lago, Julio Cesar Dorta, y muchos otros que en su momento han guiado de frente a la piedra bruta los destinos de la Logia, como todos los H.H:.que han pasado por este Tallery han sentido quizás la energía que emana del simbolismo del Arte Real que un día estuvo cerca entre independentistas y Perfecto Lacoste.

Ha concluido un año más de andar masónico y hoy junto a esa piedra bruta estamos reunidos, celebrando el 59 aniversario de este humilde Taller, donde tenemos un año provisorio por delante de mucho trabajo, que nos llevará a recibir un 60 aniversariode orgullo, realizando la obra de la masonería y honrar a nuestros antecesores,bajo la máxima masónica del salmo 133, el mismo que se postularon los fundadores de este Tallery en esta comunidad, que inmortaliza:“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía”.

Reinando el silencio y a partir de ahí,el alma de la piedra bruta se ha mantenido despierta y lo que se gestaría en un lugar profano, se convirtió en sagrado, donde por décadas en sus distintas direcciones los masones bautenses de la R:.L:.Perfecto Lacoste han buscado la Esperanza y la Libertad de la Luz en el Oriente, mostrando esa máxima imprescindible para esta Instituciónde nuestro Q:.H:. José Martí cuando expresó: “Obrar irreprochablemente, perfeccionar el ejercicio de la libertad, preparar a los ciudadanos a la vida pública, ayudar al logro de toda noble idea…”, fue este el axioma de “Anahuac” en que se basaron también y donde trabajaron inspirados en los baluartes de la arquitectura y la geometríaideal,sobre la piedra bruta traída de aquel real y simbólico Ingenio Lucía, desaparecido ya en el tiempo, moldeando y desbastando la imperfección más agreste, creando una obra Moral e incansablemente en lograr una piedra pulida, para alcanzar la Virtud dentro de la sociedad bautense y cubana, defendiendo la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad de los hombres.

Venerable Maestro, He cumplido, Muchas Gracias.

Denys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Madrugada de 28 de enero/2017.

[1] Trabajo Central, leído en el Aniversario de la R:.L:. Perfecto Lacoste, en Bauta, el 6 de febrero de 2017, a las 8 PM. 

[2]Musquera, Xavier: “Ocultismo medieval. El mensaje secreto de los constructores”.

[3] En “Los Hijos de la luz” de Raymond François.

[4] Sánchez Gálvez, Samuel: “Martí ciñó el mandil. Prueba documental de su filiación masónica”, Biblioteca Nacional José Martí, Ediciones Bachiller, 2007, Cuba.

[5]http://www.diariomasonico.com/

[6] En Catauro Bautense, libro inédito de Omar Ríos y Eduardo Ordáz, sin publicar. 2008.

[7] Hoy ESBU Camilo Torres.

[8] Documento inédito dela colección de Emilio Cueto, en Washington D.C., EE.UU.

[9] Del Portillo, Lorenzo G.: “Sr. Perfecto Lacoste”, en “Cuba y América”, p. 16, octubre 1899. 

Bauta: Con cariño y amor fraternal

Bauta: Con cariño y amor fraternal[1]

POR Denys San Jorge

Dijo el Apóstol y Hermano Masón José Martí, que: “No se pueden hacer grandes cosas, sin grandes amigos”[2], en esa frase, que nos lleva a la unión, ha estado intrínseca la fuerza de emprender grandes proyectos dentro de la sociedad.

Bauta, desde aquellos años de las Guerras de Independencia fue testigo de esta y de la importancia de la amistad. Bien los supo el Q:.H:. Esteban Delgado, quien anduvo siempre junto a su primo Baldomero Acosta y un día se unió como mambí del Regimiento Goicuría a las huestes de Maceo en el Cayo de la Rosa[3]. Desde ahí sería importante el unirse para defender la libertad entre los hombres y tiempo después, en los mismos albores de la República, gracias a la unión entre los oriundos de aquel pueblo nombrado también como Hoyo Colorado y de emigrantes que llegaban, comenzaría a desarrollarse un pueblo desbastado por la guerra.

También afirmó José Martí, que: “El cariño es la llave del mundo”[4], y sabía también de la importancia de la Fraternidad. Ambasmáximas martianas, sin dudas las tuvieron presente, aquel grupo de masones fundacionales de este Taller que iban a la Logia “Fraternidad y Constancia” de los valles de Punta Brava, cuando a finales de 1914, decidieron fundar un Taller propio en los valles de su “Hoyo Colorado”.

¿Por qué se unirían? Que mejor motivo que mostrar cariño fraternal en el progreso humano y fortalecer así la unión entre los hombres para con un pueblo y la sociedad cubana. Comenzarían entonces a sesionar bajo este estandarte y los postulados masónicos. Fue en la noche del 27 de febrero de 1915, en la calle real número 33, cuando quedó constituida la R:.L:. Salvados Cisneros, bajo el simbolismo de la escuadra y el compás. Dirigidos por el Maestro Braulio González, acompañado delos hermanos Emiliano Morales, Antonio Fraga, Salustiano Felipe, José A. Menéndez, Manuel Rabelo, Emilio Cañal, Julio Carrasco, Juan F. Trevejos, Luis Miguel Castillo, Esteban Delgado Acosta y Avercio Valdés, comenzarían así a enorgullecer a un pueblo con el significado del salmo 133 cuando dice: “Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía”.

Durante la historia de esta Colmena, tres miembros de este Taller, se conocieron y fueron amigos de pensamiento y hermandad, ellos me han fascinado inmensamente, como ejemplo de fraternidad y de progreso intelectual, Washington Guerra Miranda,René Valdés Acosta y Julio Carrasco Herrera. Tres masones devenidos en destacados oradores e intelectuales con una labor interesante quienes publicaron en diferentes publicaciones y enorgullecieron a este pueblo.

En aquella primera Sesión de 1915, solicitaría su ingreso Washington Guerra. Años después ya como un destacado ciudadano y masón, un 6 de enero de 1943, se presentaría como secretario de la Delegación de los Veteranos del pueblo en el Cementerio local,en un día en que “Bauta, fue testigo de una hermosa demostración de fervor patriótico”, (así mostraba una revista Ariguanabo)[5]. Un homenaje a aquel día de emancipación y de simbolismo donde los restos de los Veteranos de la Guerra de Independencia, se llevaban al camposanto local, a un fastuoso Panteón construido por cuestación popular, por el balear Francisco Canet, radicado en Bauta, y el Q:.H:.Washington Guerra, comentó en aquel lugar de honor y gloria donde descansarían los valerosos mambises por la eternidad, donde su padre el Coronel Carlos Guerra Agüero, también se enterraría ahí ese día.

El Q:.H:. Rene Valdés Acosta, se inició en 1928 de manos de Washington Guerra en esta Logia y quien fuera un destacado intelectual, en una revista Ariguanabo mostró que: “Bauta, es una emoción. Bauta es todo cariño y cordialidad, todo recuerdos y veneración para su pasado, y así se transparenta en cada uno de sus actos y en todas las manifestaciones de su espíritu”.Un bautense que amó a su pueblo y le dedicó cuantiosos ensayos y el libroCon la Kodak del recuerdo y los Viejos Cafés Bautensespublicado en 1944, con prólogo de Washington Guerra, quien la califica como “la primera piedra angular de la historia de Bauta”.

Con la Kodak… mostraba la Bauta que emergía en los nuevos cimientos restaurados con el tesón y la voluntad de buenos hombres y mujeres criollos y otros emigrantes de pueblos cercanos y de otras naciones que fueron llegando a la comunidad durante la primera mitad del siglo xx nucleándose en torno a sus sueños, quienes fueron fundadores de un nuevo pueblo, con sus Logias, asociaciones fraternales y de distintas sociedades.

Recuerdo con infinita pasión como siempre el poeta y escritor bautense Carlos Jesús, un fiel admirador de lo mejor de la poesía latinoamericana, me decía que Bauta, también tenía para su orgullo, un busto de bronce en su parque municipal, de un poeta del dolor.

Entonces iba y se detenía frente al busto de aquel otro poeta cubano Julio Carrasco Herrera, que se encuentra hoy ahí en el centro de nuestro pueblo, y muy orgulloso me comentaba que cuando un pueblo, en su parque tenía el busto de un poeta, era un pueblo inteligente, un pueblo que tenía el derecho de ser libre y respetado. Era un pueblo que admiraba la cultura y la poesía por encima de todo. Entonces este busto, era para mi amigo Carlos Jesús, su orgullo local, donde siempre decía. «En mi pueblo, hay un busto de un poeta de Bauta».

Técnicamente el poeta Julio Carrasco, no había nacido aquí, pero si pertenecía por completo a Bauta. Había nacido en San Juan de los Remedios, el 26 de julio de 1870 y se asentó a inicios de siglo XX en este pueblo. Pero, ¿qué es un poeta del dolor? Sin dudas, dolor y literatura van cogidos de la mano, donde la vida marca penurias, sufrimientos y enajenaciones, ahí donde el dolor convoca las más tristes soledades y difíciles inspiraciones.

Carlos Jesús, sabía que Carrasco, fue un bardo «tierno, melancólico y sentimental; cantor del dolor y de la tristeza en forma clara y sencilla; poeta popular»[6], ytenía estas mismas características, acerca del dolor de la vida reflejado en la literatura. Fue el primero que me habló de este poeta “del dolor”, y tenía un elevado orgullo por aquel busto, realizado por el escultor cubano Crispín Herrera[7] e inaugurado el 10 de octubre de 1947. Para 1947, existía la Logia A.J.E.F. Julio Carrasco Herrera y cuando se devela este busto existían los dos libros de poesías de Carrasco titulados: “Dolorosas” y “Gotas de Tinta”, que lo perpetuaron como un “Poeta Ilustre”, entre sus contemporáneos. Libros hoy desaparecidos y desconocidos.

Para cuando Carlos Jesús publicó en 1997, Escritores en Bauta[8], aquel ensayo donde mencionaba a varios autores bautenses no pudo dejar de empezar por este y mostraba en sus inicios: «En el parque, bajo la sombra, casi oculto a la mirada del transeúnte distraído, hay un busto del poeta Julio Carrasco (fallecido el 20 de agosto de 1928), como un recuerdo persistente que se niega a ser presa del olvido». «Triste, abatido, con el dolor y la amargura de su infortunio, era aquel hombre bueno, melancólico y meditabundo». «Comprenderás mi pesar, mi angustia y padecer, cuando tú quieras tener, lo que no puedes lograr»[9].

Para el profesor bautense Heriberto González Torres, Carrasco: «Fue uno de esos hombres de vida fecunda, que a fuerza de sacrificios, amor y cariño, logran hacer de ella surco fructífero, amor que construye, reja que ara, faro que alumbra; seres que al pasar por la vida, integran el grupo de los que fundan y crean, de los que siembran recuerdos, haciendo que sus vidas sean culto en las almas y corazones de quienes convivieron con ellos y de los que le conocen a través del recuerdo magnífico de sus obras»[10].

También el historiador René Valdés Acosta nos muestra como Carrasco Herrera, fundó “El Progreso de Bauta” y según el bautense Aldo Alpízar: “El hijo predilecto de Venus, el muchacho por Minerva consentido nunca fue favorecido por Hércules y si mirado con recelo. Aquella naturaleza sensible y de mente preclara fue puesta a resguardo en infame cáscara. Como el Quasimodo de Víctor Hugo una masa excedente coronaba su espalda y como si no le bastara, con el tiempo, una recurrente hidrocele se enseñoreó de sus testículos acrecentando sus angustias y descompensando suequilibrio emocional; obligándolo de este modo a la renunciación y al aislamiento en su hogar”[11].

Cuando comencé a investigar para la realización de mi novela “Avenida Dayton Hedges”, sobre el Batey de Cayo de la Rosa y su extinta Textilera Ariguanabo creada por el empresario norteamericano Dayton Hedges, fue grato registrar en esa gaveta que es la memoria y el olvido, trayendo sin dudas emocionantes sorpresas y para mi asombro encontré varias revistas Ariguanabo, que mostraban con orgullo acerca de la masonería, las Hermandades y la Logia Salvador Cisneros, donde este norteamericano era Miembro de Honor.

En el enclave textil, la masonería bautense era fundamental, muy respetada y existían fuertes vínculos de amistad. Como mismo entre telares se vivían aires de hermandad y pasión por el algodón que ahí se procesaba, en cada revista Ariguanabo, se daba publicidad a los eventos organizados por la masonería bautense con infinito orgullo. Puede resaltarse ahí los textos de René Valdés Acosta y del Q:.H:. Oliverio Sánchez, quien era una fuerte columna en esta publicación, dando eco de los Ajef, de las Hijas de Acacia y de Salvador Cisneros. Sin dudas estos hallazgos desde mi perspectiva profana hicieron crecer mi interés aún más por la masonería. ¿Qué era la fraternidad? ¿Por qué se unían? ¿Quién era René Valdés Acosta? ¿Quiénes eran estos obreros e intelectuales que hablaban con orgullo de sus hermanos y los aportes a la sociedad bautense?

Con cariño y amor fraternal recordamos a estos hermanos, que enorgullecieron este Taller, quizás algún día deba reimprimirse Con la Kodak del recuerdo y los Viejos Cafés Bautenses del hermano René Valdés Acosta. Bien lo sabe el querido hermano Luis René Arzola cuando plasmó. “Ojalá algún día podamos reeditar “Con la Kodak del recuerdoy los Viejos Cafés Bautenses”. Estoy seguro que se convertiría en el libro de cabecera de todos aquellos, que estemos donde estemos y seamos lo que seamos, llevamos dentro de nuestro corazón este pedacito de Cuba llamado Bauta”[12].

Los bautenses también deben saber más sobre la oratoria y los escritos de Washington Guerra. Aunque el poeta Julio Carrasco Herrera es un poeta inédito, bien local y muy poco divulgado entre sus contemporáneos, las generaciones posteriores tienen el deber de estudiarlo un poco más a profundidad. El nos mira hoy en su silencio, desde la elipsis del bronce cada día, a los bautenses que rozan su mirada inerte, sin haber leído estos quizás, sus poemarios en el silencio del olvido.

La Respetable, Benemérita y Centenaria Logia Salvador Cisneros de Bauta, hoy esta de festejos emanando todo su cariño y amor fraternal. Bien lo afirmó José Martí, cuando dijo:“El cariño es la llave del mundo”[13]. Esta Logia, honra sin dudas a Cuba y al Apóstol José Martí. Honra a la masonería cubana y universal. Sus fundadores en aquellos inicios de la República, nunca hubiesen imaginado que su Taller cumpliría un siglo después, 102 años de fundado, por donde han pasado los hijos de Bautay aquellos tres intelectuales en el espacio del tiempo, que enaltecieron el significado del salmo 133 y que supieron usar e inspirarse desde sus letras y con su pluma en mano, defendiendo con lo mejor del pensamiento intelectual desde Bauta,la libertad, la igualdad y la fraternidad de los hombres.

  1. Denys San Jorge Rodríguez

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Marzo/2017

[1] Texto leído, domingo 5 de marzo 2017, en el 102 Aniversario de la Logia Salvador Cisneros, Bauta, Artemisa, Cuba.

[2] Valdés Galarraga, Ramiro: “Diccionario del Pensamiento Martiano”, Ciencias Sociales, 2012.

[3]Alpízar, Aldo: “Maestro: Braulio González Rosa”. Texto inédito, leído en Resp:. Logia Salvador Cisneros, Bauta.

[4] Valdés Galarraga, Ramiro: “Diccionario del Pensamiento Martiano”, Ciencias Sociales, 2012.

[5]Revista Ariguanabo, Cayo de la Rosa, 1943.

[6]Sánchez López, Luis María. (1985). Diccionario de escritores colombianos, 3ª. Ed., Bogotá, Plaza &Janés, pp. 394-395.

[7] Según Ursulina Cruz Díaz, en su Diccionario Biográfico de las Artes Plásticas, este fue un destacado escultor cubano, nacido en 1896 en La Habana, con obras como “Aguadora” en madera y “Máter Dolorosa” en yeso patinado que se conservan en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba.

[8] Cabrera Enríquez, Carlos Jesús: “Escritores en Bauta”, periódico el habanero, 29 agosto de 1997, La Habana, Cuba.

[9]Ibidem

[10] González Torres, Heriberto: “Julio Carrasco Herrera”, periódico Orientación, julio 1959, Bauta, Cuba.

[11]Alpízar, Aldo: “Maestro: Braulio González Rosa”. Texto inédito, leído en Resp:. Logia Salvador Cisneros, Bauta.

[12] Arzola, Luis René: “René Valdés Acosta, adalid de la memoria”, trabajo central presentado en la Logia Salvador Cisneros el 4 de marzo de 2012.

[13] Valdés Galarraga, Ramiro: “Diccionario del Pensamiento Martiano”, Ciencias Sociales, 2012.

¿A quién le importa?

¿A quién le importa?

1-001-copia-large

POR Denys San Jorge

Bauta u Hoyo Colorado esun pueblo con una herencia obrera increíble, situado en el kilómetro 30 de la Carretera Central a Vuelta Abajo. En su tiempo fue nombrada “Ciudad de Futuro”…donde todavía hoy la añoran sus hijos o visitantes desde diversos confines del mundo, y la sueñan aún con su sempiterno Tanque, como la “aldea”, esa de la que siempre he estado muy orgulloso por su rica historia local. Años atrás el filósofo y escritor bautense Emilio Ichikawa, escribió: Para mi orgullo, Bauta es un pueblo cosmopolita. Incluso promiscuo. Es campo y costa. Criollez y extranjería…”.

Este pueblo de muchos, es ahora llevado al mundo del arte nuevamente. No por un artista graduado de la Escuela de Músicao por un pintor de la Academia San Alejandro, ni mucho menos por un cineasta de la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, sino por un bautense apegado a su pueblo, autodidacta, que anda cada día por sus calles, buscando ese instante glorioso del flash que produce el obturador de su cámara y que le permite develar el retroceso de aquel aventurado lar, devenido en un lugar con calles rotas, con aguas pestilentes y “huertos sobre el pavimento”…Pero esa cámara también capta ciertas apatías sociales e infinitas, hacia bustos de ilustres, como el de Antonio Maceo, pero igual pudiese captar el mancillado busto deJosé Martí, cuyo escudo nacional en su base fue a parar hace años, quién sabe dónde.

Este artista vive acechando con su lente, las aceras intervenidas por indiferencias humanas, tanques de agua y escaleras que obstruyen el pasode ciudadanos, vertederos con aguas albañales en medio de avenidas, basureros sin limpiar en todos lados, terrenos de fútbol convertidos en potreros, obras constructivas sin terminar y otras esculturas destruidas a poco tiempo de ser inauguradas, entre otros golpes al rostro de quien nació en estas tierras.

Aparecen así otras incomprensiones aprovechando sus cotidianos recorridos, como el instante en que con su cámara fotográfica develó una bandera cubana que estuvo varios días colgando al revés en una institución estatal, descubriendo la más completa desidia, provocando que muchos se pregunten frente a estas indolencias: ¿Cuándo arreglarán esto? ¿Quiénes son los responsables? ¿¡Hasta cuándo!?… Pero no se escucha ni el eco de una respuesta, de nadie ni de ninguna índole…

Son en estos tópicos fotografiados, donde se pueden apreciar las desgarradoras imágenes “cotidianas” y planteamientos conceptuales de la exposición personal “¿A quién le importa?”, del bautense Rayce Cosculluela, trabajador del INDER en Bauta y un aficionado de las instantáneas, cuya obra ha impactado en el municipio sobre todo a quienes les molesta la depauperación de la Patria Chica. Su expo personal de fotografía, fue inaugurada el pasado 17 de noviembre en la Galería “Guerrero” del municipio.

Cuentan que el fotógrafo norteamericano Robert Capa comentaba a menudo: “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente”. El bautense Cosculluela, se aproxima bastante al epicentro del tema y va más allá de rozar el problema… Lo cuestiona y promueve posibilidades éticas y lógicas de solución, abriendo todo un abanico coherente de razonamientos, como el enfrentamiento a lo mal hecho, y la ejemplaridad para hacerlo; porque sabe que cuando enfoca un objetivo y aprieta el disparador mitiga su sufrimiento en la esperanza de alguna solución, que lamentablemente nunca llega de dónde debe venir.

De esta forma atrapa el instante idóneo donde la indiferencia ataca, donde la erosión sofoca temores, donde todos son… o somos culpables. En las palabras al catálogo, la Lic. Miriam Vázquez planteó: “Convencidos de que los pueblos pueden guardar sus memorias para así no repetir sus errores, Cosculluela ha hecho esta colección de fotos realidades para el olvido y la indolencia no continúen teniendo un espacio entre los bautenses”. Esa es la intención del artista, crear consciencia en el violador y la autoridad que debe enfrentarlo, y archivar el presente demoledor para no volver a él.

Analizar esta exposición me hace recordar aquella colectiva en la que fui partícipe: “Las formas de las cosas que vendrán”… Bien aparatosa y agresiva en cuanto a planteamientos estéticos o conceptuales, donde se unieron pintores, escultores, músicos y escritores como Karoll W. Pérez Zambrano, Ezequiel Sánchez Silva, Adrián Infante, Orlando Rodríguez y Francisco García González, entre otros… Todos con un mismo objetivo formal y conceptual, enmascarado de detonante: cuestionar la actual situación social “en aquel entonces”, pero que aún hoy predomina, o peor, se ha acrecentado…Eso lo sabe el bautense Cosculluela, quien ha sabido andar cada rincón de este pedazo de Cuba para acercarse y captar la indisciplina en el momento justo, en el día a día bautense de estos últimos meses.

Ver estas imágenes y las intenciones estéticas del fotógrafo que documenta cada ángulo de su pueblo y su gente más común, me hace recordar los libros“La gente del abismo” de Jack London sobre aquella vida en el Londres del 1902, y “Cómo vive la otra mitad”, publicado en 1890, de Jacob August Riis, aquel foto-periodista que creó fastuosas imágenes críticas, cuyo propósito era ayudar con su arte a la mejor comprensión de los procesos sociales, a todas las clases de entonces.

Todo esto bien lo sabe de seguro el bautense Cosculluela, quien mantiene su cámara al hombro, como herramienta y vehículo para inmortalizar ese arte documental donde lo retrata todo, cada herida en suelo patrio y hasta el recorte del periódico “el artemiseño”, cuando en su primera plana salió editado: “El 26 es para Bauta”, en letras de gran porte rojas y más abajo, otro artículo con letras negras de similar altura “o parecidas” al anterior, con el titular… “Aunque ella no lo sepa”.

¿Quién no sabe qué? ¿Qué entendió este fotógrafo? Nos preguntamos todos. Se interpretaba la clara alusión a una crítica que el pueblo no aprobó en sus comentarios, por no sentirse merecedores de tan alta distinción por tener un pueblo en condiciones tales que no soportaría una visita de inspección, amén de los problemas de mal uso en presupuestos estatales utilizados en construcciones hoy sin terminar o “destruidas”, que adolecían de importancia social, ante otras, que sí merecían un aporte para beneplácito de los bautenses. Al final, no se escuchó más nada en torno a tan ingenua “pifia” que hoy muchos bautenses conservan en sus casas…y en torno a la “pifia” si lo fuera, porque era un satírico choteo a la localidad y que este artista del lente retoma una vez más en esta, su exposición personal con este “documento” documentado.

En esta exposición de fotos muy tradicionales, el autor deja intencionadamente la fecha y hora del instante gráfico, aparece también la defensa del sentido de pertenencia del autor, expuesto claramente al espectador, pues a él sí le interesa Bauta, y cómo mismo Cosculluela lo percibió en su lente, lo entendieron muchos que asistieron a verla, con un sentido lógico, como mismo admiramos sus fotos en pequeño formato y entendemos la cotidianidad que nos abruma, la que no entendemos, la que a veces nos concibe sentados una tarde, a disfrutar muy poéticamente, frente a un “basurero” intencionado, y queeste artista del lente mostró sabiamente a través de una pareja en similar situación. La costumbre de vivir en lo malo, lo feo, lo sucio, lo fétido nos ha permeado de tal forma, que una brisa de algo bueno, nos parece la gloria misma.

Cuando dejaba una nota en el libro de firmas de la Galería, pude percibir como una bautense bien dolida y con mucho sentido de pertenencia, dejó constancia con su letra de algo que debe llamar la atención: “¡Necesitamos un ejército de Rayce!”. Ojo con esto… Más parecía una súplica que una opinión sobre la expo-foto…Puede que sea cierto y la bautense sepa, qué al problema hay que tirarle de frente y en el arte críticocomo en la vida, hay que saber tirar y tirar bien, y el fotógrafo Cosculluela, cuál francotirador, ha acertado con los disparos de su arma, “la cámara”, en esta propuesta curatorial donde todo está linealmente expuesto frente al espectador.

¿Puede que hasta somos parte de “La gente del abismo” en nuestro “Hoyo Colorado”?, o sus intenciones artísticas, sean útiles para que “otros” vean “Cómo vive la otra mitad”… y actúen detrás de la evidencia de estas buenas fotos. He ahí lo paradójico dentro del arte, donde quizás no deban existir cuestionamientos hacia este arte que tanto necesitamos, sino se debe ir más allá de la imagen documentada por un artista, prestándole atención y hostigando al verdadero problema en su núcleo, que ha producido esta actitud ciudadana, sin castigo, impune, que el artista está reclamando para el bien de la sociedad.

Creo sin dudas que el bautense Rayce Cosculluela no se lava las manos… asume el reto y sabe que “el Arte es un arma de lucha” y conoce, sin importarle, del fatídico boomerang que puede ocasionarle una exposición fotográfica cuando planteó:“¿A quién le importa?”

Hay que ver a la larga, a quienes les atañen estos problemas “fotográficos”, que al final son de todos ya que están bien documentados. Pero como al fotógrafo Rayce Cosculluela, a todos nos duele y nos es cara Bauta… Si no actuamos así a través del arte, si no nos arriesgamos y criticamos educando a la sociedad, sobre estas indolencias de todo tipo, el mundo se nos derrumbará perdiendo toda una nación con su identidad… y dejaríamos de ser cubanos.

1-002-large1-001-largedsc00207-largeimg_6456-large-largeDenys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Enero/2017

FOTOS 1, 2, 3, 4: Exposición ¿A quién le importa? de Rayce.

FOTO 5: Con el fotografo Rayce Cosculluela a la izquierda.

Bauta Long Playing

Bauta Long Playing

dsc00425-large

POR Denys San Jorge

“Bauta Long Playing”,nueva serie en que trabajo con antiguas fotografías de Bauta sobre aquellos viejos llamados discos de pasta o LPs.

Donde se unen memoria visual y quizás el eco ausente, de disímiles de sonidos fascinantes que un día hicieron historia, sobre quizás un viejo disco de la RCA Victor en que un día sonó Katyna Ranieri con “Im in the moodforamore”; o el propio Michael Todds, interpretando la banda sonora de “Around the world in eighty Days”, con la música de Victor Young de 1956.

“Bauta Long Playing”, experimenta entre la imagen y su círculo sonoro, refuncionalizando el objeto en sí, donde el concepto de “grabar” está en juego, formando collages, incidiendo directamente sobre el disco e imprimiendo serigrafías a partir de imágenes locales sobre viejas sonoridades deJazz del propio Woody Herman cuando interpretó el clásico “Broadway Swing”, y hasta sobre discos dela Olga Guillot, Elvis Presley, Pablo Milanés, Shostakovich, Tchaikovsky y hasta el propio Beethoven.

dsc00410-large

dsc00415-large

dsc00420-large

Denys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Diciembre/2016

Cogito ergo sum… o como Descartes aprecia la geometría en una obra de arte

Cogito ergo sum… o como Descartes aprecia la geometría en una obra de arte

img_3148-large

POR Denys San Jorge

¿A dónde nos lleva el arte? Quizás se preguntan muchos y el quinto Salón de Artes Visuales de la UNEAC en Artemisa “Creo, luego existo”; ha aglutinado una vez más a un grupo de creadores de la provincia, resultando premiada en esta edición Dania Fleites con su obra Frágiles dominios y con mención a Jorge Lucas Pereda.

Participan en este evento 18 artistas, entre ellos Gerlys Álvarez Chacón, Juan Carlos Muñoz Alfonso, Arletis Casasnovas, Osvaldo Froilán Miranda, Orestes Espinosa, José Ramón Rodríguez, Jesús Gastell Soto, Denys San Jorge y Ezequiel Sánchez Silva, entre otros… que proponen su identidad existencial, como uno de los propósitos conceptuales, a donde enfoca este proyecto curatorial, que busca algo concreto y justificado en lo cual se base la razón.

Inaugurado en el Centro Provincial de Artes Visuales “Eduardo Abela” de San Antonio de los Baños, la muestra con obras de diferentes visualidades y fundamentos teóricos, refleja dentro del formato tradicional excelentes manejos de conceptos y razonamientos, como de inquietudes que muestran toda una pluralidad de códigos visuales, con la intención de hacerse identificar desde la periferia con el “localismo del arte” frente al espectador, al sentirse abrumado o “aislado” del establishment contemporáneo del arte de intramuros. Donde muchos se cuestionan con duda ¿A dónde nos lleva el arte acá afuera… si acaso nos lleva a algún lado?

Cuando el filósofo francés Descartes dijo «Pienso, por lo tanto existo», sabía de la importancia de la geometría como del sentido del arte renacentista y no estaba comiéndose una croqueta a la espera de un Camión pá Marianao. Quizás el filósofo Francisco Sánchez, el Escéptico, sabía que nunca montaría un Open Studio en Europa cuando aseguró mucho antes: «Haciendo de ello el inicio de la contemplación, cuanto más pienso más dudo …». Ambos sabían en las circunstancias en que estaban enfrascados y del simbolismo de la geometría, que analizaba las propiedades y medidas de las figuras en el espacio.

Este Salón es un nuevo desafío con formas precisas sobre el espacio creativo, donde se perciben los reflejos, utopías y las circunstancias actuales de los artistas artemiseños, quizás en una encrucijada que como en el propio Descartes o el Escéptico, aprecian el duro camino para llegar a conocer y dominar nuevos métodos o propósitos conceptuales que unirían de una vez por todas, el simbolismo del saber dentro del arte.

img_3213-large

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros, Bauta

Diciembre, 2016