Archivo de la etiqueta: Denys

Good bye Marco Rubio… ¡Cuídate del elegguá de mi vecina!

MarcoRubio-cuba-eeuu

Good bye Marco Rubio… ¡Cuídate del elegguá de mi vecina!

POR Denys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

El día que Felicia Cuca, la espiritista de Buey Arriba, (ahora emigrada en Bauta) escuchó las noticias del 17D y las buenas nuevas entre EEUU y Cuba se emocionó mucho. Sus lágrimas caían. Sentía alegría, aunque me aseguró: hay que cuidarse…

Cuando escuchó la primera vez de un tal senador llamado Marco Rubio, le dijeron muchas cosas ciertas, apretó sus dientes y cerró el puño izquierdo tirando una bocanada de humo del tabaco y escupió un buche de ron sobre el altar entre santos católicos e ídolos afrocubanos, invocando a los muertos guardianes, con mucha roña mas cuando le dijeron: una que el senador se preocupaba mas por su físico y quería lucir “bonito”, otra que era un cubanoamericano con malas pulgas donde quería “joder” a sus sobrinos (los que aun estaban en Buey Arriba y los que ya, residían en Miami), la última y lo peor… que Rubio no tenia celebro al hablar. Todo era cierto.

Cuca, comenzó a ver y seguir las noticas en la TV Panda que le habían otorgado por Vanguardia Nacional en siembra de café injertado y provitaminico en Buey Arriba, las noticas de las batallas campales en las elecciones en el norte americano, que si un Trump, una Hillary y un Cruz, o el dichoso y archifamoso del tal de Marcos Rubio… que se batían como elefantes y burros.

Ella, solo quería analizar y ver bien al yanqui Rubio… que deseaba “joder” además a sus otros sobrinos que aún estaban chiquitos. Vio también como aseguró este en una conferencia al decir que si salía electo Presidente, no viajaría a la isla hasta que no fuera una Cuba Libre, amenazando que rompería las relaciones con La Habana. Cuca, veía muchas cosas y pensó en sus sobrinos, de que no podrían enviar más paquetes semanalmente a Bauta y el negocito se les fastidiaría, y que quizás este Marco, le daría quizás hasta por tirar alguna bomba, una botella incendiada o algún petardito… allá en Buey Arriba o en el mismo Vedado Habanero. Veía en las noticias, que el tal senador yanqui que se quería postular para Presidente de la Casa Blanca, deseaba promover cambios en la Ley de Ajuste para eliminar todos esos privilegios que gozaron sus sobrinos Sandokan el Oriental y Atila la Anguila, que se fueron en un almendrón innovado como bote desde el poblado de Antillas directamente al norte, cruzando las Bahamas, tomándose fotos en cruceros y después tomaron bien al este hasta llegar a Miami Beach en la Florida y cuando llegaron Sandokan y Atila… fueron la sensación en las noticias con el titular: ¡Cubanos la inventan hasta sobre el agua! Felicia Cuca, estaba orgullosa de sus sobrinos los caballos innovadores de Buey Arriba, que despistaron hasta al guardacostas enemigo en un auto de los años cincuenta que flotaba sobre el mar, como aquel hombre que caminó sobre el mar de Galilea hace más de dos mil años atrás.

Cuca, leía sobre los comentarios de Marcos, que aseguraba que para normalizar relaciones, los de aquí debían cerrar la base de espionaje rusa Lourdes, ubicada por la autopista de la Novia del Mediodía a San Antonio de los Baños más allá del Monumento al Soldado Desconocido, y dirigida “en un momento” a escuchar las comunicaciones de la costa Sur y hasta de seguro imagino Cuca, que se escuchaba la propia casa o el baño de Marcos en Florida. ¿Quién sabe? Cuca, sonreía al ver el titular en el Paquete y ver como ningún asesor le había revelado a Rubio que esa base militar se había cerrado hacíaaños. Marcos, no sabía que Yunkiel, el hijo de Atilita, estaba estudiando en la UCI (Universidad de Ciencias Informáticas), en lo que un día fue esta base rusa que ya no existía, y que ahora su nuevo prospecto quería convertirse en un buen hacker cubano para enorgullecer a Buey Arriba.

Pero a Cuca, yo le tengo un terror tremendo, si. Dice Otilia, que tiene unos malos ojos tremendos y es algo… vengativa. Hace poco Cuca, me comentó que si Marco Rubio venía a La Habana algúndía (cosa que no creía), le tiraría ella misma un arrastre inmenso, asegurando que él nunca iba a ser como Barack Obama cuando vino a La Habana y el pueblo lo aplaudíaa medias o a completas en el Latino oen el Gran Teatro. Cuca, en esa ocasión pintó un cartel en Bauta que decía en letras rojas: I LOVIU OBAMA: TE QUELEMOS MUCHO. Pero, cuando supo que el Senador americano alias “Marquitos el Bonito” se había retirado de las elecciones, sonrió. Dibujó con cal y barro ella misma un cartel y en spanglish escribió: ¡Good bye Marquitos, al carajo!

Un día Cuca, me sorprendió y me llamo comentándome: ¡Actista, tú que andas con cámaras de esas de tirar foticos y estas pal chistecito y criticando de vez en cuando, echa pá acá… que si retratas esto sale hasta en el Granma! Cuando miré a medias con miedo en su cuartico espiritual, para mi asombro aparecía el nombre del senador Marcos Rubio en un papel Kraff bien amarillento, con sal de nitro encima… y debajo de un tenebroso elegguá, que de por si emanaba todo el miedo posible de la Humanidad. Mostrando miedo al propio miedo, aquella deidad afrocubana era el símbolo que abría o cerraba caminos, pero emanaba en si el miedo no imaginado sobre el nombre del Senador.

Sonriendo, Felicia Cuca, se dio un buche de ron y escupió sobre Elegguá, expresando el clásico “Siá Cará” donde me comentó algo irónica y risueña:¡Este niño no va a salir pálante más nunca en esas elecciones por hacerse el chistoso con mi familia y con nuestro porvenir…y porque yo no quiero! ¡Y el no sabe que yo estoy escapada con esta brujeríaa distancia… y ya está embarcáo pá tóa la vida! Con mis santos no se juegan…

A los días (o horas…) de esa brujería Marcos Rubio perdía en la Florida, se retiraba de las elecciones, y los innovadores Sandokan y Atila llegaban de mulas desde Florida.

Callejón de los Perros/Bauta

Abril/2016

 

Anuncios

El síndrome de Babilonia

El sindrome de Babilonia (6)

Por Denys San Jorge Rodríguez

Yo me indigno cuando algo no me convence, y me enorgullezco cuando veo a otros que actúan con ese sentido increíble de pertenencia, con mucha identidad y con el patriotismo necesario para batallar contra lo mal hecho. Hace unos días llegó el amigo Tito Pepín a mi casa, un bautense con un gran sentido de identidad y nieto del viejo Prudencio Quintana, otro amigo campesino muy orgulloso de su Finca. Una finca hermosa nombrada La Lealtad y muy llena de frutales, mangos, mameyes, guanábanas, hasta peras y duraznos. Una finca que las veces que he ido he podido presenciar, que ahí sí saben proteger y amar la tierra.

Tito Pepín, llegó igualmente muy indignado y me hizo recordar ese día dos cosas, a un amigo bautense y veterano combatiente muy indignado por los árboles que crecían encima de lo que fuera la UJC Municipal de Bauta. La otra, me hizo recordar aquellas diferentes obras y muy geniales de artistas cubanos contemporáneos, donde de pronto comenzaron aparecer en instalaciones, fotografías y pinturas, una céntrica fachada en la Habana Vieja que trascendió con su arquitectura y un viejo cartel, que nos vislumbraba en todo su esplendor donde decía: LA MARAVILLA, y que encima crecía un árbol, que se hizo inmenso a través de las obras que inspiró y de los años que estuvo ahí. Qué ironía. Fue este lugar punto de enfoque del obturador de disímiles artistas posmodernos, pintores de feria que reproducían en serigrafía “pál inglés” y turistas extranjeros muy curiosos que inmortalizaron aquella escena en que maravillosamente se convertía la sociedad desquebrajada por las raíces demoledoras, y todos documentaban la destrucción natural sobre la mano inteligente del hombre cubano y tan capitalino.

Entonces Tito Pepín, me hizo recordar esto… cuando muy orgulloso en una memoria flash me mostró aquel documental sobre los Jardínes Colgantes de Babilonia, una de las Maravillas del Mundo Antiguo, aclarándome que lo sacó del dichoso Paquete. Fue un documental apabullante cuando lo vi. Creo sin dudas que El Paquete, contra algunos escépticos que puedan herirse si puede resultar, muy interesante. No todo ahí es malo… Es sin dudas un producto muy inteligente y Tito Pepín, a pesar de ser muy joven lo sabe, y sabe además cuidarse de su contenido, como buen joven revolucionario de este país.

Mientras conversábamos del documental que circulaba pude percatarme que Tito Pepín, es un joven que siente y padece por su pueblo y me comentó de pronto muy pensativo: “La escultura que está a la entrada del pueblo no tiene nada que ver con los Jardínes Colgantes de Babilonia, pero le está creciendo una matica… creo que es una mata de laurel en la misma puntica… y son destructivas”.

   Cuando un joven cubano piensa, puede resultar conmovedor e inteligente. Tito Pepín, sabía en su condición de Guajiro al igual que su ancestro, de la calidad destructiva y de las características de la mata que crecía como de la magnitud del problema en ese sitio, en “la puntica”. Sabía que esa rama u otras que crecían por diferentes techos en Bauta desde hacía ya, nada tenía que ver con los fascinantes Jardínes de Babilonia, menos con los que él y su abuelo promovían en su extraordinaria finca, pero si sabía que podía provocar algo muy demoledor. Era verdad y también algo muy parecido a lo que en Bauta crecía desde hacía ya años a un costado del Teatro, en la hermosa casa que fue un día de la UJC Municipal y que ya tiene hoy un bosque completo encima, que crece, crece, crece… y van lo cortan y vuelve a crecer, y mientras crece destruye la edificación, solo cortan y sale a la luz nuevamente, y que empezó igual por una ramita, como las mismas que están creciendo y se pueden ver encima de diferentes organismos estatales en Artemisa, en Güira de Melena, en el Tribunal de Caimito y otros en Guanajay… y digamos que en Cuba entera.

Recordé como hacía tan solo unos días atrás junto a Ezequiel Sánchez Silva y Álvaro Pérez, dos grandes amigos artistas, hablábamos sobre este tema allí frente a la escultura bautense. Debatimos en ese momento sobre el futuro de las obras emplazadas en la naciente provincia de Artemisa, sobre su variedad de estilos, “su calidad” y sacamos a tono, la que se encontraba a la entrada de Bauta y frente a nosotros. Una verdadera escultura, aprobada en su momento por CODEMA, donde “La Matica de laurel”, ahora crecía. Esta obra fue realizada junto a otras a pocos metros de ahí, por dos grandes artistas valencianos y amigos de Cuba a finales del siglo pasado en esta localidad. Dos esculturas colosales que nos seducen por su fascinante minimalismo, dos obras que pasan inadvertidas para muchos, pero son dos obras que se integran respetuosamente a su entorno y que al verlas podemos respirar un verdadero ejemplo de la escultura ambiental, que se ha realizado en esta provincia y mi amigo Juan Quintanilla, sabe a qué me refiero cuando de escultura se trata. Según Ezequiel y Álvaro, sus autores son Julian Abril y Vicente Ortiz, dos escultores valencianos que un buen día llegaron a este pueblo y esculpieron estas piezas donándolas para Bauta y este país.

Tito Pepín, si bien me comentaba muy herido de “La Mata que crecía en la escultura del artista español…”, quedó prendido de lo que vió y solo me hablaba de aquellos jardínes de Babilonia con su grandiosa y enigmática flora, que construyó aquel rey Nabucodonosor II, que se convirtió en una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, que han sido sin dudas algo fastuoso que trascendió como un obsequio histórico a la memoria de la Humanidad. Según Tito Pepín, él quisiese hacer eso en la Finca de su abuelo tan llena de frutales, de mangos, con mameyes y guanábanas sobre un césped tan hermoso que quizás no tengan nada que envidiarles a los jardínes del rey persa. Por mi parte sabía que era verdad.

Pero, jardín y maleza, son dos conceptos muy diferentes, y eso lo sabe mi amigo el veterano combatiente muy indignado que estaba orgulloso de su sede de la UJC en Bauta que un día se dejó perder, un hombre digno que luchó en Angola, que cree en Cuba y en su Revolución, asegurándome que tenía hasta ganas de ir “pá arriba” a dar la queja en La Habana, ya que aquí no hacía efecto. Pero la azotea de la otrora UJC en Bauta, no es el jardín que embellece, es la maleza que destruye. Menos lo que Tito Pepín, vio en el documental del Discovery, tiene que ver con los techos donde crece la maleza, el olvido y abraza el abandono con sus raíces al lado del Teatro de Bauta, y a las que yo he nombrado como El síndrome de Babilonia… desde hace un buen tiempo después de que vengo presenciando en diferentes instituciones estatales, el deterioro de algunas de las mismas y como padecen igualmente del síndrome que las abraza, que las consume. ¡La hierba crece y no la cortan! Así dicen muchos, y además mi amigo de los combatientes de Bauta muy colérico… ¿Qué está pasando? Si bien no es una maravilla, es nuestro patrimonio, y es un raro fenómeno de abandono a la vista de todos que viene acrecentándose en el país, es sin dudas el abandono por parte de diferentes organismos y funcionarios locales. Es síntoma del olvido y la desidia, como si la ramita que crece, no hiciera daño al país, o no importase… o fuese necesario, crear un desglosado presupuesto con años de antelación, armar una súper brigada capacitada, planificar grúas o importar un veneno mortal traído de la propia Amazona, o lo peor… destruir la edificación para eliminar el problema de “cuestionadores e indignados” en torno al problema. ¿Quién es el responsable? Pero tampoco son los jardínes que quisiese ver Tito Pepín en su finca, es la pérdida de sensibilidad de muchos que, si bien ven esta crítica, se escuden en justificaciones. Pero… ¿con la maleza, con la hierba y árboles que ha crecido ya durante meses, años… que excusa pondrán? ¿Acaso hace falta un cálculo para ejercer esta noble labor? Pero cortar maleza, árboles en los tejados y las raíces que se disipan en las paredes de fachadas o en “verdaderas esculturas” a ojos vista de todos, no es un trabajo sobrenatural.

Tito Pepín, a pesar de ser un joven guajiro, y de ver El Paquete, tiene una gran sensibilidad por su pueblo, por esta isla y una gran fe en su proceso revolucionario y deseamos que nuestra Cuba supere muchos obstáculos institucionales, burocráticos y “mentales”, como asegura el profesor Calviño, que dejan al menos que la hierba crezca en distintas fachadas como la antigua casa que fue de la UJC en Bauta, donde mi amigo el veterano combatiente se encuentra indignado con razón. Pero… ¿Qué pasaría si los escultores españoles Julian Abril y Vicente Ortiz vieran sus obras consumidas al ocaso por la maleza? Unas esculturas donadas un día como símbolo de la solidaridad con la isla cubana y a Bauta.

Creo que, si al paso que van estas matas con todas sus malezas, no lograran convertirse en una maravilla de la Humanidad, convertidas en El síndrome de Babilonia… si de seguro borrarán de la faz de la tierra y de la memoria de sus habitantes edificaciones y monumentos como lo hermoso que fueron, antes que dejaran que la maleza con sus raíces exterminadoras la consumieran y la vertieran al olvido entre los escombros, como La Maravilla que un día fueron, o la idea es borrar el ayer y una cosa cierta es por la culpa de los que aún… no se indignan ni se indignarán.

El sindrome de Babilonia. DENYS SAN JORGE (2)

Callejón de los Perros/Bauta

Abril/2016

FOTO1 y 2: Escultura en Bauta de los artistas españoles Julian Abril y Vicente Ortiz.

 

Mi almendrón bautense para Charlize Theron

Copia de DSC04357

POR Denys San Jorge                                                                                 Hay que estar hoy en cualquier piquera de almendrones del país, para oír a sus choferes como desean ser partícipe de la última entrega de la saga de Rápido y Furioso, donde quieren ejercer los más nobles protagónicos siendo quizás choferessecundarios de los autos, como mecánicos, engrasadores o fregadores, utileros y por qué no,como actores… y que el propio Vin Diesel le exploté su auto… o lo lancé de lo más alto del FOCSA habanero. No importa. Puro orgullo criollo, muy cubano e insular donde no faltarán las solicitudes de autógrafos y si VinDiesel, quiere dejar su nombre, aunque sea rayando con un punzón la pintura nueva de un almendrón, no importa.                                      Desde que las noticias se dispararon en las redes, por memorias flash, por el Paquete, en Bauta… y en media Cuba ya hablan y rumorean por aquí, y por alláde esta cinta con espectaculares grabaciones que se tomarán en esta Habana tan ecléctica después del 17D.                          A raíz de la parafernalia de Rápido y Furioso, me recordé de dos cosas, una eran un grupo de viejas fotos que me habían obsequiado recientemente,donde se había corrido un circuito por toda la carretera central en los años cincuenta y una escena hermosa de un automóvil en la misma curva a la entrada de Bauta y de fondo el emblemático Tanque de la Conaca bautense. Una foto hermosa con aquel tanque del acueducto tan insignia del pueblo.                                                           La otra, era Alberto Domínguez, conocido en Bauta por el viejo Goyito, un veterano bautense quien fuera corredor de autos norteamericanos en los años cincuenta con gran éxito, que cuando lo vi la primera vez me sacó orgulloso muchos recortes amarillentos, grandes trofeos y viejas fotos con premios publicados en revistas Bohemias y que atesora sus recuerdos de cuando corría por las calles habaneras y en Ciudad Libertad en los sesenta, en su auto con aquel número 14 tan emblemático, con la sentencia sensacional de: Goyito: El Fantasma de los Ómnibus de Bauta. Era algo increíble.                                                 Hace solo dos días, regresaba de La Habana totalmente aturdido y en cada esquina donde había un grupo de cubanos se rumoreaba del actor Vin Diesel, de si los productores de cine levantarían un edificio para luego derrumbarlo con una explosión en que saldrían ilesos los actores estadounidenses. Regresaba entonces medio distraído con la idea loca de una Habana tan ecléctica de historia y arquitectura que se removería con explosiones y simulaciones acrobáticas de autos impactando los viejos edificios Art Decó, que han aguantado salitre, la desidia y el tiempo sobre ellos. Me monté entonces en un almendrón en La Novia del Mediodía de camino a Bauta. El veterano chofer de unos casi setenta años manejaba su innovado Chevrolet del 56 con suelta voluptuosidad buscándose los pesos, mientras boteaba en la vieja máquinaandante de más de seis décadas, también nos comentaba a todos de los rumores de los americanos metidos ya en La Habana y sin tirar ni un tiro, donde nos aclaró: “ahora Rápido y Furioso por aquí, Rápido y Furioso por allá…”                                                                                                               El veterano chofer, especulaba con orgullo del Chevrolet mutante que manejaba, que según él tenía una historia increíble desde el mismo día que lo trajeron en el ferry City of Havana, y en que paseó por La Habana, arrolló un patrullero quien fuera un esbirro batistiano ahí “medio cabrón” que torturó un día a un viejo amigo suyo de la barriada de La Minina en Bauta, y entonces hablaba muy orgulloso de su Chevrolet donde su primer dueño fue un célebre actor americano que tenía una querida en el Vedado y también lo montó según él un día…el propio Hemingway, “un día”. El veterano chofer, sonreía y aclaraba que también lo había adquirido por poco tiempo por una apuesta un jugador del Almendares al lograr un jonrón en el Estadio del Cerro, y fue a parar ya a finales del 57 hasta un simple obrero de la Textilera Ariguanabo, humilde y proletariado que era él, sirviendo el auto después del 59, en desfiles, en la milicia, en la lucha contra Bandidos, cuando la Crisis de los Misiles y en la Zafra del Setenta cargando machetes, y ya en los noventa cargando toronjas y vendiendo pizzas cuando el Período Especial. Todo un almendrón con historia que ahora se dedicaba a tirar pasajes. Un Chevrolet modelo nacional.                       Al veterano chofer, ahora no le hacía gracia el chiste delas películas con yanquis en La Habana, después que él había luchado en la clandestinidad tirando petarditos contra la guardia rural de Bauta y contra el esbirro de Menocal, ahora nos lanzaba el chiste de que su nieto le había traído el Paquete semanal y salía la noticia de una rubia hermosa que se llamaba Charlize Theron, quien sería la villana del filmde escenas extremas y no se sabía, que auto le asignarían los cubanos… de si un Lada o un Moscovich.                                            Ahora el rumor corre de boca en boca y el cubano alardea y presume de grandes efectos especiales que harán “los americanos” con su típico alarde de helicópteros pasando rasante por el malecón y entre edificios capitalinos como el Hotel Capri, o comandos desembarcando en lo alto del Habana Libre con armamentos de alto calibre, y autos de carreras por todo el malecón habanero, con los súper almendrones cubanos que ya pasaron un casting e inmunes al “somatón”, y de estos quizás en una de las grandes escenas impactando el Hotel Riviera o Galerías Paseo, o autos bajando por todo Prado con sus leones en sombras, para doblar velozmente chillando sus gomas y a un costado de la Fortaleza de la Punta y de fondo, el gran Castillo del Morro que ha presenciado toda una historia insular, tanta historia y ecléctica del paso de colonialistas españoles, de piratas y bucaneros que incendiaban entre murallas, de la Toma de la Habana por los Ingleses, de fusilamientos de estudiantes de medicina, de un Maine en explosión, de intervenciones norteamericanayla entrada triunfante de guerrilleros con todo un pueblo entusiasmado, como al propio Barack Obama en una Bestia rodante en los últimos días y ahora convertido en una fotografía hermosa para vender en el film Rápido y Furioso, donde quizás el propio VinDiesel, mirará la capital de todos los cubanos… desde su faro tan viril y protector sobre rocas de una bahía legendaria, o finalmente se lanzará junto a JasonStathamdel edificio FOCSA, salvando los buenos de los malos, de la “malévola hermosa” de la actriz CharlizeTheron.   Sin dudas… Fast&Furiousganará un Oscar en su saga habanera donde cerrará todo el malecón habanero.Será la primicia. VinDiesel se adelantará a todos. También se anuncia que JasonStathamse paseará por La Habana de todos los cubanos, que Kristofer Hivju, participará en la cinta y muchos aseguran que Vin Diesel, irá a comer helados al Coppelia de 23 y L. Pienso en el viejo bautense Goyito, que un día hace cincuenta años corría autos americanos por los circuitos habaneros y los bautenses muy orgullosos seguían sus carreras. ¿Quizás de filmarse Rápido y Furiosoen los años cincuenta, mi amigo Goyito estuviese ahí en ese casting? El viejo Goyito, que toda su vida posterior fuera un gran bautense y ser humano, un gran mecánico automotriz, un experto en sacar transmisiones, como de innovar ingeniosamente con motores rusos, de montar baterías chinas, de reparar guaguas checas, camiones franceses o autos soviéticos…había sido un experto en su tiempo, de correr por las calles habaneras, y le podría hasta ganar a Vin Diesel. Yo apostaría por él.                                                                                Entonces aquel veterano chofer que luchó en la clandestinidad bautense… me aclara cada día que lo veo en la piquera con rumbo a La Habana con su Chevrolet que, si Vin Diesel se le ocurre filmar en Bauta, por si acaso, su almendrón cubano es sin dudas para esa CharlizeTheron, aunque sea… la mala de la película.

Bauta Tanque regalado

Callejón de los Perros/Bauta.                                                                  Abril/2016

FOTO 1: Alberto Domínguez, conocido en Bauta por el viejo Goyito, en los años cincuenta conducía su almendrón y se hacía llamar en los medios nacionales como: GOYITO EL FANTASMA.                                        FOTO 2: Carreras en Bauta por la carretera central en la década del 50, al fondo el desaparecido Tanque del Acueducto bautense.

¿Respuestas o soluciones?… Por lo claro

arian ramos4

POR Denys San Jorge Rodríguez
Hace unos días en mi barrio quede muy sorprendido. Unos vecinos que llegaron de vacaciones desde Matanzas; Otilio y Pacheco, se disputaban el TV en una casa cercana a la mía, para ver la TV Artemiseña.

Según ellos, desde Matanzas… veían esa señal allá en Cárdenas. ¡¿TV Artemiseña?! Oí que le dijo la anciana Fela a Zoraida asombrada y algo risueña al oír a los nuevos vecinos, fajáos por la emisión artemiseña.

¿Cuál emisión? Se preguntaban todos en el barrio, si aquí no se ve. Ambas no sabían y el barrio tampoco que la nueva provincia de Artemisa tenía una señal con excelentes programas que a Bauta, no llegaba nunca.

Los nuevos vecinos matanceros habían innovado en días una fortificada antena con latas de compotas vacías, bandejas de aluminio y fragmentos de una parabólica algo oxidada “encontrado todo” en el basurero de la calle de la Majagua, en Bauta. Había una batalla campal y un gran interés entre la familia a donde llegaron los matanceros, que querían ver Artemisa Visión a diestras y siniestras, tras un programa llamado: Por lo claro, que ya según Otilio y Pacheco estaba sonando en el Valle de Yumurí en Matanzas.

Los nuevos vecinos Otilio y Pacheco, estaban muy indignados de cómo era posible que en el territorio bautense entrara la señal de la lejana provincia de Mayabeque y no la de nuestra provincia a la que pertenecíamos, y que ellos querían pertenecer. Los nuevos matanceros no entendían, y solo se enfrascaban en tratar de virar la antena, un poco al oeste, un poco al suroeste, un poco al noroeste y un poco a cualquier lado… a ver si entraba la señal Artemiseña con el programa televisivo Por lo claro, asegurando que si no se veía la señal… regresaban a Matanzas al otro día.

Para mi asombro y orgullo, Por lo claro era dirigido por un amigo mío, el periodista Arián Ramos Gutiérrez, se los dije y me pidieron que lo querían conocer. Por lo claro un gran programa que sigo en memorias flash. Mantiene la premisa martiana de que “La palabra no es para encubrir la verdad, sino para decirla”, y desde hace más de un año el canal de televisión, ArTv, Artemisa Visión, presenta a su teleaudiencia cada miércoles desde las 5:05 de la tarde el programa de opinión, Por lo claro, que Otilio y Pacheco ven en Matanzas.

Durante 27 minutos, ahora en vivo, y como bien anuncia su conductor, guionista y director general, el joven periodista y amigo Arián, el espacio presenta en cada emisión  un tema de total actualidad e impacto en la sociedad artemiseña,  en busca de una “respuesta o solución” aunque estás sigan siendo una asignatura pendiente para muchos en diversos lugares.
Con una atractiva y novedosa realización técnico-artística-periodística, el equipo está integrado por Permuy, Zenia, Pedro, Kairus, Turiño, Raudén… y otros muchos, logran atrapar a la teleaudiencia que se convierte en protagonista al plantear sus propias inquietudes, sugerencias y quejas, frente a cámaras, o por vía telefónica.

Bajo los cánones de un profundo periodismo de investigación, Arián, multipremiado en concursos de la Unión de Periodistas de Cuba por sus trabajos de opinión que aportan a la solución de problemas en la comunidad; con total transparencia, en directo, de manera convincente y muy claro, indaga en cada intercambio con sus invitados cómo lograr una mayor satisfacción en la población.

Otilio y Pacheco han traído en memorias todos los programas artemiseños donde, se aprecia la crítica constructiva oportuna y no oportunista, el tirador franco y no el francotirador, y son síntomas que caracterizan el espacio radiotelevisado que ellos persiguen en cada emisión, pues continúa cada sábado desde las 11:00 de la mañana por las frecuencias de la emisora provincial, Radio Artemisa, donde a Micrófono Abierto se complementa el tema que se aborda con la participación activa de los oyentes, periodistas desde los 11 municipios y directivos. Y ahí, Otilio y Pacheco, también llaman y dan sus dudas de problemas.

Por lo claro a Micrófono Abierto, es un proyecto de la televisión y la radio en Artemisa, que gana en prestigio entre los artemiseños a partir de los temas que aborda desde cada rincón de la joven provincia al examinar la solución a los más recurrentes problemas y que, en estos 17 meses de transmisión, se consolida en busca de despejar la asignatura pendiente: ¿respuestas o soluciones?

Otilio y Pacheco… y como otros muchos sabemos en Bauta, que no llega nunca la señal de Artemisa Visión. Es un crimen, ya que tiene buenos programas y el pueblo se está perdiendo trasmisiones tan estelares como Por lo claro, tan necesarios para estos tiempos y ver de frente a sus funcionarios locales y el debate del pueblo, programas dicho claro que no deberían desaparecer… y pueda así la población interactuar por teléfono y dar sus inquietudes. Lástima que tengan que enterarse de esas respuestas o soluciones, que dan funcionarios y directivos… después por memorias flash o por el dichoso Paquete, o que se vean en Los Palacios y en pequeños poblados de Mayabeque, bien lejos de Bauta… o donde ya circulan para mi asombro, y para bien, los programas del Vicepresidente de la UNEAC, mi amigo el periodista Arián Ramos Gutiérrez, en las redes sociales y que ya desde Cárdenas toda su audiencia matancera, y entre ellos Otilio y Pacheco, siguen a diestras y siniestras sus estelares programas, que no quieren que desaparezca.

Callejón de los Perros/Abril 2016.

En libros desenterrados… los misterios descubiertos

Corbea.. ARIGUANABO REVISTA febrero 1948 007

POR Denys San Jorge Rodríguez

Un libro, un recorte de prensa (aunque sean minúsculos), un periódico de décadas atrás, un diario personal o un folleto cualquiera de la serie de: “Raros y Valiosos” de una posible biblioteca o un archivo personal; y con ellos un vestigio de la propia historia rescatada del olvido, del ostracismo o restaurados con el noble propósito de que no quede en la desidia o el abandono, es un tesoro valiosísimo.

Su legado y la importancia dentro del patrimonio local, nacional o universal para generaciones que preceden a contemporáneos y esa historia encontradas se convierte en un hecho trascendente y de por sí… muy misterioso.

Cuando comencé por los predios de Cayo de la Rosa y por callejuelas de Bauta inspirado en hacer “algo” con la historia local, decidí desde el inicio, registrar en esa gaveta que es la memoria y el olvido, sin saber quizás las sorpresas con aquella frase del poeta español: Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Para mi asombro surgieron fotos, documentos, páginas rasgadas, recortes amarillentos de imágenes y disímiles objetos que sin dudas hicieron crecer mi interés aun mas por esa cultura local que para muchos a quedado en el pasado y para mi cada objeto o documento encontrado se convertía en mi fiesta innombrable.

Mi amigo el periodista Miguel Terry Valdespino escribía con un excelente título Soñador en la Avenida Dayton Hedges una reseña crítica al verme apasionado sobre mi novela en torno a Cayo de la Rosa y yo tocando puertas, entrevistando viejos veteranos textiles, esos hombres y mujeres que vivieron la República y que también fueron obreros vanguardias dejando plasmado: “Bauta entera guardaba, de manera cómplice, una historia que se negaba a morir entre la abulia y el desgano del depredador y el “bostezador” contemporáneo de la Isla de Cuba”. Era verdad.

En este andar, caminando por Bauta y por su pueblo textilero en medio de su laguna seca y borrada del mapa, surgieron libros importantes y folletos con extintas ediciones y en ellos para mi asombro un día encontré un libro valioso y extinto, Con la Kodak del recuerdo, que también hablaba de aquel Batey textil en una reseña nombrada: Un Callo que no duele ni molesta, ahí su autor el historiador René Valdés Acosta, un intelectual y ejemplar masón que siendo bautense además e hijo de aquel noble e inmenso maestro Carlo Valdés Rosas al cuál yo con mi mirada acariciaba desde niño su busto en el parque municipal de Bauta y nombrado un día Parque Barreda, veía como entonces el historiador había sido consecuente en las circunstancias que le tocó vivir de inicios del siglo xx y agrupó la historia en torno a Bauta y su progreso, donde hoy muchos no saben su legado, sus letras y libros grandiosos, como esta Kodak del recuerdo… extinta y que un día el intelectual cubano y bautense amigo Abilio Estévez desde España me subrayaba comentándome que él tenía con orgullo una Kodak del historiador bautense que celosamente guardaba en su habitación en Barcelona, Abilio sabía bien la importancia de este documento, su legado.

Con la Kodak del recuerdo… mostraba la Bauta que emergía en los nuevos cimientos restaurados con el tesón y la voluntad de buenos hombres y mujeres criollos y otros emigrantes de pueblos cercanos y de otras naciones que fueron llegando a la comunidad durante la primera mitad del siglo xx nucleándose en torno a sus sueños, quienes fueron fundadores de un nuevo pueblo, con sus Logias, asociaciones fraternales y de distintas sociedades. Mostraba entonces Con la Kodakla Bauta después de una cruenta guerra contra España, un pueblo sufrido de desolación e incendios, de exterminio weyleriano y de la valentía de sus próceres locales .

Seguí una pista tras otra de la historia local, con la constante fe de que …se hace camino al andar, encontrando esas viejas revistas Ariguanabo de la etapa republicana en Bauta donde se mostraban en todas sus ediciones los aportes de todas las Logias locales en la población y colegios, de Becas que ofertaban, y hace tan solo unos días de este febrero ya después de haber terminado mi novela y ahora en la faena de filmación del documental Cayo de la Rosa, un Paraíso Textil, surgió una nueva pista y muy interesante en una revista Ariguanabo de aquellos obreros y empleados de la otrora Compañía Textilera Ariguanabo S.A. del viejo Dayton Hedges, una hermosa revista de febrero 1948, que para mi asombro en sus páginas perfectamente conservadas surgió en una fotografía un nombre y un gran bautense que un día conocí estrechándole la mano a finales del 2006, y me dijo con orgullo que era masón mientras me mostraba una sonrisa, después supe que lo nombraban con afecto: El Masón de las bolitas blancas y en esa revista lo premiaban por no haber faltado un solo día en el año 1947 a esa fábrica textil de los dueños americanos, hecho que repitió toda su vida hasta retirarse. El amigo Luis Corbea. Un obrero vanguardia, un ciudadano y masón ejemplar que hace tan solo dos días de este febrero cumple dos años de fallecer y de que lo vi por última vez esa noche en la Logia Salvador Cisneros de Bauta, En esa misma Logia creada el domingo 27 de febrero de 1915, en que ingresó igual un día el historiador René Valdés Acosta, en la misma que también formaba parte el poeta Julio Carrasco Herrera, y ahora lo veía retratado en una fotografía perdida de una revista desenterrada que un amigo me hizo llegar ahora en todo su esplendor, feliz y con un premio que recibía a su ejemplaridad y al verlo ahí en Ariguanabo… y recordar aquella vez primera vez que le estreché la mano tuve mis más profundas alegrías.

Hoy 27 de febrero, en que escribo estas líneas donde evoco de mi localidad libros extintos y grandes masones que por las coincidencias del destino han reaparecido así de pronto… sé que el rescate de la historia es una fiesta innombrable, me viene a la mente un libro fascinante de Eusebio Leal Spengler, el Historiador de la Ciudad de La Habana y es su libro: El Diario Perdido de Carlos Manuel de Céspedes, quien ha sido una de las figuras más importantes de la historia cubana y el iniciador de las Guerras de Independencia y este Diario Perdido…nos rescata ese patrimonio incalculable. Hoy en este febrero a los 142 años de su muerte en San Lorenzo ese Diario Perdido… como para mí lo es esa última revista Ariguanabo donde aparece inmortalizado ahí el amigo masón Luis Corbea, es ese Diario Perdido… una joya inmensa que muestra esas íntimas líneas de patriotismo, de valentía y de hermandades en los valles cubanos, como también de temores y sufrimiento. Se bien porque mi amigo el intelectual cubano Rafael Acosta de Arriba se ha cautivado tanto con la historia y la figura del Masón y Padre de la Patria que se alzó un día en La Demajagua, y en su libro: Los silencios quebrados de San Lorenzo, uno queda hechizado al leerlo y también quiebra al andar con la historia desenterrada y descubre que camina quizás por las mismas laderas de aquella sierra en el oriente y recuerdo cuando Acosta de Arriba me comentó que se le erizó la piel cuando hizo un estudio de campo y estuvo en el mismo lugar de San Lorenzo donde el Padre de la Patria que un día sacrificó a su hijo Oscar tuvo sus últimos días, semanas y horas… y me dijo que solo miró al despeñadero en aquellos valles misteriosos por donde un día caía a la inmortalidad aquel glorioso cubano y ejemplar masón que defendió la libertad, la igualdad y la fraternidad de los hombres.

Callejón de los Perros/Bauta

Febrero 27/2016

FOTO: El empresario Burke Hedges entrega al obrero bautense Luis Corbea (derecha) Premio a la Constancia en Cayo de la Rosa en 1948. (Revista Ariguanabo 1948)

Boomerang: La memoria textil de Cayo de la Rosa

Olguita, recuerdo familiar

POR Denys San Jorge Rodríguez

“Boomerang”, es una serie fotográfica en la que vengo trabajando que se propone rescatar la memoria textil de la Textilera Ariguanabo en Cayo de la Rosa, a traves de los protagonistas que nacieron, o fueron partícipes como obreros y vivieron durante décadas en este pueblo.

Tendrá como objetivo rescatar a través del retrato personal y con diferentes objetos, la memoria individual y colectiva de hombres y mujeres, de un pequeño pueblo de la geografía cubana.

Dentro del olvido de una asombrosa historia en un pueblecito de campo en Cuba, que tiene como protagonistas una Fábrica Textil y el pueblo donde está enclavada desde 1931, en Bauta. De cómo llegó a convertirse en un importante enclave industrial de América Latina y un pueblo próspero entre el antes y el después de la historia. Hoy en el pueblo solo quedan recuerdos y testimonios de quienes vivieron tantos años de amor y sacrificio por la industria que movía un pueblo y una sociedad entera hasta la década del noventa.

Garrote, foto en la escuelita y Bernabelito Ordáz como maestro. Medalla del padre.

 

Todo comenzó en Cayo la Rosa cuando el industrial norteamericano Dayton Hedges, funda la Compañía Textilera Ariguanabo S. A., inaugurándola un 22 de Septiembre de 1931, en medio de la laguna natural más grande de Cuba, la Ariguanabo.

 

DENYS SAN JORGE: ARMADO CON TODOS SUS HIERROS

Por Manuel Alejandro Hernández Barrios

DENYS SAN JORGE Foto de Cayo La Rosa, Bauta. 1958 (2)¿Qué se aprende del hierro?

El hierro enseña. Se aprende mucho, pero en mi caso es una cuestión muy íntima. Un misterio heredado y la importancia que le he dado a un grupo de simples objetos (herramientas, tuercas, arandelas, metales que durante años estuvieron en cualquier rincón…) a partir de la muerte de mi padre, con los que decidí a partir de aquí comenzar una obra artística, rescatando la memoria personal y marcada por la experiencia familiar, que me han servido de mucha inspiración.

 Vulcano o Hefestos… ¿Quién es Denys San Jorge?

Un soñador que no puede estar quieto pues arde. Que le gusta variar, cambiar. Viene intrínseco con mi personalidad. Siempre estoy imaginando algún proyecto nuevo, tratando de forjar una obra, de lograr una idea que diga de por sí con un mensaje más allá de su soporte, o de sus propios límites que imponen de por sí todas las vivencias cotidianas. Pero a tono con mi obra, y con mi personalidad prefiero a Oggún, quien simboliza el hierro, los metales y es dueño de las herramientas.

Katiuska y Kalashnikov coquetean mirando los Everglades (detalle instalación) 2010

DESARME 2008

 Con esta tónica entre hierros, con metales y herramientas has creado series fotográficas de fuerte impacto visual como Desarme. ¿Cómo surgieron?

Desarme, surge como las otras obras con esta índole visual producto de una intensa búsqueda dentro de mi trabajo creativo, armando y desarmando objetos de mecánica sobre una plancha de acero, donde aludía a un universo muy personal de referentes simbólico. Posteriormente vino una serie fotográfica “El espía francés a unos kms del campo de concentración”, y la instalación “Cambio de Estado” realizada y expuesta esta última en San Pancho, México en el 2009, y la serie instalativa “Katiuska y Kalashnikov coquetean mirando los Everglades”, que se expusiera en la expo colectiva El Extremo de la bala: una década de arte cubano, en el Pabellón Cuba.

La Virgen de Papá y mi sueño con el Cobre IMPRESION DIGITAL 50x61cm

 De tus piezas fotográficas La Virgen de Papá y mi sueño con el Cobre, es una de mis predilectas por su fuerte carga simbólica. ¿Cómo surge esta obra?

Esta obra tiene igualmente una gran importancia simbólica para mí. Imagínate, los hierros de mi padre y la Virgen de la Caridad, que dos detonantes. Surge para un proyecto colectivo que me invitó la curadora Sussette Martínez Montero con más de cincuenta artistas cubanos, y se llamó “Del símbolo a la metáfora”, exponiéndose en el Centro Cultural “Padre Félix Varela”, en diciembre del 2011 aquí en la capital. Posteriormente bajo el título “Virgen de la Caridad del Cobre. Miradas múltiples en la plástica de Cuba”, la muestra fue llevada a México y se expuso en la Galería Central del Centro Nacional de las Artes de México (Cenart), y en la Catedral Metropolitana de México DF. Durante este año 2014 se expuso nuevamente en tierras mexicanas ahora en Querétaro, en la Galería Libertad.

HABANA TOMADA 2008

 ¿Por qué Habana Tomada?

Te digo que Habana Tomada fue una serie digamos por encargo. De esas que surgen de improvisto en el andar, y a uno le resulta interesante y aplica. Fue expuesta primariamente en 2008 en la muestra colectiva “I like America does america like me”, en una galería en Cataluña, España. Es una serie que juega con el Kitsch, con lo popular y con el referente local y que ha transitado por varias muestras entre ellas dentro del evento “Arslatina” expuesto en 2009 en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales de La Habana. Seguidamente en el 2010 la expuse en mi exposición personal “Inventario #68”, en la Fundación Ludwig de La Habana y ese mismo año viajé a México exponiéndola en la Galería de la ciudad de Tecate en Baja California.

¿Qué se aprende de viajar al extranjero?

De viajar al extranjero se aprenden muchas cosas, se logran experiencias. Se ve otro horizonte y uno se retroalimenta. Creo que es necesario.

Hay obras de arte que dejan a uno con la boca abierta ¿te ha pasado alguna vez?

Me ha pasado varias vecez en distintas circunstancias. De niño era una costumbre ir en el parque local a la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced en Bauta y allí me detenía a mirar los cuadros de Mariano Rodríguez y René Portocarrero, me fascinaban mucho. Recuerdo que en otra ocasión fui a la parroquia de Nuestra Señora de la Caridad en Playa Baracoa, y vi un mural que ascendía al techo de Portocarrero, y también aquella escultura muy suspendida en el aire del escultor mexicano Alfredo Lozano y quedé muy asombrado con su madera esculpida y aquel Cristo tan hermosamente tallado. En ambos casos quedaba seducido ante aquellas imágenes que no entendía, pero llamaban de sobremanera mi atención. Siempre dije al contemplarlas que quería ser algo así a un pintor. Sentía al verlas raras sensaciones, las mismas que siento aún hoy al detenerme frente a ellas. No importa las vecez que las mires, siempre te van a seducir. He ahí la importancia del arte, de llegar a lo más profundo.

Como a los dioses griegos necesitaste una mano amiga o un compañero para forjar el escudo vital ¿tus cíclopes tienen nombre?

Mi vida ha estado marcada por muy buenos amigos y maestros de los que he aprendido aquí en Bauta. De quienes he tratado de seguir su ejemplo. Quienes me han apoyado y me han orientado. Nombres han ido muchos. Mi primer amigo fue mi padre que ya no está, ha sido algo muy importante en mi vida. Respeto la amistad, y creo en ella, creo en esos amigos que están en las buenas y en las malas, y que se han incorporado con los años al andar como Francisco García González, Miguel Terry Valdespino, Ezequiel Sánchez Silva, Orlando Rodríguez López, y Carlos Jesús Cabrera este último, quién falleciera recientemente.

 Con tu juventud has incursionado dentro de la plástica con excelentes obras dentro de la fotografía y en la instalación, pero como diría el escritor Kafka “La Literatura tiene el salario del Diablo”. ¿Por qué ese giro repentino a la literatura?

No fue un giro de pronto, venía escribiendo pequeños relatos, cuentos desde el mismo año de 2005 en que murió mi padre y me inspiré viendo los cuentos de mi amigo Francisco García González. Pienso que también fueron las circunstancias quien me impulsó a tomar este camino. Necesitaba respirar. Cambiar de pronto. Dejar los pinceles, las artes visuales.

 Tu juventud denota que te queda mucho por hacer, pero ¿cuáles son tus proyectos inmediatos?

Acabo de terminar una novela que durante casi dos años llevo realizando titulada “Avenida Dayton Hedges”. Ha sido un proyecto el cual me he apasionado mucho. Quería escribir algo más profundo y más allá del cuento. Pero quería escribir algo en torno a Bauta, algo que estuviese involucrada la historia del pasado de mi familia y algo por así decirlo fresco, algo inédito.

 Pero con Avenida Dayton Hedges, ¿por qué apuestas?

Con esta he apostado por una historia que no imaginé que estuviese tan latente y hubiese permanecido en el tiempo en Bauta. He tratado de rescatar del olvido a través de una novela de ficción una asombrosa historia que tiene como protagonista una extinta Fábrica Textil y el pequeño caserío de Cayo la Rosa donde está enclavado desde su fundación en 1931.

Para llegar a escribir, comencé a investigar. Anduve por los alrededores de la extinta industria donde está enclavada esta fábrica hoy en cenizas, y buscando testimonios en ese propio pueblo, y desde Bauta a San Antonio de los Baños a donde primero llegó aquel americano, también anduve por Caimito del Guayabal hasta Ceiba, en Corralillo, en Playa Santa Fe, por Playa Baracoa hasta la capital cubana. Siguiendo la ruta una detrás de otra, entrevistándome con veteranos que nacieron en aquel paraje industrial. No te niego ha sido una experiencia maravillosa comenzar un proyecto a partir de testimonios de hombres y mujeres que nacieron allí en aquel lugar, en el que sus padres fueron fundadores cuando llegó aquel extranjero, donde ellos fueron partícipes de la creación de un pueblo próspero y de una fábrica que llegó a ser la más importante del mundo. Ha sido mágico oír a esos “hoy ancianos”, que mientras te hablan te demuestran ese orgullo por un lugar de historia hoy destruido, donde había una Textilera y miles de metros de tejidos en producción constante, un aeropuerto, un terreno de béisbol, una urbanidad que aún hoy mantiene su mismo estilo de construcción, de hechos trascendentales entre “el antes y el después” de nuestra historia, de relatos fascinantes de sobreproducción de tejidos y que esas personas te narran sus vivencias hasta inicios del año noventa del siglo pasado con mucho orgullo, de jornadas laborales, de trabajar incesantemente para lograr una meta y que te demuestran toda esa pasión durante toda una vida entre el algodón, a la entrega a una fábrica con sus colosales maquinarias textiles por donde crecieron de niños y anduvieron frente a una fábrica rodeada por un inmenso mar de agua dulce, de la Laguna Ariguanabo.

 Siendo esta novela un proyecto atrevido o ambicioso, en la que estas enfrascado y que con tanta pasión te has entregado ¿qué sueños tienes con Avenida Dayton Hedges?

Lograr publicarla algún día y que todas esas personas que me brindaron sus testimonios, y su apoyo durante mucho tiempo, a los cuales le he dedicado algún capítulo en la novela, vean ahí reflejado un pedazo de nuestra historia local y de sus vidas. Eso me va a enorgullecer mucho.

 He podido apreciar en la web de Radio Artemisa que te han promocionado tu novela y otro proyecto tuyo relacionado con la Textilera pero de índole documental. ¿De qué trata este?

Las noticias sobre la novela y el documental en Radio Artemisa han sido increíbles el impacto que ha tenido. Fue escrita por la periodista Maricela Menéndez quién comentó en la web y en la Radio primeramente sobre mi novela que venía escribiendo desde hacía un tiempo y sacó una reseña bajo el título: Rescatan a Dayton Hedges en Bauta”. Por ahí comenzó todo. Al otro día en el pueblo muchas personas fueron por mi casa a preguntarme. Otros me comentaron por la calle que lo habían escuchado, y si era cierto que yo estaba escribiendo algo sobre la Textilera Ariguanabo, y del… “americano”. Les afirmé que sí. Con los días fueron llegando a mi casa muchas personas con recortes que me fueron regalando y otros me prestaron disímiles fotos, objetos, periódicos, y hasta fragmentos de revistas del pasado capitalista y posterior a la Revolución en aquel paraje. De por sí todas las imágenes eran hermosas. Fue una experiencia hermosa cuando comencé a recopilar tanta información. Como señaló mi amigo el periodista Miguel Terry Valdespino en su blog Cubano de la Loma, donde escribió sobre mi novela y en que estoy del todo de acuerdo: “Bauta entera guardaba, de manera cómplice, una historia que se negaba a morir entre la abulia y el desgano del depredador y el “bostezador” contemporáneo de la Isla de Cuba”.

Pero era mucha información visual, y llegué a un punto que supe que toda esa información no iba a poder usarla en un texto literario. Le propuse entonces a mi colega bautense Yessi Lezcano, quien recientemente se había graduado de la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual del ISA, y quien había realizado su tesis a partir de un cuento de mi autoría al corto audiovisual Moscú Rojo, unirse a mí en este proyecto donde ambos estamos codirigiendo este proyecto documental nombrado “Cayo la Rosa: un paraíso textil”, en el que estamos enfrascados y vamos a sacarlo para el próximo año 2015.

IMG_1230 

¿Mezcla?

Es una peña que comencé en Bauta en enero del 2011, en la Biblioteca Municipal con el caricaturista cubano Ares como primer invitado, el cual ha asistido en varias ocasiones. Por ahí ya han pasado excelentes personalidades y amigos de la Cultura Cubana, como el Premio Nacional de Artes Plásticas y caricaturista cubano René de la Nuez; el crítico de arte y periodista Jorge Rivas Rodríguez; Isabel Pérez editora y curadora de la Revista Arte Cubano; el crítico de arte Nelson Herrera Ysla; el actor y director de cine Jorge Molina; las curadoras de arte Sussette Martínez y Virginia Alberdi; los escritores cubanos Eduardo Heras León, Carlos Jesús Cabrera, Miguel Terry Valdespino, Raúl Aguiar y Yoss; el caricaturista Adán, jóvenes creadores como la periodista Susana Gómez Bugallo y la curadora y crítica de arte Chrislie Pérez; el intelectual español Andrés Vásques de Sola, y el coleccionista cubanoamericano Sr. Jesús Fernández Torna, presidente de la Fundación Torna & Prado Fine Art Colection de los EE.UU.

 ¿Cuál es tu papel en la UNEAC provincial?

Actualmente estoy como Vicepresidente de la UNEAC en la provincia de Artemisa. Es una organización que durante toda su historia ha agrupado lo mejor de la intelectualidad cubana y para mí es un orgullo hoy pertenecer a ella.

 ¿Bauta?

Para mí ser de Bauta es algo maravilloso. Porque había un Tanque de la Conaca a la entrada del pueblo, porque había una colosal Textilera Ariguanabo. Porque un día arribó al pueblo el Padre Angel Gaztelu y surgió el Grupo Orígenes en ese parque municipal, y por estas calles transitaron los músicos José Ardevol y Julián Orbón, los escritores Cintio Vitier, Eliseo Diego, Gastón Baquero, Bella y Fina García Marruz, José Rodríguez Feo y los artistas de la plástica René Portocarrero, Mariano Rodríguez, Mario Carreño, Raúl Milián y el escultor Alfredo Lozano. En cierta ocasión Emilio Ichikawa, en reseña crítica sobre mi trabajo de las artes visuales, mostró que: Bauta es un pueblo cosmopolita. Incluso promiscuo. Es campo y costa. Criollez y extranjería”. Por todo, me viene entonces el encantador verso de José Lezama Lima y recontextualizar, a mi libre antojo estas líneas en la actualidad por este minúsculo pueblo: “porque nacer aquí ha sido mi fiesta innombrable”. Es verdad.

 Volviendo al mítico Oggún, a tus excelentes fotografías de mecanismos de hierro y visualidades bélicas. ¿Qué nuevos proyectos dentro del universo de la plástica se aproximan?

Este diciembre cierro con la literatura después de escribir por casi dos años esta novela sobre la Textilera Ariguanabo. Quiero volcarme en el panorama de las Artes Visuales, ahora necesito otro giro. Estoy proyectando nuevas ideas, y maquinando ya una nueva serie que desearía exponer el próximo año. Entre fotografías e instalaciones, se mantiene el hierro, los metales y las herramientas.

 ¿Cuál es tu fuente de inspiración, el método más útil, la bebida perfecta, la sustancia imprescindible, la mejor técnica?

Bueno te diré que no me gusta la bebida, menos fumo. Prefiero la Coca Cola, soy muy adicto a los dulces y a la buena comida cubana. Pero mi fuente de inspiración para realizar mi trabajo indudablemente siempre ha sido y son las circunstancias. Esas que inspiran a veces hasta de madrugada y fortalecen, aunque te hagan sufrir. Cuando no están yo las busco, las provoco, esa es la verdad. Como diría el poeta español Antonio Machado “Caminante no hay camino se hace camino al andar”.

 Has incursionado en el universo de las Artes Visuales donde te graduaste de la Academia San Alejandro, has publicado libros en Cuba y en el extranjero, un cuento tuyo se ha llevado a un corto audiovisual, conduces una peña en Bauta donde has invitado a importantes personalidades de la Cultura Cubana. ¿Cómo te gustaría que te vieran? ¿Como el artista de la plástica que escribe? ¿Cómo el escritor que tiene una peña?

Me gusta que me vieran como dicen algunos y se refieren a mí como “el muchacho del Callejón de los Perros, de Bauta”. Para mí es un orgullo el barrio. De ahí vengo de ese microcosmos. De un barrio cualquiera, como otro en Cuba. Un barrio que no es marginal, pero que se inunda cuando viene un buen ciclón, más cuando los dirigentes no limpian como es debida la zanja que abraza el barrio y entonces el agua llega como decimos en buen cubano “al pecho”. Que me vean como alguien que aprecia la amistad, que me vean como el pintor del barrio, el vecino “que anda con los yerros de su viejo”, el socio que escribe. En fin como Denys San Jorge, y siempre… muy armado por si acaso, con todos los hierros de papá.

Revista CRITICA. Universidad Autónoma de Puebla. México 2007portada periodico CAIMAN BARBUDO 2012