Archivo de la etiqueta: insular

Estoy pál agua…

el-arte-de-flotar-carboncillo-lienzo-73x100cm-largePOR Denys San Jorge

Dice la jerga popular que “el artista flota, es un corcho”. Quizás sea cierto y para muchos sea una diatriba. Como que siempre a los cubanos le han interesado las posibilidades del clásico proverbio insular“flotar o hundirse”y ha estado unido a la vida práctica y en cualquier medio, en esas circunstancias actuales e insulares. Sea en el negocio, en el trabajo, en el día a día o mar adentro… Ha sido sin dudas una detonante y una preocupación matemática el resultado final en la que todos saben que impera el clásico de, dos más dos es igual a cuatro y a veces ni queremos meter un dedo en el agua esa…

Desde niño –y aún hoy– era común escuchar igualmente en el refranero popular: “Estoy pá un bote” y estaba consciente –en aquel momento– que mi tierra era el centro del mundo y no había más. Pero, siempre me llamó la atención la frase a veces lapidaria cuando se pronunciaba a mi lado. No lo niego. Mientras crecía oía cómo iban desapareciendo algunos amigos y vecinos, y tampoco me creía el chiste que la tierra era redonda, menos que giraba. Me agradaba la mística idea antigua, de la tierra sobre la tortuga y los elefantes. Era más gráfica, más a lo cómic.

Con el tiempo comencé a entender que,en Cuba los cubanos armaban una balsa, un bote, un almendrón de los cincuenta, algo que llamaban “artefacto” ypartían al infinito e imaginaba que,al impactar con el borde del horizonte, podrían caerse de la tierra –y de no ser redonda– más debajo de aquellos elefantes y la tortuga al abismo. Siempre me cuestionaba… ¿adónde iban mis vecinos?Con los años escuché un día del Mariel y definitivamente me aclararon que la tierra no era redonda, que había más tierras, más agua… y que nadie se caía más allá de los elefantes y la tortuga, ya que estos no existían, pero sí que “los artefactos” se hundían en un abismo verdadero que era el mar –con mis vecinosincluidos– y entendí que había mucha agua, entre mi barrio y la meta.

La exposición personal “Ilusiones sumergidas” del artista de la plástica Gerlys Álvarez Chacón, expuesta en la Galería CASA 8, está anclada en la calle 8 como un bote, con todas sus ilusiones pueblerinas o globales, ahí en el centro del Vedado capitalino. Nos propone como tema el aislamiento, en todas sus manifestaciones, donde el clásico…“flotar o hundirse”, está presente y el agua es la protagonista de sus sugerentes composiciones.

Ahora, con estas propuestas expuestas en la calle ocho del Vedado y que han marcado a millones de cubanos, han mutado un poco a sus proposiciones formales primarias y se ha dibujado el mismo, sobre el soporte, mirando más allá al infinito del horizonte o “abajo” a donde se hunde su mar en el abismo. Con estas obras solo nos cuestionamos y nos hace pensar: ¿Y después que todos se han ido por esa agua? Quizás nos quedamos en soledad, solo diciendo un triste adiós, hundiéndonos en un mar con todas las ilusiones en soledad como bien plantea el artista.

Cuando comencé a disfrutar hace años de las obras del pintor Gerlys, me hizo recordar la historia épica de un bautense “vecino” y amigo de mi familia, que salió publicada en el periódico chileno The Clinic, escrito por el narrador cubano Francisco García González. Una historia desgarradora, que muchos se pudieran identificar, como mismo nos identificamos todos con estas obras deGerlys. El balsero, el bote, la balsa fecunda, su propio autorretrato, el agua… son los protagonistas.

La exposición “IlusionesSumergidas”, es el reflejo de la sociedad cubana actual con todos sus sueños cotidianosy eso puede apreciarse magistralmente en sus obras como “El via-cruxis de un náufrago”,donde el artista yace crucificado sobre esa agua, y es quizás esa agua foránea, la interna o la realidad circundante que agobia al artista y nos hechiza como espectador a un posible viaje. Mejor viaje elíptico no pudiese ser dentro de la utopía del arte con estas obras.

Cuando me detuve frente a la obra “Cambio”, imaginé una nostalgia a los otros, supuse una partida o un encerramiento, a ese aislamiento que el artista convoca con estas piezas, sin embargo, en otras piezas no hay agua posible pero quizás son el motor impulsor para coquetear con el límite, ese que nos impone las vivencias cotidianas, que nos impulsan o nos detienen, como el tríptico “Autocensura”.

Gerlys, es uno de esosartistasdentro el Arte Cubano que pinta su pueblo de Mariel, su gente y es un cubano de esos que no deja de mirar esos otros horizontes sobre el soporte visual, dónde están reflejados “los otros”, que se han ido y que también pinta, que quizás hasta imaginan como fantasmas desde el soporte al pintor del pueblito de Mariel, como “el otro” que ha quedado rodeado de esa agua que le inspira. El agua tormentosa.

El artista, goza con el dibujo, quizás sean sus sabias intenciones de permanecer sitiado por tanta agua yflotar, menos “hundirse” en esa agua, donde logra un nivel de detalle increíble en sus obras, escenificando magistralmente a través de su discurso poético, eso que Virgilio Piñera llamó “la maldita circunstancia del agua por todas partes”, con esa línea divisoria y agresiva que nos impulsa al riesgo, y en vez de pedir el clásico bote…mirando sus obras exclamamos a los cuatro vientos: ¡Estoy pál agua! ¿Por qué no?

Y quizás sea el agua de un río, una poceta o una cuba de madera, pero sin dudas es el agua pictórica de Gerlys,que, aunque no logremos flotar como un corcho y solo nos hundamos en esascircunstancias del artista que también son nuestras, lo gozaremos cada día con todas nuestras ilusiones posibles que seguirán flotando a la deriva y eso el artista, lo sabe.

el-via-cruxis-de-un-naufrago-carboncillo-lienzo-150x80cm-largeEl via-cruxis de un naúfrago

triptico-autocensura-mutis-carboncillo-lienzo-86x120cm-large

tríptico-Autocensura

1-5-large

De izq a derecha, el artista con camisa a azul.

Denys San Jorge Rodríguez

Callejón de los Perros/Bauta

Diciembre/2016

FOTO 1: El arte de flotar-carboncillo lienzo-73x100cm

 

Todos les vamos a los Cazadores de Artemisa

Todos les vamos a los Cazadores de Artemisa

PHO_5919 (Large)POR Denys San Jorge

Ahora qué la escuadra de los Cazadores de Artemisa, no le va muy bien en la Serie Nacional, pienso enmi hermano Evelio y en un amigo mexicano, este último que un día de 2011, se retrató junto a varios pitcher del equipo artemiseño en tierras bautenses.

Mi hermano, un amante y fanático del deporte y del béisbol cubano en particular. Enemigo uno de Industriales y años antes, un fuerte seguidor de aquel clásico equipo Habana, donde milito el gran José Ibar, Oscar Macías, Ernesto Molinet, el bautense Juan Carlos Linares y anteriormentede colosales peloteros como Romelio Martínez, Pedro Luis Rodríguez y Luis Ignacio González, entre otros… al cual él, iba al propio estadio Nelson Fernández de San José de las Lajas, o al Latinoamericano, a apoyar a su escuadra habanera.

Ahora, sin dudar le vamos a Artemisa, y mi hermano es amigo del estelar Jonder Martínez, y este último quien ahora se desempeña “por desgracia nuestra” en el equipo matancero. Ha visitado nuestra casa en varias ocasiones, y mi hermano, como es habitual no se pierde un partido por la radio o la TV, con una memoria sin igual, repasa estadísticas y record beisboleros antológicos en la isla, como también de esos grandes peloteros cubanos que siguen haciendo su historia, en diferentes clubes internacionales.

En 2011, tuve el placer de recibir en Bauta, la grata visita del amigo y fotógrafo mexicano Mario Montalván, que vivió unos días en el Callejón de los Perros y dentro de aquellos meses en la localidad, cuando la formación de una nueva provincia y donde vio con emoción algunos de mis dibujos publicados en el joven semanario artemiseño. Fueron quince días, donde a la vista de todos, un mexicano o un “anglosajón” andaba por las calles de Bauta, retratando espacios públicos, haciendo amigos, conversando y hablando de arte, donde iba hasta solo a buscar hasta la “libra” de pan y tratando de imitar la jerga del cubaneo insular. Tiempo después recuerdo, de cuando ya se encontraba en su rutina diaria entre el Tecate cervecero y la California estadounidense, me preguntaba por personas con las que interactuó y les estrechó la mano, en Bauta y en el Callejón de los Perros.

Fueron unos días mágicos de comer hasta la picante comida mexicana, unida en fascinante armonía al arroz congrí, con carne de puerco y yuca. Donde, el intruso amigo que andaba por las calles bautenses, tuvo hasta el privilegio invitado por mi hermano Evelio de presenciar y junto a un grupo de vecinos del Callejón de los Perros, tres trascendentales partidos de béisbol en el estadio Severino Méndez de Bauta, entre el equipo recién creado de Artemisa y las escuadras de Pinar del Río, la de Villa Clara y los Industriales.

Aún recuerdo aquellos encuentros de béisbol y el privilegio que tuvo al final de los partidos, de reunir a los astros de la lomita de los infartos, para retratarse junto a todos, y estos, los pitcher Yadier Pedroso, quien falleciera en un accidente tiempo atrás, a Miguel Alfredo, a Lahera, al alquizareño Yulieski González y al estelar Jonder Martínez, le dedicarán su firma en el último día de partido.

Mario, un fanático del baseball y de su equipo local tecatense, como de los Padres de San Diego, en las Grandes Ligas estadounidenses y el cual, va a menudo al Petco Park a presenciar sus juegos, en sus días bautenses lo pudimos ver por las gradas y de un lado al otro documentando con su cámara Canon, escenas, detalles y estelares jugadas de aquellos peloteros que comenzaban a identificarse como los Cazadores de Artemisa. Tal parecía si no un mexicano tradicional al que se está acostumbrado asociar, sino que con su “pinta”, parecía todo un europeo o anglosajón, que llamó la atención entre el público y que cuando alguien le preguntó quién era, respondió con su inconfundible voz mexicana: ¡Yo soy periodista de Artemisa! Al decírmelo recuerdo le dije: ¡Tú estás loco!, y sonreímos. Seguro que nadie le creyó, pero después los bautenses también le pedían: “¡Periodista retrátenos!”.

En medio de la vorágine del último partido, le dije: ¿Mario a quien tú le vas?¿cuál es tu equipo?, donde el intruso y buen amigo mexicano, que tal parecía un californiano estadounidense, me respondió emocionado: ¡Todos les vamos a Artemisa! ¡Qué bien pitchea el Jonder!y terminóconfesándome con mucho cubaneo e igualmente orgulloso, de haber disfrutado aquellos partidos en el suelo patrio bautense: ¡Asere que bueno está ese equipo artemiseño!

con jonder martinez 2012 (1) (Large) (Large)traslado 002 (Large)denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

septiembre/2016

FOTO 1: (de izquierda a derecha) los pitcher Yadier Pedroso, quien falleciera en un accidente tiempo atrás; a Miguel Alfredo, mi hermano Evelio, Jonder Martínez y el alquizareño Yulieski González.

FOTO 1:(de izquierda a derecha) Mi hermano Evelio, el estelar pitcher artemiseño Jonder Martínez, dentro de mi casa, en el Callejón de los Perros.

FOTO 3: El mexicano amigo y fotógrafo Mario Montalván al centro de la foto. (de izquierda a derecha)los pitcher Miguel Alfredo, Lahera, Jonder Martínez y Yulieski González.