Archivo de la etiqueta: Textilera Ariguanabo

Bauta: Con cariño y amor fraternal

Bauta: Con cariño y amor fraternal[1]

POR Denys San Jorge

Dijo el Apóstol y Hermano Masón José Martí, que: “No se pueden hacer grandes cosas, sin grandes amigos”[2], en esa frase, que nos lleva a la unión, ha estado intrínseca la fuerza de emprender grandes proyectos dentro de la sociedad.

Bauta, desde aquellos años de las Guerras de Independencia fue testigo de esta y de la importancia de la amistad. Bien los supo el Q:.H:. Esteban Delgado, quien anduvo siempre junto a su primo Baldomero Acosta y un día se unió como mambí del Regimiento Goicuría a las huestes de Maceo en el Cayo de la Rosa[3]. Desde ahí sería importante el unirse para defender la libertad entre los hombres y tiempo después, en los mismos albores de la República, gracias a la unión entre los oriundos de aquel pueblo nombrado también como Hoyo Colorado y de emigrantes que llegaban, comenzaría a desarrollarse un pueblo desbastado por la guerra.

También afirmó José Martí, que: “El cariño es la llave del mundo”[4], y sabía también de la importancia de la Fraternidad. Ambasmáximas martianas, sin dudas las tuvieron presente, aquel grupo de masones fundacionales de este Taller que iban a la Logia “Fraternidad y Constancia” de los valles de Punta Brava, cuando a finales de 1914, decidieron fundar un Taller propio en los valles de su “Hoyo Colorado”.

¿Por qué se unirían? Que mejor motivo que mostrar cariño fraternal en el progreso humano y fortalecer así la unión entre los hombres para con un pueblo y la sociedad cubana. Comenzarían entonces a sesionar bajo este estandarte y los postulados masónicos. Fue en la noche del 27 de febrero de 1915, en la calle real número 33, cuando quedó constituida la R:.L:. Salvados Cisneros, bajo el simbolismo de la escuadra y el compás. Dirigidos por el Maestro Braulio González, acompañado delos hermanos Emiliano Morales, Antonio Fraga, Salustiano Felipe, José A. Menéndez, Manuel Rabelo, Emilio Cañal, Julio Carrasco, Juan F. Trevejos, Luis Miguel Castillo, Esteban Delgado Acosta y Avercio Valdés, comenzarían así a enorgullecer a un pueblo con el significado del salmo 133 cuando dice: “Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía”.

Durante la historia de esta Colmena, tres miembros de este Taller, se conocieron y fueron amigos de pensamiento y hermandad, ellos me han fascinado inmensamente, como ejemplo de fraternidad y de progreso intelectual, Washington Guerra Miranda,René Valdés Acosta y Julio Carrasco Herrera. Tres masones devenidos en destacados oradores e intelectuales con una labor interesante quienes publicaron en diferentes publicaciones y enorgullecieron a este pueblo.

En aquella primera Sesión de 1915, solicitaría su ingreso Washington Guerra. Años después ya como un destacado ciudadano y masón, un 6 de enero de 1943, se presentaría como secretario de la Delegación de los Veteranos del pueblo en el Cementerio local,en un día en que “Bauta, fue testigo de una hermosa demostración de fervor patriótico”, (así mostraba una revista Ariguanabo)[5]. Un homenaje a aquel día de emancipación y de simbolismo donde los restos de los Veteranos de la Guerra de Independencia, se llevaban al camposanto local, a un fastuoso Panteón construido por cuestación popular, por el balear Francisco Canet, radicado en Bauta, y el Q:.H:.Washington Guerra, comentó en aquel lugar de honor y gloria donde descansarían los valerosos mambises por la eternidad, donde su padre el Coronel Carlos Guerra Agüero, también se enterraría ahí ese día.

El Q:.H:. Rene Valdés Acosta, se inició en 1928 de manos de Washington Guerra en esta Logia y quien fuera un destacado intelectual, en una revista Ariguanabo mostró que: “Bauta, es una emoción. Bauta es todo cariño y cordialidad, todo recuerdos y veneración para su pasado, y así se transparenta en cada uno de sus actos y en todas las manifestaciones de su espíritu”.Un bautense que amó a su pueblo y le dedicó cuantiosos ensayos y el libroCon la Kodak del recuerdo y los Viejos Cafés Bautensespublicado en 1944, con prólogo de Washington Guerra, quien la califica como “la primera piedra angular de la historia de Bauta”.

Con la Kodak… mostraba la Bauta que emergía en los nuevos cimientos restaurados con el tesón y la voluntad de buenos hombres y mujeres criollos y otros emigrantes de pueblos cercanos y de otras naciones que fueron llegando a la comunidad durante la primera mitad del siglo xx nucleándose en torno a sus sueños, quienes fueron fundadores de un nuevo pueblo, con sus Logias, asociaciones fraternales y de distintas sociedades.

Recuerdo con infinita pasión como siempre el poeta y escritor bautense Carlos Jesús, un fiel admirador de lo mejor de la poesía latinoamericana, me decía que Bauta, también tenía para su orgullo, un busto de bronce en su parque municipal, de un poeta del dolor.

Entonces iba y se detenía frente al busto de aquel otro poeta cubano Julio Carrasco Herrera, que se encuentra hoy ahí en el centro de nuestro pueblo, y muy orgulloso me comentaba que cuando un pueblo, en su parque tenía el busto de un poeta, era un pueblo inteligente, un pueblo que tenía el derecho de ser libre y respetado. Era un pueblo que admiraba la cultura y la poesía por encima de todo. Entonces este busto, era para mi amigo Carlos Jesús, su orgullo local, donde siempre decía. «En mi pueblo, hay un busto de un poeta de Bauta».

Técnicamente el poeta Julio Carrasco, no había nacido aquí, pero si pertenecía por completo a Bauta. Había nacido en San Juan de los Remedios, el 26 de julio de 1870 y se asentó a inicios de siglo XX en este pueblo. Pero, ¿qué es un poeta del dolor? Sin dudas, dolor y literatura van cogidos de la mano, donde la vida marca penurias, sufrimientos y enajenaciones, ahí donde el dolor convoca las más tristes soledades y difíciles inspiraciones.

Carlos Jesús, sabía que Carrasco, fue un bardo «tierno, melancólico y sentimental; cantor del dolor y de la tristeza en forma clara y sencilla; poeta popular»[6], ytenía estas mismas características, acerca del dolor de la vida reflejado en la literatura. Fue el primero que me habló de este poeta “del dolor”, y tenía un elevado orgullo por aquel busto, realizado por el escultor cubano Crispín Herrera[7] e inaugurado el 10 de octubre de 1947. Para 1947, existía la Logia A.J.E.F. Julio Carrasco Herrera y cuando se devela este busto existían los dos libros de poesías de Carrasco titulados: “Dolorosas” y “Gotas de Tinta”, que lo perpetuaron como un “Poeta Ilustre”, entre sus contemporáneos. Libros hoy desaparecidos y desconocidos.

Para cuando Carlos Jesús publicó en 1997, Escritores en Bauta[8], aquel ensayo donde mencionaba a varios autores bautenses no pudo dejar de empezar por este y mostraba en sus inicios: «En el parque, bajo la sombra, casi oculto a la mirada del transeúnte distraído, hay un busto del poeta Julio Carrasco (fallecido el 20 de agosto de 1928), como un recuerdo persistente que se niega a ser presa del olvido». «Triste, abatido, con el dolor y la amargura de su infortunio, era aquel hombre bueno, melancólico y meditabundo». «Comprenderás mi pesar, mi angustia y padecer, cuando tú quieras tener, lo que no puedes lograr»[9].

Para el profesor bautense Heriberto González Torres, Carrasco: «Fue uno de esos hombres de vida fecunda, que a fuerza de sacrificios, amor y cariño, logran hacer de ella surco fructífero, amor que construye, reja que ara, faro que alumbra; seres que al pasar por la vida, integran el grupo de los que fundan y crean, de los que siembran recuerdos, haciendo que sus vidas sean culto en las almas y corazones de quienes convivieron con ellos y de los que le conocen a través del recuerdo magnífico de sus obras»[10].

También el historiador René Valdés Acosta nos muestra como Carrasco Herrera, fundó “El Progreso de Bauta” y según el bautense Aldo Alpízar: “El hijo predilecto de Venus, el muchacho por Minerva consentido nunca fue favorecido por Hércules y si mirado con recelo. Aquella naturaleza sensible y de mente preclara fue puesta a resguardo en infame cáscara. Como el Quasimodo de Víctor Hugo una masa excedente coronaba su espalda y como si no le bastara, con el tiempo, una recurrente hidrocele se enseñoreó de sus testículos acrecentando sus angustias y descompensando suequilibrio emocional; obligándolo de este modo a la renunciación y al aislamiento en su hogar”[11].

Cuando comencé a investigar para la realización de mi novela “Avenida Dayton Hedges”, sobre el Batey de Cayo de la Rosa y su extinta Textilera Ariguanabo creada por el empresario norteamericano Dayton Hedges, fue grato registrar en esa gaveta que es la memoria y el olvido, trayendo sin dudas emocionantes sorpresas y para mi asombro encontré varias revistas Ariguanabo, que mostraban con orgullo acerca de la masonería, las Hermandades y la Logia Salvador Cisneros, donde este norteamericano era Miembro de Honor.

En el enclave textil, la masonería bautense era fundamental, muy respetada y existían fuertes vínculos de amistad. Como mismo entre telares se vivían aires de hermandad y pasión por el algodón que ahí se procesaba, en cada revista Ariguanabo, se daba publicidad a los eventos organizados por la masonería bautense con infinito orgullo. Puede resaltarse ahí los textos de René Valdés Acosta y del Q:.H:. Oliverio Sánchez, quien era una fuerte columna en esta publicación, dando eco de los Ajef, de las Hijas de Acacia y de Salvador Cisneros. Sin dudas estos hallazgos desde mi perspectiva profana hicieron crecer mi interés aún más por la masonería. ¿Qué era la fraternidad? ¿Por qué se unían? ¿Quién era René Valdés Acosta? ¿Quiénes eran estos obreros e intelectuales que hablaban con orgullo de sus hermanos y los aportes a la sociedad bautense?

Con cariño y amor fraternal recordamos a estos hermanos, que enorgullecieron este Taller, quizás algún día deba reimprimirse Con la Kodak del recuerdo y los Viejos Cafés Bautenses del hermano René Valdés Acosta. Bien lo sabe el querido hermano Luis René Arzola cuando plasmó. “Ojalá algún día podamos reeditar “Con la Kodak del recuerdoy los Viejos Cafés Bautenses”. Estoy seguro que se convertiría en el libro de cabecera de todos aquellos, que estemos donde estemos y seamos lo que seamos, llevamos dentro de nuestro corazón este pedacito de Cuba llamado Bauta”[12].

Los bautenses también deben saber más sobre la oratoria y los escritos de Washington Guerra. Aunque el poeta Julio Carrasco Herrera es un poeta inédito, bien local y muy poco divulgado entre sus contemporáneos, las generaciones posteriores tienen el deber de estudiarlo un poco más a profundidad. El nos mira hoy en su silencio, desde la elipsis del bronce cada día, a los bautenses que rozan su mirada inerte, sin haber leído estos quizás, sus poemarios en el silencio del olvido.

La Respetable, Benemérita y Centenaria Logia Salvador Cisneros de Bauta, hoy esta de festejos emanando todo su cariño y amor fraternal. Bien lo afirmó José Martí, cuando dijo:“El cariño es la llave del mundo”[13]. Esta Logia, honra sin dudas a Cuba y al Apóstol José Martí. Honra a la masonería cubana y universal. Sus fundadores en aquellos inicios de la República, nunca hubiesen imaginado que su Taller cumpliría un siglo después, 102 años de fundado, por donde han pasado los hijos de Bautay aquellos tres intelectuales en el espacio del tiempo, que enaltecieron el significado del salmo 133 y que supieron usar e inspirarse desde sus letras y con su pluma en mano, defendiendo con lo mejor del pensamiento intelectual desde Bauta,la libertad, la igualdad y la fraternidad de los hombres.

  1. Denys San Jorge Rodríguez

denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Marzo/2017

[1] Texto leído, domingo 5 de marzo 2017, en el 102 Aniversario de la Logia Salvador Cisneros, Bauta, Artemisa, Cuba.

[2] Valdés Galarraga, Ramiro: “Diccionario del Pensamiento Martiano”, Ciencias Sociales, 2012.

[3]Alpízar, Aldo: “Maestro: Braulio González Rosa”. Texto inédito, leído en Resp:. Logia Salvador Cisneros, Bauta.

[4] Valdés Galarraga, Ramiro: “Diccionario del Pensamiento Martiano”, Ciencias Sociales, 2012.

[5]Revista Ariguanabo, Cayo de la Rosa, 1943.

[6]Sánchez López, Luis María. (1985). Diccionario de escritores colombianos, 3ª. Ed., Bogotá, Plaza &Janés, pp. 394-395.

[7] Según Ursulina Cruz Díaz, en su Diccionario Biográfico de las Artes Plásticas, este fue un destacado escultor cubano, nacido en 1896 en La Habana, con obras como “Aguadora” en madera y “Máter Dolorosa” en yeso patinado que se conservan en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba.

[8] Cabrera Enríquez, Carlos Jesús: “Escritores en Bauta”, periódico el habanero, 29 agosto de 1997, La Habana, Cuba.

[9]Ibidem

[10] González Torres, Heriberto: “Julio Carrasco Herrera”, periódico Orientación, julio 1959, Bauta, Cuba.

[11]Alpízar, Aldo: “Maestro: Braulio González Rosa”. Texto inédito, leído en Resp:. Logia Salvador Cisneros, Bauta.

[12] Arzola, Luis René: “René Valdés Acosta, adalid de la memoria”, trabajo central presentado en la Logia Salvador Cisneros el 4 de marzo de 2012.

[13] Valdés Galarraga, Ramiro: “Diccionario del Pensamiento Martiano”, Ciencias Sociales, 2012.

Ariguanabo, aquel algodón, aquella fábrica…

denys-san-jorge-en-cayo-la-rosa-5-large

POR Denys San Jorge

Hoy, como todos los días, pasé bien temprano en la mañana por Cayo de la Rosa, ese minúsculo pueblo dentro de la geografía bautense, quizás olvidado como las viejas raíces de sus árboles laureles, pero con el orgullo de tener para muchos, un gran pasado textil.

No siempre, pero a veces en este antiguo batey sus húmedos amaneceres se encuentran en una profunda neblina, que los abraza y consume. Hoy pude sentir la rica frialdad. Hoy hizo neblina. Cuentan que cuando la laguna estaba llena de agua, la neblina misteriosa que cubría aquel mar de agua dulce, solo se compararía al algodón que allí se fabricaba o a la propia blancura de las nubes en el cielo. Tan compacta. Tan impenetrable. Tan blanca…

Pero, cada vez que paso, miro allí a su fábrica sin su función primaria, su urbanización y agradables casas con aquel estilo de vida norteamericana, que aún hoy persisten en todo su esplendor y en la mayoría de sus casos, se conservan increíblemente. Cayo de la Rosa, aquel enigmático lugar en medio de la laguna más grande de Cuba, nombrada como Ariguanabo… me llamó un día la atención en su silencio sepulcral y la estática de su arquitectura de la era Republicana, abrazada después por una Modernización de hormigón, dentro de aquel paraíso detenido y hasta olvidado por el destino.

Llegando de pronto a inspirarme a caminar… y seguir una pista tras otra de viejos textileros, en busca de datos, rastreando valiosas fotos de casa en casa, recortes de prensa y rescatando esos recuerdos de la Textilera Ariguanabo para mi novela Avenida Dayton Hedges y el documental en proceso Cayo de la Rosa: Un Paraíso Textil, ambos en torno a este lugar desde su fundación hasta la actualidad, donde fueron muchas las sorpresas y entre ellas, el conocer de cómo aquel norteamericano y dueño del batey textil, apoyó intensamente, a pesar de ser protestante al Padre Ángel Gaztelu, donando en la década del cuarenta cuantiosas sumas de dinero para la restauración de la Iglesia Nuestra Señora de la Merced en Bauta.

Hoy, mientras iba en la camioneta entre la fría neblina, sentí las mismas sensaciones que cuando contemplé por primera vez la fábrica textil de niño, o cuando hace unos años decidí buscar viejas fotos, documentos textiles o una lanzadera… siempre me pasa, y pienso entonces en los miles de obreros que laboraron ahí por décadas y en aquel norteamericano fundador. Muchos imaginan aún, que en el mítico batey suenan los ecos de las lanzaderas, los miles de telares, cardas y equipos norteamericanos, y también maquinarias soviéticas, que movían un pueblo entero, y bajo esa frialdad imagino aquel 22 de septiembre de 1931, cuando en él, comenzaran a laborar los primeros bautenses, gracias a aquel hombre llamado Dayton Hedges, que le dio vida, trabajo y mucho orgullo al pueblo de Bauta.

Recuerdo justo el pasado 22 de septiembre, cuando pasaba en camioneta por ese pueblo y hacía una intensa neblina… y un veterano amigo bautense y ex-obrero textil, al que aprecio mucho con casi ya ochenta años a sus espaldas, se me acercó con la última revista Palabra Nueva de la Iglesia Católica, y me mostró con mucho asombro un titular: ¿Un socialista llamado Dayton Hedges?, ya yo sabía de la existencia de la revista y del texto ahí publicado, pero para su asombro era increíble después de tantos años… aquel titular donde se mostraba ahí ese texto premiado, de mi amigo el periodista Miguel Terry Valdespino, que mencionaba mis proyectos y de este norteamericano, que un día él de niño conoció, que le estrechó la mano y hasta le daba un centavo por ir diario a la escuela para estudiar. Era asombroso.

Mi amigo, el anciano textilero, me fue leyendo un párrafo final de este artículo premiado con mucho orgullo: “Es justo que todos sepan que, bajo la ruina total del presente, ayer latió una fábrica pujante y vigorosa, la más excelsa de su tipo en América Latina por espacio de dos décadas, una fábrica pujante y amada con igual fervor, y a veces hasta el delirio, por sus patronos y obreros”. Era simplemente su fábrica, su microcosmos, la misma industria en la que conoció al viejo Hedges fundador, en la que tuvo su primer Chevrolet en la época capitalista, en la que estuvo igual en la milicia, donde conoció de cerca a Fidel y al Che, e hizo trabajos voluntarios con pasión, donde vio soviéticos como Kosiguin, checos, búlgaros y personalidades como Jean Paul Sartre, Angela Davis o la cosmonauta Valentina Tereshkova, entre muchos otros, que venían para ver el esplendor de la industria textil y donde un día hasta contempló, escenas filmadas de la película cubana Retrato de Teresa… por entre la maquinaria Índigo.

Solo me miró con una lágrima que caía de pronto por su mejilla, recordándome la primera vez, que cuando me conoció y vio mi interés por la vieja Textilera, por telares, por norteamericanos y obreros socialistas, me aclaró con desconfianza: ¡No pierdas el tiempo ya nosotros y todo ahí… estamos en el olvido! ¡No encontrarás nada! Adonde yo solo le respondí con mucho optimismo: ¡Es nuestra historia textil debemos salvarla! Recuerdo que en aquel momento me miró y quizás hasta pensó que era testarudo, insistente o porfiado de ir a veces, hasta contra la corriente, quizás sin esperanza de encontrar nada en el vacío misterioso de años y décadas. Pero insistí… Ahora el anciano textilero, me miraba y me dijo con orgullo, refiriéndose a mi andar en busca de toda la historia olvidada de la textilera: “Denys, has desempolvado mi pasado sin temor, sin los prejuicios que tuvimos nosotros, has revivido mi niñez, has amado mi fábrica igual que yo, no sabes el tesoro que tienes en tus manos y no sabes cuánto te lo agradezco…”

En Cayo de la Rosa con los años, poco a poco se fueron extinguiendo el sonar de telares, se fueron apagando las maquinarias y se sabe que la famosa Índigo, ya no teñirá más la mezclilla, pero cada obrero bautense, recuerda con pasión y dolor la vieja fábrica, que dio vida y esperanza, suerte y orgullo a la familia cubana, de pertenecer a esta industria.

Ahora, se transforma totalmente lo que fue la Textilera Ariguanabo, pero para viejos textileros y amigos bautenses, ha sido muy impactante ver desvanecer su colosal fábrica en los últimos años, y ver desaparecer frente a sus ojos los últimos telares donde un día trabajaron, y hasta rozaron con su cuerpo, telares y maquinarias que movían el algodón, con el que nacieron, crecieron, amaron con delirio y hasta sufrieron, en una fábrica en la que soñaron bajo los impactos trepitosos de lanzaderas, toda una vida entera entre los tejidos de gingham, y los famosos driles de Ariguanabo.

denys-san-jorge-en-cayo-la-rosa-4-largecayo-denys-2-largecayo-de-la-rosa-un-paraiso-textil-large

 denyssanjorge@gmail.com

Callejón de los Perros/Bauta

Septiembre/2016

¿Tanquecito, Sputnick soviético… o una balita de gas?

¿Tanquecito, Sputnick soviético… o una balita de gas?

Por Denys San Jorge

MAYO 2016 (Large)

En Bauta, hace unos días escuché en el parque local como un grupo de veteranos que lucharon contra la tiranía y en Girón, y a los que aprecio mucho, comentaban muy indignados de la cantidad de funcionarios corruptos y tronados en distintos municipios de la provincia de Artemisa, esas nuevas generaciones que nunca dispararon ni un tiro (no como mis amigos veteranos y como nuestros verdaderos héroes y mártires),que ahora recientemente parte de esas “nuevas generaciones”en cada municipio (no todos) fueron apareciendo en el periódico provincial el artemiseño, bien tronados y destituidos por corrupción. ¡Todo un asco! Toda una verdadera deshonra para mis amigos veteranos de guerra.

Aún recuerdo como mis amigos veteranosde guerra rumoreaban con alarde y con tremendo orgullo aún de pertenecer a fuerzas secretas, y como habían detectado la cifra y costo para poner aquel engendro de acero llamado Tanquede de la Conaca en Bauta, que ahora “para colmo” están colocando. ¿Cómo detectaron esa cifra? Yo no quise escuchar, pero por casualidad oí… Entonces uno le dijo al otro refiriéndose al nuevo prospecto de lataen miniatura que ponían:¡En este pueblo de un tiempo acá las Victorias nunca son completas! ¡Eso es un circo! ¡Eso se parece a un satélite Sputnick en vez de un tanque del Acueducto! Uno de ellos, había escuchado que Bauta era un posible Jardín… o un balcón de Artemisa, y entre ellos todos reían de ese concepto y de la nueva réplica que se elevaba, en nombre del pueblo.Donde todos ellos y de paso yo, nos preguntamos: ¿Qué pueblo?

Quizás era cierto. Nunca las segundas partes nos buenas. Nunca superan al original si de imitar se trata, menos nunca se recuerdan como esas primeras partes que impactan y anteceden. Cuando un artista, un aprendiz o el mejor pintor de academias ha querido imitar por ejemplo a un maestro debe prepararse bien, para no hacer papelazos y quedar en ese vacío que igual desaparecerá de la memoria museable y del propio olvido, más cuando después alguien inteligente y con raciocinio desaparezca el propio ridículo que otros, han querido imitar o hacer prevalecer como lo verdaderamente bueno o… “correcto”. Si vamos a imitar, entonces vamos a superarlo y hacer olvidar nuestro antecesor.

El Tanque, ese símbolo del acueducto de Bauta capitalista se veía desde mi barrio, elevado a la entrada desde Punta Brava sobre el horizonte al este, a la capital,siempre ha estado en la mente de los bautenses, como algo tan latente en el propio pueblo, como un símbolo que nunca desapareció. Fue construido por la Frederick Snare Corporation, e inaugurado en 1946 por el alcalde Emilio Sorondo y con apoyo total del empresario norteamericano Dayton Hedges, dueño este último de la Compañía Textilera Ariguanabo quien construyera aquel célebre Acueducto después de tantas epidemias por inundaciones y ciclones de la década del 40, donde siempre estuvo en el horizonte del pueblo.. “bombeando agua”. En la capital muchos aún hoy, cuando les digo que soy de Bauta al instante, me preguntan con orgullo: ¿y el Tanque? Y nosotros al llegar al límite del pueblo, al mismo horizonte donde se imponía aquel coloso en la curva, exclamábamos con ese sentido extraordinario de pertenencia y tranquilidad, con mucho orgullo. ¡Ya estoy en casa! ¡En Bauta! Era el éxtasis, las emociones más hermosas. También los que un día han partido y se han ido al pasar por la curva le han dicho ese adiós tan desgarrador para siempre, para toda la eternidad y aún aquel Tanque está ahí… en sus recuerdos más hermosos.

Aquel Tanque… está ahí en el subconscientetambién de capitalinos que pasaron un día por el pueblo, que trabajaron en la antigua Textilera Ariguanabo, que venían a ver una novia amada hasta este pueblo o que iban de tránsito hasta pueblos cercanos como Artemisa,o bien lejos a Pinar del Río y al pasar veían al coloso local, que evocaba quizás aquella maravilla antigua que simulaba al propio Coloso de Rodas y está aún hoy como símboloidentitario, que ya pertenece por completo a muchos y a este pueblo en su imaginario popular.

En Bauta, su principal gestora después que, al otro Tanque, un huracán lo derribara“sin contar con nosotros”, fue un día nuestra amiga la artesana Zoila, donde creó un espacio-paladar-centro cultural en Homenaje a Mongo P, que igualmente recibió sus críticas y envidias. Aún recuerdo la pasión de Zoila, a tal punto que cuando aquel ciclón infame destruyó nuestro símbolo bautense, elladecidió fundar un paladar teniendo la primicia y nombrándolo como“El Tanque”, con ese símbolo a pequeña escala en la entrada de su casa, con luces, todo un monumento local, donde por su patio pasaron y siguen pasando incontables intelectuales cubanos como Fina García Marruz, Lina de Feria, Guillermo Rodríguez Rivera, Jorge Rivas Rodríguez, Nelson Herrera Ysla, René de la Nuez, figuras internacionales como Andrés Vasques de Sola, cineastas como Jorge Molina, el caricaturista Ares, el escritor Eduardo del Llano, el músico Pedrito Calvo, el grupo Buena Fé, el historiador Ciro Bianchi y hasta el coleccionista cubanoamericano Emilio Cueto, y otros muchos que harían numerosas estas palabras.

Después Zoila, increíblemente y para mi orgullo y el de muchos… gestó la posibilidad real de traer una réplica idéntica (hermano gemelo del Tanque de acero bautense) y en buen estado de conservación que estaba en la capital, en el Hospital La Dependiente, en el municipio del Cerro al lado del Cuerpo de Guardia de este centro médico(donde aún está hoy). Zoila, nos comentaba, que solo pedían un documento que dijera: “CONDUCE” y aquellos entregaban el Tanque de la Dependiente, un simple documento con la autorización local para entregarlo al gobierno del Cerro, donde ya ella tenía garantizadouna rastra y unas buenas grúas para traerlo a Bauta, pero la respuesta en ese momento(no mucho tiempo atrás) fue tajante a esa actitud de ella tan independiente o con ese sentido “increíble” de pertenencia al pueblo, y solo dijeron según Zoila: ¡No eres más bautense por querer traer el Tanque!  Y el clásico: ¡Quién te dio esa tarea! ¿Cómo es posible? ¿Por qué segregamos una real y maravillosa idea? ¿Por qué se le ocurrió a Zoila y no a un Jefe? Por qué Zoila, como muchos no pueden sacrificarse y batallar por este pueblo.

Aún recuerdo la última vez que tuvimos el privilegio de tener en Bauta, en mi peña MEZCLA al gran caricaturista y Premio Nacional de Artes Plásticas René de la Nuez. Uno de esos motivos que propiciaron su visita en una de esas ocasiones y la última, fue sin dudas: El Tanque. Unos días antes y en su casa en Playa Baracoa, el célebre caricaturista me terminaba un dibujo hermoso del Tanque bautense del Acueducto. Un dibujo, que junto a otra docena de obras formarían parte de la exposición que sería el motivo de aquella peña. Para mi asombro y orgullo, llegó aquella tarde con el caricaturista europeo Andrés Vásquez de Sola y también con el amigo Adán, caricaturista del DDT, donde expusimos obras inteligentes y también las tristes y desoladoras fotografías de la caída del coloso capitalista abatido por aquel ciclón, queamerizaron aquella peña, donde no faltó el buen humor y la ironía en obras como la de Yerandy Pozo.

Nunca las segundas partes nos buenas. Nunca superan al original, pero cuando se trata de tomar el pasado y superarlo con ideas post-modernas y avanzadas, puede resultar inteligente y novedoso, tal es el caso de mi amigo el artista de la plástica Ezequiel Sánchez Silva, que me obsequió en un momento los bocetos originales que hizo para levantar un Tanque a la altura de nuestros tiempos, un Tanque que de seguro revolucionaria Bauta y que sin dudas se convertiría en el “verdadero balcón de Artemisa”. La idea aplaudida en un momento y apartada a un lado después… fue igualmente como la de Zoila, desmantelada, arrinconaday abolida rápidamente, y era una obra hermosa, inteligente y digna de Bauta, que al menos tuvimos el privilegio de exponerla en aquella muestra humorística en que estaba René de la Nuez y el caricaturista europeo, donde de seguro a muchos no les gustó el chiste de aquella exposición en mi peña.

En Bauta, nuestro Tanque… apareció en la década del cincuenta en el filme Frente al pecado de ayer, que tuvo escenas filmadas en la localidad, donde aparece una imagen en un plano lejano de la cinta, del desaparecido ya, Tanque del acueducto, que muchos lo recuerdan con un profundo orgullo. Posteriormente ha surgido en llaveros, en carteles, en exposiciones plásticas, en esculturas que se colocan en los techos de las casas, en la misma portada del libro de historia local llamado Catauro bautense, en restaurantes como el Pica Pica, y en poemas como este del laudista Edwin Vichot, que indignado me recitó un día al ver el disparate que se imponía en el pueblo, a vista de todos:

“Sé que Bauta no da más
Un tanque de agua se puso
Que creo es un Sputnick ruso
O una balita de gas
Por delante y por detrás
Lo miro y no se parece
Desproporcionado crece
La construcción que da risa
Desde el balcón de Artemisa
Pero yo sé que no es ese”

Y hasta ha surgido para mi asombro en gráficas políticasy últimamente hasta ha surgido en consignas como un Tanque en 26 en las paredes del pueblo, y en desfiles municipales. Un Tanque legalizado en los últimos años, diría yo. ¿Cómo es posible? ¿Ahora el Tanque ya no alude al pasado capitalista del pueblo como se rumoreaba?, El Tanque después de unos años acá Post-Zoila, ha tenido hasta de seguro… una historia épica. ¡Quién lo diría! ¡Qué bien! Un Tanque que ahora últimamente desde la Florida, nosllegaigualmente impreso en las camisetas que traendesdeMiami los bautenses con su equipo de baseball allá que evocan nostalgias, o en el Restaurante La Mina del amigo Godínez en Hialeah donde allí mismo, el bautense Pacolo hizo uno genial (una réplica verdadera en miniatura) y con mucho orgullo, y ya muchos bautenses van allá y se retratan junto a él.

La genial idea de Zoila fue al olvido. Sus buenas intenciones, no fueron aplaudidas en su momento por los funcionarios locales, que seguro pensaron que era una idea aberrante, oque quizás imaginaron ellos lo harían de seguro en un futuro para ganarse los puntos o un presupuesto que pensaron Zoila quería atribuirse, una cosa cierta… a Zoila no le hace falta ganarse puntos, menos ningún “billete”. Es alguien chévere. Sin embargo, felicito a las autoridades locales, que al menos sobrepasaron aquellos desaires infernales que le profesaron un día a la querida amiga Zoila con sus buenas y maravillosas intenciones y… para nada lucrativas, más cuando quiso traer un “Tanque verdadero” desde la capital “donado para Bauta”, y le aclararon en el municipio que olvidara esa idea.

Solo una cosa me preocupa, ahora se rumorea en Bauta, en cada cuadra y barrios el nuevo chiste que el nuevo Símbolo localse queda muy corto frente al otro, y queda claro con esta nueva versión como dicen mis muchos veteranos de guerra local… como que no podemos más que los antiguos que fundieron el otro Tanque. ¿Cómo es posible? ¡Quedarnos cortos frente al pasado!, y otros rumorean que fue idea de Barack Obama, pues él sabía que necesitábamos balitas de gas para cocinar y penetraron la idea en el pueblo. En fin… Obama, no sabe nada de nuestro Tanque, de nuestra identidad, mejor que se quede quieto en base y a Bauta ni lo intente con esa idea de esa balita de gas que ya rumorean algunos para enmascarar el asunto, pero por si acaso no pondrá un pie de seguro nunca en este pueblo.

En fin, primero que un Tanque infuncional que no bombeará agua y disparatero necesitamos calles, una buena higiene en el pueblo y quitar sus calles rotas y llenas de aguas albañales que andan como Juana por su casa, terminar el hospital para este pueblo que lleva años detenido y no construir solo parques con bancos, lámparas y aceras en el pueblo, que ya están destruidos… o un parque imitación a lo Miramar de un Monte Barreto en Bauta. ¿Para qué?, ¿para picnic?, o ver la aberración de un parqueo millonario (también infuncional) sin terminar al lado del cementerio llenándose de una selva, y ampliar el cementerio que ya los familiares se llevan sus muertos hasta Caimito de Guayabal o al mismo Cementerio de Colón, y lo más importante una Funeraria que hace poco fue al piso (desde hacía tiempo derrumbándose) sobre un velorio y estuvo para mi indignación unos meses en el Teatro Municipal, y ahora está para enfurecimiento de mis amigos veteranos de guerra, en su sede de los Combatientes Municipales. ¿Cómo es posible? No hay respeto por este pueblo, por los combatientes que lucharon contra la tiranía junto a los líderes de esta Revolución, oacaso la opinión de pueblo… no vale. ¿Qué es más importante? ¿Un Tanque infuncional y de bonito con rumores de cifras millonarias que rumorean mis amigos veteranos de guerra… o una Funeraria? En fin… ¿Cuáles ingenieros autorizaron semejante Tanque tan desproporcionado? ¿Qué comisión de ingeniería está chequeando esta obra desde sus inicios? Me preocupa que el nuevo prospecto y engendro de Tanque caiga sobre nosotros un día e inmortalice a los bautenses. Entonces… ¿Quién pagará semejante accidente? ¿Qué cimientos están usando? Como me dijeron muy indignados mis amigos veteranos de guerra… ¡No fueron capaces de fundir y hacer nuevos cimientos, usaron los antiguos del otro Tanque! ¡Eso se parece a un Sputnick soviético!

Solo pienso en Zoila, en el que ella pudo traer y… no dejaron, en el propio Ezequiel y su gran proyecto que todos veíamos realizado y fue a ese abismo tan misterioso… o en ese grupo de veteranos que lucharon en Girón y también piensan en el otro Tanque, que quizás estén en lo cierto cuando tiran chistes sobre la corrupción y los rumores de cifras millonarias para poner un pedazo de lata con alusión a un Sputnick soviético que simboliza ahora, esas tres cuartas partes “muy fallidas” del original fabricado en la Frederick Snare Corporation de la década del cuarenta. Como que comienzan a elevar un Tanquecito, que aún no es de nadie, y esperemos que sea del pueblo y que este se identifique con esa lata, donde mismo un día estuvo nuestro glorioso Tanquede la Conaca, o como irónicamente llaman en el pueblo a este nuevo engendro como: una balita de gas.

¿Entonces para qué coño se hizo este nuevo engendro? Para el ridículo… ¿Por qué no convocaron públicamente un concurso? ¿Por qué no pidieron un apoyo por cada barrio? De seguro cada habitante hubiese dado un apoyo por casa para poner el otro… el verdadero Tanque. ¡Quizás Zoila, de seguro hubiese traído el que está aún en el Cerro esperando por nosotros y gratis! ¿Cómo es posible no crear un simple papel con una firma? ¿Por qué se dan el lujo de segregar una real y maravillosa idea que no le costaría al Estado Cubano? Simplemente… ¿Por qué se le ocurrió a Zoila y no a un Jefe? Si al final… este Tanque nuevo, es el mismo que alude al pasado, pero mal hecho y de seguro si Wikileaks se entera de la nueva balita de gas bautense, ¡Dios nos libre confesados! hasta sale en los Panampapers, con un todo paraíso fiscal… a lo Tanque, bien en lo profundo y oscuro de un Tanque cualquiera.

Pero algo cierto… mi Tanque, aquel original con el que crecí, no me lo quita nadie de mi recuerdo. Miraré este que comienzan a imponernos en el horizonte con el presupuesto local que no nos convence y que se parece a un Sputnick soviético, por culpa de los ingeniosos que “han tenido la ingenua creatividad o la burda iniciativa” de tronchar tajantemente un día la idea gratis de nuestra amiga Zoila, y poner ahora ellos algo inferior al pasado, y una cosa muy cierta, como miles de bautenses que ya rumorean en cada cuadra y en cada comité… pensaremos siempre en el otro como mismo lo inmortalizara mi amigo el fotógrafo Pedro Cecilia con su lentetantas veces y cómo mismo lo evoca el laudista Edwin Vichot, en sus excelentes composiciones musicalizadas con el laúd, y aseguramos sin miedo ya todo este pueblo muy unido, que ya Bauta no da más… con esa balita de gas.

EZEQUIEL SANCHEZ SILVA (2) (Large) (Large)Proyecto en acuarela del artista de la plástica Ezequiel Sánchez Silva, que quedó en el olvido local.

TANQUE de la CONACA BAUTA 1946 (Large)                               Foto de inauguracion del TANQUE de la CONACA en BAUTA 1946

TAN (2) (Large) (Large)Foto de Pedro Cecilia de 1999

S8000094 (Large) (Large)

S8000095 (Large) (Large)

Con nuestra querida amiga Zoila en su paladar EL TANQUE

Denys San Jorge

Callejón de los Perros/Bauta

Mayo/2016

 

 

El sufrimiento de mi Delegado o nuestra Zanja en su Laberinto

El sufrimiento de mi Delegado o nuestra Zanja en su Laberinto                                    DELEGADO (1) POR Denys San Jorge                                                                                          denyssanjorge@gmail.com

El principal problema que afecta a un barrio cubano que lo atraviesa una Zanja como el Callejón de los Perros en Bauta, son las inundaciones. Recuerdo cuando niño y junto a Ediel, Eduardito, el Pirri y Arielito corríamos por esa Zanja, como mataperros, como niños sanos que jugábamos sanamente libremente por nuestro barrio, del cual siempre he estado orgulloso.

Recuerdo de cómo antes se podía caminar por dentro de la misma, y veíamos como en ella solo corría agua, una fina y delgada línea de agua en su fondo. Pero en el periodo especial fueron desapareciendo por fechorías humanas, las lozas para pisos y corrales de puercos. Ahora al llover y estar la Zanja sin limpiarse desde hace tiempo, no cumple así su debida función. Menos alberga la capacidad de agua, al estar tan llena de hierbas y árboles, que cada día crecen más sus matorrales, avivándose una tupida selva y basurero. Los vecinos esperan una vez más que por parte de los organismos de comunales y alcantarillados del municipio, lleguen a limpiar a su debido tiempo todo lo que debe ser limpiado por ellos. No que lleguen al barrio y deleguen sobre los vecinos la culpa, convocándolos a que se introduzcan sin los equipos idóneos, sin guantes, sin botas incluso a limpiar con su cuerpo metido en la maleza con machete en mano aclarándoles qué, la Zanja nos afecta a nosotros, en fin… entre el agua sucia y todas las clarias posibles. ¿Por qué un vecino debe hacer esta labor cuando el Estado Cubano después de tanto sacrificio, destina un presupuesto para acueducto y alcantarillado en cada municipio?

Su nombre es Ariel Santana Borrego, y es mi Delegado del Consejo Popular no. 2, de la circunscripción no. 13, en Bauta, provincia de Artemisa. El vecino que elegí cuando levanté la mano en varias ocasiones, para que me representara como elector de mi circunscripción, a todas las instancias dentro de nuestro municipio y la sociedad. En varias ocasiones, pues un día decidió renunciar cuando el municipio, no respondió a los intereses del barrio con su Zanja, de no poder preservar aquel presupuesto que nos da las instituciones estatales, para el desarrollo de nuestra circunscripción y el municipio … y el barrio metió su grito en elecciones parciales que se produjeron: ¡Queremos a Ariel! ¡Solo a él! Fue un grito masivo y democrático frente al vendaval de funcionarios haciéndole la guerra a mi Delegado por “quejoso”. ¿Quejoso? Después pude presenciar apoteósicamente como en tres reuniones la mayoría de la masa, lo reelegimos en toda la circunscripción y para mi asombro, el hombre con orgullo de su condición de revolucionario, de patriota y buen vecino con la verdad en la mano, llega hasta donde haya que llegar para nuestro bien y eso me enorgullece.

Hace poco, a raíz de tener un Delegado tan “quejoso”, cuestionador y que le interesa de verdad el barrio, ha removido cielo y tierra a instancias superiores y dice que hasta la Luna no para más cuando vio “cosas raras en Bauta” con el presupuesto destinado a la Zanja en Bauta.

Recuerdo como en cierta ocasión llegaron a limpiar un día, a escavar apresuradamente cuando el ciclón estaba entrando por los límites del pueblo, arrasando… Quizás piensen que sea un chiste, pero no. Como el pasado evento Meteoro, que llegaron y limpiaron con motivo a tan importante fecha el día antes, mientras se auto-filmaban con cámaras y celulares. ¿Qué estaban filmando? ¿Acaso este gesto es una burla frente a los vecinos?, pero igual puede ser asumido si se mira desde la óptica del vecino, hasta una burla para lograr la tarea, o una burla que es peor en todas sus dimensiones, al evento Meteoro en sí, y eso si es grave, y el delito es de ellos. En conclusión, el “habitual” cumplir, cumplir, cumplir. Pero… ¿y el resto del año cuando no hay eventos? Cuando no hay Meteoro, cuando no hay nada. ¿Por qué no la limpian? Qué hacer cuando ves que no limpian la Zanja como se debe y en algunos casos cuando la limpian, dejan la basura al borde de la misma, para que después esta vuelva al fondo con el próximo aguacero. Ahí uno dice… ¡Que brutos! O lo inaudito, que lleguen y limpien solo a ambos lados del puente que pasa sobre esta, un hueco cada vez más profundo, a tal punto que ya hay una poceta olímpica, y no limpien al interior de la misma, solo a la profundidad más íntima del hueco, a su interior oculto como si de llegar al interior del hueco o el centro de la tierra, pensasen en solucionar el problema del barrio. En fin, el problema me toca de cerca, más cuando oigo que aclaran habitualmente que depende de un “súper presupuesto nacional”. Uno piensa entonces y el presupuesto recaudado en el municipio, tal parece que se dedica a otros “fines”. Quizás sea muy cierto.

Ahí me viene a la mente otras “necesidades”, nuevos parques en Bauta, un Tanque (de adorno) del Acueducto sin sistemas de alcantarillados (de Bonito) a precios estratosféricos, la Funeraria destruida con la sabia idea de ponerla en un Teatro, y después en la sede de los Combatientes en Bauta, por no tener presupuesto planificado. Perforaron cuatro huecos al manto freático para que se fueran las aguas albañales y de alcantarillas del pueblo, para después sellarlo porque el CITMA mandó a cerrarlos. ¿A quién se le ocurre perforar dentro de un pueblo? ¡Qué horror! Y cuándo te hablan el mismo teque que no convence en un barrio con una detonante Zanja, oyes que te dicen: “Estamos trabajando muy duro, estamos haciendo lo posible e imposible, estamos teniendo logros, estamos combatiendo…” ¿Combatiendo qué? ¡Están destruyendo! Recuerdo que así le dije hace poco a un funcionario frente a la Zanja junto a mi Delegado, cuando trataba de seducir del tema y de las proezas para limpiarla, aclarándole yo que los que combatíamos éramos nosotros contra las ratas, mosquitos, cucarachas y después contra el agua con sus clarias putrefactas.

Por otra parte, el pueblo entero está con salideros, fosas por las calles que bajan desde el reparto la Cubalina, y hasta detrás del Teatro municipal, se está avivando una nueva laguna de aguas residuales y putrefactas, justo a dos cuadras de la Asamblea Municipal. Los residuos al final vierten en un solo objetivo: la Zanja, una Zanja u otra Zanja en otro lugar, pero es una Zanja como la de muchos, con vecinos incluidos, y muchos dicen con su razón: Bauta se fue al ocaso…

La evidencia está ahí, bien clara. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Quizás enfermos o ahogados en temporada ciclónica entre raras especies de peces, como las clarias, o mosquitos que fomenten crías como el Zika. Ya hay algunos escépticos que comentan orgullosos acerca de la misma Zanja, como la casa del Zika o el pulmón del pueblo de Bauta, y nada de eso me da gracia. Quizás hasta sea cierto. Creo que se debe analizar y no solo “maquillar la piel de mi Zanja”, a raíz de algún evento importante, reunión o la visita de algún político… menos dejar las lomas de sedimentos sacados de la misma Zanja a un borde de esta, para que florezca una pradera. ¡Hasta cuando!

Hace ya como un mes atrás a raíz de tener un Delegado tan “quejoso”, llegaron y tiraron dos camiones de polvo, con el fin de sellar la Zanja, para reparar o silenciar al Delegado. Asegurando que iban a meterse adentro a cavar, sacar árboles, suciedades, sedimentos y no han hecho nada, de nada, nadita. Ya ha pasado un mes y el agua de un lado sube, sube, requetesube y uno piensa en otras cosas… ¿Los mosquitos de la familia del Dengue o el Zika, ahí no dan crías? ¿Cuándo arreglaran la Zanja? ¿Para qué vertieron esos dos camiones de polvo ahí sin sentido y objetivo? ¿Quién responde por eso? Al paso que va, todo ese polvo vertido, se irá con las aguas. ¡Ah claro! Todo es de Liborio y del Estado, no son de ellos.

Mi Zanja anda en un laberinto donde no entra ese presupuesto del estado que viene desde arriba y se desvía… y mi Delegado sufre con nuestras incesantes quejas ya para la próxima reunión del delegado a sus vecinos, como del tema del mosquito en nuestras casas y en la Zanja no. ¿Acaso no hay presupuesto del Estado? ¿Dónde estaba el que prometieron en la pasada reunión en el barrio a los vecinos? A ya recuerdo, disculpen… la misma respuesta de siempre hacia el pueblo y por el pueblo para el que trabajan. Mientras tanto, que el Delegado haga como le dijo una vecina hace unos días con su razón asegurándole que aquí abajo todos se protegían las espaldas y le comentó: ¿¡Hasta el Comité Central no pares, no pares que aquí no nos responden, no nos respetan!? ¿¡Sigue removiendo el tema de la Zanja para que vean allá arriba como está esto aquí abajo!? Quizás sea cierto.

Esperamos ahora el segundo proceso donde rinde mi Delegado, y debe darnos una respuesta concreta y que nos convenza… ¿Llegará la respuesta después del presupuesto prometido que dijeron frente a la masa, los funcionarios de la Asamblea Municipal de Bauta, que estaba para colmo en una gaveta? Presupuesto que dijeron se vencía de no ejecutarlo en el tiempo comprometido. Será como esa canción de Buena Fé, donde parafraseo: la Zanja que pasa por el patio de mi casa no aparece en el mapa de mi ciudad…

Esperamos entonces en el barrio a mi Delegado, que nos debe responder a todos, al anciano, al pionero, a la federada, al obrero, hacia mi familia… entendemos al final al Delegado que elegimos nosotros por mayoría, por ser un vecino honesto que nos habla claro y no nos miente, como apreciamos su gestión en este laberinto burocrático en que él tampoco tiene nuestra solución, y ya hasta tengo pena con mi Delegado, con su esfuerzo en vano, con las respuestas y el peloteo municipal o provincial con mi Zanja. Pero todos les gradecemos que nos siga defendiendo como lo hace. Que yo sé, que él… tiene la razón y ver si gana la batalla, la nuestra contra la de ellos y sus respuestas que no convencen, ni nos convencerán al paso que van en este pueblillo de Bauta con sus historias que andan como rumores de boca en boca… y mientras tanto que no llueva, que la próxima crónica será en muchos botes salvavidas por el dique de polvo que vertió un funcionario inteligente, porque del barrio, de seguro que no nos vamos… nos ahogamos.

DELEGADO (4)DELEGADO (3)DELEGADOCallejón de los Perros/Bauta                                                                                                                    Abril 2016

FOTOS: Ariel Santana Borrego, Delegado del Consejo Popular no. 2, de la circunscripción no. 13, en Bauta, provincia de Artemisa.

Mi almendrón bautense para Charlize Theron

Copia de DSC04357

POR Denys San Jorge                                                                                 Hay que estar hoy en cualquier piquera de almendrones del país, para oír a sus choferes como desean ser partícipe de la última entrega de la saga de Rápido y Furioso, donde quieren ejercer los más nobles protagónicos siendo quizás choferessecundarios de los autos, como mecánicos, engrasadores o fregadores, utileros y por qué no,como actores… y que el propio Vin Diesel le exploté su auto… o lo lancé de lo más alto del FOCSA habanero. No importa. Puro orgullo criollo, muy cubano e insular donde no faltarán las solicitudes de autógrafos y si VinDiesel, quiere dejar su nombre, aunque sea rayando con un punzón la pintura nueva de un almendrón, no importa.                                      Desde que las noticias se dispararon en las redes, por memorias flash, por el Paquete, en Bauta… y en media Cuba ya hablan y rumorean por aquí, y por alláde esta cinta con espectaculares grabaciones que se tomarán en esta Habana tan ecléctica después del 17D.                          A raíz de la parafernalia de Rápido y Furioso, me recordé de dos cosas, una eran un grupo de viejas fotos que me habían obsequiado recientemente,donde se había corrido un circuito por toda la carretera central en los años cincuenta y una escena hermosa de un automóvil en la misma curva a la entrada de Bauta y de fondo el emblemático Tanque de la Conaca bautense. Una foto hermosa con aquel tanque del acueducto tan insignia del pueblo.                                                           La otra, era Alberto Domínguez, conocido en Bauta por el viejo Goyito, un veterano bautense quien fuera corredor de autos norteamericanos en los años cincuenta con gran éxito, que cuando lo vi la primera vez me sacó orgulloso muchos recortes amarillentos, grandes trofeos y viejas fotos con premios publicados en revistas Bohemias y que atesora sus recuerdos de cuando corría por las calles habaneras y en Ciudad Libertad en los sesenta, en su auto con aquel número 14 tan emblemático, con la sentencia sensacional de: Goyito: El Fantasma de los Ómnibus de Bauta. Era algo increíble.                                                 Hace solo dos días, regresaba de La Habana totalmente aturdido y en cada esquina donde había un grupo de cubanos se rumoreaba del actor Vin Diesel, de si los productores de cine levantarían un edificio para luego derrumbarlo con una explosión en que saldrían ilesos los actores estadounidenses. Regresaba entonces medio distraído con la idea loca de una Habana tan ecléctica de historia y arquitectura que se removería con explosiones y simulaciones acrobáticas de autos impactando los viejos edificios Art Decó, que han aguantado salitre, la desidia y el tiempo sobre ellos. Me monté entonces en un almendrón en La Novia del Mediodía de camino a Bauta. El veterano chofer de unos casi setenta años manejaba su innovado Chevrolet del 56 con suelta voluptuosidad buscándose los pesos, mientras boteaba en la vieja máquinaandante de más de seis décadas, también nos comentaba a todos de los rumores de los americanos metidos ya en La Habana y sin tirar ni un tiro, donde nos aclaró: “ahora Rápido y Furioso por aquí, Rápido y Furioso por allá…”                                                                                                               El veterano chofer, especulaba con orgullo del Chevrolet mutante que manejaba, que según él tenía una historia increíble desde el mismo día que lo trajeron en el ferry City of Havana, y en que paseó por La Habana, arrolló un patrullero quien fuera un esbirro batistiano ahí “medio cabrón” que torturó un día a un viejo amigo suyo de la barriada de La Minina en Bauta, y entonces hablaba muy orgulloso de su Chevrolet donde su primer dueño fue un célebre actor americano que tenía una querida en el Vedado y también lo montó según él un día…el propio Hemingway, “un día”. El veterano chofer, sonreía y aclaraba que también lo había adquirido por poco tiempo por una apuesta un jugador del Almendares al lograr un jonrón en el Estadio del Cerro, y fue a parar ya a finales del 57 hasta un simple obrero de la Textilera Ariguanabo, humilde y proletariado que era él, sirviendo el auto después del 59, en desfiles, en la milicia, en la lucha contra Bandidos, cuando la Crisis de los Misiles y en la Zafra del Setenta cargando machetes, y ya en los noventa cargando toronjas y vendiendo pizzas cuando el Período Especial. Todo un almendrón con historia que ahora se dedicaba a tirar pasajes. Un Chevrolet modelo nacional.                       Al veterano chofer, ahora no le hacía gracia el chiste delas películas con yanquis en La Habana, después que él había luchado en la clandestinidad tirando petarditos contra la guardia rural de Bauta y contra el esbirro de Menocal, ahora nos lanzaba el chiste de que su nieto le había traído el Paquete semanal y salía la noticia de una rubia hermosa que se llamaba Charlize Theron, quien sería la villana del filmde escenas extremas y no se sabía, que auto le asignarían los cubanos… de si un Lada o un Moscovich.                                            Ahora el rumor corre de boca en boca y el cubano alardea y presume de grandes efectos especiales que harán “los americanos” con su típico alarde de helicópteros pasando rasante por el malecón y entre edificios capitalinos como el Hotel Capri, o comandos desembarcando en lo alto del Habana Libre con armamentos de alto calibre, y autos de carreras por todo el malecón habanero, con los súper almendrones cubanos que ya pasaron un casting e inmunes al “somatón”, y de estos quizás en una de las grandes escenas impactando el Hotel Riviera o Galerías Paseo, o autos bajando por todo Prado con sus leones en sombras, para doblar velozmente chillando sus gomas y a un costado de la Fortaleza de la Punta y de fondo, el gran Castillo del Morro que ha presenciado toda una historia insular, tanta historia y ecléctica del paso de colonialistas españoles, de piratas y bucaneros que incendiaban entre murallas, de la Toma de la Habana por los Ingleses, de fusilamientos de estudiantes de medicina, de un Maine en explosión, de intervenciones norteamericanayla entrada triunfante de guerrilleros con todo un pueblo entusiasmado, como al propio Barack Obama en una Bestia rodante en los últimos días y ahora convertido en una fotografía hermosa para vender en el film Rápido y Furioso, donde quizás el propio VinDiesel, mirará la capital de todos los cubanos… desde su faro tan viril y protector sobre rocas de una bahía legendaria, o finalmente se lanzará junto a JasonStathamdel edificio FOCSA, salvando los buenos de los malos, de la “malévola hermosa” de la actriz CharlizeTheron.   Sin dudas… Fast&Furiousganará un Oscar en su saga habanera donde cerrará todo el malecón habanero.Será la primicia. VinDiesel se adelantará a todos. También se anuncia que JasonStathamse paseará por La Habana de todos los cubanos, que Kristofer Hivju, participará en la cinta y muchos aseguran que Vin Diesel, irá a comer helados al Coppelia de 23 y L. Pienso en el viejo bautense Goyito, que un día hace cincuenta años corría autos americanos por los circuitos habaneros y los bautenses muy orgullosos seguían sus carreras. ¿Quizás de filmarse Rápido y Furiosoen los años cincuenta, mi amigo Goyito estuviese ahí en ese casting? El viejo Goyito, que toda su vida posterior fuera un gran bautense y ser humano, un gran mecánico automotriz, un experto en sacar transmisiones, como de innovar ingeniosamente con motores rusos, de montar baterías chinas, de reparar guaguas checas, camiones franceses o autos soviéticos…había sido un experto en su tiempo, de correr por las calles habaneras, y le podría hasta ganar a Vin Diesel. Yo apostaría por él.                                                                                Entonces aquel veterano chofer que luchó en la clandestinidad bautense… me aclara cada día que lo veo en la piquera con rumbo a La Habana con su Chevrolet que, si Vin Diesel se le ocurre filmar en Bauta, por si acaso, su almendrón cubano es sin dudas para esa CharlizeTheron, aunque sea… la mala de la película.

Bauta Tanque regalado

Callejón de los Perros/Bauta.                                                                  Abril/2016

FOTO 1: Alberto Domínguez, conocido en Bauta por el viejo Goyito, en los años cincuenta conducía su almendrón y se hacía llamar en los medios nacionales como: GOYITO EL FANTASMA.                                        FOTO 2: Carreras en Bauta por la carretera central en la década del 50, al fondo el desaparecido Tanque del Acueducto bautense.

El Arca cubana de Emilio Cueto

a8e88de5-e5f8-408e-b1f0-0d7457396eb3 (Large)

Por Denys San Jorge

denyssanjorge@gmail.com

                                                                             A Emilio Cueto que desde Washington cada día,                                                                                 se encuentra rodeado entre el ácaro prodigioso…

La primera vez que supe del coleccionista cubanoamericano Emilio Cueto fue dentro de un lada ruso bajo el calor cubano y fue el ensayista y crítico de arte Rafael Acosta de Arriba, quien me comentó que una fotografía de mi autoría salía en una antología sobre la Patrona de Cuba, realizada por este cubanoamericano que tenía además la más importante colección sobre Cuba en el exterior y en lo más profundo de Washington.

Salí del auto soviético con la duda y con la interrogante, acerca de mi obra fotográfica: “La Virgen de Papá y mi sueño con el cobre”, en aquel libro que según Acosta de Arriba era el mejor libro realizado sobre la Virgen y para Cuba de los últimos tiempos, y ahí estaba mi obra que en un momento se expuso en en la Catedral de la Ciudad de México y aquí en el Arzobispado de la Habana, y ahora en aquel proyecto donde su autor era un desconocido coleccionista y… cubanoamericano para mí. Mis interrogantes eran muchas con mi obra y aquel hombre. ¿Cómo había llegado ahí… a Washington? Pero… ¿Quien era Emilio Cueto? ¿Un cubanoamericano? La incertidumbre automática que nos rodea.

Busque en internet y aquel Emilio Cueto, salía en todas las redes sociales y mostraban en fotos todo su peregrinaje por las bibliotecas de Cuba a las que fue. Recorriendo el país y cargando de regalo para el público cubano un libro prodigioso sobre nuestra Cachita, donde estaban agrupados muchos intelectuales, habían pintores, músicos, arquitectos, escritores… donde salían publicados disímiles objetos de su propia colección llamada como: La Emilioteca y donde estaba para mi orgullo esa obra fotográfica que un día realicé.

   Cuando vi las fotos de su Emilioteca… en Cubadebate y en un texto titulado: La Emilioteca: Toda Cuba en el corazón de Washington, quede atónito con ganas de estar un día ahí en ese interior. ¿Cómo sería posible? Tanta historia nacional y tan lejos, tan distante de la tierra más hermosa… tan distante de su epicentro y solo me cuestionaba intrigante. ¿Por qué un hombre se ha preocupado y con tanto amor por tantos objetos insulares diseminados  y olvidados por el mundo?

Emilio Cueto, es un hombre extraordinario y de lema afirma que: “Nada de lo cubano me es ajeno”. Sabe la importancia de la historia local y de todo un pueblo del que un día fue desgarrado, el más que nadie sabe de nostalgias, de añoranzas… y si se pierde esta historia desaparece el núcleo, el átomo, el epicentro de toda una nación, que de seguro si no hubiese sido por su noble labor a la que un día se propuso rescatar, estarían destinados al olvido y a desaparecer en cualquier rincón del mundo, los objetos y los más hermosos e importantes documentos insulares. Hace unos meses tuve el privilegio de invitarlo a Bauta, y al momento él accedió y escuchamos una conferencia que nos dio en torno a su libro La Virgen de la Caridad del Cobre en el alma del pueblo cubano en mi peña MEZCLA en Bauta. Fue una tarde grandiosa, de cubanía y de devoción a Cachita. Ahí me obsequió un ejemplar dedicado por él y anduvo por Bauta y se deleitó con los cuadros de Mariano Rodríguez y René Portocarrero en la Iglesia Católica de Bauta, donde un día radicó el Grupo Orígenes y el Padre Gaztelu. Recuerdo cuando nos comentó que un amigo suyo nombrado Rolando Fernández, fue quien le sugirió el nombre a su colección: La Emilioteca, y nos decía como se propuso que este libro iba llegar a todas las bibliotecas cubanas y así lo cumplió con su peregrinar insular.

La pasión de Emilio Cueto por Cuba es increíble, asegura que es un seguidor del tema cubano por el mundo: “Desde hace 5 décadas, al menos. Primero lo hice físicamente y hoy en día esto se ha complementado con las búsquedas a través de internet”. Su casa museo en Washington es fascinante. Ahí hay de todo. Como mismo asegura el con un hermoso espacio dedicado al Apóstol José Martí y banderas cubanas en cada rincón. Con una extensa colección de periódicos norteamericanos de 1895-1898, que reportan nuestra guerra de independencia y noticias de expediciones mambisas. Vajillas preciosas con emblemas cubanos, grabados coloniales y entre sus más viejos tesoros el mapa de 1525 de Bordone, impreso en Venecia. Entre los objetos más raros están precisamente las láminas santiagueras del Departamento Oriental (objeto de su último libro pues son las únicas conocidas como asegura), donde tiene un suelto de 1764 impreso en La Habana, así como un hermoso cuerno de pólvora de hacia 1763-5 referente a la toma de La Habana por los ingleses que aparece en su libro de mapas y aprecia lo que él llama “efímeras de papel”, que son los impresos que terminan rápidamente en la papelera (el programa de teatro, el ticket del tranvía, la caja de fósforos vacía…) y que, por su rareza, se convierten en extraordinarios exponentes de nuestra cultura material y espiritual. Desde un papel, un objeto, o una pequeña botella de leche de la Bauta republicana que le obsequiaron en su visita a este pueblo… todo lo atrae y seduce, en su mirada se ve la sinceridad y la gratitud que transmite.

Recientemente el doctor Eduardo Torres Cuevas presentó en la Biblioteca Nacional de Cuba su último proyecto: Las litografías santiagueras del Departamento Oriental de la Isla de Cuba, como parte de la colección facsimilar de Raros y Valiosos de esta institución cubana que hará llegar próximamente a las bibliotecas provinciales.

Cuando le mostré las fotos del interior de su casa (que salían en Cubadebate) a un amigo católico de Bauta, me confesó que Emilio Cueto, era algo así al Noé cubano de nuestros tiempos, el patriota por excelencia que todos queremos tener de amigo y que queremos imitar, y afirmaba que ese hombre desde Washington sabía la importancia de la historia cubana, de su legado a la posterioridad nacional y universal, como del valor de cada documento, objeto o papel diseminado por cualquier país que el mismo fue rescatando y agrupando en su casa especie de Arca cubana y moderna que estaba anclada en su apartamento a pocos kilómetros de la Casa Blanca y bien cerca de la Embajada Cubana en Washington D.C.

Daban ganas de estar igualmente ahí dentro (en su casa) con sus palabras aquella tarde en Bauta. Por entre fotos en cada rincón. Para deleitarse de la Patria hallada en todos esos papeles, planos, mapas, objetos… La Patria de todos. Su casa navega con rumbo cierto, rescatando sueños, con la fe de resguardar la ínsula, por coleccionar con mucho amor y pasión nuestra Patria esparcida en los rastros que los cubanos han dejado durante siglos en todos los puntos cardinales.

Desde Bauta recibimos siempre hermosas sorpresas de “La Emilioteca”, que responde a nuestras solicitudes a distancia con una rapidez sin igual. En mi caso personal cuando le he solicitado datos e información sobre la extinta Textilera Ariguanabo, el mambí bautense Baldomero Acosta o masones como Perfecto Lacoste, el amigo Cueto responde inmediatamente al llamado desde la isla con sorpresas asombrosas que de seguro no las hay ni… en la Luna. Han sido estos datos, informaciones increíbles y rastros de vieja papelería extraviada que me ha asombrado y le estoy agradecido.

Emilio Cueto regresa a Itaca, tiene un Arca moderna y se acerca el diluvio… Su colección colosal navega al servicio de todos, y es allí donde de seguro todos queremos estar; allí, donde a buen cuidado y resguardo de tempestades históricas, Cueto la timonea con su pasión y entrega por toda una isla con esa historia tan fascinante, mas cuando la marea agradecida comience a subir.

Callejón de los Perros/Bauta

Marzo/2016

Caridad del Cobre-Emilo Cueto (110) (Large) (Large)

Con Emilio Cueto en la peña MEZCLA en Bauta, 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

En libros desenterrados… los misterios descubiertos

Corbea.. ARIGUANABO REVISTA febrero 1948 007

POR Denys San Jorge Rodríguez

Un libro, un recorte de prensa (aunque sean minúsculos), un periódico de décadas atrás, un diario personal o un folleto cualquiera de la serie de: “Raros y Valiosos” de una posible biblioteca o un archivo personal; y con ellos un vestigio de la propia historia rescatada del olvido, del ostracismo o restaurados con el noble propósito de que no quede en la desidia o el abandono, es un tesoro valiosísimo.

Su legado y la importancia dentro del patrimonio local, nacional o universal para generaciones que preceden a contemporáneos y esa historia encontradas se convierte en un hecho trascendente y de por sí… muy misterioso.

Cuando comencé por los predios de Cayo de la Rosa y por callejuelas de Bauta inspirado en hacer “algo” con la historia local, decidí desde el inicio, registrar en esa gaveta que es la memoria y el olvido, sin saber quizás las sorpresas con aquella frase del poeta español: Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Para mi asombro surgieron fotos, documentos, páginas rasgadas, recortes amarillentos de imágenes y disímiles objetos que sin dudas hicieron crecer mi interés aun mas por esa cultura local que para muchos a quedado en el pasado y para mi cada objeto o documento encontrado se convertía en mi fiesta innombrable.

Mi amigo el periodista Miguel Terry Valdespino escribía con un excelente título Soñador en la Avenida Dayton Hedges una reseña crítica al verme apasionado sobre mi novela en torno a Cayo de la Rosa y yo tocando puertas, entrevistando viejos veteranos textiles, esos hombres y mujeres que vivieron la República y que también fueron obreros vanguardias dejando plasmado: “Bauta entera guardaba, de manera cómplice, una historia que se negaba a morir entre la abulia y el desgano del depredador y el “bostezador” contemporáneo de la Isla de Cuba”. Era verdad.

En este andar, caminando por Bauta y por su pueblo textilero en medio de su laguna seca y borrada del mapa, surgieron libros importantes y folletos con extintas ediciones y en ellos para mi asombro un día encontré un libro valioso y extinto, Con la Kodak del recuerdo, que también hablaba de aquel Batey textil en una reseña nombrada: Un Callo que no duele ni molesta, ahí su autor el historiador René Valdés Acosta, un intelectual y ejemplar masón que siendo bautense además e hijo de aquel noble e inmenso maestro Carlo Valdés Rosas al cuál yo con mi mirada acariciaba desde niño su busto en el parque municipal de Bauta y nombrado un día Parque Barreda, veía como entonces el historiador había sido consecuente en las circunstancias que le tocó vivir de inicios del siglo xx y agrupó la historia en torno a Bauta y su progreso, donde hoy muchos no saben su legado, sus letras y libros grandiosos, como esta Kodak del recuerdo… extinta y que un día el intelectual cubano y bautense amigo Abilio Estévez desde España me subrayaba comentándome que él tenía con orgullo una Kodak del historiador bautense que celosamente guardaba en su habitación en Barcelona, Abilio sabía bien la importancia de este documento, su legado.

Con la Kodak del recuerdo… mostraba la Bauta que emergía en los nuevos cimientos restaurados con el tesón y la voluntad de buenos hombres y mujeres criollos y otros emigrantes de pueblos cercanos y de otras naciones que fueron llegando a la comunidad durante la primera mitad del siglo xx nucleándose en torno a sus sueños, quienes fueron fundadores de un nuevo pueblo, con sus Logias, asociaciones fraternales y de distintas sociedades. Mostraba entonces Con la Kodakla Bauta después de una cruenta guerra contra España, un pueblo sufrido de desolación e incendios, de exterminio weyleriano y de la valentía de sus próceres locales .

Seguí una pista tras otra de la historia local, con la constante fe de que …se hace camino al andar, encontrando esas viejas revistas Ariguanabo de la etapa republicana en Bauta donde se mostraban en todas sus ediciones los aportes de todas las Logias locales en la población y colegios, de Becas que ofertaban, y hace tan solo unos días de este febrero ya después de haber terminado mi novela y ahora en la faena de filmación del documental Cayo de la Rosa, un Paraíso Textil, surgió una nueva pista y muy interesante en una revista Ariguanabo de aquellos obreros y empleados de la otrora Compañía Textilera Ariguanabo S.A. del viejo Dayton Hedges, una hermosa revista de febrero 1948, que para mi asombro en sus páginas perfectamente conservadas surgió en una fotografía un nombre y un gran bautense que un día conocí estrechándole la mano a finales del 2006, y me dijo con orgullo que era masón mientras me mostraba una sonrisa, después supe que lo nombraban con afecto: El Masón de las bolitas blancas y en esa revista lo premiaban por no haber faltado un solo día en el año 1947 a esa fábrica textil de los dueños americanos, hecho que repitió toda su vida hasta retirarse. El amigo Luis Corbea. Un obrero vanguardia, un ciudadano y masón ejemplar que hace tan solo dos días de este febrero cumple dos años de fallecer y de que lo vi por última vez esa noche en la Logia Salvador Cisneros de Bauta, En esa misma Logia creada el domingo 27 de febrero de 1915, en que ingresó igual un día el historiador René Valdés Acosta, en la misma que también formaba parte el poeta Julio Carrasco Herrera, y ahora lo veía retratado en una fotografía perdida de una revista desenterrada que un amigo me hizo llegar ahora en todo su esplendor, feliz y con un premio que recibía a su ejemplaridad y al verlo ahí en Ariguanabo… y recordar aquella vez primera vez que le estreché la mano tuve mis más profundas alegrías.

Hoy 27 de febrero, en que escribo estas líneas donde evoco de mi localidad libros extintos y grandes masones que por las coincidencias del destino han reaparecido así de pronto… sé que el rescate de la historia es una fiesta innombrable, me viene a la mente un libro fascinante de Eusebio Leal Spengler, el Historiador de la Ciudad de La Habana y es su libro: El Diario Perdido de Carlos Manuel de Céspedes, quien ha sido una de las figuras más importantes de la historia cubana y el iniciador de las Guerras de Independencia y este Diario Perdido…nos rescata ese patrimonio incalculable. Hoy en este febrero a los 142 años de su muerte en San Lorenzo ese Diario Perdido… como para mí lo es esa última revista Ariguanabo donde aparece inmortalizado ahí el amigo masón Luis Corbea, es ese Diario Perdido… una joya inmensa que muestra esas íntimas líneas de patriotismo, de valentía y de hermandades en los valles cubanos, como también de temores y sufrimiento. Se bien porque mi amigo el intelectual cubano Rafael Acosta de Arriba se ha cautivado tanto con la historia y la figura del Masón y Padre de la Patria que se alzó un día en La Demajagua, y en su libro: Los silencios quebrados de San Lorenzo, uno queda hechizado al leerlo y también quiebra al andar con la historia desenterrada y descubre que camina quizás por las mismas laderas de aquella sierra en el oriente y recuerdo cuando Acosta de Arriba me comentó que se le erizó la piel cuando hizo un estudio de campo y estuvo en el mismo lugar de San Lorenzo donde el Padre de la Patria que un día sacrificó a su hijo Oscar tuvo sus últimos días, semanas y horas… y me dijo que solo miró al despeñadero en aquellos valles misteriosos por donde un día caía a la inmortalidad aquel glorioso cubano y ejemplar masón que defendió la libertad, la igualdad y la fraternidad de los hombres.

Callejón de los Perros/Bauta

Febrero 27/2016

FOTO: El empresario Burke Hedges entrega al obrero bautense Luis Corbea (derecha) Premio a la Constancia en Cayo de la Rosa en 1948. (Revista Ariguanabo 1948)